jueves, 15 de abril de 2010

Tzü-Hsi: de concubina a emperatriz (II)


Jong-Lu, primo y amante de la emperatriz, fue elevado al rango de Gran Consejero. Títulos y honores llovieron sobre el hermano del emperador. Tzü-Hsi se dedicó a procurar el mantenimiento del absolutismo imperial. Miraba con profunda suspicacia las influencias extranjeras y las relaciones con los occidentales, considerando absurdos los proyectos de renovación. Sus emisarios recorrían el país soliviantando al pueblo contra los extranjeros, pese a los acertados consejos de su primo.

El 21 de junio de 1870 el cónsul de Francia y varias religiosas y sacerdotes franceses fueron brutalmente asesinados en Tientsin. A duras penas se evitó una guerra, y ello porque Napoleón III estaba ocupado en otra contra Prusia. Y en 1875 la muerte violenta de un diplomático inglés provocó gravísimas tensiones con Gran Bretaña. En ambos casos China se vio obligada a presentar excusas, ofreciendo las habituales reparaciones y concesiones de nuevos privilegios a los occidentales, lo que a su vez aumentaba el sentimiento xenófobo.

El 12 de enero de 1875 fallece su hijo. Ella, que se disponía a cederle el trono para estar más cerca de su amante, vuelve a encontrarse al frente del Imperio. Puesto que era indispensable un emperador, adoptó a su sobrino. Se trataba de un niño de cuatro años, hijo de su hermana, al que hizo proclamar con el nombre de Guang Xu, pero conservando ella la regencia y siempre asistida por su cuñado.


A medida que pasaban los años, el joven emperador mostraba interés por la civilización occidental, lo que producía en ella profundísimo horror. En 1889 el joven alcanzó la mayoría de edad. Trató de hacerse con las riendas del poder para proceder a una serie de modernizaciones con un amplio programa conocido como la Reforma de los Cien Días, consiguiendo notables resultados en poco tiempo.

No tardó en organizarse en torno suyo una conspiración en la que se trama desposeer a la emperatriz de su poder y asesinar a su amante. Nuevamente el eunuco denuncia el hecho, pero sólo encontró incredulidad. Sin embargo unos días después apareció Jong-Lu denunciando que habían intentado matarlo, y aconsejando a la emperatriz actuar con rapidez. Los conjurados fueron detenidos y pocos lograron salvar la vida. El emperador, encerrado en un ala de palacio, quedaba reducido a una figura decorativa.

Poco después se produjo la ruptura sentimental entre la emperatriz y su primo, que hubo de exiliarse. Aquel desengaño tuvo incalculables consecuencias en el carácter de Tzü Hsi. Se volvió más cruel, arbitraria e imperiosa que nunca, y se entregó a desenfrenos que no por secretos fueron menos intensos.

Para mantenerse en el poder no dudó en perseguir encarnizadamente a sus oponentes, haciéndose famosa por sus crueldades, siempre rodeada de un grupo de eunucos que hacían de consejeros y a los que entregaba al verdugo si los consejos no eran de su agrado o si se atrevían a criticarla.

55 días en Pekín

El Imperio chino parecía desmoronarse, y las naciones occidentales ganaban continuamente terreno: Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Rusia, Italia, España… casi todas las naciones europeas tenían ya en el mismo Pekín una representación en el llamado Barrio de las Legaciones, que lindaba con las murallas de la Ciudad Prohibida.

Estos y otros hechos avivaron la inquina que la emperatriz, a la que se apodaba el Viejo Buda, experimentaba hacia los extranjeros. La inmensa mayoría del pueblo chino, humillado, derrotado, siempre hambriento y cada vez más empobrecido por las continuas malas cosechas, los crecientes impuestos y la falta de salida que tenían sus productos, que en modo alguno podían competir con los extranjeros, también aumentó su odio hacia éstos, gracias a las actividades que desde hacía años venían desarrollando ciertas sociedades secretas. Una serie de atentados contra personas y bienes extranjeros, y contra chinos cristianizados, se extendía por todo el país. Los seguidores de estas sociedades secretas fueron llamados boxers por los británicos, y cada vez recibían apoyo más abierto de la corte de Pekín. El cuñado de la emperatriz había fallecido, siendo sustituido por el príncipe Tuan, fanático y xenófobo como ella misma.

El 20 de junio de 1900 se desató el furor de las multitudes, azuzadas por los boxers y las proclamas de Tuan, que había arrancado a la emperatriz un edicto demencial en el que se incitaba a “dar muerte a todos los extranjeros, a comer su carne y a dormir sobre sus pieles”. Los diplomáticos, sus familias, algunos soldados y chinos cristianos se fortificaron como pudieron en las embajadas, soportando un feroz asedio de 55 días en Pekín.

El último emperador

Finalmente fueron liberados por tropas occidentales, cuyo comportamiento igualó a los boxers. La emperatriz hubo de huir disfrazada de campesina, llevándose al inoperante emperador y tras arrojar a la favorita de éste a un pozo. Desde su refugio en Si-Gau-Fu hizo llamar a su primo para que regresase a Pekín y negociase con los vencedores. Él, como pudo, consiguió evitar el reparto del Imperio, y que le fuese permitido a la emperatriz regresar a la Ciudad Prohibida.

Poco después moría el leal Jong-Lu, y el emperador le seguía a la tumba el 14 de noviembre de 1908. Al día siguiente fallecía la emperatriz, quien poco antes, sintiéndose morir, hizo proclamar a un niño de 4 años, Xuan Tong, también conocido como Pu-Yi, el último emperador, nieto de su primo. Dicen que antes de morir, la emperatriz murmuró: “No permitáis nunca que una mujer asuma el poder supremo”.

50 comentarios:

  1. Peligrosísima mujer en una China más que convulsa.
    No me hubiese gustado vivir esos 55 días en Pekín, desde luego.

    Buenas noches, madame.
    Abrazo.

    PD: Me ha hecho gracia la frase de "...la falta de salida que tenían sus productos,..". No era como ahora, no. Estamos invadidos de productos chinos.

    ResponderEliminar
  2. Madame, la biografía e esta mujer es tremenda!!!, salvaje, cruel, Xenófoba.... una joya vamos. Los occidentales no se quedarían atrás al liberar a los extranjeros, pero lo de esta mujer es de premio.
    Buenas noches, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, monsieur, jiji. Bien que aprendieron a dar salida a sus productos!
    Como cambian los tiempos, ya ve.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Sí, madame, llega a ser realmente siniestra. Resulta increible los extremos a los que llegó.
    Una personalidad desconcertante, y, desde luego, para tenerla lo mas lejos posible.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Ah, madame, la película del Último emperador la recuerdo perfectamente, me impactó mucho en aquella adolescencia...
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  6. Mujeres bravas... Gracias por desasnarme. Aprendo mucho leyéndola, Dama.

    Mis respetos.

    ResponderEliminar
  7. Lo que se dice una mujer de cuidado y vaya otra ves los eunucos metiendo las narices .De muy pequeño jugabamos a 55 dias en Pekin con mis hermanos y primos (la pelicula estaba muy de moda en esa epoca de tv blanco y negro ).Siempre le reproche a mi hermano mayor porque nunca me dejo hacer de Charlton Heston ,me tenia que conformar con el papel de David Niven o de ultima pasarme a los boxer jeje
    Un abrazo madame y buenos dias

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada Dame, mejor que la primera parte. Que dificil hubiera sido estar en su lugar, con tantas responsabilidades y tantos peligros. La verdad no me imagino en "sus zapatos".
    Supongo que las presiones y lo convulsionada que estaba China por aquel entoces la llevaron a ser tan cruel y peligrosa como era. De todas formas es un personaje digno de conocer.
    Saludos.
    Uriel

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame!! Este blog es tan hermoso como el otro. Va ver mis huellitas también aquí, madame. No sabía claramente de quien era el blog. Pero leyéndolo creo que es de la misma persona que quiero mucho y admiro. Y sus post me atrapan demasiado. Gracias amiga por compartir todo su conocimiento.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  10. MUY INTERESANTE LA VIDA DE ESTA MUJER MY MADAME
    Y ES QUE TU SABES RELATARLO MUY BIENNN
    UN BESO
    CHRISSSSSS

    ResponderEliminar
  11. Madame que historia! una mala pécora era esta Tzu-Hsi! al final hundiò al paìs, creò odios, tensiones...y dejò al famoso Pu-Yi como heredero...

    Aprovecho para despedirme de Vd. por unos dìas, me tomo unas vacaciones. Nos vemos a la vuelta.

    Reales saludos.

    ResponderEliminar
  12. El último cuarto del siglo XIX. Una época muy movidita en cuanto al tema colonial. Las naciones europeas luchan por comerse el mayor trozo del pastel en Asia. En China aparecen, como cita en su entrada, los "boxers", los "virtuosos golpeadores" en contra de la avidez de las potencias coloniales.
    Muy interesante la entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. uff!!! que vida la de esta mujer, lástima que tan mal enfocada...

    ResponderEliminar
  14. Durísima época, cierto. No conocía el edicto de "Matar a todos los extranjeros" ¡Tremendo! Por las fotos -aparte de por sus hechos- se ve que fue una mujer peligrosa de enfrentar.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  15. La Dame Masquée...

    Bueno, bueno, bueno, hemos pasado de una mujer con ambición y sabiendo escoger a sus amigos, a una mujer que no conocía los límites de la tolerancia humana y la crueldad hacía los demás. Creo que enloqueció a medida que pasaban los años y el poder le acabó de venir grande. Lo que no cabe duda es que supo utilizar a su antojo a todos los que la rodeaban. Excelente post, madame.

    A sus pies.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Siempre he disfrutado de esa peli, que no cuenta mal aquella pequeña porción de la historia de la emperatriz (su caracterización como mujer malvada es genial). El final de su reinado fue triste, y el pobre niño Pu-Yi, después fue una marioneta en manos de los nipones que lo convertiron en en emperador del estado títere de Manchukuo, pero esa es otra historia...

    Saludos madame

    ResponderEliminar
  17. Madame, sigo pensando que fue una mujer muy especial, al margen de sus actos. Menuda frase lapidaria la que pronunció antes de morir.
    Me encantó esta entrada.
    Feliz día Madame, bisous.

    ResponderEliminar
  18. Inolvidable, en efecto, como la de 55 dias en Pekin. Ha sido una entrada un tanto cinematografica!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Inolvidable, en efecto, como la de 55 dias en Pekin. Ha sido una entrada un tanto cinematografica!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, madame Mai.
    Esperamos seguir elaborando textos de su interes.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Monsieur, que juego tan encantador! jiji, eso sí que eran juegos, y no el apretar botones de ahora, que acabaran matando la imaginacion.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. La misma situacion era percibida de modo diferente por el emperador al que ella encerró. Él hizo reformas con éxito, y de haber podido gobernar unos años mas a China le hubiera ido mucho mejor. Pero ella era una autentica inmovilista a quien palabras como progreso o reforma le causaban urticaria.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Madame Gabriela, que agradable sorpresa encontrarla tambien por aqui!

    Sea muy bienvenida y mil gracias por su presencia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, monsieur Christian, pero es que es una de esas historias que es imposible cargarse, tan repleta de acontecimientos apasionantes y en medio de un ambiente que nos resulta tan exotico.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Afortunado usted, monsieur!
    Disfrute mucho de sus vacaciones.
    Esperamos su regreso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Apasionante de leer sobre la epoca y el lugar, pero uf, no me hubiera gustado nada estar alli por entonces.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Sí, fue una lastima que fuera tan exageradamente tradicionalista y se negara a las reformas. Con su caracter e inteligencia pudo haber conducido al pais por rumbos muy diferentes.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Es verdad, monsieur, que en los retratos, y a pesar de que se la ve tan pequeñita, ya resulta imponente. Revela fuerza y caracter, una mujer formidable.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Sí, no tenía que ser facil mantener siempre el control hasta sobre el propio joven emperador una vez este obtuvo el poder. Siempre salia triunfante sobre las distintas facciones, lo que me parece asombroso dentro de aquel panorama.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Así es. Qué vueltas da el destino para que ese pobre niño terminara siendo emperador de China. Su destino comenzó a forjarse décadas antes de su nacimiento, con una simple concubina ambiciosa.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Sí, es curioso. La reina Cristina de Suecia dijo tambien algo parecido. Y mire que fue otro caracter notable!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Violenta, xenófoba, sanguinaria... ¿cuántos adejtivos más se le pueden dar a esta mujer?.

    Sin duda, el pueblo chino se levó la peor parte. Sin modenizaciones, con constantes malas cosechas y viviendo en la miseria. Una pena...

    Un saludo, madame!

    ResponderEliminar
  33. Sí, para el pueblo Chino fue una calamidad mas, peor que las malas cosechas. No sólo no modernizó nada, sino que impidió que otros lo hicieran. Un desastre.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Es de indicar que la emperatriz Tzü-Hsi, fue presa de casi cien años de errores políticos de los gobernantes chinos.

    De hecho china se convirtió en un tablero de ajedrez para las potencias desde la Guerra del Opio en 1839.

    Los Boxer era una sociedad secreta nacionalista que en verdad se denominaba "Sociedad para la amistad y la concordia" y luchaba contra la influencia comercial, politica y cultural de occidente. Si lo más conocido de la rebelión boxer fue el sitio al que sometieron a las legaciones diplomáticas en Pekín, no por ello hay que olvdar que hubo ataques por toda China contra fuerzas militares occidentales.

    La rebelión Boxer terminó con la derrota de éstos, pero la posterior ocupación de territorio chino por Rusia y Japón, sentó la base para la posterior guerra ruso-japonesa de 1904-1905 y posiblemente fue el germen de la invasión Japonesa de 1931 y de la creación del estado títere del Manchukuo.

    Otro magnífico blog.

    Salud y Amistad

    ResponderEliminar
  35. Fue mas responsable que presa, puesto que ella misma hizo preso al emperador que hubiera seguido trayendo reformas positivas al pueblo chino.

    Muchas gracias, monsieur, por visitar tambien este blog.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Hola Madame:
    Final interesante. Me imagine por las fechas que estaría relacionada con el último emperador chino Pu Yi.

    Ambas películas (55 días en Pekin) y El último Emperador son de mis favoritas, sobretodo la ultima que la pude disfrutar en el cine.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  37. Madame, excelente biografía de alguien que no supo humanizarse.

    Parece que la película "55 dias en Pekín" la retrata bastante bien, ¿no?.

    UN saludo y una noche jubilosa.

    ResponderEliminar
  38. Madame, esta mujer se equivocó. Antes de morir dijo "No permitáis nunca que una mujer asuma el poder supremo" Esa frase es un gran error. Yo la cambiaría por: "Nunca hagáis caso de los consejos de un eunuco".

    Felices sueños, Madame.

    ResponderEliminar
  39. QUERIDA MADAME, QUE BONITOS RECUERDOS ME TRAJO, EN MI PUEBLO, FUI AL ESTRENO DE 55 DIAS EN PEKIN, AL VER EL FOTOGRAMA VEO, COMO PASÓ EL TIEMPO¡¡¡
    TAMBIÉN, EL ÚLTIMO EMPERADOR, MUY TRISTE LA HISTORIA DE ESTE PAIS.
    UN ABRAZO, QUERIDA AMIGA

    ResponderEliminar
  40. Yo tambien he disfrutado mucho de ambas, monsieur. Es para mi una delicia poder traer el recuerdo de alguna que otra buena pelicula entre estos textos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Yo creo que sí madame. Una pelicula inolvidable, de todos modos. Me han entrado ganas de volver a verla :)

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. O bien "no seais nunca tan retrogrados como yo", jiji. Es que mire que era exagerada la mujer con no querer cambiar nada.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Pasa, pasa el tiempo, pero que bonito es recordar a aquellas viejas estrellas inmortales, que con su sola presencia llenaban la pantalla y eran capaces de sacar adelante casi cualquier pelicula.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Cara pagaría la China imperial, la resistencia a la influencia extranjera, y no porque fuera algo bonito, sino porque dejó en la miseria a los chinos.

    ResponderEliminar
  45. Así es, monsieur. China perdió una magnifica ocasion de incorporarse al progreso, y esta mujer fue responsable en buena medida.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Excelente relato, madame, de esta emperatriz, dura como una roca, impasible y representante del absolutismo imperial en Oriente. Uno tiene pocas referencias de la historia oriental, no porque no sea importante, sino por que no se estudia. Aprendemos viendo películas como la de Bertolucci o en entradas tan intereseantes como esta. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  47. Es verdad, monsieur, nos resulta todo muy exotico y desconocido, normalmente asociado a peliculas como las que aparecen hoy mencionadas.
    Y es que hay argumento de sobra para mas de una pelicula de aventuras!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  48. Veo que te comiste bien la campaña de odio hacia la Emperatriz Viuda emprendida por las potencias en el siglo XIX para justificar las guerras y humillaciones a China. Y ojo que eres talentosa, pero que pena de talento veo yo aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, nadie es perfecto. Sería preocupante que estuviera usted de acuerdo con todos mis artículos. En cualquier caso, y como soy positiva, me quedo con su opinión general, la cual le agradezco.

      Tenga una feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)