lunes, 5 de abril de 2010

Mieszko I de Polonia

Mieszko I, miembro de la dinastía Piast, fue el primer duque cristiano de Polonia, hijo del legendario jefe tribal Siemomysl. Está considerado como el creador del Estado polaco.

Hasta su muerte en el año 992, su principal preocupación fue la de regular sus relaciones con Alemania. Muy prudente, fue capaz de rechazar la expedición que Otón II condujo contra Polonia, pero reconoció la soberanía del joven Otón III e incluso se unió a él contra las tribus eslavas, aún paganas.

No cabe duda de que esperaba asegurar para sí mismo una parte de territorio, pero mientras evitaba conflictos estériles con Alemania, nunca perdía de vista el problema más importante, que era el de encontrar una salida al mar Báltico. Aliado con Bohemia logró someter a Pomerania tras su victoria del 21 de septiembre del 967, un éxito decisivo en la historia de Polonia.

Otón II

Mieszko tuvo que vérselas con los daneses, que deseaban asentarse en la desembocadura del Oder y crearon allí una especie de colonia militar. Además, tomó una decisión que demuestra que estaba dotado de una gran visión de futuro: en una época en la que el Papa aún estaba lejos de tener la influencia política que pronto comenzaría a desarrollar, él puso todos sus dominios en manos de la Santa Sede, quedando de este modo bajo la directa protección del Pontífice. Mieszko esperaba que esto fuera suficiente para alejar la avidez del Imperio y mantenerlo a raya. Era la mejor garantía posible para la seguridad e independencia de su territorio. Siglos más tarde, este lazo nunca olvidado con la Santa Sede iba a servirle a Polonia de sólido apoyo.

Tampoco olvidó estrechar relaciones con otros países, especialmente con los reinos escandinavos y con Hungría, que con tanta frecuencia sería para Polonia un valioso aliado. Sin embargo, con tanto mirar hacia el oeste se olvidó del problema oriental. Vladimir el Grande de Kiev se aprovechó de eso en el año 981 para arrebatarle algunas plazas. Fue el principio de un largo conflicto territorial, renovado muchas veces bajo las formas más diversas. Cuando al cabo de unos años Vladimir también se convirtió al cristianismo, se volvió hacia Bizancio en lugar de hacia Roma, con lo que el conflicto se intensificó a causa de las divergencias religiosas y culturales.

En el año 965 Mieszko se casaba con la princesa bohemia Dobrawa, hija de Boleslav I el Cruel. Al hacerlo renunciaba a las varias esposas paganas que ya tenía, y al año siguiente recibía el bautismo.


Muchos afirman que fue su esposa la que influyó en su conversión, pero lo cierto es que, sea como fuere, resultaba muy conveniente para él, porque de ese modo ningún país cristiano podía atacar ya sus dominios con el pretexto de propagar el cristianismo. Con la nueva religión, además, llegaba la cultura latina, los intelectuales comenzaban a aparecer por su corte contribuyendo al desarrollo de la educación y Polonia pasaba a formar parte de Occidente. Sin embargo, la conversión de su pueblo al cristianismo fue un proceso a largo término que él no pudo ver completado. Por el contrario, probablemente tuvo que hacer frente a rebeliones lideradas por la vieja casta sacerdotal pagana. En algunas poblaciones las antiguas creencias y tradiciones se mantuvieron hasta el siglo XVI.

Tras enviudar, Mieszko contrajo un segundo matrimonio con Oda, hija de un margrave alemán, a la que raptó del monasterio de Kalbe. El cronista Thietmar nos lo cuenta así:

“Cuando murió la madre de Boleslaw, su padre se casó, sin permiso de la Iglesia, con una monja del monasterio de Kalbe, hija del margrave Dietrich. Se llamaba Oda, y su culpa fue grande. Pues despreció los votos hechos a Dios, y prefirió a un hombre de guerra”.

El matrimonio, aunque escandaloso y conflictivo, aumentó el prestigio de Mieszko, porque el margrave era pariente del emperador.


No tuvo una única capital, sino que residió en varios puntos. Uno de ellos fue Ostrów Lednicki, especie de círculo fortificado de unos 500 metros y que contenía la residencia del duque, un palacio de piedra que fue la primera construcción monumental del país.

La estructura básica de su Estado era la fuerza militar, con un ejército inicial de unos 3000 jinetes. El grupo social más numeroso en sus dominios eran campesinos libres que cultivaban su propia tierra, y había muchas rutas comerciales que atravesaban Polonia. Se exportaba a otros países ámbar, pieles y sal.

Aparte de por sus conquistas, Mieszko es también recordado por las reformas internas que llevó a cabo. Está considerado como un político prudente y un militar de talento, además de ser un líder muy carismático.

Su hijo, Boleslaw I el Valiente, fue el primer rey coronado de Polonia.

38 comentarios:

  1. Madame, que bonito no? Una monja en esa época dejar un convento para casarse tenia que estar muy mal visto.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Convertirse al cristianismo fue decisivo para Polonia, como bien indica madame. Sin duda fue el acto político más importante del Piast

    ResponderEliminar
  3. Ya desde muy antiguo Polonia ha estado en la encrucijada: tener que decidir entre la cultura latina occidental con su cristianismo, por un lado, y el oriente bizantino, por otro; convivir haciendo encajes de bolillos con algún poderoso país vecino como Alemania... Si miramos su historia reciente, vemos que no ha sido tan distinta a la de aquellos tiempos tan remotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda un monarca muy capaz madame, fundador de este estado polaco que ha sobrevivido hasta nuestros días católico pero con muchas modificaciones territoriales.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Figurese qué ecandalo, madame!
    La que se debio de armar.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Si, cuando menos fue muy oportuno e inteligente por su parte. No sé si tambien sincero!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, monsieur: encaje de bolillos ha tenido que hacer Polonia, otras veces arrojandose en brazos de Francia, incluso, ya en la Edad Moderna. Sus vecinos pasaban la vida queriendo zamparse el pais.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Muy modificado, en efecto. Siempre devorado, repartido y vuelta a empezar. Menuda historia movidita han tenido.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. No conocía a este Rey Madame.
    Disculpe mi ignorancia, pero los países del este de Europa no son mi fuerte.

    Ya desde tiempos antiguos había reyes con visión de futuro. Este es un ejemplo.

    Saludos Madame. Me voy a la Corte. Esta semana el Rey me ha dado un descanso ;D

    ResponderEliminar
  10. Desconocido individuo para mí.
    Demostró ser muy sagaz este Mieszko. Polonia por lo visto tenía muchos "novios" que deseaban hacerse con ella. Sea por convertirse al catolicismo o a ser un gran militar, el caso es que Polonia siguió siendo un país independiente.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  11. Pues no sabía yo absolutamente nada de la historia de Polonia. Para mí ha sido muy didáctico este post.

    ResponderEliminar
  12. Muy agradecido por disfrutar de este interesantísimo artículo, madame. Hay abundante Historia fuera de las grandes naciones de Europa Occidental, pero sus detalles nos resultan habitualmente desconocidos. Y todo descubrimiento es gozoso...

    ResponderEliminar
  13. Que gran jugada se mando Mieszko al convertirse al catolicismo ,eso habla de un hombre prudente que no daba pasos en falsos .
    Hasta que conocio a Oda y mando todo al diablo jeje.
    Muy interesante entrada madame ,como siempre una delicia .
    un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  14. Monsieur, ciertamente esos paises siempre nos pasan desapercibidos. Apenas se estudian, cuando como en el caso de Polonia tienen una historia apasionante y bien movidita.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sí, los reyes de Polonia tenian que hacer enormes equilibrios, porque siempre fue un bocado bien goloso para sus vecinos.
    Este fue un tipo listo!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Polonia es la gran desconocida. En la Edad Moderna ya empieza a ser otra cosa, pero de la Polonia medieval nunca se dice nada.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Asi es, por eso pense que tambien merecen su espacio algunos personajes de aquellas tierras, nombres que no nos suenan tan familiares como cuando hablamos de otros paises mas proximos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Y fijese que a pesar de los problemas, tambien de esa union sacó algun beneficio. A todo le sacaba partido. Debia de ser un hombre ciertamente inteligente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. madame...

    aca en este escondido lugar del mundo es muy poco lo que se puede aprender sobre estos temas. seguramente alla en europa es mas facil y cercano tratar estas tematicas. siempre es un gusto leerla.

    Bisous
    que tenga una exelente semana

    ResponderEliminar
  20. vamos que los roces de Polonia con Alemania viene de lejos... jejeje

    ResponderEliminar
  21. Un monarca muy inteligente, por lo que se ve. Con su conversión al cristianismo logró forjar el estado polaco que hoy conocemos.

    Muy interesante el post, madame!

    Feliz y soleado martes.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  22. Muy sagaz e inteligente Mieszko, me da la sensación que actuaba más por interes que por principios. Por otra parte como bien decís, hasta de su segundo matrimonio supo sacar partido, y la historia juzgó a la monja y no a él.

    Muy interesante la aportacion madamme.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Pues sí que era listo, este polaco de nombre impronunciable. Se arrimaba al sol que más calienta. Muy entretenido el post, madame.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  24. Azarosa historia la de Polonia, Madame. Este duque demostró saber jugar muy bien sus cartas para un territorio al que siempre le ha costado mantener su nindependencia.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  25. Ah, madame, habla usted de uno de los principales -y más sufridos- reinos europeos.
    No conocía esta historia, gracias.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  26. No crea, monsieur, la verdad es que la historia de Polonia es una de las grandes desconocidas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. De muy lejos, monsieur, en efecto.
    Toda la vida miraron a Polonia como un plato suculento.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Sí, debía de ser astuto y sutil en un tiempo y lugar en los que no era el procedimiento habitual la sutileza.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Es verdad, madame: malos tiempos para las mujeres. La culpa recayó mas sobre ella, en efecto. Pero bueno, tambien hay que considerar que quien habia hecho los votos era ella y no el. Si lo miraban asi...

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. jeje, madame, tiene razon tambien en que el nombre es impronunciable. Menos mal que solo he tenido que escribirlo!

    Buenas noches


    Bisous

    ResponderEliminar
  31. De no ser por él, tal vez Polonia nunca habria existido, porque se la habrian repartido sus vecinos antes de nacer como tal estado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Rara vez se habla de Polonia, lo que es una lastima.
    Yo me enamoré del pais despues de leer a Sinkiewicz, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Me fascina la galería de personajes que nos pones al alcance de la mano (o del intelecto).¡Y qué osadía, casarse con una monja qué osadía la de la monja el dejar sus votos para seguir a ese hombre! ¿Sería algo casual, o hubo tras ello una ardua (aunque secreta) negociación? Interesantísima historia. Besos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  34. QUE VIVA LA MONJA¡¡¡¡
    que dirían los pederastas de hoy?
    seguiremos ilustrandonos mi querida Madame, un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Seguro que hubo una intensa negociacion, y que él no la eligió al azar. Su siguiente objetivo debia de ser el de acercarse a la familia del emperador, buscando mayor seguridad para sus dominios.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias, madame.
    No sabria que responderle, porque no se cómo asocia usted la pederastia con estos personajes. Pero supongo que tendrian una vision un poco diferente, puesto que las personas se consideraban aptas para contraer matrimonio a edades muy tempranas.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Un personaje muy interesante que no conocía madame. Sin duda era visionario, intentando anticiparse, y con gran carisma.
    Feliz noche, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Fue el comienzo de Polonia. Resulta curioso lo desconocida que nos resulta esa parte de Europa, casi como si perteneciera a otra galaxia.
    Yo me he dado cuenta de que me estaba limitando a los mismos paises siempre, asi que he decidido variar un poquito.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)