martes, 27 de abril de 2010

Lady Jane Grey


Eduardo VI sólo tenía 9 años cuando subió al trono. Era un niño frágil, algo sordo, de visión deficiente pero un intelecto muy desarrollado. Tenía más cerebro que muchos adultos de la corte, pero carecía de astucia para distinguir a los oportunistas de turno. Fue educado por una tropa de tíos, primos y amigos de la familia que se frotaban las manos ante las brillantes perspectivas que el niño abría para ellos. Su tío, Thomas Seymour, era ahora el esposo de Catalina Parr, la viuda de su padre el rey Enrique. Thomas se convirtió en Lord Seymour. Él y sus hermanos eran quienes tenían el control.

Eduardo fue coronado por el arzobispo Cranmer en la abadía de Westminster el 20 de febrero de 1547. Precoz y profundamente religioso, vivió una existencia solitaria y tranquila en la que los libros reemplazaron a los amigos de su edad. Una de sus pocas compañías fue Barnaby Fitzpatrick, el chico que se encargaba de azotarlo cuando no se portaba bien durante los estudios.

Su tío Lord Somerset viajó al norte para tratar el matrimonio de Eduardo con la reina de Escocia, pero mientras tanto su otro tío, Lord Seymour, trataba de contrariar estos planes empujando al rey a un matrimonio con la princesa Isabel, hija del rey de Francia. De todos modos, como aún no tenía 12 años, se decidió aplazar el momento del matrimonio.

Eduardo VI

Eduardo contrajo la viruela, enfermedad que lo dejó muy debilitado. Al recuperarse rezó infatigablemente por su tutor, que también había caído enfermo. Este logró sobrevivir, y el rey anunció, con la característica modestia de su padre, que el hombre había recobrado la salud gracias a sus plegarias.

En enero de 1553 Eduardo volvía a caer enfermo, y esta vez las oraciones no parecían surtir ningún efecto. Comenzó a circular el rumor de que estaba siendo envenenado lentamente. No hubo tal veneno; el rey se consumía por una sífilis congénita, herencia de su padre, y por la tuberculosis.

El tercero de sus tíos, Dudley, vio una magnífica oportunidad para colocar a su propia descendencia en el trono, ya que evidentemente Eduardo moriría sin dejar hijos. A tal fin casó a su hijo Lord Guilford Dudley con la pariente del rey, Lady Jane Grey, nieta de la hermana menor de Enrique VIII. Unas semanas más tarde, Dudley propuso a Lady Jane como heredera del trono.

Lord Guilford Dudley

Eduardo tenía dos hermanas, pero dejar el trono a cualquiera de las dos suponía muchos problemas: los católicos consideraban bastarda a Isabel, y los protestantes consideraban bastarda a María, así que el rey, cada vez más débil, firmó los documentos que su tío le presentó.

El 6 de julio de 1553 fallecía el rey, rezando una oración que él mismo había escrito. Su cuerpo fue embalsamado y conducido a la capilla de Enrique VII.

Lady Jane alcanzaba así el trono, pero, obviamente, la mayor parte del país no se iba a conformar con esta decisión, que apartaba a ambas hijas de Enrique VIII. Jane, que había estado prometida a otro hombre, no quería casarse con el hijo de Dudley, siendo incluso golpeada para obligarla a tal enlace.

De nada sirvió su resistencia, y se vio casada con Guilford. El matrimonio no pudo ser consumado la primera noche, porque el novio se sintió indispuesto tras el banquete, pero lo fue más tarde, a la vista de todos aquellos que, a punto de morir el rey, estaban tan interesados en que los recién casados llegaran a ser los nuevos reyes de Inglaterra. Después del acontecimiento, Jane se retiró al palacio de Chelsea con intención de reposar en su casa.

Lady Jane

No le fue permitido descansar, sin embargo. Ella desconocía aún los planes de Dudley, y no sabía por qué su familia política quería tenerla siempre a la vista. El estrés que esto le producía le provocó una enfermedad que a poco acaba también con su vida. Fue entonces cuando falleció Eduardo y su suegro la anunció como la sucesora.

Lady Jane sufrió un desvanecimiento.

Nadie había pedido su opinión tampoco en esto. Su familia estaba dispuesta a sacrificarla en el altar de sus ambiciones, así que poco después la trasladaban en una barcaza hasta los apartamentos de la Torre, según era costumbre, para preparar la ceremonia de la coronación.

El esposo de Jane acogía mejor que ella los proyectos de su padre, y se proclamó a sí mismo rey, pero ella dijo que aguardaría la decisión del Parlamento, por si acaso. Prudentes palabras, puesto que María Tudor había reunido un ejército para reclamar lo que le pertenecía por derecho. Poco después la gente aclamaba a María y la declaraba reina. El asunto estaba tomando un cariz muy peligroso para Jane.

Helena Bonham Carter y Cary Elwes en la película Lady Jane, 1986

Dudley no pudo impedir el avance de María. De pronto el padre de Jane, el duque de Suffolk, abandona a su propia hija a su suerte y decide que ciertamente María Tudor es la legítima reina. Para demostrarlo aguardó a las puertas de la Torre con intención de saludarla cuando hiciera su entrada en Londres.

Lo único que Jane sintió cuando su padre le dijo que ya no era reina fue alivio: Imaginó que entonces podría al fin llevar una vida tranquila, lejos de la corte y de las intrigas. ¡Qué equivocada estaba! Ahora venía el ajuste de cuentas.

María había perdonado a los padres de Jane, pero hizo ejecutar a Dudley. El 14 de noviembre Jane se declaraba culpable de la acusación de traición y era condenada a muerte. La reina se mostraba reacia a ejecutarla. Quiso salvarla, pero entonces Suffolk cometió el error de reclutar otro ejército y tomar  parte en el intento de Sir Thomas Wyatt por destronar a María. Ello se debió, en parte, a que la reina iba a casarse con España, pero sobre todo para volver a colocar a su hija en el trono. María le derrotó y ya no vio otra alternativa que ejecutar a Jane.

Ejecución de Lady Jane

En febrero de 1554 la reina Jane, nacida Lady Jane Grey, se preparaba para su propia ejecución y la de su esposo. Se negó a verlo en aquella última mañana, por temor a que la entrevista la privara del estado de gracia alcanzado tras sus devociones. Al caminar hacia el lugar de su ejecución vio el cuerpo decapitado de su marido.

La ejecución fue rápida y efectiva. Jane había reinado durante nueve días y sólo tenía 17 años en el momento de su muerte. Guilford y ella fueron enterrados en la iglesia de San Pedro, en el interior de la Torre de Londres.

Su padre fue igualmente ejecutado por traición durante ese mismo año. Su cabeza fue momificada y expuesta en la sacristía de una iglesia de Aldgate, en Londres.

48 comentarios:

  1. pero que vida más desgraciada... acabar en el cadalso por las manipulaciones de los demás....y el que más su propio padre...

    ResponderEliminar
  2. Vaya intrigas esta la de la corte británica: un rey que muere con poco más de 12 años, todos los tios del rey buscando colocar a sus parientes, una reina con 17 años y un reinado de 9 días, que es ejecutada sin querer siquiera ser reina, un padre que traiciona a su hija reina... Folletín y del bueno, pero real como la vida (mejor como la historia) misma. Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dame masquèe!! Qué vida desperdiciada por la codicia de los demás, Madame. Me resulta de una injusticia increible pero como usted siempre dice era otra época.
    Lo más doloros, pobre Jane, era que no quería ser reina...
    Feliz tarde Madame.
    Bisoussssss

    ResponderEliminar
  4. Pobre el rey-niño Eduardo y pobre Lady Jane, todos víctimas de las ambiciones de unos y otros...al final acabó reinando quien debía hacerlo legítimamente, y ésta se casaría con nuestro prudente Felipe II.

    Un saludo madame.

    ResponderEliminar
  5. Las intrigas palaciegas siempre resultan interesantes, pero sólo se conocen las que no han resultado.

    ¡Cuántas se habrán ejecutado y no se tiene noticias!

    Besos, Dama, te leo siempre aunque no deje comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Y todo por las manipulaciónes de unos pocos que juegan con la vida de unos inocentes.

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  7. Pobre mujer no fué mas que un peon político..

    ResponderEliminar
  8. Imaginese, verse llevada hasta alli a la fuerza para luego encima recibir la traicion de quienes la habian obligado en contra de su inclinacion, y tener que pagar con su vida a los 17 años.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. La historia suele tener finales muy desdichados, desde luego. A mí este me parece uno de los mas desgarradores. Cuando uno se lo busca, sabe lo que arriesga, pero a veces son los mas inocentes los que pagan la ambicion de sus mayores.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sí, que tristeza, nueve dias de reinado en los que solo conocio sinsabores, y una vida truncada apenas comenzaba a vivir. No, dos vidas truncadas, porque aunque su esposo llevó mejor la decision familiar, tampoco a él le consultaron, y lo empujaron a ese matrimonio y ese destino.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Asi es, monsieur, ella se casó con vuestro prudente Felipe II, que no gustó nada a los ingleses. Y siguieron rodando cabezas, y siguieron rodando durante el siguiente reinado, todo como consecuencia de la que había liado Enrique VIII.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. El tema resulta de lo mas inspirador, desde luego, y nos impulsa a fantasear sobre ellas en las novelas. Es demasiado tentador.

    Muchas gracias, monsieur

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Sí, es lo mas terrible, cuando uno tiene que perecer por culpa de la ambicion ajena y sin tener ninguna culpa.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Nada mas que eso, madame. Fue utilizada de modo despiadado. Que destino tan desdichado el suyo. Es sin duda uno de los personajes que mas me conmueve, y en especial desde que vi esa pelicula tan linda :)

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Excelente entrada madame. Lady Jane no fue más que una marioneta de las ambiciones de su padre y de su suegro el duque de Northumberland que no aceptaron la ley de sucesión dispuesta en el testamento de Enrique VIII. Los herederos de la corona eran: Eduardo VI, María Tudor y Elizabeth por este orden. Pero Dudley obligó al rey Eduardo VI a firmar en su lecho de muerte un nuevo testamento a favor de su nuera y que excluía a sus dos hermanas. María Tudor una vez sentada en el trono tuvo un comportamiento generoso y benévolo con sus enemigos perdonándoles la vida pero estos continuaron con sus intrigas y conspiraciones, acabando en el patíbulo. Lady Jane era una víctima de ellos y así lo veía María que quiso salvarle la vida ofreciéndole el perdón a cambio de que se convirtiera al catolicismo pero Jane prefirió morir. Triste vida la de estas mujeres.

    Un fuerte abrazo, madame

    ResponderEliminar
  16. Madame, que biografía tan horrible. Con solo 17 años, es manipulada, forzada, presionada a situaciones que no quiere ni ver, y acusada de algo que no ha hecho, la ejecutan. La trataron como a un muñeco.
    Buenas noches, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Dos inocentes niños víctimas de las ambiciones de sus padres. ¡Qué vida más perra, Madame!

    Y al final.cuando parecía que se le iba a indultar la sentencia de muerte a Lady Jane va su padre y lo fastidia todo...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. Pobre chica Madame....
    Morir por una ambición que no era de ella precisamente....y los demas tan tranquilos (bueno, recibieron su merecido,al menos su padre)

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  19. Pobre Lady Jane con tan solo 17 abriles pasar por infinidades penurias y lo mas triste fue que no pudo ni siquiera elegir una (inconcientemente).
    El duque de Suffolk todo un personaje nefasto el muy cretino .
    Gracias por traer esta fabulosa historia madame ,como siempre un placer .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Estos "Padres de la Monarquía Parlamentaria" tuvieron su aquel hasta que la parieron. Caray. Reconozco que me ha costado seguir el hilo de conspiraciones y cambios de bando.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  21. Pero Madame, qué descuido el mío, no había reparado en su cambio de tarjeta de visita.
    Elegante, como siempre.

    ResponderEliminar
  22. Lady Jane era un pelin fanatica en sus convicciones protestantes, en efecto, una de las razones por las cual no quería casarse con Guiklford.
    De todos modos, la cosa había llegado a un punto que ya no permitía a María Tudor dejarla con vida sin estar expuesta a constantes conspiraciones para poner a Jane en su lugar. Bastantes problemas tenía con los partidarios de Isabel!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Asi es, madame, una marioneta en sus manos. Dramatico, puesto que ella jamas busco nada de lo que le sucedió durante su último año de vida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Su padre había comenzado a fastidiarlo todo cuando se prestó a que su hija representara semejante papel y conspiró con Dudley para ello. Pero al menos él tambien lo pagó.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Sí, así es. Él también se hubiera librado, y eso que fue doblemente traidor. Pero quiso apurar demasiado su suerte, y acabó perdiendo la cabeza.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Y despues de tanto sinsabor, se la conoce como Lady Jane en vez de como la reina Jane, aunque lo fue, siquiera por nueve dias.

    Buenas noches, monsieur

    Manuel

    ResponderEliminar
  27. Imaginese usted, las dos hermanas del joven rey pretendiendo el trono a la vez que la familia de Jane quiere ponerla a ella. Menuda epoca, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Ah si, es que la verdad, yo estaba muy mona con el traje amarillo, pero me di cuenta de que no es conveniente que la dame masquee se retrate sin máscara, así que cambié el retrato. Pero no me convence. Creo que me haré pintar otro.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Madame,
    la triste historia de Eduardo VI me ha recordado en parte al final de la vida de nuestro Carlos II. Dura de nuevo la vida de aquellas mujeres de la época... tentador tema tremendo y lleno de efectismo para ser convertido a la obra del s. XIX sobre su ejecución.

    Ya estoy de vuelta, madame, tras haber podido celebrar mi cumpleaños largamente.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  30. Vengo del blog de Nikkita y me encuentro con vuestra entrada de hoy, Madame.
    Mis blogs favoritos están hoy especialmetne trágicos.
    Esta noche, tendré pesadillas.

    En fin, la vida no es siempre un camino de rosas.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  31. Uf!, sin comentarios, da pena, asco, asombro, rabia, impotencia... ¡pobres gentes y pobre mundo a merced de ellas!. No conocía la tragedia de esta Jane, una más que se une a la larga lista existente. Claramente, la miseria y la ignorancia humana no distingue entre "reales" y plebeyos.
    Besos y como siempre una aprende de vuestros posts.

    ResponderEliminar
  32. Madame, pobres niños reales! no pudieron decidir nada; era bastante comun esta clase de barbaridades. Todavia no se habian "inventado" ni la piedad ni la compasion.

    Buenas noches, bisous.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época, el lustre y honor de la familia se tenía por la más elevada meta,y los hijos de las familias nobles eran vistos como peones

      Eliminar
  33. Madame, veo que las celebraciones por su cumpleaños dieron mucho de si!

    Bienvenida de regreso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Ay, monsieur Perikiyo, que no le damos mas que disgustos!
    Algun dia queda pendiente hacer una entrada mas alegre y festiva, a ver si le animamos a usted la noche, que ya lo tenemos amargao, jijiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Si se pudiera ir atras en el tiempo e impedir tantas injusticias. Pero mal remedio tiene. Cada dia se producen a millares, y siempre son los mas inocentes quienes se llevan la peor parte.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Y me temo que siguen sin inventarse, madame. Cuando la ambicion anda de por medio se llega al crimen y a lo que sea. Y a veces por mucho menos que una corona.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. MADAME KASSIOPEA:

    Disculpeme, temo que la he saltado.
    Seguramente comentó usted cuando estaba firmando y luego tardó en aparecer su comentario, de modo que no lo vi en su momento.

    En efecto, madame, con padres asi, quien necesita enemigos?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. QUE TRISTE HISTORIA..
    POBRE JANE, MORIR TAN JOVEN Y TAN CRUELMENTE.
    DEJO UN SALUDO QUERIDA DAME

    ResponderEliminar
  39. ¡Qué barbaridad! Acabar así y con sólo 17 años. Una vida muy corta y desgraciada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Un peón más indefenso como muchos otros que la historia nos presenta.

    Mis repestos madame

    ResponderEliminar
  41. Sí, madame, una de esas vidas que se pueden resumir en un capitulo, por lo cortas que fueron.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Demasiado. Son muy pocos años para morir, y maxime por una ambicion que no era la suya.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Es triste no poder ser uno dueño de su propio destino, y verse obligado a un juego que no solo no deseas seguir, sino que te cuesta hasta la vida cuando comienzas apenas a vivirla.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. El ansia de poder provocó la muerte de esta joven mujer. No fue ella ni sus ambiciones (escasas como parecen), sino su circunstancia y los demás fueron quienes la llevaron al patíbulo.

    Por lo que veo las correrías de Enrique VIII le dejaron el recuerdo de la sífilis...

    Un besito

    ResponderEliminar
  45. A Eduardo VI, sí. Buena faena le hizo a su hijo con el asunto.

    Lo mas triste de la pobre Jane es precisamente que murió por la ambicion ajena, y no por la suya.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Jane Grey, una mujer fascinante, hermosa e inteligente que fue sacrificada por las ambiciones de su familia. Con su vida pagó por los pecados de otros,pero se mantuvo fuerte y digna hasta el final.
    Sin embargo, leí en un libro de Ricardo de la Cierva,historiador reputado,que María finalmente perdonó la vida de Jane, pese a las presiones, y fue Isabel quien, por consejo de William Cecil,la ejecutó al subir al trono.Una amiga aficionada a la historia me dijo que ella también había leído algo así, por eso no tengo claro quien la mató, si una u otra.
    En cualquier caso, es trágico que "Una de las mentes femeninas más finas de la época "muriese así, pero hay que verlo también en el contexto histórico de que la figura Real era sagrada y Jane era vista como un peligro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente a Ricardo de la Cierva le hubiera encantado. Están claras sus preferencias. Pero lo cierto es que la ejecución fue pública, y tuvo lugar en febrero de 1554, casi cinco años antes de fallecer María. El asunto está bastante claro.

      Gracias, madame.

      Feliz tarde

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)