viernes, 16 de abril de 2010

Juan de Gante y la Casa de Lancaster

Juan de Gante

Juan de Gante era hijo de Eduardo III de Inglaterra. Se le conoce por ese nombre debido a que nació en Gante, Bélgica. Juan se convirtió en duque de Lancaster por su matrimonio con Blanca, heredera de la Casa de Lancaster, fundada en el siglo XIII por el segundo de los hijos de Enrique III. El ducado de Lancaster era una especie de Palatinado, es decir que era prácticamente un Estado independiente en el que el rey contaba muy poco.

Juan era un hombre alto, esbelto, de buen porte, y un príncipe inmensamente rico. Orgulloso y ambicioso, mantenía un séquito de unas 500 personas. Poseía tierras diseminadas por toda Inglaterra y por Francia, 30 castillos y numerosas mansiones. Su residencia favorita era su palacio londinense de Saboya, que rivalizaba con Westminster en magnificencia, pero se quemó durante la revuelta de los campesinos de 1381. También le agradaba especialmente el castillo de Kenilworth, en Warwickshire, un lugar muy amado por sus descendientes Lancaster. Ahora está en ruinas, pero queda la magnífica sala de banquetes con sus grandes ventanales.

Castillo de Kenilworth

Le encantaban las ceremonias y seguía las normas de la caballería como si fueran una segunda religión. Era un hombre culto que amaba los libros, fue mecenas de Chaucer y disfrutaba con las justas y torneos. Reservado y tranquilo, rara vez tomaba venganza por las afrentas que se le hacían. Se mostraba clemente y compasivo con los humildes, e incluso con los leprosos.

Aunque combatió en muchas campañas, nunca logró un éxito militar relevante, permaneciendo a la sombra de su padre y de su hermano mayor Eduardo, el Príncipe Negro. Debido a ello, nunca fue un héroe popular; no brilló ni gozó de las simpatías de la gente. Por el contrario, llegó a ser muy impopular durante los últimos años del reinado de su padre. El rey estaba enfermo y completamente en manos de su rapaz amante Alice Perrers, y las victorias inglesas en la Guerra de los Cien Años hacía tiempo que habían pasado. El gobierno, falto de liderazgo, iba de crisis en crisis. Juan de Gante, puesto que su hermano el Príncipe Negro también estaba ya muy enfermo por entonces, debía tomar las riendas, y sobre él recayeron las culpas de cada fracaso y de la pérdida de algunas conquistas en Francia.

Batalla de Crécy - Jean Froissard

Su hermano falleció poco antes que su padre, dejando un niño de 9 años llamado Ricardo, que era el destinado a suceder al rey. Pero hubo rumores de que Juan tenía intención de apoderarse del trono. Otros rumores decían que en realidad Juan no era hijo del rey, sino que había sido un bebé robado para reemplazar a la niña muerta que había dado a luz la reina. Ninguna de esas habladurías era cierta, desde luego, y cuando Ricardo II subió al trono, su tío mostró gran lealtad.

Durante la minoría del rey él fue el gobernante, con lo que se ganó muchos enemigos, especialmente entre el clero, que lo atacó por defender a John Wycliffe. Éste había desatado el furor por denunciar los abusos dentro de la Iglesia.

La consideración de Juan como político llegó a mejorar mucho, hasta el punto de que su más encarnizado enemigo, el cronista Thomas Walsingham, lo describe como hombre de gran mérito y lealtad. Pero muchos grandes señores seguían sospechando que Juan codiciaba el trono, aunque en realidad el único trono que ambicionaba era el de Castilla, que reclamaba a través de su segunda esposa Constanza, hija de Pedro I el Cruel. Pese a todos sus esfuerzos, nunca lo logró.

Juan de Gante y Constanza de Castilla

En cuanto a su primera esposa, Blanca, es descrita por Chaucer como hermosa, de cabello dorado, alta y de buena figura. Sabía leer y escribir, lo que era poco usual para una mujer de la época. Y es que no solía animarse a las mujeres a aprender, porque se pensaba que eso suponía proporcionarles el medio para escribir cartas de amor. La reputación de Blanca, pese a haber sido expuesta a tales peligros, no tenía tacha.

Le dio ocho hijos a su esposo, de los cuales sólo tres alcanzaron la edad adulta: Felipa, que se casó con el rey Juan I de Portugal, Isabel, casada con John Holland, Primer Duque de Exeter, y Enrique de Bolingbroke, el heredero de Juan de Gante. Blanca murió durante la epidemia de peste de 1369, y fue enterrada en la vieja catedral de San Pablo.

El segundo matrimonio de Juan, con Constanza de Castilla, se hizo por razones políticas. Tuvieron dos hijos: Juan, que murió durante la infancia, y Catalina, que se casó con Enrique III de Castilla. Constanza falleció en 1394.



La Rosa Roja de Lancaster

El 13 de enero de 1396 Juan de Gante contraía un tercer matrimonio en la catedral de Lincoln, esta vez por amor. La novia era la mujer que había sido su amante durante un cuarto de siglo. Tenía ahora 46 años y su nombre era Katherine Swynford, viuda de Sir Hugh Swynford, que había muerto en combate contra los franceses allá por 1372.

La dama había llamado la atención de Juan cuando su primera esposa la empleó como gobernanta de sus hijas. Froissart hace remontar el comienzo del romance al año anterior a la muerte de Blanca, pero no se hizo notorio hasta 1378, cuando comenzaron a convivir abiertamente. Gante tuvo 4 hijos con ella, todos apellidados Beaufort, como un señorío y un castillo que había poseído en la región francesa de Champaña, pero que perdió en 1369, antes de que nacieran sus hijos. Los Beaufort y sus descendientes iban a dominar la política inglesa durante el próximo siglo y aún más allá.

De Juan Beaufort, el mayor, descenderían los duques de Somerset y los Tudor. El segundo, Enrique, se educó en Alemania y en Oxford antes de entrar en religión. Llegaría a ser cardenal, y uno de los hombres más influyentes del reino. El tercero, Tomás, fue duque de Exeter y tuvo un destacado papel en las guerras contra Francia. La única hija, Juana, se casó con el poderoso Ralph Neville, Primer Conde de Westmorland.

Ricardo II

En 1388, en reconocimiento del gran amor que Juan sentía por su entonces amante, Ricardo II la nombró Dama de la Jarretera. Tras su matrimonio fue considerada la primera dama del reino hasta que Ricardo II se casó con Isabel de Francia. Pero su origen humilde y su escandaloso pasado la hacía objeto de los más despiadados cotilleos en la corte, y las grandes damas se negaban a acudir a cualquier lugar en el que ella estuviera presente. Katherine continuó comportándose con todo decoro y dignidad hasta que finalmente los silenció a todos.

Juan de Gante falleció el 3 de febrero de 1399 en su castillo de Leicester, contando 58 años. Recibió sepultura en la catedral de San Pablo.

Su hijo, Bolingbroke, llegaría a ser el primer rey de la Casa de Lancaster, y reinaría como Enrique IV.



Bibliografía: 
Lancaster and York – Alison Weir

34 comentarios:

  1. Si defendió a John Wycliffe no tenía que ser una persona anodina, dado que este teólogo inglés, si bien recuerdo, mantuvo una actitud revolucionaria contra la iglesia establecida, dando lugar a diversos movimientos de protesta, como el de Juan Hus, que derivaron después en la Iglesia reformada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El hijo de Juan de Gante, Enrique de Bolingbroke, y que llegaría a reinar con el nombre de Enrique IV participó en el derrocamiento y muerte de Ricardo II lo que originó la enemistad entre los Lancaster y los York que finalmente desencadenaría la Guerra de las dos Rosa que culminaría con la entronización de la Casa Tudor en el trono de Inglaterra.

    Salud y Amistad.
    Vive Louis XVII

    ResponderEliminar
  3. Hola Dame Masquée!! No habrá un éxito militar importante, pero parecía un rey justo con ideas propias. Además dejó hijos que llegaron a ser importantes. Me gustó mucho esta historia madame.
    feliz fin de semana madame!!
    Bisousssssss

    ResponderEliminar
  4. Un rara avis este Juan de Gante... no tratar de hacerse con el trono cuando lo tenía tan a su mano dice mucho a su favor...

    Saludos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, no era guerrero pero sabía mojarse cuando hacía falta. Sus batallas libró en otros frentes distintos de la guerra de los cien años.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, medio siglo despues de morir Juan de Gante teníamos la Guerra de las Dos Rosas. El origen de la dinastía Lancaster fue al mismo tiempo base para una guerra civil.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Sí, una de las cosas mas complicadas es seguir el rastro de sus descendientes con sus diversas esposas, porque todos fueron cabeza de importantes dinastias, a veces reales. Son tantos datos de nombres que estuve a punto de dividir tambien en dos esta entrada, para que no resultara tan agobiante.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Sí, dice mucho de él que no usurpara el trono, sobre todo porque no era un hombre carente de ambicion. Seguro que tuvo que luchar muchas veces contra la tentación, pero lo hizo impecablemente.
    La historia de Inglaterra esta llena de casos muy diferentes, como el de Arturo de Bretaña y Juan Sin Tierra, o el de Ricardo III y sus sobrinitos.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Un poco, la vieja dicotomía, Madame. Los reinados -más o menos- tranquilos no son especialmente recordados por la historia, que se suele más fijar en las grandes batallas, guerras, penalidades e intrigas. Justo lo que no suelen necesitar los subditos.
    Feliz viernes, Madame

    ResponderEliminar
  10. El casar a su hija Catalina con el rey de Castilla fue una manera de "unir" la casa de Trastámara con la de Lancaster. Ya que Gante no pudo ser rey de Castilla, por lo menos lo fue su hija. Una buena maniobra política o así me lo parece.

    Saludos madame

    ResponderEliminar
  11. Saludos a todos. Llevo un tiempo siguiendo este blog y me encanta. Creo que lleva a la perfección esa doctrina del "entretener enseñando" que tan poco parece estar de moda en los últimos tiempos. Muchas gracias por tu esfuerzo, Madame.
    Y además de esta merecida felicitación, quisiera recomendar a quien esté interesado en la historia de amor entre Juan de Gante y Katharine Swynford, que lea el libro de Anya Seton "Catalina". Como hay que colocarlo en alguna categoría, lo clasifican como romántico, pero, en mi modesta opinión, está muy bien documentado a nivel histórico y perfectamente escrito. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Sí, es curioso, él no consiguió ser rey, aunque según los precedentes hubiera podido alegar sus derechos. Y sin embargo a traves de sus hijos consiguió los tronos de Inglaterra y de Castilla.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame Elena, muchísimas gracias por su comentario, y le agradezco en el alma la recomendacion, porque tengo cierta debilidad por el personaje de Juan de Gante. Si la historia resulta romantica ademas de estar bien documentada, tanto mejor para mí. Estoy segura de que me agradará.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame:

    Ha completado lo que conocía de este caballero. Me impresiona su arte de guerra sin ser guerrero...
    He leído en los comentarios que casi que fue precursor de la guerra de las rosas en Britania. Otra cosa que he aprendido hoy....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  15. Bueno, el no tuvo parte en esa guerra, pero Juan sí es el origen de la casa de Lancaster, que se enfrentó a la de York medio siglo despues. El conflicto se originó con Bolingbroke (Enrique IV), pero la guerra no estallaría hasta mucho mas tarde, en tiempos de Enrique VI.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. MONSIEUR XIBELIUSS

    Mil perdones, me acabo de dar cuenta de que me habia saltado su comentario. No termina de gustarme esta ventanita, creo que acabare cambiando el sistema.

    En esta epoca iban bien servidos de guerra, porque tenian en marcha la de los cien años, y cuando estaba terminando enlazaron con la de las dos rosas. No podian vivir sin guerras! Igual que ahora.

    Buenas noches, monsieur, y le ruego disculpe mi despiste.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Madame, no hay nada que perdonar.
    Buenas noches

    ResponderEliminar
  18. Con sus más y sus menos, este Juan de Gante parecía un hombre honesto y cabal. Al menos, mantenía una cierta ética.

    Felices sueños, Madame.

    ResponderEliminar
  19. ........._.._..._..---.
    .......-"....;-".........\
    ...../....../..............|
    ....|......|......._=....|
    ....;..._.-'\__.-')...../...... Holaaa !!
    .....`--'....../.../....;
    ............../.../;.../ _, ....Pase para
    .............-.;.-=-./-""-.-` ...dejarte
    .........../.....|.....\.....\ - ...mis
    ..........|......|......|.....| ....saludos
    ..........|___|___|.....|...
    ...........\.0./ \.0./...../ ....de fin
    .........--.-""-.`--'.....' de
    .......(#...)..........,...\
    .......('--'........../\`...\ semana
    ........\..........,..'........\ ..
    .........`-._....'.\..........\
    ..............""`...\...............
    Abrazos de tu amigo
    Christian!!!

    ResponderEliminar
  20. Compasivo,clemente,culto,mecenas y asi con todo eso no tubo aceptacion popular ,por suerte aparentemente dejo una buena sucesion .
    ¿Como hizo Katherine para ganarce el respeto de los demas madame ?

    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  21. Me ha resultado simpático el personaje de Juan. No debía ser persona desagradable. Y parece tener las ideas bastante claras. Además, hay que ver lo que dieron de sí sus 58 años de vida.

    Pasad una buena noche de viernes, madame.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Hola Madame,

    Aparte de los Los Tudor, siento también predilección por los conflictos entre los Lancaster y Los York, especialmente la figura de Juan de Gante y su 3ª esposa Katherine Swynford. Tengo ganas de leer el ensayo de Alison Weir que nos ha nombrado.

    Hace poco más de un mes, leí una novela histórica sobre una de las hijas de Gante, Philippa de Lancaster de Isabel Stilwell. Se aprecia muy bien todos entresijos de la corte inglesa y portuguesa de los siglos XIV y XV. Se la recomiendo aunque es una pena que por ahora solo se haya editado en portugués.

    Besos y buen fin de semana Madame.

    ResponderEliminar
  23. Así es, monsieur. Le tocó trabajar como si fuera el rey, ya en los ultimos años de su padre, y despues duante la menor edad de su sobrino. Se llevó la parte dura y nunca pudo ceñir la corona, aunque en mi opinion un hijo tiene mas derecho a suceder que un nieto.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, monsieur Christian.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Pues ella se comportó con toda dignidad y modestia, sin buscar venganzas a los agravios, hasta que demostró a todo el mundo que no era como habian pensado, y que no se parecía en nada a la codiciosa amante de los ultimos años de Eduardo III.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Así es. Un caracter un tanto diferente al de los caballeros de la epoca, bastante mas belicosos.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Coincidimos una vez mas en el gusto por los personajes y epocas, lady Caroline.
    Le recomiendo mucho la obra de Alison Weir, centrada en la figura de Margarita de Anjou, esposa de Enrique VI.
    No sabe cómo me gustaría leer la que usted me comenta, aunque por el momento con el portugues no me atrevo a tanto!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Me ha tocado un tema que me interesa muchísimo, la casa de Lancaster. La figura de Constanza de Castilla me inspira mucha lástima, su tio Enrique de Trastamara asesina a su padre el rey Pedro de Castilla y es obligada a vivir en el exilio en una tierra extraña, ella siguió aspirando a recuperar el trono castellano que le correspondía al haber sido legitimada por su padre, deseos que se cumplió con el matrimonio entre Catalina de Lancaster con Enrique III de Trastamara y que unia la rama legitima con la ilegitima sellando la paz. Pero Constanza como mujer no fue feliz, soportó el dolor de ver como su marido tenía una amante que era la niñera de sus hijos. Juan llegó a pedirle perdón a su esposa y a reconciliarse con ella.

    feliz fin de semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Sí, madame, asi es: su matrimonio con Constanza no fue por amor, sino puramente por motivos de Estado, para tratar de hacerse con el trono de Castilla. Para entonces él ya amaba a Katherine, y eran amantes.
    Realmente la pobre Constanza tuvo una vida desdichada. No consiguió la corona que le pertenecía y tampoco el amor.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Al menos Constanza pudo ver a su hija sentada en el trono de sus padres y moriria con el consuelo de saber que de alguna forma su sangre había recuperado el trono mediante el matrimonio de estado de su hija con el futuro Enrique III y ellos serían los primeros principes de Asturias. Es curioso, una descendiente de Constanza, Catalina de Aragón se casó con un descendiente de Katherine Swynford, Enrique VIII.

    ResponderEliminar
  31. Sí, ambos hubieron de conformarse con eso. Supongo que para Juan tambien sería un consuelo, despues de la vehemencia con la que ambicionó ese trono.
    Y como al final siempre se casaban entre sí, no es sorprendente que al cabo de unas cuantas generaciones les hubiera tocado a los descendientes de ambas esposas de Juan. La verdad que habia poco donde elegir, jiji.
    Espero que Constanza no se revolviera en la tumba!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Lo más seguro es que se revolviera, madame... después de ver como trato el Enriquito a su tataranieta Catalina ... además, Juan llamó a su hija Katherine como a su amante y en eso no se opuso Constanza, podian haberla llamado Maria como la madre de Constanza, María de Padilla jeje

    feliz noche, madame

    ResponderEliminar
  33. Me gustaría haberlo visto en el momento de dar explicaciones sobre el nombre que habia decidido poner a la hija. Porque claro, habría que disumular un poco, digo yo. Aunque total obviamente a Constanza no le importaba mucho el asunto. Para ella Juan era un arma para conseguir el trono que le habian arrebatado, y poco mas. Así solian ser las cosas, y mientras los dos estuvieran de acuerdo todo iba bien. Lo malo era cuando uno de los dos se engañaba, o no sentía lo mismo. Mal asunto era ese.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, esta entrada no la habia visto en las actualizaciones, y la acabo de ver de casualidad al ir a comentar la nueva!!, que cosa más rara....

    Aún teniendo la ambición propia de la éopoca, no es ni excesivamente belicoso, ni conspira para conseguir el trono. Lo consigue relativamente a través de sus hijos, pero él no parece que haya vivido mal...

    Feliz domingo, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)