viernes, 9 de abril de 2010

Harald Haarfager, Rey de Noruega


Hasta el año 860 no hubo reyes en Noruega, sino numerosos jarls, título equivalente a conde o duque. Cada uno de ellos presidía un pequeño territorio. Harald Haarfager (es decir, Harald El de la Hermosa Cabellera) puso fin a este estado de cosas y unió el país bajo un solo mando. Su padre, Halfdan el Negro, ya había comenzado el proceso de conquista, pero fue él quien lo completó.

Su año de nacimiento y demás cronología se calcula por referencias. Se cree que falleció en el año 933, contando 83. Tardó sólo doce años en realizar su conquista, durante la cual sometió también a los vikingos de las islas Orcadas, Shetlands, Hébridas y Man; pero le llevó 60 consolidar y regular cuanto había conquistado, lo que hizo con enorme sensatez y no menos éxito.

El comienzo de su gran aventura, según la tradición, fue muy romántico: se supone que tuvo su origen en el amor que le inspitó la hermosa Gyda, una joven con la que deseaba casarse. Gyda respondió a su embajador, con la mayor displicencia, que no estaba en su ánimo casarse con un jarl cualquiera, y que Harald debería hacer como Gorm de Dinamarca, Eric de Suecia, Egberto de Inglaterra y otros habían hecho antes: someter a los pequeños jarls que tenía a su alrededor y convertirse en rey. Entonces, y sólo entonces, tal vez ella se dignaría considerar su propuesta.


Esta respuesta orgullosa hizo a Gyda diez veces más deseable para él. Harald aceptó el desafío y juró dejarse crecer el cabello y no cortarlo hasta haberlo conseguido. Y así lo hizo. Al cabo de ese tiempo Rognwald, el más valioso de todos los jarls a los que había sometido tuvo el honor de hacer de barbero para el rey, quien finalmente pudo traer a casa a la hermosa Gyda. Aunque después, o tal vez simultáneamente, tuvo al menos otras seis esposas.

El rey dejó numerosa descendencia. Solía casar a sus hijas con jarls que le eran leales, pero sus hijos varones le causaron muchos problemas. Eran ambiciosos y tumultuosos. Dos de ellos, celosos de los privilegios que su padre concedía a Rognwald, una noche incendiaron su casa y el jarl muró quemado dentro junto con otras 60 personas. A pesar de estos problemas, Harald logró gobernar con éxito, ayudado por valiosos colaboradores.

Los tiempos de Harald Haarfager fueron los de las colonizaciones noruegas en lugares como Islandia, y, sobre todo, en Normandía, llevada ésta a cabo por Hrolf Ganger, o Rollon el Caminante. Lo llamaban el Caminante porque se veía obligado a viajar por tierra a pie, al no haber montura capaz de soportar su estatura de dos metros de alto unida a su peso de 140 kilos. Según historiadores noruegos e islandeses, era precisamente hijo de Rognwald. Sin embargo, hay otras versiones acerca de su origen, que a veces lo presentan como hijo de un noble danés. Nunca se ha llegado a alcanzar un acuerdo al respecto.

Estatua de Rollon el Caminante en Ruan

El modo de vida de Rollon era el robo y la rapiña. Era costumbre entre los antiguos vikingos que, cuando se encontraban en el mar y se quedaban sin provisiones, podían desembarcar y tomar cuanto precisaran, lo que significaba saquear repetidamente diversos poblados que debían padecer esta barbarie. Hasta que el rey Harald unificó el país y se propuso imponer un nuevo orden de cosas. Esta vieja costumbre, llamada strandhog, quedó entonces abolida.

Sin embargo, Rollon no respetó la prohibición real, lo cual le valió el destierro. Fue condenado al exilio en el 874, aunque no se fue sólo, sino en compañía de un grupo de vikingos, daneses en su mayoría, dispuestos a seguirlo hasta el fin. Con ellos se dedicó al pillaje en las costas del Mar del Norte y del Canal de la Mancha, sirviendo varias veces como mercenario en Inglaterra.

Lo que le hacía diferente de otros líderes vikingos era que esta vez no pretendían simplemente saquear las tierras a las que llegaban, sino que iban en busca de un lugar donde poder asentarse. Para ello tomó Ruan y llegó a amenazar París.


Reinaba en Francia por entonces la dinastía Carolingia, en la persona de Carlos el Simple, quien, comprendiendo que había topado con un enemigo al que no podría contener eternamente, decidió pactar con él. De esta manera, en virtud del Tratado de Saint-Clair-sur-Epte, Carlos el Simple cede a Rollon la tierra que constituyó la base de la futura Normandía, un territorio que recibió este nombre al pasar a ser ocupado por los Normandos, es decir, por los hombres del norte, que es lo que en realidad significa la palabra.

Rollon se convertía así en el primer duque de Normandía. Fue, por tanto, antepasado de Guillermo el Conquistador, Rey de Inglaterra.

Genealogía de los Reyes Normandos

34 comentarios:

  1. Hola Dame Masquee, siglos y siglos luchando por el poder y la conquista de tierras, las batallas de sucedian sin solucion de continuidad, aunque esta historia tiene un toque romantico.

    Creo que en estos dias sigue pero de una manera mas "civilizada", basicamente se trata de la eterna historia de la Humanidad. Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Siempre luchando y cambiando el mapa, madame. El toque romantico de esta historia temo que solo pertenezca a la leyenda. Aunque quien sabe.

    Buenas noches, madame Carolina.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Si me dan a elegir entre enemigos evitaria confrontarme con los jodidos vikingos ,sabia decision de Carlos "El Simple" madame .Estoy meditando dejarme la cabellera larga como Harald ,lo que pasa es que todavia la Gyda que quiero no me da ni la hora jeje.
    Un abrazo y buena noches .
    Que andes bien

    ResponderEliminar
  4. hola madame.
    esto de dedicarse al pillaje y al robo tiene sus recompensas. imaginese llegar a poseer normandia. eso sigue pasando en la actualidad pero ahora de cuello y corbata

    mil bisous

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha apasionado la historia de los vikingos, unida siempre a la leyenda.

    La historia de Rollon es muy interesante, al final fundò su propia dinastìa real en Normandìa e Inglaterra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Curiosa entrada sobre el origen del Duque de Normandía, con esos antepasados tan lustrosos, como el tal "Rollon". Pobre caballo. Vaya nombrecito el del rey, lleno de "aes". Y vaya con la dama: picaba alto la muy ladina.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Animese, monsieur. Tal vez cuando ella vea que esta usted decidido a dejarse crecer el cabello como Harald, le conceda la hora y con ella su mano.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. jijiji, si, y ademas nadie los destierra ya!
    Es magnifico. Si alguien roba unos cuantos euros va a la carcel, pero si roba millones puede pagar mejores abogados. Suponiendo que alguien llegue a pedirle cuentas!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pensar, Majestad, que de él descienden todos los posteriores reyes ingleses! Vaya, descender de un pirata vikingo no es para darse tantos aires, no cree usted?

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Y lo consiguió, monsieur.
    El de la hermosa cabellera triunfó en su proposito y dio comienzo el reino de Noruega. Fueron tiempos de gran importancia para la fisonomia de Europa, con la expansión Noruega hacia las islas y hacia Normandía.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¡Que no haremos por una mujer! es que al final tiran más dos ____ que dos barcos vikingos....

    ResponderEliminar
  12. Claro, él el pobre no debía de ser nada ambicioso. Lo que pasa que como se lo pidió ella, no pudo negarse, jiji. Ay estos vikingos!

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Es una tontería lo que voy a decir, pero al leer 'Rollon' lo primero que me ha venido a la mente es un bote de desodorante jajajaja (producto que no creo que usara mucho el tal Rollon).

    Bueno y ya más en serio, me encantan los vikingos.

    ResponderEliminar
  14. El amor mueve montañas, madame...

    Siempre apasionante la historia de los vikingos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. ¡Ah, l'amour! ¿Será verdad que todo lo puede?

    ResponderEliminar
  16. Ay, madame, a mi me ocurre igual con ese nombre, jiji. No suena nada serio!
    Claro que si nos lo hubieramos topado de frente, se nos hubiera cortado la risa en seco, me temo!

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Las mueve tanto, monsieur, que muchas veces hay desprendimientos y queda la gente sepultada!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Que todo lo puede fastidiar, si , jiji.
    Lo que se debieron de acordar de Gyda los otros jarls, a medida que iban perdiendo sus territorios!
    Pero es que no hay nada mejor que eso del "a que no te atreves"?

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me apasionan los Vikingos, sobretodo su mitologia.
    Esta historia de Harald y gyda la conocia.

    De la mitolog´´ia vikinga me gusta mucho Thor y el Dios supreo Odin

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  20. A mi tambien me encanta la mitologia vikinga, monsieur. Tiene un encanto especial. Junto con la griega es mi favorita, sin duda alguna.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. La historia y las aventuras de los pueblos del norte siempre me hacen recordar aquel libro fabuloso que leí de adolescente, "Han de Islandia" del gran Victor Hugo.

    A un rey le pueden llamar el Grande, el Calvo, el Bueno, el Malo, el Justo, el Conquistador, el Cruel..., pero que le llamen el de la Cabellera Hermosa, me parece muy poético, aunque seguro que aquellas greñas darían miedo.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  22. Yo creo que hizo esa promesa porque presumía de cabello. Una excusa como otra cualquiera para dejarlo crecer, porque ya me dirá usted qué tenía eso que ver con la empresa en cuestion.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Interesante historia del primer Duque de Normandía .
    Ya se sabe que los franceses han sido siempre bastante diplomaticos y con tal no enfrentarse a estos barbaros lo mejor era negociar .
    A partir de ahi , Normandía a pasado de manos en manos .

    Bisous de Málaga.

    ResponderEliminar
  24. Atractivos personajes Harald y Rollon, sin duda.
    ¿Tendrá ya una película?

    Veo que ya habéis visitado mi página, por lo que huelga comunicaros el regalo (mil veces merecido).

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  25. Gracias por recomendar mi blog sobre carteles de cine, para mi es un placer que lo recomiendes desde aquí. Espero que lo vayas disfrutando tanto como yo creo lo voy a hacer del tuyo, pues a parte de ser un cinéfilo, soy también un apasionado de la história. Un saludo y hasta pronto! Xavi.

    ResponderEliminar
  26. El bueno de Harald podía ser un romántico, pero también precavido. ¡Seis esposas más! Si, supongo que la descendencia fue numerosa.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  27. Curioso origen tuvo Normandía, si. Quien iba a pensar que llegaria tan lejos!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Sí, muchas gracias, monsieur Enrique.
    Acabo de subirlo para que luzca en las vitrinas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. El placer es mío por haberme encontrado con su blog, monsieur. Ha sido un gratisimo descubrimiento.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Jiji, estos vikingos eran asi.
    Claro que el hombre vivio mas de 80 años, imaginese usted. Alguna mas tendria, naturalmente.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Que interesante MAdame, y que apasionante la historia de los vikingos siempre mezclada entre la realidad bárbara y el romanticismo de las leyendas.
    Que buena idea que hayáis decidido ampliar los personajes geográficamente :)).
    Feliz fin de semana, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Cuantos datos deja Madame, vidas, poder y origen de ciudades.
    Excelente su entrega.
    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Sí, madame, es que siempre los mismos paises cansa, y ademas los vikingos no tienen desperdicio, jiji.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, madame Aurora Ines. Esperamos seguir viajando lejos en la distancia y en el tiempo.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)