domingo, 25 de abril de 2010

CLEOPATRA


Cleopatra Filopator nació en Alejandría hacia el 69 a. C. A la muerte de su padre en el 51 a. C., la corte, según la costumbre egipcia, la casó con su hermano mayor, Ptolomeo, de unos 10 años, y los coronó a ambos como reyes.

Como era de origen macedónico, Cleopatra no tenía la piel oscura. “Sobre nieve y jazmín, rubio cabello”, escribió un poeta latino. Se ha hablado mucho de su belleza, pero hoy sólo podemos percibirla vagamente en el anverso de una moneda y en una estatua rota.

Estudió diversas ciencias y llegó a dominar varios idiomas. Fue la primera de su dinastía que aprendió a hablar la lengua de sus súbditos. Dirigía con la misma seguridad un baile que una batalla, cantaba con refinado gusto y podía hablar tanto de religión y de magia como de astrología, siendo, además, muy diestra en los deportes. De ella decía Plutarco de Queronea que lo más notable de su persona era “el encanto irresistible de su conversación”.


Poco después de contraer matrimonio, Ptolomeo quiso reinar él solo. Llevado por su ambición y manejado por cortesanos y eunucos, en el 49 a. C. desterró a Cleopatra a Siria.

Egipto no tenía otra opción que la de estar a bien con Roma, y como los romanos mantenían continuas guerras civiles, el joven faraón se puso de parte de Pompeyo. No fue una buena apuesta, porque Pompeyo resultó derrotado en Farsalia. Ptolomeo, deseando congraciarse con el vencedor, fingió acoger cordialmente a su antiguo aliado, pero ordenó su muerte en la misma playa donde había desembarcado. Cuando tres días después Julio César desembarcó en Alejandría, Ptolomeo le presentó como regalo de bienvenida la cabeza y el anillo del general vencido, para que pudiera estar seguro de su muerte.

César quiso actuar de mediador en la contienda que el faraón sostenía con su hermana. Descontento, Ptolomeo levantó al pueblo contra el romano, que logró escapar y llegar a nado hasta sus naves. Poco después estallaba la guerra, y el ejército egipcio era destruido en Pelusium. El faraón moría ahogado durante su huida, al intentar cruzar el Nilo en una barca demasiado cargada de tesoros.


El vencedor envió a Cleopatra VII la armadura del vencido y la casó con su otro hermano Ptolomeo Filopator, todavía niño, con lo que ella quedaba como soberana absoluta.

Julio César permaneció 9 meses en Egipto, conviviendo con la reina, mientras hacía lo posible por romanizar el gobierno. Cleopatra dio a luz un hijo de César, que fue conocido como Cesarión.

La reina, que apenas lograba mantener su posición de poder en Egipto, hubo de trasladarse a Roma para vivir un dorado exilio, y allí coincidieron ambos, en un gran Desfile de la Victoria que los romanos llamaban triunfo. Cuarenta elefantes rodeaban la cuadriga del vencedor, y Cleopatra figuraba en la comitiva, sentada en un trono, sobre una gigantesca esfinge de la que tiraban tres mil esclavos.

César instaló a la madre y al hijo en una elegante villa, a orillas del Tíber. Aunque siguiera viviendo con su esposa, la visitaba, acompañado en ocasiones de sus más íntimos amigos.


El 15 de marzo del 44 a. C. César era asesinado. Cleopatra no podía quedarse en una ciudad que le era hostil; no contaba allí con grandes simpatías y el difunto se había excedido en sus atenciones, llegando incluso a erigirle una estatua en el templo de Venus. Fue entonces cuando la reina de Egipto adquirió todo su tamaño como figura política. Tras dar muerte a su nuevo esposo, asoció al trono a su hijo Cesarión.

Mientras tanto en Roma se formaba otro triunvirato formado por Marco Antonio, César Octavio Augusto y Marco Emilio Lépido. Después de la victoria sobre los asesinos de César, Marco Antonio marchó a Cilicia (Anatolia). Allí recibió órdenes de Augusto, que deseaba castigar a Egipto por haber ayudado a Bruto y Casio, dos de los asesinos. Cleopatra sería enviada a Roma, y esta vez no como invitada real.

Ella conocía a Marco Antonio desde hacía años, primero por haber estado él en Egipto, como jefe de la caballería del ejército de Aulo Gabinio, y luego como ocasional acompañante de César en la villa romana. La reina recurrió de nuevo a las mismas argucias que tan buen resultado le dieron con Julio César. Compareció ante Antonio en Cilicia para solicitar clemencia, a bordo de una gran galera real de popa dorada, movida por remos de palas de plata, velas de púrpura y un gran número de fornidos remeros que remaban al compás de los más variados instrumentos musicales. Ya en el puerto, invitó a Antonio a cenar en su nave, y así dio comienzo el romance.
CONTINUARÁ

42 comentarios:

  1. Madame que excelente biografia, que ganas de seguir con la continuación, en mi opinión era una mujer muy adelantada a su tiempo muy inteligente y que sabía conseguir lo que queria de los demas.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una mujer muy lista, pero a pesar de todos sus "sacrificios" no fue capaz de mantener la independencia de su país.

    Feliz domingo madame

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, madame. Lastima que al final hizo mal sus calculos y Roma se acabó zampando a Egipto.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Así es. Roma era enemigo demasiado poderoso. Era cuestion de tiempo.
    Pero bueno, ella lo intentó.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Una mujer de gran inteligencia y cultura, pero los romanos resultaron ser huesos duros de roer.

    De todas formas debía ser una experiencia fascinante ser reina de Egipto en aquella época... se imagina usted, Madame? Claro está, quedándonos sólo lo positivo del asunto, que fatigas también pasó la pobre Cleopatra.

    ResponderEliminar
  6. Sí, pero bueno, cuando no habia batalla lo debia de pasar bastante bien, jiji. Fue una vida mas bien breve, pero intensa, y durante mucho tiempo se hizo su voluntad. Yo creo que el balance no esta tan mal.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Hola Dame masquée!! Que historia atrapante la de Cleopatra madame. Una mujer apasionada y llena de misterio. Espero ansiosa la continuación.
    Feliz domingo!!
    Bisousssss

    ResponderEliminar
  8. Vaya pasaje por las distintas eras: la medieval, la piedra del destino y dos reinas que por suerte no serian un dechado de belleza (la supuesta belleza de Cleopatra fue un mito que crecio con los años) pero que eran inteligentes y capaces.

    ResponderEliminar
  9. Objetivo: mantener su soberanía en Egipto al precio que fuera. Método: aliarse con la poderosa Roma e intentar llevarse bien con el líder de turno. Es difícil pues hablar aquí de historias de amor. El amor es otra cosa.
    Un saludo y feliz día, madame.

    ResponderEliminar
  10. Madame, un biografía apasionante la de Cleopatra, una mujer inteligente, culta, y que supo manejar a su antojo a muchos de los que se cruzaron en su camino utilizando todas las armas de las que disponía. Su belleza si dicen que fue un mito, pero algo debía tener...
    Feliz día, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Una historia eterna.
    Y como decía Asterix: Qué nariz!
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, Cleopatra tuvo que ser muy bella, no sé si por fuera, tal vez por dentro, ya que fue capaz de embelasar a hombres tan poderosos como Marco Antonio o César.
    Para mí Cleopatra siempre será Elizabeth Taylor, aunque no me la imagino con esos ojos violetas y esa blancura de piel, por muy macedonia o centroeuropea de origen.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  13. Hola Madame:
    Cleopatra fue una dama a mi parecer muy inteligente y ambiciosa. Sabia lo que le convenia. Hermosas fotos de Liz Taylor. Hay otra versi´´on hecha para la televisi´´on no recuerdo el nombre de la actriz, pero igual de hermosa.
    No se que pasa con los acentos madame....

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Guau, madame, ¿se atreve con la Cleo? ¿La que salió de una alfombra? ¿La de la película que arruino a la productora?

    Usted sí que tiene un encanto irresistible en su conversación...

    ResponderEliminar
  15. ¿Y qué me dices de su nariz?
    http://www.celularis.com/wp-content/uploads/2009/10/asterix.jpg

    ResponderEliminar
  16. Maquiavelica y calculadora donde las haya, diestra en el manejo de muchas armas y siempre rodeada de un halo de leyenda.

    Feliz domingo, madame Gabriela.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Sí, dos caracteres femeninos de los de impresion, madame, en epocas y lugares que no favorecian mucho a la mujer, lo que lo hace todo doblemente complicado.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Para Cleopatra todo valia con tal de lograr su objetivo, en efecto, comenzando por el crimen.
    Lo del amor fue mas cosa de Shakespeare que suya. No me molesto en ponerlo entre las etiquetas de la entrada.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Yo tambien creo que algo debía de tener, madame: no se puede utilizar tan bien armas que no se tienen.
    Tal vez no tuviera una belleza clasica de facciones perfectas, pero indudablemente tenía que ser muy atractiva y seductora, una mujer muy sexy.

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Pues vaya usted a saber si entonces estaba de moda, monsieur, jiji. Esas cuestiones cambian mucho de lugar en lugar y de siglo en siglo.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Parece que tenía obsesion por mantener su piel blanca, a salvo del sol de Egipto. Pero no, los ojos violeta tampoco yo los imagino. Hay muy pocos pares en el mundo!

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. La version para television no la he visto. En realidad hay mas versiones, tambien en el cine, como la de 1934 con Claudette Colbert. Pero esa imagen de Liz Taylor ha llegado a ser casi mitica.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Yo sí que me atrevo. Total los muertos ya no muerden, y lo más que puede pasar es que ella se revuelva en la tumba, pero ese es su problema.

    Monsieur, que amable es usted, muchas gracias!

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. jijiji, en ese hermoso retrato se ve una nariz del tipo impertinente.
    Yo se la recortaría un poquito, pero van gustos.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Madame, Cleopatra era ante todo una mujer extremadamente inteligente y calculadora que supo ganarse a los grandes hombres de su tiempo con su belleza y modales para sus propios fines, y los de su hijo...estoy ansioso de ver como acaba la historia...creo que para todos, y en el imaginario, popular Cleopatra viene asociada a la película y la imagen hollywoodiana de la Taylor de la que nos muestras sus imágenes, probablemente muy alejada de la realidad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Una mujer muy inteligente, madame.

    No cabe duda de que utilizó toda su astucia para mantener la independencia egipcia. Apostó numerosas veces por el caballo ganador, hasta que perdió...

    Esperamos ansiosos la segunda parte.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  27. Menuda mujer, Cleopatra.

    Independientemente de lo bella o no que fuese, su inteligencia es indiscutible.

    En cuanto a Ptolomeo, primero se dejó aconsejar por eunucos. Mal hecho. Ya lo dije en una entrada anterior.
    Después, cargó su barco con excesiva cantidad de tesoros.
    La avaricia, además de romper el saco, también es capaz de hundir el barco.

    La vida de esta mujer es apasionante. ¿Es verdad que se bañaba en leche de burra?

    Buen comienzo de semana, Madame.

    ResponderEliminar
  28. Seguramente no habia nada mas alejado de Cleopatra, monsieur. Ya se sabe cómo son con los castings. Pero es dificil pensar en Cleopatra hoy dia sin acordarse de Liz Taylor.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Me pregunto qué extraña debilidad la haría apostar por ese caballo. Ella solía hacer mejores calculos. Hay pasajes que resultan incomprensibles. No creo que fuera muy objetiva con Marco Antonio.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Monsieur, eso dicen, que se bañaba en leche de burra porque pensaba que eso la ayudaba a mantener la blancura de su piel. Un poco pringoso, parece, no?
    No sé cuales serian en verdad sus secretos de belleza, pero debian de ser bastante afrodisiacos para quien estaba cerca.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Como siempre he disfrutado con el despliegue de erudición histórica de que madame hace gala, porque sabe sazonarlo con lo anecdótico, de grata lectura, y con las imágenes perfectamente seleccionadas.
    Aunque leo todos los artículos, me parece suprefluo comentar lo que ya comentan tantos.
    Algunos temas los conozco en profundidad, como este de Cleopatra, otros (el de la piedra de Irlanda) es una novedad para mí, pero todos, sin excepción, me resultan igualmente interesantes. Mi más sincera admiración.

    ResponderEliminar
  32. CLEOPATRA, LA MAS GRANDE, QUE MUJER¡¡¡
    VEMOS QUE EL EMBRUJO DE SU PERSONAJE ATRAPÓ A VARIOS EN EL AMOR.
    BELLA HISTORIA, BELLAS IMÁGENES.DEJO UN ABRAZO PARA TI QUERIDA AMIGA

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias, madame. Procuramos hacer amena la información. No se si siempre lo conseguiremos, pero es nuestro objetivo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Debia de ser medio hechicera, no, madame? No se le resistian los romanos!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Cesáreo. Que bien contada esta historia!!.

    ResponderEliminar
  36. La reina de Egipto más conocida y una de las más desgraciadas en su final ya que supuso el aniquilamiento de la monarquía de los faraones... eso si no se podrá decir que de ella que no hizo todo lo que estuvo en su mano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Umm, Cleopatra, sin duda, uno de mis personajes históricos favoritos. Inteligente, intuitiva, incluso dicen que hasta sensitiva... qué de cosas aprendemos! Gracias, Madame.

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, monsieur Gonzalo.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. El triunfo no solo sigue al esfuerzo, pero no cabe duda de que ella puso todo de su parte. Roma era demasiado enemigo, no obstante.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Gracias a usted, madame.
    Sin duda se trata de uno de los personajes femeninos mas fascinantes e intrigantes de la historia.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Yo, al igual que los otros dos amantes de los cómics que me preceden en los comentarios, también diré:
    ¡Y qué nariz!

    Jeje.
    Esperaremos la segunda parte.

    Buena tarde, madame.

    ResponderEliminar
  42. Servida la tiene usted, monsieur!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)