lunes, 26 de abril de 2010

CLEOPATRA (II)



Fulvia, la esposa de Marco Antonio, mujer de armas tomar, reclamó el regreso de su marido ante el cariz que iba tomando la relación entre él y Cleopatra. Antonio, muy a disgusto, hubo de emprender el camino a Italia ante los requerimientos de Augusto. Llegado a Apulia se enteró de la muerte de su esposa. Desde allí se dirige a Roma, donde Augusto le propone casarse con su hermana Octavia. Marco Antonio trató de eludir el matrimonio diciendo que ya estaba casado con Cleopatra por el rito egipcio, y que como Octavia hacía sólo dos meses que había enviudado, la ley romana prohibía aquel enlace. Pero allí era Augusto quien decidía qué ritos valían o no, y qué leyes se aplicaban o dejaban de aplicarse.

Ya casado, viaja a Asia, y durante algún tiempo parece haber olvidado a Cleopatra, aunque finalmente sintió lo que algún cronista llamó “el caballo indómito y desbocado del deseo” y acabó regresando con ella. Sin repudiar a Octavia seguía viviendo con Cleopatra y, sin informar de sus actos a Roma, se comportaba en Egipto como un rey. Hasta que la guerra contra los partos volvió a interrumpir el reanudado idilio.

La reina llevaba a cabo mientras tanto reformas revolucionarias, económicas, comerciales y tributarias, entre ellas la supresión de algunos monopolios, la subasta de una parte del patrimonio real y la supresión de la inmunidad fiscal de los templos. Sabía que en problemas como esos radicaba el retraso y la miseria de Egipto.


Cleopatra envió a Marco Antonio barcos, soldados, armas, pertrechos y dinero para la guerra. Octavia, que le escribía a su esposo largas cartas desde Atenas, también le hacía llegar refuerzos y armas, pero ninguna ayuda le sirvió de mucho y se vio obligado a ordenar la retirada.

Después de un año entero en Alejandría, entregado a los placeres, reanudó la lucha con mejores resultados, apoderándose de Armenia y recuperando Siria y Palestina.

A su regreso a Egipto, emprendió la política que le llevaría a la perdición: otorgó a Cleopatra el título de Reina de Reyes, lo que sentó muy mal en el senado romano, y le entregó, junto con cuantas obras de arte había tomado en Asia, parte de la biblioteca de Pérgamo, famosa por el número y calidad de sus libros. Nombró corregente del reino a Cesarión, y en cuanto a los hijos que él mismo había tenido con ella —Alejandro Helio, Ptolomeo Filadelfo y Cleopatra Selene— les entregó las provincias que acababa de conquistar con las armas romanas. Finalmente repudió a Octavia. Cleopatra comenzaba a ver colmadas sus ambiciones.


Pero Octavio estaba muy irritado y fomentó la impopularidad de Antonio, hasta que se declaró la guerra y ambos amantes se vieron obligados a afrontarla. Antonio, que se sentía más seguro en tierra firme, quiso luchar así, pero acabó prevaleciendo el criterio de Cleopatra, que confiaba en la potente pero pesada flota egipcia.

La guerra se decidió en la batalla de Actium, en el Adriático, el 2 de septiembre del 31 a. C., y fue una estrepitosa derrota frente a Roma, agravada por la huida de Cleopatra. Marco Antonio la siguió, abandonando así a los que luchaban y morían por él.

Finalmente Octavio Augusto llevó la guerra a Egipto y volvió a vencer a su rival en los alrededores de Alejandría. En vano trató Cleopatra de negociar con el vencedor. Desesperado y abandonado por todos, Antonio se dio muerte con su propia espada, y Cleopatra, al saber que Octavio planeaba obligarla a desfilar en Roma como vencida entre el cortejo triunfal, se suicidó. Según algunos recurrió al veneno, y según otros se hizo morder por un áspid.


El vencedor ordenó que ambos fueran enterrados juntos, con los debidos honores. Según Suetonio, “Cesarión, que Cleopatra decía haber tenido de César, fue alcanzado mientras intentaba huir y entregado al suplicio. En cuanto a los hijos de Antonio y de la reina, los consideró como miembros de su familia, los educó y aseguró posición en proporción a su nacimiento”.

Egipto fue incorporado al Imperio, pero no como una provincia más. Octavio se hizo considerar como el heredero de los Lágidas, la dinastía de Cleopatra, y confió el gobierno a un lugarteniente suyo, que lo ejercía en su nombre.

29 comentarios:

  1. Roma era mucha Roma.

    Lo que siempre me llamará la atención de ciertas mujeres (entre ellas Cleopatra o, más recientemente Jacqueline Kennedy/Onassis) es la facilidad que tenían para enemorara a los poderosos. ¿Qué tendrán?

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego todo un personaje. Cleopatra fue capaz de todo por satisfacer su ambición sin límites y al final casi lo consigue...al final su orgullo personal no la permitió aceptar la derrota y prefirió la muerte.

    Un saludo madame.

    ResponderEliminar
  3. Madame que orgullo deberia de tener esa mujer para suicidarse, tenia que ser algo impresionante

    ResponderEliminar
  4. Pues si era como madame Kennedy, mucho estilo, elegancia, inteligencia, cultura y un enorme atractivo. Y por supuesto ambicion, jiji.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Lo cual era frecuente en aquellos tiempos. No fue la primera ni la ultima en elegir ese final tras haberlo perdido todo o caido en desgracia.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Es que acababa de perder un reino, madame. Lo habia perdido todo y ya no tenia quien se lo recuperara. Para vivir esclava de Roma quien una vez había sido reina, era mas digno elegir la muerte. Era el sentido del honor de aquellas personas de la antigüedad, en el que habia tanta dignidad como orgullo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Una mujer enigmatica, astuta, sofisticada, ambiciosa y hasta con estilo se hizo morir, pero no tenia idea que la Reina de Reyes tuviera el cabello rubio, que interesante! tambien tendria esos ojos violetas de la actriz que la personifico?

    Saludos y bisous, madame.

    ResponderEliminar
  8. Coincido con usted, Madame. El suicidio en aquella época era una salida honorable y muy apreciada. El halo romántico se le ha puesto después.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  9. Gran personaje esta Cleopatra, utilizó sus armas de seducción para atrapar nada mas ni nada menos que a todo un cesar de Roma y después al mismisimo Marco Antonio. Sin duda una de las mujeres más fascinantes de Egipto junto a Nefertiti o Hatshepsut.

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  10. Parece que Cleopatra fue una reina muy capaz que intentó pailar con diversas medidas la miseria egipcia.

    Al final, se topó con Octavio, otro hueso duro de roer, que terminó con todas sus aspiraciones de un Egipto independiente.

    Muy trágica su muerte, Madame.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Madame Carolina, no creo que Cleopatra tuviera ojos violeta ni se pareciera en nada a Liz Taylor, jiji, pero es que estaba tan guapa en la pelicula que no podia resistirme a ponerla!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Es que tiene algo de romantico aquel modo de no querer sobrevivir a la derrota. Una siente cierta nostalgia de los tiempos en los que habia un codigo del honor, aunque si se mira friamente puedan parecer muertes bien tontas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Asi es, madame Magnolia, no importa que al final perdiera, porque su lucha fue formidable y porque ella en si tenía un encanto que trasciende los siglos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Sí, tuvo la mala suerte de encontrarse con Octavio al otro lado. A veces todo depende de quien tengas la buena o mala suerte de toparte como enemigo. Con otro seguramente lo hubiera conseguido, quien sabe.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Mujer intelectual donde las haya, bella pero no perfecta (¡esa nariz!), seductora de dioses y hombres, reyes y césares, ella misma diosa de la cabeza a lo pies, griega y egipcia hasta la médula, muy distinta a esa Liz Taylor de la película.

    Un besito

    ResponderEliminar
  16. Menudo entramado de ambiciones.
    Al final, final dramático para los amantes. Marco Antonio, con su propia espada (ya debe ser difícil).

    Cleopatra, prefirió también la muerte a verse en el desfile de los vencidos. Antes muerta, que sencilla, que dirían por ahí más tarde.

    Gracias, Madame, por un nuevo viaje en su máquina del tiempo.

    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  17. Ah, madame, pero Liz Taylor es una diosa entre las diosas, y tambien sedujo a dioses y a hombres, de cerca y en la distancia. Esta mujer sedujo y sigue seduciendo a millones de personas cada dia. No es una actriz, es una estrella, de esas que ya no quedan.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Si, monsieur, jiji, a mi tambien me parece muy complicado suicidarse asi. Usted cree que ensayarian antes por si llegaba el caso?

    Cleopatra ya no tenía nada por lo que vivir en realidad. Lo habia perdido todo, y no quería ser la vencida. Es comprensible.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Hola Dame masquée!! Qué historia que siempre me fascinó madame. Era de esas mujeres que sin ser de una gran belleza despertaba pasiones que llevaban a hombres como Marco Antonio a luchar con un enemigo demasiado poderoso. Parece algo lógico que haya elegido la muerte ante la derrota. Lo extraño es que lo hayan sepultado juntos.

    ResponderEliminar
  20. No tanto en realidad, puesto que Marco Antonio y ella estaban casados, tenian tres hijos en comun y combatieron juntos frente a Roma hasta el final. Octavio siempre hacia lo mas correcto, que en este caso eran rendir honores reales a quien reina habia sido, enemiga de Roma o no.
    Donde desde luego no desearia acabar por ver enterrado un dia a Marco Antonio era al lado de su hermana, la pobre Octavia!

    Buenas noches, madame Gabriela

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Antes morir de pie que vivir de rodillas. Todo un carácter Cleopatra. Y magnífica la interpretacion de la Taylor.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  22. Simplemente una entrada genial, sin duda una de tantas grandes mujeres que la historia nos ha dado el placer de conocer. Saludos Dame de Masquée.

    ResponderEliminar
  23. Inolvidable la Taylor, para siempre asociada a Cleopatra en nuestras memorias. Que mas da que no se pareciera, si estaba tan magnifica!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Dos mitos que vivirán por siempre. Cleopatra y la Taylor. Indudablemente ambas biografías quedarán en la historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Sí, sguramente una de las mas estudiadas, y no solo eso, sino tambien de las que más inspiró posteriormente a los literatos.
    Es imposible olvidarse de Shakespeare!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Sin duda tambien la de Liz Taylor.
    Aunque espero que tenga mejor final!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. MAdame, como la declaró M. Antonio, fue una reina de reyes, acabase como acabase. Le costó un poco cara su ambición, pero casi siempre se salió con la suya.
    Feliz noche, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Le costó muy caro, sí, pero aunque al final ganase, la batalla fue magnifica y merecía la pena librarla.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Como era la Cleopatra.

    Si tenia los ojasos de la Tailor, entonces comprendo las facinacion varonil por ella.

    que poderosa son las mujeres cuando se lo proponen.

    reverencias.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)