jueves, 18 de marzo de 2010

Sir Walter Raleigh, corsario y aventurero

Sir Walter Raleigh

-->
Walter Raleigh era el hijo de un granjero del sureste de Inglaterra. Tuvo dos hermanastros por parte de su padre, y otros dos por la de su madre, además de un hermano mayor llamado Carew y una hermana llamada Margery. Pero poco es lo que se sabe acerca de su infancia. Ni siquiera se puede precisar el año de su nacimiento, aunque se cree que fue entre 1552 y 1554. Probablemente pasaba su tiempo cazando, pescando y ayudando en la granja.

Cuando tenía unos 14 años él y un primo suyo se marcharon a combatir al lado de los hugonotes en las guerras que asolaban Francia. Posteriormente, en 1572, lo encontramos estudiando en la universidad de Oxford. Le gustaban los libros y las ciencias, pero no terminó sus estudios, sino que prefirió viajar a Londres, donde esperaba conocer gente importante que le ayudara a progresar.

Su hermanastro Hunphrey Gilbert también vivía en Londres. En junio de 1578 la reina Isabel concedió a Humphrey el derecho a explorar nuevas tierras y a reclamarlas para Inglaterra, dándole patente de corso, es decir, el permiso para atacar barcos y poblaciones de países enemigos.

Walter tenía unos 24 años cuando se hizo a la mar en uno de los barcos de su hermano con el objetivo de capturar galeones españoles. Fuertes vientos obligaron a regresar a parte de la flota, pero Walter continuó hasta encontrarse con varios barcos españoles. Comenzó una batalla en la que los ingleses llevaron las de perder. El barco de Walter resultó muy dañado, y la mayoría de sus hombres perdieron la vida, pero él tuvo la suerte de poder volver a casa.

Walter como corsario

Decidió entonces abandonar la piratería y probar suerte de otro modo: Inglaterra tenía colonias en Irlanda. Para poner en marcha esas colonias, habían despojado de sus tierras a la gente que llevaba siglos viviendo allí, pero los irlandeses no se resignaban y estaban decididos a expulsar a los ingleses. En 1580 Walter navegó rumbo a Irlanda para combatir por Inglaterra.

Una vez allí, Walter y sus hombres fueron atacados junto a un río. Él logró cruzarlo, pero su amigo Henry Moyle fue hecho prisionero. Rápidamente Walter regresó al río y combatió contra los captores hasta que llegaron más ingleses al rescate. Su arrojada acción lo había convertido en un héroe.

Cuando regresó a Londres en 1581 estaba ansioso por destacarse en la corte. Era guapo, encantador y muy ingenioso: exactamente la clase de hombre capaz de atraer la atención de la reina. Según un famoso relato, se encontró con la reina cuando Isabel iba caminando sobre tierra mojada, y entonces Walter arrojó su capa al suelo para que pisara sobre ella. Otro relato cuenta que utilizó un diamante para rayar con él un mensaje en una ventana expresando sus deseos de servirla.


Sobre su ingenio se dice que una vez apostó con la reina a que podía decirle cuánto pesaba el humo. Para demostrarlo pidió una balanza, pesó el cigarro y luego empezó a fumarlo haciendo que la ceniza se fuera depositando sobre el platillo de la balanza. Cuando terminó, explicó a los presentes que la diferencia entre el peso del cigarro y el de la ceniza era precisamente el del humo. Lo cual, se non è vero, è ben trovato. Y, por cierto, se dice que fue precisamente él quien introdujo el tabaco en Inglaterra, el 27 de julio de 1586.

La reina no olvidó a Walter y le otorgó grandes mercedes: fue capitán de la guardia real, se le concedió la recaudación de impuestos de vinateros y mercaderes de lana, quedándose él con una parte. Le permitió, además, vivir en una mansión llamada Durham House. A cambio, Walter escribía poemas en su honor.

Llevaba una buena vida; tenía muchos amigos y dinero con el que pagar los buenos trajes y demás lujos que se permitía. Incluso pudo financiar el siguiente viaje de Humphrey. Pero desgraciadamente su hermano se perdió en el mar y nunca regresó. Walter solicitó entonces de la reina el mismo honor que había concedido a su hermano: el derecho a reclamar nuevas tierras. Navegó entonces a Sudamérica. Él quería encontrar el mítico El Dorado, por lo que participó en una expedición al Orinoco. En 1584 ayudó a fundar la primera colonia inglesa en el Nuevo Mundo y la llamó Virginia en honor a Isabel, la Reina Virgen.

Cayó en desgracia en 1592, al descubrirse que había seducido a una de las damas de la reina, Elizabeth Throckmorton, con la que se había casado en secreto. Ambos esposos fueron encerrados en la Torre. Pero pronto recuperó el favor real.

Sir Walter Raleigh y su hijo

Fue elegido miembro del Parlamento varias veces, y en 1600 obtuvo el nombramiento de gobernador de Jersey. Durante la guerra con España participó en el saqueo de Cádiz, resultando herido en una pierna durante la campaña. Dicen que Sir Walter Raleigh tuvo mucho que ver con la ejecución de Essex, porque le disputaba el amor de la reina y por ello intrigó para que su rival fuera condenado a muerte.

Cuando llegó Jacobo I al trono, la suerte de Walter cambió. Acusado de participar en una conspiración, fue encarcelado durante 12 años, en el transcurso de los cuales aprovechó para escribir. Nos legó, entre otras obras, una Historia del Mundo.

Al recuperar su libertad dirigió una expedición a Guyana con el propósito de apoderarse de unas minas de oro. Inglaterra estaba entonces en paz con España, y Walter tenía órdenes expresas de evitar todo enfrentamiento con los españoles. Hizo todo lo contrario, atacándolos donde los encontró, por lo que fue detenido y acabó siendo decapitado en Whitehall en 1618. Su esposa enterró el cuerpo pero hizo embalsamar su cabeza y la conservaba en una bolsa de piel roja.

28 comentarios:

  1. Siempre ha sido muy misteriosa la vida de este hombre.

    Un saludo madame.

    ResponderEliminar
  2. ¡Un papel a la altura de Errol Flynn! Simpático héroe para unos, villano para otros; sin duda ambicioso.
    Feliz día, Madame

    ResponderEliminar
  3. Un caballero de una espontaneidad sin igual. Hombres así, formaron los cimientos del famoso arrojo ingles. Lastima no explotaran como es debido este personaje interpretado recientemente por Clive Owen, en el cual puse interés, llevándome un chasco sin igual, pese a mi simpatía por el actor.

    Madame Magistral relato,

    ResponderEliminar
  4. Así que Walter, corsario reciclado, introdujo el tabaco en Inglaterra. ¡Vaya con el británico! Y fue perdonado y todo por sus devaneos con aquella dama de la Corte. ¿Qué otros servicios prestaría a su Graciosa Majestad además de ponerle la capa para que pisara? Claro que la reina no iba a vivir siempre y al final cayó en desgracia por metepatas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues he de decir que el experimento del humo tiene un fallo y no es exacto... para que exista combustión el "combustible" se combina con el oxígeno del aire produciendo CO2, H2O y demás compuestos, por lo que al "peso del humo" habría que restarle el peso del oxígeno que antes no estaba en el cigarro... no obstante para el siglo XVI no estaba mal la ocurrencia.

    ResponderEliminar
  6. Le parece misteriosa? Pues fijese que yo lo encuentro demasiado escandaloso, jiji. Es uno de esos hombres que van por ahi como anunciandose a bombo y platillo, y que el dia que no se habla de él se deprimen.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Veo que monsieur Xibeliuss recuerda la pelicula. En efecto, un buen casting. Le iba el papel como anillo al dedo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Ya veo a que version se refiere monsieur Calistor. Me quedo con la antigua, por supuesto. Pero sí, es uno de esos personajes literarios que hubiera dado para mucho mas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Fijese usted de cuanto cancer de pulmon es responsable el sujeto.
    Con la reina debió de portarse muy bien, sí. Mucho mejor que con Jacobo, a juzgar por la enorme diferencia con la que fue considerado por ambos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente, monsieur, no es cierto, jiji. Por eso digo lo de se non e vero e ben trovato. En realidad fue un chiste muy ingenioso, y denota imaginacion. No cabe duda de que era hombre de recursos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola Madame:
    Malos Recuerdos me trae Sir Raleigh. Debdo a su penetración por el este del continente sudamericano, metio una cuña en la playa y gano terreno para los ingleses frente a holandeses y españoles.
    Cuando Venezuela se independiza, comienza una larga historia de reclamaciones territoriales a la antigua colonia de la guayana inglesa (hoy guyana, donde lamentablemente se ha perdido territorio. Hoy se dice que guyana ocupa territorio de Vebezuela (al oeste de guyana) y surinam (al este)

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Por lo visto el caballero complicaba mucho las cosas alla donde iba, eh monsieur? A España bien que le dio la lata, que hasta estuvo saqueando en Cadiz.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Un personaje muy interesante nuestro amigo...

    Introdujo el tabaco en inglaterra, fue corsario, amante, "científico",preso, etc...y le dió para todo en una sola vida!!

    Un saludo madame.

    ResponderEliminar
  14. Madame,
    va de piratas, veo. La visión romántica del pirata como que no la veo. Menudo pájaro este personaje..

    Feliz tarde ¿lluviosa?

    ResponderEliminar
  15. Excelente entrada Madame. Siempre me ha atraido la vida de los piratas y bucaneros, esa vida aventurera, aunque muchos piratas británicos atracaban a los galeones españoles, no importa. Si pudiera elegir otras vidas, como dice la canción de Joaquín Sabina, eligiría la del pirata cojo, con parche en el ojo.... Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  16. Interesante personaje, madame, me lo imagino arrogante y egocéntrico a más no poder.
    Para qué conservó su esposa la cabeza en una bolsa?.
    Feliz puente madame, si es fiesta allí. Besos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Vaya, pues sí que fue azarosa la vida de Sir Walter...! Y peculiar..., incluso después de abandonar este mundo... Desde luego, no tengo palabras para lo que su esposa hizo con sus restos... En cualquier caso, parece que disfrutó plenamente de su existencia, pues hizo en cada momento lo que le apetecía sin tener muy en cuenta las consecuencias, las poco favorables, esto es, de sus actos...

    Madame, espero que hayáis tenido una muy feliz jornada. Que la velada no le vaya a la zaga...

    A vuestros pies.

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  18. Ya ve. Y eso que iba en barco y a caballo. Imaginese usted lo que podria hacer hoy dia con un avion.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Bueno, madame, yo es que depende: para mi no es igual Sir Francis Drake que el capitán Sparrow, ni el capitan Sparrow que Tyrone Power, ni Tyrone Power que los somalies, ni los somalies igual que el capitan Garfio.
    Hay piratas y piratas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Si, se dedicaban a los galeones españoles, que eran los que venian mas cargados. Claro, para el que le robaban no tenia maldita la gracia. Pero en pelicula queda divino.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. No, madame, yo no tengo puente. Disfrutelo usted por mi.

    Es que eran de un macabro que asusta, madame. Menuda aficion tenían, como lo de descuartizar a los pobres santos e ir repartiendose los huesos por ahi. Hasta las muelas les sacaban. Qué gustos, no me diga. Con la grima que da.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Monsieur, no cabe duda de que Sir Walter tuvo una vida bien vivida, y consiguio hacer siempre lo que le vino en gana, aunque le costara la cabeza. Debía de ser de un cabezota insoportable.

    Buenas noches, monsieur. Ya queda menos para el fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. =)

    Hola me pasaba por aquí un ratito, para contarte que te dejamos un pequeño premio en nuestro blogg...

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Que buena vida llevaban los piratas en tierra ,recibian honores ,vivian en mansiones y hasta se daban el lujo
    de filtrear con la reina ,pero asi y todo me sigo quedando con los piratas de historieta ,por lo menos no saqueaban ciudades .
    En esta epoca Sir Walter Raleigh creo se llevaria bien con algunos piratas de por aqui en la reina del plata jajaja.

    Un abrazo madame y buenas noches

    ResponderEliminar
  25. Madame, muchas gracias. Ahora mismo pasare a buscarlo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Yo creo que hoy en dia los piratas estan muy devaluados. Pero si, estan por todas partes y no solo en el mar, jiji.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Este final es tan sangriento como lo que ocurría en Roma cada 24 de marzo, dia de su cumpleaños Madame. Mejor no se lo cuento... Un personaje fascinante. ¿Y no tuvo amoríos con la reina? Beso su mano.

    ResponderEliminar
  28. Ay, madame, que despiste el mio que no me acordaba de eso! Sí, no me diga mas!
    No le digo yo que fue un dia nefasto? jiji, algo notaba.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)