domingo, 7 de marzo de 2010

Los Reyes Normandos

 

 Batalla de Hastings

La batalla de Hastings tuvo lugar el 14 de octubre del 1066. Harold II fue derrotado, y con él terminaba una dinastía de reyes sajones. El día de Navidad de ese mismo año Guillermo el Conquistador, duque de Normandía, era coronado rey de Inglaterra.

Guillermo reinó durante más de 20 años. Durante ese tiempo invadió Escocia y Gales para hacer las fronteras inglesas más seguras. Trajo su idioma francés a la corte, y ésta fue la lengua oficial durante siglos, aunque siempre respetó las leyes y tradiciones de sus nuevos súbditos.

Hay todavía un edificio en Londres que nos recuerda a Guillermo el Conquistador: la Torre de Londres, que él comenzó a construir con el propósito de proteger y controlar la ciudad. Agrandada en el siglo XII, la parte más antigua que hoy podemos ver se llama la Torre Blanca. El conjunto del edificio fue una fortaleza, un palacio y una prisión al mismo tiempo, y una vez fue incluso el observatorio real. Desde el siglo XIII hasta 1834 los visitantes podían encontrar en su interior la colección real de animales, que era como un pequeño zoo. 

 La Torre de Londres
La Torre de Londres es también famosa porque los reyes pasaban allí la noche anterior a su coronación, y luego cabalgaban en procesión a Westminster a través de la ciudad. Además algunos de los prisioneros encerrados allí fueron tan famosos como el edificio, por ejemplo Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique VIII, que fue ejecutada en la Torre. El último fue el nazi Rudolf Hess, en mayo de 1941.

Desde esta torre Guillermo pudo aplastar todas las revueltas locales y gobernar al fin en paz.

Antes de ser rey de Inglaterra se había casado con Matilde de Flandes, y tenía varios hijos. Otros más nacieron en Inglaterra tras la batalla de Hastings. El rey amaba a su familia, pero no le gustaba su hijo mayor, Roberto, porque pensaba que era incapaz de gobernar un país. Lo llamaba despectivamente “curthose”, que significaba más o menos “pantalones cortos”, porque Roberto no tenía las piernas muy largas, mientras que Guillermo, por el contrario, como descendiente de vikingos era muy alto. Las relaciones entre ambos eran deplorables, llegando al conflicto armado.

 Matilde de Flandes
El Conquistador murió en Normandía, cerca de la ciudad de Rouen, el 9 de septiembre de 1087 debido a una herida causada cuando se cayó del caballo. Había reinado durante 20 años y 330 días. Su cuerpo fue enterrado en la abadía de Saint-Étienne, en Caen, por él construida.

Guillermo no quiso dejar el reino a su hijo Roberto. Éste heredó solamente Normandía y Maine, y el segundo hijo del rey heredó Inglaterra. No le pareció buena idea al Conquistador unir  para siempre los territorios continentales a la Corona inglesa, sino que prefirió repartirlos, dejando al primogénito el ducado que era cuna de la dinastía y que los normandos tenían en más estima que las tierras posteriormente conquistadas.

El segundo hijo se llamaba Guillermo, así que fue Guillermo II, pero la gente lo llamaba “Rufus”, que significaba “el rojo”, a causa del color de su pelo y su piel. Rufus había nacido en Normandía y tenía unos 31 años cuando fue coronado en la abadía de Westminster el 26 de septiembre de 1087.

 Abadía de Westminster
Guillermo II fue un rey fuerte que afirmó su poder sobre Escocia y Gales. Invadió Escocia y dio muerte al rey Malcolm III, convirtiendo a sus sucesores en vasallos de Inglaterra, y añadió Cumberland y Westmorland a la corona inglesa. Sin embargo no fue un monarca muy popular, porque recaudaba muchos impuestos y porque era cruel. La gente contaba historias espeluznantes sobre él: decían, por ejemplo, que una vez sus hombres habían quemado vivos dentro de su casa a unos campesinos que no  podían pagar al rey.

Durante su reinado hubo varias revueltas cuyo objetivo era apoyar las pretensiones de su hermano Roberto al trono inglés, pues ninguno de los dos estaba conforme con la voluntad de su padre, y cada uno quería gobernar la totalidad de los territorios que una vez habían pertenecido al Conquistador. Pero Rufus aplastó estas revueltas e invadió Normandía. Con esta expedición el poder de su hermano quedó muy disminuido.

Según sus contemporáneos, Roberto era el más amable, agradable y generoso de los príncipes, y el mejor caballero de toda la Cristiandad. Varias anécdotas que ocurrieron durante su vida confirman ampliamente esta opinión. Cuando su padre aún vivía, un día en que estaba librando una batalla contra él, Roberto detuvo la lucha para sacar personalmente a su padre del campo, pues éste se había caído del caballo. 

 Roberto Curthose
En otra ocasión en que ayudaba a Rufo a sofocar una revuelta de su hermano menor, Enrique, se comportó de un modo muy curioso: Enrique había tomado una fortaleza, y él y Rufo fueron a sitiarlo. Con el transcurso de los días las personas en el interior de la fortaleza se quedaron sin agua, y Enrique, que conocía bien a su hermano, le envió un mensaje diciendo que tenía sed. Roberto no sólo hizo que dieran agua a todo el mundo, sino también vino. Rufo estaba furioso, porque ahora el castillo podría resistir más tiempo sin rendirse, pero cuando reprochó a su hermano su actitud obtuvo simplemente esta respuesta:

—Es mi hermano pequeño.


CONTINUARÁ

42 comentarios:

  1. Con Guillermo el Conquistador siempre me viene a la cabeza el mismo pensamiento. Lo paradójico que resulta que todo un rey de Inglaterra siguiera conservando el título de Duque de Normandía, con lo que a su vez era vasallo del rey de Francia. Una incongruencia. A su muerte se repartirían los dos títulos entre sus hijos Roberto y Guillermo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Madame, interesante historia nos trae hoy. Creo que están todos los líos familiares posibles en ella, y desde luego Roberto no parecía hijo de su padre... debió de salir a su madre :).
    Espero la continuación.
    Feliz noche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Guillermo pensaba que Roberto era demasiado buena persona para gobernar? A veces los padres...
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  4. Si, pero por una parte separando ambos territorios de nuevo, era el unico modo de que el rey de Inglaterra no fuera vasallo del de Francia. Guillermo no consideraba que fuera conveniente unirlos para siempre, y menos en la persona de su primogenito. Al final las cosas no salieron como habia previsto.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Exactamente, madame, Roberto salio a su madre, y no solo fisicamente. No se parecia en nada a su padre. No me extraña que se entendieran tan mal.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Mala suerte la de Harold. Justo tres días después de ganarle a los invasores noruegos en Stamford Bridge, le desembarcan los normandos. ¿Qué mínimo que un descansito, unas vacaciones, antes de volver a entrar en faena?

    ResponderEliminar
  7. Bueno, no exactamente. Roberto era encantador, pero francamente hay que reconocer que en eso tenia razon su padre: como gobernante era un desastre el pobre. Ya veremos, ya.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame:
    Como dice Nikkita, aquí un arroz con mango (como se dice en Venezuela). Un lio de familia y famikliares que me perdí....;D
    Como siempre aprendo y me quedo con las ganas de la continuación

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  9. No sé como gobernante, pero como persona no parecía malo Roberto.

    ResponderEliminar
  10. Pues esto es muy facil, monsieur, mire: es el tipico cuento de "erase una vez un rey que tenia tres hijos..."

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Era buen tipo, madame, todo lo contrario de su hermano Guillermo. Pero no, no habia nacido para gobernar. El soñaba mas con irse de cruzadas y esas cosas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. MONSIEUR MANNELIG:

    AY, MONSIEUR, MIS DISCULPAS, NO HABIA VISTO SU COMENTARIO. SIN DUDA ESTABAMOS ESCRIBIENDO A LA VEZ Y TARDA UN POQUITO EN APARECER.

    PERO SÍ, CON RESPECTO A HAROLD, EL POBRE HOMBRE RESULTÓ UN POCO GAFE.

    HAY UNA MAGNIFICA NOVELA SOBRE EL: THE GOLDEN WARRIOR, DE HOPE MUNTZ. LO HA LEIDO USTED?

    BUENAS NOCHES, MONSIEUR

    BISOUS

    ResponderEliminar
  13. Buenas noches Madame,

    Muy interesante esta retrospectiva de los reyes Normandos, me ha venido muy bien para una asignatura de la Univerdad.

    La verdad es que me dá lástima Roberto, tan despreciado por su padre...Habrá sido un duro golpe para él.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Digamos que debia de estar acostumbrado desde la infancia. Lo vería venir, lo que no significa que se resignase.
    La historia de la familia es muy interesante, pero mi favorito es el menor: Enrique.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Ya vemos que la bondad rara vez es recompensanda, al menos cuando se está en un lugar tan alto y que exige tener pocos escrúpulos. ¿Cómo, si no, se dominaría a los demás? Encantador relato, dama.

    ResponderEliminar
  16. Parece que hubiese sido mejor un gobierno en solitario de Roberto.
    La invasión fue el primer capítulo de las ásperas relaciones entre Francia e Inglaterra, la Guerra de los Cien Años.

    ResponderEliminar
  17. Precisamente, madame. He ahi la cuestion. Por ejemplo, el detalle tan bondadoso de Roberto para con su hermano y demas habitantes de la fortaleza, no lo es tanto para con sus propios soldados, obligados de ese modo a prolongar sus penalidades y muriendo muchas veces por flechas disparadas desde las murallas en una contienda que sin ese gesto hubiera terminado. Siempre podemos considerar las cosas desde mas de un punto de vista.

    Feliz comienzo de semana, madame Isabel

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Monsieur, el gobierno de Roberto hubiera sido el fin de Inglaterra. La hubiera hipotecado tambien, como hipotecó Normandía, para poder irse a la dichosa cruzada, que era en lo unico en lo que pensaba. Muy majo, pero un desastre, monsieur, y muy poco responsable.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Así es. En eso cayó tambien el rey Ricardo, y tantos otros gobernantes. Se desentendian de sus obligaciones y se iban a perseguir sueños de gloria en tierras lejanas. Claro, no podian funcionar bien las cosas de ese modo.

    ResponderEliminar
  20. Menudo culebrón. Cierto que no es suficiente ser buena persona para ser buen gobernante, pero el pueblo hubiera preferido a Roberto, aunque les hubiera llevado a la ruina.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  21. Es curioso como la mayoría de las veces los reyes tienen un hijo preferido y otro al que casi odian. Esto crea luego conflictos entre ellos que lógicamente repercuten en el reinado.
    A pesar de como lo hubiera podido hacer, yo me quedaría con Roberto, claro que no siempre en la corona hay que dejarse llevar por el corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Me pasó algo curioso con el posteo. Leí un poco a la rápida el pasaje que dice "Además algunos de los prisioneros encerrados allí fueron tan famosos como el edificio, por ejemplo Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique VIII, que fue ejecutada en la Torre. El último fue el nazi Rudolf Hess, en mayo de 1941", y de inmediato mi mente imaginativa relacionó mal las palabras y entendió:

    1.- que el último marido de Enrique VIII fue Rudolf Hess (¡mira, además de multicasado, sale rarito!).

    2.- Que Enrique VIII era miembro del Clan McLeod porque vivió más de 450 años (no miento, efectivamente pensé en Highlander).

    Claro, después de darme cuenta de que algo andaba mal, releí con un poco más de atención, y me dije lo obvio, que Hess no era el último marido de Enrique sino el último prisionero, etcétera. Si tengo estilo hasta para entender los posteos mal... :-D

    Aparte de eso, me ha gustado el posteo, como siempre. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Y yo tambien lo hubiera preferido en realidad, madame, porque a fin de cuentas con los impuestos que exigía Rufo yo iba a ser igual de pobre, y ademas a nadie le gusta que lo quemen dentro de su casa cuando no puede pagar. No fue ninguna perla el tal Rufo, no.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Afortunadamente había una tercera opcion: tenian un tercer hermano que iba a dar un giro al asunto, como veremos.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Monsieur, leyendo su version casi me da pena que no sucediera asi realmente. No cabe duda de que hubiera sido mucho mas divertido!

    Muchas gracias por su visita, monsieur le General.

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Fíjese, madame, que Roberto, este dechado de virtudes, no era el favorito de su padre ni mucho menos. Es que a veces los padres no atinan y más si son reyes.

    Lo que me llama mucho la atención es la maní aque tenían en la Edad Media de poner motajos a todo el mundo, incluidos los reyes. Pero, ¿qué respeto era ése? Sin ir más lejos he leído en un libro sobre Córdoba la historia de Sancho el Craso, rey de León. El hombre era tan gordo que fue desalojado del trono. Se marchó a Córdoba donde imploró al califa Abd Al-Rahman III que le curase. Le miró uno de los más afamados médicos judíos de la corte que le puso a régimen además de mandarle dar vueltas corriendo en torno al palacio de Medinat Al-Zahara y...

    Pero no cuento más porque puede ser carne de entrada de blog, jejej

    Un besete

    ResponderEliminar
  27. Muy interesante, como han comentado, esta retrospectiva, madame. Yo he de confesar que fuera de Guillermo el Conquistador y su tapiz el mundo normando se me escapa completamente (por desgracia).

    Es cierta la observación que hace Carmen, yo creo que no hay rey medieval que no haya tenido su mote, que por cierto no eran siempre precisamente piropos...

    Un saludo madame.

    ResponderEliminar
  28. He aprendido algo nuevo hoy.
    La realeza por cierto es tan humana como nosotros, lo demuestra la misma historia! Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Jiji, madame Carmen, no se preocupe, no tenia pensado hacer nada sobre ese personaje. Pero bueno, podian haber elegido un sinonimo peor, despues de todo!


    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. A mi me resulta especialmente interesante la epoca del proximo capitulo, que sera la de Enrique I.
    Y ciertamente, madame, la suerte con los motes era bien desigual. Tanto podian ser el Hermoso como cualquier atrocidad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Por supuesto, madame. Despojados de la ceremonia nada queda diferente, como se puede ver. Y no siempre eran familias bien avenidas!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Señora, en vista del enorme exito, por el numero de comentarios. Pienso que nos va usted a dejar sin espacio, para nuestras publicaciones, a poco que nesecitaremos una ampliacion de la banda en España.

    Gracias por tan ameno relato.

    ResponderEliminar
  33. se huele la hierba en estas historias.

    ResponderEliminar
  34. Pero madame, como albergáis tantos conocimientos, pero ademas lo de mas merito, como los enlazáis, a veces me pierdo con vos, no puedo seguiros.

    Habláis sobre algo sobre lo cual creo tener algo de conocimiento, pero es empezar a leeros y dejarme en la mas maldita ignorancia.

    Bueno haber si en la segunda parte, puedo meter baza que de esa conozco algo mas.

    ResponderEliminar
  35. Caben, caben todos, monsieur. Afortunadamente la casa es grande, y no pasaré los apuros de madame de Choisy, que desbordada por la afluencia de visitantes a veces tenía que asomarse a la ventana y decir a las visitas que llamaban a su puerta: "¡Señor conde, a vos ya os vi ayer, y con eso es suficiente!"

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Monsieur Gonzalo, muchas gracias por su amable visita y su comentario.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Es un poco complicado lo de hoy, monsieur, porque meter una dinastia entera en dos capitulos, o en unos 10.000 caracteres, no es tan sencillo, y a veces abruma la cantidad de nombres y fechas.
    Esperemos que con ayuda del segundo queden mejor fijados hechos y personajes.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Hola Madame, en realidad eran cuatro los hijos varones del rey Guillermo el Conquistador, falta mencionar a Ricardo de Bernay, nacido entre Roberto Curthose y Guillermo Rufus, por lo tanto, al momento de del exilio de Roberto era el que tenía mas derecho al trono, sin embargo, murió en el 1081 a los 27 años en un accidente de caza en el Nuevo Bosque, dejando a Rufus con los derechos al trono, quien en similar destino , murió también en el Nuevo Bosque y también en un accidente de caza en el 1100. Es mas que sospechoso que Enrique Beauclerc sea el único beneficiado de estas muertes. Esto sin mencionar la muerte también por accidente de caza en el Nuevo Bosque, en el 1099, de Ricardo de Normandía, el mayor de los hijos ilegítimos de Roberto Curthose, y que pasó muchos años en la corte de su tío Guillermo Rufus, a quien se le vaticinaba como un brillante caballero, quizás como heredero de Rufus, sabiendo que el rey al parecer no tendría hijos. No dudo de la capacidad de gobierno, administración y decisión política de Enrique, pero de todas las muertes mencionadas quien fue el único beneficiado? Creo que su ambición no tenía limites.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no están tan claras las fechas, monsieur: mientras unas fuentes proponen, como usted, 1081 para la muerte de Ricardo, otras la sitúan en 1075, y otras en algún momento entre 1069 y 1075, incluso. Ni siquiera hay acuerdo con su año de nacimiento.

      Ese bosque resultaba demasiado gafe para la familia, desde luego. Demasiados accidentes de caza. Pero hombre, teniendo en cuenta que cuando murió Ricardo de Bernay su hermano Enrique era un niño (elija usted la fecha que elija para el luctuoso acontecimiento), no le parecen sus sospechas un poco excesivas?

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar
  39. En el caso de la muerte de Ricardo de Bernay, podría ser, si las fechas como indica fuesen tempranas. Y esto conllevaría a dudar de Guillermo Rufus como sospechoso, pues era el que seguía en la línea de heredero.

    Ese bosque era para no cazar por ahí. Punto muy favorable para los accidentes extraños.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, aunque los accidentes de caza eran corrientes en la época, ese bosque parecía tener muy mal fario. Me vienen a la mente otros casos como el de Favila, o el hermano de Luis VII, que falleció de modo aún más tonto, cuando un cerdo se enredó entre las patas de su caballo por las calles de París.

      Feliz día, monsieur

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)