sábado, 6 de marzo de 2010

Leonor Téllez, reina de Portugal (II)

 

Leonor consiguió su propósito y Fernando de Portugal envió embajada al rey de Castilla disculpándose por no poder casarse con la infanta. Para paliar las consecuencias del golpe y evitar que el agravio a los castellanos desencadenara una nueva guerra, Fernando ofreció, en señal de amistad, devolver todos los pueblos que había tomado en la guerra.

Se podrá imaginar lo poco que agradó esto entre los suyos. Eran muchos los portugueses que habían perdido su vida en esa contienda para que ahora vinieran a decir a viudas y huérfanos que su sacrificio había sido en vano, y que el motivo de la devolución era que el rey deseaba acomodarse con su amante. Las lenguas comenzaron a murmurar que quería casarse con Leonor, causando gran escándalo y alboroto entre el pueblo y la nobleza. Hubo un motín liderado por un sastre llamado Fernando Vázquez, que llegó hasta las puertas de palacio pidiendo a gritos que la dama fuese devuelta a su marido. Pero el rey quiso “ya de una vez que viese el mundo su inmenso amor y que supieran que era rey en no volverse atrás con su designio”


Abandonó en secreto el palacio en compañía de su amada y sus más fieles partidarios y se dirigió a Porto. Allí se casó con ella el 15 de mayo de 1372, haciendo que todos besaran la mano de Leonor y la aceptaran por reina. El infante don Juan, maestre de Avís y hermanastro del monarca por ser bastardo del rey don Pedro, fue el primero que le besó la mano. Pero Don Dionís, igualmente hermanastro, hijo de Inés de Castro, no quiso hacerlo, diciendo que no besaba él la mano a tales reinas. Fernando, furioso, echó mano al puñal y arremetió contra él, por lo que don Dionís, comprendiendo que en adelante viviría en peligro en Portugal, huyó y se refugió en Castilla.

Juan Lorenzo, el marido despechado, temió por su vida ahora. Pensando que podrían decidir asesinarlo para despejar todo obstáculo a la validez de ese matrimonio, huyó también a Castilla y allí terminó sus días.

“Gozó en fin doña Leonor de la corona, y con menos recato del que debiera, enseñoreándose tanto de la voluntad del rey que todo el gobierno corría por su mano; levantó con título de conde a Juan Fernández de Andeiro, cierto caballero de Galicia con quien dicen andaba enamorada y aun perdida; juicios quizá del cielo, que por lo mismo que afrentó el rey a un vasallo, padeciese el rey afrentas”.


Leonor se dedicó a enaltecer y enriquecer a sus parientes. Hizo que Fernando diera a uno de sus hermanos el título de Almirante de Portugal, y a otros ricos condados. Tuvo tres hijos del rey, pero sólo Beatriz vivió, una niña destinada a casarse con Juan I de Castilla. Fernando murió de tuberculosis siendo aún joven, y Leonor quedó como regente, provocando el descontento del pueblo. Llegó éste a tal grado que fue expulsada del reino.

Nadie podía aceptar el matrimonio de Beatriz con Castilla, una unión que suponía la pérdida de independencia de Portugal. Aquel maestre de Avís que fuera el primero en besar la mano de Leonor lideró la rebelión que la llevaría al exilio. El 6 de abril de 1385 las cortes portuguesas se reúnen en Coimbra y proclaman a Juan de Avís como rey. Era el fin de la Casa de Borgoña y el comienzo de la dinastía de Avís.

A Beatriz le ocurrió como a Juana la Beltraneja, porque para justificar que fuera desposeída de su reino en beneficio del de Avís, se adujo que era hija ilegítima de Leonor con su amante gallego, Juan Fernández de Andeiro.

El ultraje fue considerado por los castellanos como una declaración de guerra, ya que se despojaba a la esposa del rey de Castilla. Éste invadió Portugal para impedirlo, pero el ejército castellano resultó aniquilado en la famosa batalla de Aljubarrota.



Bibliografía:
Leyendas y tradiciones españolas: la vida, el amor y la guerra a través de los siglos – Cristóbal Lozano
The story of Portugal – Henry Morse Stephens

20 comentarios:

  1. La verdad es que Portugal tenía motivos para rechazar el acuerdo con Castilla que llevó a Leonor al trono luso... Qué pena que nuestros países, hermanos y tan similares al fin y al cabo, se hayan dado la espalda en tantas ocasiones... Gracias a Dios parece que las reticencias remiten en los últimos tiempos, que las "fronteras", por fin, empiezan a no ser obstáculo...

    En fin, madame, espero tengáis un maravilloso sábado. Que nada ni nadie impida que así sea...

    Mil besos, mil.

    ResponderEliminar
  2. Si, monsieur, es curioso que nuestros vecinos, a los que durante tantos siglos estuvimos unidos, sean para nosotros los grandes desconocidos. Que pocas noticias llegan de Portugal en realidad.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Fascinante la historia de Leonor Téllez de Meneses, consiguió que todo un rey pusiera un trono y su corazón a sus pies y rechazara casarse con princesas de sangre real pero me da tristeza que por cuestiones de política la pobre hija de ambos, la princesa Beatriz, sufriera la afrenta de ser considerada hija ilegitima por su propio pueblo para desposeerla de una herencia que legitimamente le pertenecía por derecho. Mismo caso que Juana la Beltraneja ( aunque este no está tan claro y hay muchas dudas).


    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Madame,
    ¿cómo estudiarán esto los jóvenes portugueses? Por cierto, que bonitas ilustraciones las de estas dos últimas entradas.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, madame. La pobre Beatriz sufrió el mismo caso y con mucho menos motivo, y sin embargo a ella nadie la defiende. A veces vale mas caer en gracia que ser gracioso.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Gracias, madame, son obras de Waterhouse.
    En cuanto a Leonor, supongo que los estudiantes portugueses se acordaran de toda su familia en cuanto la oyen nombrar.

    feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. La historia está llena de perdedores como el caso de Beatriz, que sufrió el rechazo sin comerlo ni beberlo por culpa de su casquivana madre.
    Por cierto, madame, me encantan las ilustraciones de las dos últimas entradas, parecen del mismo autor.
    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Lo son, monsieur, son de Waterhouse, el de la famosa dama de Shalott. Me encantan todos sus cuadros de tematica medieval.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. No sabía nada de este personaje. En realidad es lamentable el desconocimiento general de la historia de Portugal en España; a pesar de la cercanía geográfica parece que sólo sabemos darnos la espalda...

    Como han comentado más arriba, preciosas imágenes para acompañar esta historia.

    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto madame, ¿qué tal está el libro de Morse sobre la historia de Portugal que comentáis en la bibliografía?

    ResponderEliminar
  11. Madame Sofonisba, no merece mucho la pena en mi opinion, pero aqui le dejo la pagina para que pueda usted hacerse con el si lo desea:

    http://books.google.es/books?id=OldKAAAAYAAJ&q=the+story+of+portugal&dq=the+story+of+portugal&source=bl&ots=16EyU6zdXd&sig=DUJEjD5FbD1KFrU0pKAyF1lw_6c&hl=es&ei=GpCSS7L5MIms4QbQzryCDQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CAkQ6AEwAA


    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Gracias, madame Kassiopea, feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame, suscribo los comentarios sobre las imágenes de las dos ultimas entradas, son perfectas. Leyendo esta entrada me viene a la cabeza que Leonor era igual que cualquier político de nuestros días :).
    Feliz tarde, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. jijiji, si, madame, no hay nada nuevo bajo el sol. Hay que arramblar con todo antes de que los echen.

    Me pasaría horas contemplando las obras de Waterhouse.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Vaya mujer más desdichada, madame. Casada con otro hombre y enamorada, ni más ni menos, que del propio rey. En estos casos era usual que el rey simplemente la hiciera su amante, alejando al marido de la corte mandándolo a la guerra y cruzando los dedos para que una flecha certera acabara con su vida.

    Este caso de amor es diferente. Llega a renunciar al matrimonio dinástico y sus intereses como rey para casarse con esta mujer. Pero no piensa en el día en que él falte. Mal calculado.

    Quizás no hubiese ocurrido nada de haber procreado un hijo varón. Pero eso... nunca se sabrá.

    Feliz fin de semana

    Un besito

    ResponderEliminar
  16. Usted cree, madame, que estaba enamorada del rey? Yo creo que no. Y si lo estuvo nunca lo demostró una vez logrado su objetivo.

    Fernando no pensó mucho tampoco en el presente, porque mire usted lo que le hizo en vida a su propio pueblo.

    Y en medio del desastre la pobre Beatriz, victima en todo esto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. La tensión del momento del beso, tuvo que ser de pintura, pero que se le estaría pasando a ella por la cabeza en ese instante, tras lo recorrido anteriormente.

    La confundí con otro personaje y creía que acababa malamente, pero ya veo que no, que bien te mueves hablando de estos periodos.

    ResponderEliminar
  18. Pues que habia triunfado, estaria pensando. Que de ahi ya no la echaba nadie.

    Supongo que pensaba usted en Ines de Castro y Pedro el Cruel o el Justiciero, padre de Fernando. Esa sí que fue una triste historia, pobrecita. Fue uno de mis primeros textos en este blog.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Como anticipó en su entrada anterior, a Leonor le fué bien en su relación con el rey pero muerto este le cambiaron la historia, cuanta mentira de acuerdo a los intereses de cada uno.
    Las pinturas y la forma que le da excepcionales.
    Bisous Madame Maskée

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)