lunes, 22 de marzo de 2010

La infancia de Catalina de Médicis (II)

Catalina de Médicis

Un grupo de magistrados y soldados se presenta un atardecer ante el convento de las Murate y amenazan con asaltarlo y demolerlo ante la negativa de las monjas de entregar a Catalina de Médicis. Aterradas, las religiosas obtienen la concesión de un día para cumplir con sus exigencias, y Catalina, aunque pensaba que deseaban sacarla de allí para asesinarla, da pruebas de un valor y un ingenio poco comunes en una niña de 11 años: corta sus cabellos y viste el hábito de novicia, y así, como virgen intocable, se presenta ante sus captores a la mañana siguiente.

Quienes venían a buscarla intentan convencerla de que cambie sus ropas, pero ella se niega:

—Iré de este modo, para que todo el mundo vea cómo se arranca a una religiosa de su convento.

Clarice Strozzi

Y así atraviesa la ciudad a caballo, con su hábito y escoltada por los magistrados y un grupo de ciudadanos armados. De ese modo llegó hasta el convento de Santa Lucía, donde permaneció hasta el final del asedio.

Esto sucedía en julio de 1530. Poco después los Médicis recuperaban el poder. Clemente envía a buscarla y Catalina regresa a Roma con el ánimo fuertemente impresionado por todos esos acontecimientos. Nunca olvida ni los gestos de ternura ni las ofensas recibidas. En ella anida un rencor que ya ha aprendido a disimular, igual que la cólera; pero también sabe ser agradecida con quien en algún momento la ayudó. Por eso influye para salvar la vida de Salvestro Aldobrandini, que a pesar de que debió cumplir con el deber que se le encomendó, se mostró bondadoso con ella. Toda su vida recordó con afecto a las monjas de Murate, y cuando las circunstancias se lo permitieron hizo la fortuna de los hijos de Clarice Strozzi, la mujer que la había cuidado durante su infancia.

Hipólito

En Roma vuelve a vivir con Hipólito y Alejandro, esta vez en el palacio Madama, hoy sede del Senado. Por primera vez vive una vida de fiestas y lujos. Sus preferencias, por supuesto, se orientan hacia el maravilloso Hipólito, tan cultivado, que toca varios instrumentos musicales, compone versos y traduce La Eneida del griego. Es probable que fuera su primer amor, si bien nada parece indicar que fuera correspondida. Él hubiera sido el gobernante ideal para Florencia, pero el Papa, cegado por el cariño a su propio bastardo, finalmente cae en la tentación de elegir a Alejandro. Para alejar a Hipólito e impedir que le haga sombra, lo nombra legado papal en el ejército que el emperador reúne en Hungría para luchar contra los turcos. Años más tarde Hipólito muere en extrañas circunstancias, y se habló de envenenamiento.

Alejandro fue declarado duque perpetuo y hereditario de la república florentina. Catalina se había prestado dócilmente a la voluntad de Clemente, que preparaba para ella una magnífica recompensa: su boda con el segundo hijo del rey de Francia. Como Francisco I tenía en mente la conquista de Génova y Milán, le ofrece esta alianza, que no podía ser mejor acogida por el Papa. Clemente da su consentimiento en junio de 1531 por medio de un tratado que ha de permanecer en secreto.

Alejandro

Ella vive entonces en el antiguo palacio de la Vía Larga, al cuidado de Ottaviano de Médicis y María Salviati, viuda de Juan de las Bandas Negras. Tiene 13 años cuando Vasari recibe el encargo de pintar un retrato suyo para enviar a su prometido, Enrique de Valois. El pintor escribe a un amigo suyo elogiando sus cualidades, su capacidad de afecto, su inmenso amor por Florencia, y confiesa la adoración que ha despertado en él.

Catalina poseía la formación habitual en mujeres de alto rango de su época, ya que durante el Renacimiento se consideraba que la inteligencia de las mujeres debía desarrollarse de forma similar a la de los hombres, y que el mejor modo en ambos casos era el estudio de los clásicos. Tenía a su disposición una de las mejores bibliotecas de la época, y el arte ejercía sobre ella una enorme fascinación.

La niña que un día abandonó Florencia para navegar hacia Francia estaba preparada para ser la duquesa de Orleáns, pero nadie podía imaginar entonces que se convertiría en reina. A bordo del navío que la conduce rumbo a su nuevo destino se despide en silencio de su infancia, de su amada tierra, que nunca volverá a ver. En los cofres lleva el rico ajuar que el duque Alejandro le ha proporcionado para que entre dignamente en la corte francesa. Se va con pena, pero también con ilusión, con la esperanza de conquistar el amor de Enrique de Valois.

42 comentarios:

  1. Madame, vida movidita la de esta mozita. Al menos acabarìa siendo reina, la primera Medici en el trono de San Luis.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Mucho rencor acumulado por su infancia desgraciada. No creo que traiga nada bueno. En su honor cabe decir que también recuerda y no olvida los esporádicos destellos de ternura que también recibió.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  3. Querida Mme. muy buena entrada, felicidades, y gracias por compartir un tema muy especial para mi. Como bien sabe Catalina y su epoca me apasionan.
    En mi pais hace mucho tiempo, me presente a un programa de preguntas y elegi el tema de Catalina y gane..
    Mme. otra vez gracias y le deseo una bella semana
    Besos para usted y los papis.Cuando pueda escribame y digame como estan
    Besos Isthar

    ResponderEliminar
  4. Madame, decís rencorosa y agradecida... yo la veo pasional, aunque racional porque controla los impulsos. Aún así, con esa infancia, por algún sitio ha de salirle.
    Feliz dia, madame. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si, y bien reina, porque desde que murió su marido en Francia apenas se hizo otra cosa que su voluntad.

    Feliz comienzo de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. No, no olvida tampoco lo bueno. Incluso en el mas nefasto de sus dias, que fue cuando ordenó la matanza de san bartolomé, ella misma repasó la lista de los hugonotes que iban a ser eliminados y tachó algunos nombres porque recordaba algun favor que le habian hecho.
    Con todo, fue una mujer terrible.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame, no sabia lo del concurso, que bueno! Efectivamente a mi tambien me apasiona. Le diré que la epoca de su regencia me atrae incluso mas que la corte del rey sol.

    Más tarde le escribo, madame.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Sí, se controla perfectamente, pero es una mujer inteligente que solo toma decisiones correctas cuando tiene tiempo para pensar. En los momentos criticos en los que hay que tomar una decision rapido, siempre la fastidiaba.
    En esta ocasion, sin embargo, salió muy bien librada de aquel convento.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Mujer fuerte en realidad, y muy inteligente, astuta y con gran inteligencia.

    ¿NO se si me falla la memoria pero no es la misma mujer que despues se vuelve protectora de Nostradamus?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Se ve que sabe premiar a quien le trató bien y sabe castigar a quien le hizo daño.

    Una persona equilibrada, viendo la vida tan dura que ha tenido...

    Buen lunes, madame.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Que temple mostró con lo del hábito de novicia... no hay duda que la nena prometía...

    ResponderEliminar
  12. Que historia tan impactante, esta mujer fue presa de muchos atentados y aún así pudo salir ilesa gracias a su gran ingenio.
    ¿Habrá sido feliz en Francia? Sería interesante saberlo.
    Que tengas una buena semana, Madame.
    Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  13. Sí, madame Amatista, es la misma. Ella era muy aficionada a la astrologia y a todas esas cosas. En realidad tenía multitud de inquietudes diferentes, incluso la medicina le interesaba mucho.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Mas adelante tomó alguna decisión un poco desequilibrada. Pero lo extraño es que no se haya vuelto loca con esa infancia.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que da escalofríos pensar que solo tenia 11 añitos cuando fue capaz de eso. Claro, de adulta no iba a haber quien se le pusiera por delante.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. No, madame, no fue feliz en Francia, en el sentido de que tampoco allí encontró el amor. Pero en su madurez se consoló con el poder, un balsamo para sus desdichas. Ella amó el poder, y lo tuvo.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Desde la perspectiva socio-política de aquel tiempo, quizás no hizo otra cosa que adaptarse a las circunstancias y sobrevivir a su manera. Que tiempos tan difíciles!

    Un blog maravilloso, por cierto.

    ResponderEliminar
  18. Que destino mas grandioso le esperaba a esta niña de trece años.
    Ahora , que feliz lo dudo .

    Bonne soirée. Annick.

    ResponderEliminar
  19. Catalina fue mucha Catalina a lo largo de su vida, por lo que veo. Conocía sus intrigas y conspiraciones en la corte francesa como reina consorte y como reina madre, pero no sus andanzas de joven.

    Lo que nos cuenta me ha hecho reflexionar que a esta mujer la casta le venía de lejos. De joven ya daba muestras de ello, de intentar ensalzar el linaje Medicis por encima de todo en una Italia inmersa en continuas guerras.

    La reina de laspócimas y de los bebedizos, de las intrigas, "la serpiente" como la llamaron sus detractores nació en un nido de víboras.

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. Creo que Annick ha dado en el clavo.
    Una gran mujer, en cualquier caso.
    Buenas noches, Madame

    ResponderEliminar
  21. Con lo que llevo sabiendo de la tal Catalina hasta ahora pienso de que se la podra odiar o admirar ,pero de lo que estoy seguro es que estamos en presencia de unas de las mujeres mas importantes de ese siglo .
    Angel o demonio ,tomalo o dejalo .
    Buenas noches madame y buena semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Vaya, no me suben los comentarios, me da error.

    Le decia, monsieur Scott, que muchas gracias, y que en efecto ella se siguio adaptando bien tambien en Francia, a pesar de todos los desprecios que tuvo que sufrir. Pero despues de quedarse viuda se hizo con el control de todo y tuvo a todo el mundo en su puño.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Acabó conformandose con el poder. Pero no, no fue feliz. No podia serlo, dadas las circunstancias.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Asi es, era una Medicis de los pies a la cabeza, y llevó a Francia ese estilo Medicis de gobernar. Una mujer maquiavelica donde las haya.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Una de esas personalidades que son pesos pesados de la historia. Unica e inimitable.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Perfecta definicion, monsieur. Esta mujer levanta pasiones, opiniones encontradas, y en su tiempo mucho temor. Es uno de los personajes que mas fascinacion ha ejercido sobre mi. Lo cual no implica que me guste, fijese. Pero durante años fue una obsesion entenderla.

    buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Una dama que tenia un fuerte caracter, pero a la que le esperaban bastantes humillaciones en la corte francesa, mas alla del titulo de reina.

    ResponderEliminar
  28. Muchas. Seguramente demasiadas. Pero luego se tomó su revancha y todos temblaron.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. La Dame Masquée...

    Regreso de nuevo con renovados brios debido a mi ausencia por algunos días de "descanso" por motivos laborales. Veo que vd. no para, asi que debo ponerme las pilas para "empaparme" de esas Historias que nos acercan más a su bella época.

    Siempre a sus pies.

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Monsieur, deberia estar prohibido trabajar tanto en primavera!
    Espero que los proximos dias sean mas relajados.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Verdad, madame, quién iba a pensar que aquella niña de 11 años cuya vida estuvo al borde mismo del abismo un día se convertiría nada menos que en reina de Francia... A pesar de aquel mal trago realmente fue toda un privilegiada. Seguro que muchos en su tiempo hubieran querido estar en su lugar y tenido a su disposición todos esos centros del saber...

    Mamame, espero que estéis teniendo una muy leve y feliz jornada a pesar de que el sol..., en fin, en fin..., no se decide...

    A vuestros pies.

    Mil besos, mil.

    ResponderEliminar
  32. Hola Madame:
    Habrá escritos sobre esta Reina de Francia?. Su relato termina como con una especie de interrogación o me ha impresionado tanto la vida de Catalina que quiero saber más...

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  33. Muy interesante la entrada de hoy Madame, Catalina de Médicis es uno de los personajes que más me apasiona.Fue una dama valiente que consiguió sobrevivir en un nido del víboras, donde las conspiraciones y las traiciones estaban al orden del día. El contexto en el que vivió la hizo más fuerte ante las adversidades y supo disimular como nadie su odio.

    Buenas noches Madame.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Madame, Catalina tenía más picardía con once años, de la que tendré yo -noblote de mí- en toda mi vida.
    Miedo me da.

    Beso vuestramano. Feliz noche.

    ResponderEliminar
  35. Ha elegido a un gran personaje para sus entradas. Esta mujer es en mi opinión una de las más grandes figuras femeninas del renacimiento. Reina controvertida y polémica dónde las haya, llamada "madame serpiente", "la reina negra" o "el gusano de la tumba de Italia" fue toda una estratega política y conspiradora implacable pero también una gran mecenas de las artes. Desde luego que arrestos nunca le faltó a esta mujer. Respeto muchisimo a su hija Isabel de Valois, menos mal que nos salió más tranquilita que la madre ... :-)

    Un besazo

    ResponderEliminar
  36. Yo no hubiera cambiado todos esos templos del saber por un poco de cariño. Y mire que a mí me gusten los libros, monsieur. Pero no, no hubiera cambiado mi infancia por la suya.

    Buenas noches, don Jose

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Monsieur, rios de tinta se han escrito sobre esta formidable mujer, personaje muy controvertido, diría que con mas sombras que luces. No le costará encontrar abundante material sobre ella.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. A mi tambien me apasiona, lady Caroline. Me interesa hasta la obsesion. Con ella y sus hijos comencé antes que con la corte del rey sol, y creo que nunca daré el tema por zanjado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. La mas digna que cabía esperarse, en lo bueno y en lo malo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Ya lo creo, monsieur. Era una niña casi anciana, diria yo. Tuvo que aprender muy deprisa.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Si, la hija no se parecía en nada a la madre. Los varones salieron mas a ella. Un personaje con un marcado lado siniestro y actos indefendibles, pero fascinante en su conjunto.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)