lunes, 15 de marzo de 2010

Espronceda, el héroe romántico

Espronceda

A las 6 y media de la mañana del 25 de marzo de 1808 nacía en Almendralejo (Badajoz) José de Espronceda y Delgado, el que fuera sin duda uno de los más destacados poetas del Romanticismo español. Era el año en que se desencadenaba la Guerra de la Independencia contra las tropas de Napoleón, por lo que el nacimiento se produjo en el palacio del marqués de Monsalud cuando su padre, el militar Juan José Camilo de Espronceda y Pimentel, iba camino de su destino en Badajoz acompañado de su esposa. El niño fue bautizado en la parroquia de la Purificación con los nombres de José Ignacio Javier Oriol Encarnación.

Se sabe muy poco acerca de sus primeros años. Tuvo tres hermanos más que no sobrevivieron a la ifancia. Hacia 1820 la familia se trasladó a Madrid. Espronceda estudió en el colegio de San Mateo, especializado en la enseñanza de Humanidades, bajo la dirección del poeta romántico Alberto Lista, que pronto constató su gran talento.

Alberto Lista

Eran tiempos agitados. La situación política se presentaba inestable bajo el reinado de Fernando VII, y motivó que, con sólo 15 años, Espronceda fundara una sociedad secreta llamada los Numantinos, junto con sus amigos Ventura de la Vega y Patricio de la Escosura. Su objetivo era luchar contra el absolutismo y vengar la ejecución del general Riego, héroe nacional, asesinando a Fernando VII. Después de eso fundarían una república al estilo de la antigua Grecia. A partir de ese momento hubo pocos complots en los que no estuviese implicado.

Dos años más tarde se convierte en el presidente de los Numantinos, pero debido a que había un delator entre ellos, los dirigentes son procesados. Con apenas 17 años Espronceda fue condenado a 5 años de reclusión en un convento de Guadalajara, ciudad en la que estaba destinado su padre, aunque al final sólo cumplió tres meses. Allí es donde comienza a escribir.

A su regreso la policía le consideraba un elemento muy peligroso y no dejaban de vigilarle. Cansado de tan intensivo espionaje, Espronceda decide alejarse, y viaja a Lisboa desde Gibraltar. Allí conoció a la que sería su gran amor: una joven de 16 años llamada Teresa Mancha, hija de un militar español que se encontraba preso en el castillo de Sao Jorge en Lisboa.

Castillo de Sao Jorge, Lisboa

En 1827 Espronceda viaja a Inglaterra, donde también se encontraban refugiados numerosos liberales españoles. Se ha dicho muchas veces que el poeta viajó hasta allá siguiendo a Teresa, pero esto no es cierto, puesto que puede constatarse que él llegó en septiembre, mientras que la familia de Teresa no lo hizo hasta el 6 de diciembre.

De allí se dirigió a Holanda, y posteriormente a París, donde tuvo ocasión de combatir en las barricadas de la revolución de julio de 1830. La revuelta tuvo como consecuencia la entronización de Luis Felipe de Orleáns y el fin del absolutismo de la monarquía borbónica. Esto es lo que nos cuenta Galdós:

“Espronceda se batió en las barricadas bravamente, y sucio de pólvora y fango respiró con delicia y gritó con entusiasmo viendo por el suelo la más venerada monarquía del mundo”.

Delacroix - La Libertad guiando al pueblo, obra inspirada en la Revolución de 1830

Después quiso luchar por la libertad de Polonia y se alistó como voluntario, pero la fuerza expedicionaria no llegó a salir de París. También participó en la trama guerrillera organizada por un grupo de exiliados que pretendían restaurar un gobierno liberal en España. El plan fracasó, pero él consiguió no ser apresado.

En 1831 regresa a Londres y encuentra a Teresa casada y madre de un hijo. La familia estaba en la miseria, por lo que a la joven no le había quedado otra alternativa que casarse con un rico comerciante allí establecido. Ella no amaba a su esposo, muchos años mayor. Había sido solamente un matrimonio por conveniencia, o incluso por desesperación. Ahora, al volver a ver a Espronceda, ambos reviven su antigua relación y planean fugarse juntos.

Estaba previsto que Teresa se desplazara a París en compañía de su marido, de modo que hacia allá se dirige el poeta a esperarla. En la noche del 15 de octubre de 1831 ella abandonó el hotel en el que se hospedaba y se fue con él. Da comienzo la época más feliz en la vida de Espronceda, reflejada en sus poesías Y a la luz del crepúsculo serena, y Suave es tu sonrisa, amada mía, escritas en 1832.




CONTINUARÁ

28 comentarios:

  1. Que historia madame, autentico romanticismo. Un hombre, sin duda, apasionante, vivió en una dura época y luchó por sus ideales. Que recuerdos de la escuela cuando estudiábamos a Espronceda sin saber la historia que llevaba a sus espaldas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Una biografia intensa como hay pocas. Parece mentira que haya tenido tiempo de vivir tantas cosas en tan poco tiempo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Tan joven, y con tan ferreas convicciones, para sacarse el sombrero.
    Eso ya casi no se ve.
    Saludos ma Damme!

    ResponderEliminar
  4. Un hombre muy apasionado como pocos, que lucho por la Libertad y su amada. que momentos tan hermosos y desicivos en los que participo.

    Saludos Madame!

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, supo aprovechar su tiempo. Acierta de pleno Carolus, al señalar como en el instituto nos metían a Espronceda con calzador sin contarnos nada de su intensa historia.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esta entrada. Romanticismo y liberalismo revolucionario, dos caras de una misma moneda Y nada menos que el señor Espronceda, autor de la poesía más heavy de toda la literatura: La canción del pirata.
    La vida de don José es todavía más apasionante que su poesía, si cabe.
    Comprometido con la lucha contra el absolutismo, cuentan que de niño presenció la ejecución de Riego en la Plaza de la Cebada, lo que le marcó de forma importante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Casualmente la calle donde yo vivo lleva su nombre.

    Sabía de su poesía, pero no tenía ni idea de su historia personal. Me encanta esa lucha por sus ideales y ese romanticismo.

    ResponderEliminar
  8. Lástima que la vida, un tanto disipada y anárquica, de nuestro particular Lord Byron, paralela en gran medida a la de éste, como no podía ser de otro modo, llevase a su amada, a Teresa, a abandonarlo, dejándole con una pequeña de sólo dos añitos...

    En fin, grande este pacense donde los haya.. Y es que esa tierra ha dado a muchos y muy grandes hombres a nuestra historia o, en este caso, a la literatura... Mi paisano, Alberto Lista, se dió cuenta muy pronto... Otros, como Manuel Machado o, al otro lado del Atlántico, Rubén Darío, de algún modo seguirían su estela...

    Madame, sin menoscabo de El estudiante de Salamanca o El diablo mundo, esto esta pidiendo ya a gritos haga entrada en escena la Cancion del pirata, que sé que es muy de vuestro gusto... :)

    Tened una muy leve y feliz jornada...

    A vuestros pies...

    Mil besos, mil

    ResponderEliminar
  9. Qué bonita entrada madame, Al leerla, no deja de venirme a la cabeza la canción del pirata. De pequeña creo que se la hice recitar a mi madre una vez al día por lo menos :).
    Feliz dia, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Si que le dieron de si sus primeros 24 años...
    lo de los románticos es para mirarlo con detenimiento porque hay que ver que mala vida llevaron y cuanta mala suerte se les acumuló...

    ResponderEliminar
  11. No, ya casi no se ve, madame. Se ha perdido el romanticismo.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Monsieur Napoleon, creame que me acordé de usted cuando subi este texto, como caballero romantico que es. No podia faltar hoy usted por aqui.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Bueno, monsieur Xibeliuss, mejor asi a que hicieran como le hicieron a una amiga mia, que me contó una version que me dejó atonita. Ella se educó con las monjas, que veian a Espronceda como una especie de Anticristo, naturalmente. Imaginese que le dijeron que habia perseguido por toda europa a Teresa, que ella no lo queria para nada, que huia de él, que el la habia raptado a la fuerza, que ella no queria, y que luego la tuvo encerrada durante años sin ver a nadie, o sea como prisionera, para que no pudiera escapar de el. Vamos, perla tras perla. Yo no daba credito.
    Cuando la gente es tan poco objetiva no deberia fundar colegios.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Asi es, monsieur, una vida absolutamente apasionante y repleta, en la que me he querido centrar, porque pienso que si bien su poesia es sobradamente conocida, curiosamente su intensa vida no.
    Continuaremos con el, pues.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. A mi tambien me encanta, madame. Tiene todos los ingredientres del heroe romantico. No le falta detalle.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, sobre Teresa habria mucho que hablar, y me temo que no muy bueno. Vale que abandone al poeta si no le iba bien, pero andaba muy sueltita abandonando tambien por ahi a hijos que no tenian culpa de nada, que a los 25 años ya llevaba dos hogares abandonados para fugarse con distintos amantes. Trató a sus hijos como a fardos molestos de los que se desembarazo egoistamente.

    Por lo menos el poeta tenia ideales por los que luchar. Ella no parecia tener ninguno.

    Feliz comienzo de semana, monsieur don Jose.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Ayyy, madame, la tipica que me gusta recitar a grito pelao aun el dia de hoy!
    Irresistible cancion del pirata!

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que lo mas tragico era que solian morir tan jovenes, fuera por la maldita tuberculosis o cualquier otra causa. Pero sabian aprovechar bien el tiempo, no cabe duda.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Con una vida como la suya, no es extraño que fuese uno de los poetas que mejor supieron cantarle a la libertad.

    Que tengáis un maravilloso lunes
    (al menos el sol está de nuestra parte) ;D

    besosss

    ResponderEliminar
  20. Ay si, madame, por fin parece que llega la primavera, ya era hora! Esperemos que sea definitivo.

    Feliz lunes tambien para usted, Lady Balehead.

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Qué historia más bonita, dama. ¿Qué hubiera sido de los románticos sin el amor? Espero con impaciencia la parte siguiente, porque no será usted tan cruel de contarla en sólo dos... Alárguela un poquito más. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Y aun tenia tiempo para escribir y de que manera.
    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  23. Mire que es dificil de resumir, sí, aunque no fue nada larga. Pero lo hice en solo dos, jiji. A lo mejor otro dia, mas adelante, desarrollo alguna de sus aventuras, pero de momento no esta previsto.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Si, y luego nosotros decimos eso de "no me da tiempo". Se ve que es cuestion de organizarse un poquito, porque mire él.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. La Dame Masquée...

    ¿Espronceda? ¿Que me dice madame? menudo personaje trajo vd. a colación, que maravilla. Lo que si es cierto es que pensando que yo sabía mucho de él, ahora se que no se nada (como dijo el filósofo). La verdad es que no paró de aquí para alla y sin duda fue un hombre muy valiente. Esos matrimonios de convivencia son tristes, yo personalmente nunca lo haría pero hay que ponerse en la piel de cada uno. Desgraciadamente, hoy en día se siguen sucediendo, puesto que la escala de valores no ha cambiado mucho. Me voy del tema, madame. Que desdicha le asaltaría cuando encontró a su amada casada, pero el amor parece ser que volvió, como el agua al arroyo. Espero imapaciente el "continuará"

    Siempre a sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. No, yo tampoco lo haría, monsieur. De ninguna clase, a decir verdad.

    Espronceda es un personaje fascinante, de esos que dan para mas de una novela. Tenia todos los ingredientes.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Hola Madame:

    Interesante biografía. Conocía a Esproceda, pero no su vida errante y romántica....

    Como siempre seguiré la continuación. Me gusta mucho su forma de escribir Madame ya se lo he dicho en otras oportunidades

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, monsieur. Esperemos que la segunda parte sea igualmente de su agrado. Lo cierto es que se trata de un personaje que merece la pena acercar un poco mas, porque en efecto su obra es muy conocida, pero no tanto su vida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)