miércoles, 31 de marzo de 2010

El calendario gregoriano

Gregorio XIII

Al durar el año en el calendario juliano aproximadamente 11 minutos y 14 segundos más que el año trópico, se acumulaba un error de un día cada 128 años. En 1477 el equinoccio de primavera se había adelantado ya al 12 de marzo.

A la Iglesia le preocupaba este error, porque afectaba a la celebración de la Pascua de Resurrección y otras fiestas movibles que dependen de ella. El Papa Gregorio XIII nombró una comisión para revisar el calendario juliano, de forma que la Pascua siguiera coincidiendo con el principio de la primavera.

Luigi Lilio Ghiraldi (o Aloysius Lilius), médico de Verona, ideó el nuevo sistema, y Cristóbal Calvius, astrónomo y matemático jesuita, fue quien hizo los cómputos que le sirvieron de base. En 1582, el Papa Gregorio XIII abolió el antiguo calendario, estableció el 1 de enero como principio del nuevo año y le quitó 10 días a ese año para compensar el desfase, pasando del jueves 4 de octubre al viernes 15, en lugar de al 5.

De ese modo el equinoccio regresaba al 21 de marzo, la misma fecha en la que se había producido en el año 325, cuando se había reunido el concilio de Nicea. El concilio había tomado el acuerdo de celebrar la Pascua el primer domingo siguiente a la primera Luna llena de primavera.

Julio César

En el calendario gregoriano el sistema de los años bisiestos difiere del seguido por el calendario juliano en el sentido de que los años que terminan en 00 no son bisiestos a menos que el número de centenas sea divisible exactamente por 400; así, por ejemplo, los años 2000 y 2400 son bisiestos, pero el 2100 y 2200 no lo serán. En 400 años se producen, por tanto, 97 años bisiestos en lugar de 100.

El calendario, que acumula un error de sólo un día en más de 3000 años, fue adoptado inmediatamente por todos los países católicos y la mayoría de los protestantes, aunque algunos de éstos demoraron su adopción durante muchísimo tiempo, por haber sido un Papa su impulsor. Inglaterra, por ejemplo, no reemplazó el anticuado calendario juliano hasta 1752, y la confusión de fechas imperante en esa época en Gran Bretaña y sus colonias por la utilización simultánea de ambos calendarios constituye todavía una dificultad para los historiadores.

Todos los países occidentales utilizan hoy este calendario. Turquía lo adoptó en 1917; Grecia y la Iglesia Griega Ortodoxa en 1923. Rusia, después de haberlo adoptado inicialmente en 1918 y de haber probado desde 1923 otros calendarios, terminó adoptándolo definitivamente en 1940.

El calendario gregoriano es el más perfecto de los que actualmente se utilizan, pero posee ciertas anomalías que han provocado diversos intentos de reforma. Su principal dificultad estriba en que cualquier fecha, por ejemplo el 3 de junio, caía en 1955 en viernes, al año siguiente en domingo, al otro en lunes, etc., debido a que el año no tiene 52 semanas exactas, sino uno o dos días más.


En las dos reformas estudiadas se evitan tales cambios con la declaración de “extrasemanales” del último día del año y del que debe añadirse en los años bisiestos, días que se considerarían festivos intencionadamente. Se ha propuesto un calendario de 13 meses, insertándose el nuevo mes extra entre junio y julio. Cada mes constaría de 28 días, comenzando en domingo; el día de Fin de Año y el de Año Bisiesto se colocan inmediatamente después de diciembre y de junio respectivamente, pero no tienen nombres de días de la semana.

El propuesto Calendario Mundial, por su parte, mantiene los tradicionales 12 meses, divididos en 4 trimestres de 91 días con 13 semanas cada uno. Hay 8 meses de 30 días, mientras que enero, abril, julio y octubre tendrían 31, comenzando siempre en domingo. El Día Mundial es el último día del año, y el día del Año Bisiesto se coloca entre el sábado 30 de junio y el domingo 1 de julio. El de 13 meses se divide también en 4 partes de 91 días, constando cada parte de tres meses de 4 semanas más una semana.

Aunque la Iglesia católica y varias protestantes están dispuestas a colaborar, se oponen algunos grupos ortodoxos, judíos, y los adventistas y baptistas del Séptimo Día, ya que los días propuestos de Fin de Año y Año Bisiesto interfieren en el intervalo de seis días entre dos de sus fiestas sabatarias.


18 comentarios:

  1. Pues ahora debería hacer una entrada sobre el calendario republicano francés con sus nombres evocadores de los meses del año. Es una sugerencia..., pero no tiene por qué hacerme caso. Es que estoy leyendo el libro de Carmen Posadas sobre Teresa Cabarrús, titulado "la cinta roja", y me ha dado por interesarme más por la Revolución Francesa.

    Un besito grande

    ResponderEliminar
  2. Pues es que de ese periodo quedé un poco hasta el gorro cuando hice la biografia del marques de Sade, pero tarde o temprano algo pondremos, desde luego.
    Sobre Teresa Cabarrús sí que hice ya un texto en este blog.

    Felices Pascuas, madame, espero que con vacaciones aunque sean pequeñitas!

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Parece raro que la iglesia quiera participar en algo que significa modernidad...jajajaja.

    No tenía la constancia de que se había aceptado el calendario tan tarde en algunos países.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Me llamo mucho la atencion lo de los paises que lo adoptaron tarde ,mas especialmente Inglaterra y no me hubiese gustado para nada ser historiador por esa epoca madame .
    Por favor avisarme con urgencia por favor cuando se invente el calendario sin dias lunes jeje .
    Un abrazo y hasta luego ,la entrada como siempre genial .
    Chau

    ResponderEliminar
  5. Ya ve, asombrosamente tarde, y eso produce a veces confusion con las fechas, porque a veces no sabes si hablaban segun el calendario juliano o gregoriano.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Una buena propuesta la suya, la de un calendario sin lunes, monsieur.
    Me apunto. Cuente usted con mi firma para sacar adelante el proyecto.

    Yo como Bob Geldof: I don't like Mondays.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Qué interesante, madame.

    ¿Tendremos más vacaciones, entonces, si se acepta esa propuesta de añadir días extra entre los dos meses de verano? Fabuloso...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  8. La tardanza inglesa hizo que Cervantes y Shakespeare murieran el mismo día cuando realmente no fue así. Creo que en Rusia también tardaron en adapotar el calendario gregoriano y creo que incluso mas que en Inglaterra ¿?

    ResponderEliminar
  9. Madame, le apuesto a usted que ninguna reforma del calendario servirá para que tengamos mas vacaciones. Ya vera usted.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Sí, monsieur, en Rusia mucho mas.
    Como explico en el texto, no se adoptó definitivamente hasta 1940, aunque hubo un primer intento en 1918.

    Buenas noches, monsieur, felices pascuas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. mientras leia su interesante entrada les iba comentando aca a mi familia acerca de su articulo, inmeditamente me sugirienron la posibilidad de que los meses fueran mas cortos para trabajar menos y recibir los sueldos mas pronto. no seria una mala idea :)

    fuera de bromas. me quedo con la seudoperfeccion del calendario y lo dificil que seria cambiarlo por otro dado lo arraigado que se encuentra en la sociedad

    un abrazo Madame :)

    ResponderEliminar
  12. Hola Madame:
    Datos interesantes sobre los calendarios nos ofrece. No tenía idea que se estuviese intentando una reforma del calendario.
    Ya veremos que ocurre
    Saludos Madame, me voy a la corte.

    ResponderEliminar
  13. Interesante entrada. Medir el tiempo que pasa y organizarlo siempre ha sido un reto. Empezar el año nuevo en enero es una faena y un despropósito. Nada tiene que ver con la tradición del ciclo agrario; pero bueno, es un convencionalismo más, como en gramática los verbos irregulares.
    Lo que dice Carmen sobre el calendario revolucionario francés también podría ser una gran idea.
    Buen día, madame.

    ResponderEliminar
  14. Yo tambien soy partidaria de dejar puesto el que tenemos, monsieur, en especial considerando los enormes problemas que ocasionó el cambio al gregoriano, por no ponerse de acuerdo todos los paises para adoptarlo a la vez. Volveriamos a sumirnos en la confusion, y no merece la pena, porque esta vez es bastante perfecto el que ya tenemos. No lo es del todo, de acuerdo, pero es que nosotros tampoco, asi que no nos merecemos uno mejor, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que ya han debido de desistir por completo. Sería demasiado alboroto para una correcccion tan pequeña.

    Feliz dia, monsieur, ya lo he saludado en la corte: yo tambien vengo de alli :)

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Digaselo usted a los romanos, que fueron los primeros en cambiar el año nuevo de marzo a enero.
    Despues durante la edad media no fue así, pero con Gregorio se volvió a los romanos.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Madame, no tenia ni idea de que se quisiera cambiar el calendario de nuevo, ni de que Grecia y Turquía instauraran tan tarde el gregoriano.
    Muy interesante, como siempre.

    Voy a seguir con el resto de entradas, que me queda mucho por leer :).

    Feliz tarde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Madre mia, madame, menuda paliza se va a dar usted!
    Esto es lo malo de volver de las vacaciones, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)