sábado, 13 de marzo de 2010

Bellido Dolfos, hijo de Dolfos Bellido (II)


-->

Portillo de la Traición, hoy llamado de la Lealtad. Imagen en dominio público.


Gritos dan en el real,
Que a Don Sancho han malherido
Muerto le ha Bellido Dolfos;
Gran traición ha cometido.
Desque le tuviera muerto,
Metiose por un postigo,
Por las calles de Zamora
Va dando voces y gritos:
—Tiempo era, doña Urraca,
De cumplir lo prometido.


Habíamos dejado a Bellido montando sobre un caballo que al parecer tendría ensillado y preparado en el lugar en el que dio muerte al rey, sin que a nadie le hubieran extrañado tales preparativos, y tras recorrer el campamento con las espuelas puestas. El Cid, como no las llevaba, aunque salió en su persecución no logró darle alcance. Todo muy curioso.

Exceptuando la crónica de Gil de Zamora y el relato de Ibn Idari, que dice que fue la propia infanta la que persuadió a un caballero de Sancho II para que lo asesinara, el resto de los cronistas tratan de no cargar las tintas en la complicidad de Urraca en este magnicidio. Sin embargo, como se ve, las mismas crónicas relatan cómo tras el asesinato Bellido cabalga veloz hacia Zamora y se refugia bajo la protección de la infanta, de donde lo saca a la fuerza el ayo de ésta, Arias Gonzalo, para entregarlo a los castellanos. También se insinúan los amores de Urraca con su ayo, cuando se dice:

Traidor sois, viejo malvado,
Porque dormís con la infanta,
Aquesa Urraca Fernando.


Juan Gil nos muestra la destreza con la que Urraca manejó la situación para no cumplir el pacto. Cuando Bellido le dice:

—Haced, señora, lo que debéis, porque también yo hice lo prometido y he matado a vuestro hermano de tal guisa.

Y al querer arrojarse a sus brazos, ella le rechaza y replica:

—Oh, traidor, si no hubieses besado sus manos como caballero, habría aceptado el que le hubieses dado muerte con traición, ya que le había declarado la guerra varias veces. Pero como has dado muerte con traición a mi hermano, no debo ni puedo aceptarlo. Por ese motivo prepárate para huir y busca lugares solitarios y remotos donde nadie te reconozca.

Según unas versiones, Urraca le permitió abandonar Zamora y ahí se pierde su rastro. Otros Dicen que Diego Ordóñez exigió la entrega del asesino de su primo, y que Bellido fue descuartizado vivo por cuatro caballos, pero hoy sabemos que eso no es cierto, y que vivió en paz durante el reinado de Alfonso VI.

Leyendas aparte, lo cierto es que la Historia Roderici, la más completa y digna de crédito, no recoge nada que haga suponer que la muerte de Sancho se debió a una traición. Es más: durante siglos parece haberse aceptado sin más la versión tan parcial de los romances, pasando por alto la crónica de Rodrigo Jiménez de Rada, contemporánea del Cantar de Mio Cid. Rodrigo dice:

“Mientras se llevaban a cabo los enfrentamientos por uno y otro lado, saliendo de la ciudad un caballero llamado Bellido Ataúlfo, sin pensárselo dos veces atravesó con su lanza al rey que paseaba por el campamento y se volvió a la ciudad con la misma rapidez con que había salido. Mas Rodrigo Díaz el Campeador, llevado por su lealtad al rey muerto, lo persigue al punto y estuvo a pique de darle muerte en las mismas puertas de la ciudad, pero no pudo atajar la velocidad de Bellido. Con la herida perdió el rey Sancho lo que poseía y lo que ambicio­naba, su vida y sus reinos, y surgida una gran confusión en el ejército, se puso fin a la porfía entre asediados y asediadores; y huyendo unos a las claras, otros buscando caminos poco frecuentados, cayeron en las redes de la muerte o del cautiverio”.

Y se obvió, también, la crónica del Tudense:

“Y mientras el rey Sancho estaba en ese cerco, salió de esa ciudad un caballero de gran osadía, que había por nombre Velllido Arnolfo, que hirió, sin sospecha, de través a ese rey Sancho con una lanza, el cual rey, llagado con la lanza por el pecho, derramó juntamente la vida con la sangre; huyó ese caballero que tan osadamente le hirió, y con arrebatado correr de caballo se metió en Zamora”.

Estudios modernos apuntan a que, en efecto, Bellido Dolfos podría haber salido, simplemente, para llevar a cabo una rápida incursión contra el enemigo, como haría un comando. La estratagema, muy arriesgada para el caballero, tuvo un resultado fatal para Sancho, el cual, por cierto, era el usurpador. Y en cualquier caso, no se ajusta a la definición de traición atacar al enemigo cuando éste atenta contra la soberanía o la seguridad de la plaza que se defiende. Lo cierto es que Bellido siempre fue leal a Alfonso y a Urraca. Nos quedaríamos, entonces, sin uno de los villanos favoritos de nuestros romances, pero bajo este punto de vista de su compromiso en la defensa de Zamora, Bellido Dolfos, lejos de ser un traidor, habría llevado a cabo un acto heroico.

Hoy en día el ayuntamiento de León le ha dedicado una calle, llamada Calle del Héroe Bellido Dolfos. Y recientemente en Zamora se cambió el nombre al Portillo de la Traición por el de Portillo de la Lealtad.



Bibliografía:
La península en la Edad Media: Treinta años después – José Luis Martín, José María Mínguez, Gregorio del Ser Quijano
Romancero de Zamora
Cantar del cerco de Zamora
The Quest for El Cid – Richard Fletcher
El condado de Castilla (711-1065). La Historia frente a la leyenda – Gonzalo Martínez Díez
De rebus Hispaniae – Rodrigo Jiménez de Rada
Crónica de España – Obispo de Tuy

26 comentarios:

  1. Interesante historia, como siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, madame.
    Que disfrute de su noche del sabado.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Dura historia de mentiras, traicione y conspiraciones.

    un saludo madame

    ResponderEliminar
  4. Que historia mas interesante e intrigadora nos has deleitado madame .
    Como siempre un lujo para mi haber descubierto este espacio .
    Un saludo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Bueno Madame, entonces según los estudios actuales no lo hizo por conseguir a Urraca. Ha sido muy interesante esta historia.
    Feliz noche.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Una vez más, conseguís hacerme trasnochar con vuestras crónicas, madame.

    ResponderEliminar
  7. Lo dicho: mucho de leyenda y poco de realidad para sublimar un acontecimiento histórico. Había que buscar un traidor y el tal Bellido Dolfos vino al pelo. Siempre quedará la duda si fue héroe o canalla, como tantos otros.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. Yo también me inclino por la idea de la incursión en territorio enemigo. Es, simplemente, bastante más lógica que la versión de los romances.
    Me ha gustado mucho su paseo por la capital de mi provincia, Madame.
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
  9. Al final como siempre las fuentes, son lo que determina la historia, muy completo relato, este si me quedo muy claro que con el de Guillermo, tuve que leerlo varias veces, me estaré haciendo viejo.

    Gracias Madame.

    ResponderEliminar
  10. Y de injusticias historicas, nombres que quedan manchados durante siglos con la infamia sin haberlo merecido, a veces por una leyenda, otra por parcialidad e interés de los cronistas.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, monsieur Luther. Esperamos que no se aburra por aqui.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Lo que sintiera por Urraca me temo que es algo que nunca sabremos. No está reñido el ofrecerse voluntario con el hecho de que le gustara la infanta, pero en cualquier caso no fue tan abyecto como se quiso hacer parecer.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Monsieur, anoche mas bien lo imaginaba a usted de fiesta, pero se ve que aun no la habia comenzado.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, me temo que los castellanos tuvieron muy mal perder, y no aceptaron que fuera posible la derrota sin que el enemigo hubiera hecho trampas.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Pues monsieur Xibeliuss, precisamente me interesaba mucho su opinion, siendo como es de aquellas tierras, por saber cuál es la percepcion actual del asunto por alla. Veo que tambien es usted partidario de las teorias modernas.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, un romano o cartagines como usted resiste los siglos que le echen. Es usted todo un clasico ya.
    Lo que pasa que en aquel texto salian muchos nombres. Los arbones genealogicos suelen ser liosos.
    Aunque este tampoco estaba facil, con tanto castellano antiguo y tanta fuente.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Las leyendas ocultan la realidad de los hechos y llegan a confundirsen. Hasta la fecha creia ciegamente en la traición del abyecto Bellido pero terminado de leer sus entradas, mi opinión es otra. Me parece bien que se reivindique el honor de este pobre hombre tan mal juzgado por la historia.


    Feliz domingo, madame
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, monsieur Gonzalo.
    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Que triste es pasar a la historia como infame cuando en realidad se es todo lo contrario. Pero la Historia no siempre es justa, y hay una tendencia a enamorarse de las leyendas hasta el punto de caer en la tentacion de creer en ellas. Tienen un encanto irresistible para todos nosotros.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Vaya, madame, como os dije hace, pues posiblemente años, cuando comentábais a éste vuestro humilde servidor sobre la figura del Cid, no recuerdo bien si a raíz de una entrada vuestra o mía..., vais a acabar con todos nuestros mitos, tanto con los héroes como con los villanos, jejeje...

    En fin, meréceis que alquien os otorgara un premio por este estudio tan pormenorizado que de la vida de Bellido Dolfos habéis armado... Desde luego, de entrada tenéis todo mi reconocimiento... ¡Enhorabuena!

    De nuevo, feliz velada.

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, monsieur. Me parece importante revisar las historias, porque de vez en cuando, si nos detenemos bien en ellas, nos llevamos alguna que otra sorpresa.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Buen trabajo.......le voy a poner un PERO:has tomado dos fotografias mías de mi página de "FLICKR" y no has nombrado la procedencia y en una de ellas no has puesto ni el autor. Estas fotos tienen todos los derechos reservados y lo mínimo que podrias haber hecho es que en la bibliografía o en pie de foto poner el autor y el origen.
    UN SALUDO
    Fegamar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpe usted, pero en la que me constaba que era de un tal Fegamar, he puesto Fegamar, como todo el mundo puede ver. Se lee claramente, porque además lo he destacado en cursiva y en negrilla. Si en la otra no lo he puesto, es porque en el lugar de donde la saqué no constaba procedencia, y yo no podía adivinarlo. Comprenderá que a mí me da lo mismo ponerlo en una que ponerlo en dos!

      Pero para no molestarlo a usted, lo que haré será, simplemente, retirarlas todas y no difundir más ni sus fotos ni su nombre.

      Muchas gracias y tenga buen día.

      Eliminar
  23. Excelente artículo. Escribí una serie de 4 posts sobre Bellido en las fuentes medievales hace un tiempo: http://corazonleon.blogspot.com.es/2006/01/bellido-dolfos-hroe-de-zamora.html

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)