viernes, 12 de marzo de 2010

Bellido Dolfos, hijo de Dolfos Bellido

Zamora vista desde el río

¡Guarte, guarte, rey don Sancho!
No digas que no te aviso,
Que de dentro de Zamora
Un alevoso ha salido;
Llámase Bellido Dolfos,
Hijo de Dolfos Bellido,
Cuatro traiciones ha hecho,
Y con ésta serán cinco.
Si gran traidor era el padre,
Mayor traidor es el hijo.


Ninguna de las crónicas trata de manera amable a Bellido Dolfos (Vellido en algunas versiones), a excepción del Tudense, que le llega a calificar de “caballero de gran osadía”. Los demás hablan de él desde el desprecio, presentándolo como hombre vil, astuto y traicionero, discípulo de Satán y capaz de todo con tal de lograr su objetivo. Según la leyenda éste no era otro que conseguir los favores carnales de la infanta doña Urraca. Bellido no aparece en los relatos hasta el momento en que ella se vio con pocos recursos para seguir soportando el cerco que su hermano había puesto a Zamora. Hoy, sin embargo, la consideración de este personaje ha llegado a ser muy diferente. Nos proponemos repasar el punto de vista tradicional para terminar en el próximo capítulo con la percepción actual.

De acuerdo con la tradición, Bellido trató de aprovechar la situación tan apurada en que se encontraba Urraca, y se insinúa que no era la primera vez que trataba de convencerla para que se entregara a él. Juan Gil de Zamora lo cuenta así:

“Y estando así asediada la ciudad largo tiempo, sucedió que el diablo se apareció a cierto caballero castellano, llamado Bellido Dolfos, sobrino de Rodrigo Vela, que en León asesinó alevosamente al infante García con las mismas manos que usó para alzarlo de la pila bautismal. Y al tal caballero Bellido, que traía su origen de sangre de condes, le persuadió el demonio de que, si venía a Zamora y liberaba a doña Urraca de las manos del rey Sancho, podría disfrutar de su concubinato”.


Otros estudios apuntan a que Bellido podría haber sido en realidad gallego, o incluso a que él y su hijo poseían amplios territorios en el norte de Zamora. Pero según las crónicas acudía con la intención no de ayudar a la resistencia, sino de poder consumar su deseo:

—Señora, yo vine a Zamora con mis caballeros, todos vasallos míos, et serví a vos con ellos grand tiempo e muy bien, loado a Dios, et demandevos que me ficieseis algo como vos sabedes, et nunca me lo quisisteis facer; et agora, si vos me lo otorgaseis, yo vos tiraría al rey don Sancho de sobre Zamora et faría descercar la villa.

Urraca, según la Crónica General, responde:

—Non te mando yo que tú fagas nada del mal que has pensado; mas dígote que quien descercase a Zamora daríale cualquier cosa que me demandasse.

Juan Gil tiene claro que lo que le había llegado a prometer la infanta era, además de tierras, el matrimonio, que se celebraría en secreto, sin el conocimiento de los zamoranos. De este modo el cronista intenta exculpar a la ciudad. “Accediendo a tales incitaciones Bellido y viniendo a Zamora, trató del asesinato del rey Sancho con Urraca Fernández, con el desconocimiento de todos los ciudadanos. Y en conversaciones secretas doña Urraca le prometió los lugares de Villalube y el Lenguar, y finalmente la unión conyugal, si hacía lo que decía”.


Bellido abandonó Zamora y se dirigió hacia el campamento de Sancho, solicitando una entrevista con el rey bajo el pretexto de que pretendía desertar y pasarse a su bando. Una vez consiguió estar en su presencia, se ganó su confianza y se alejó con él diciéndole que iba a mostrarle una puerta secreta de acceso a la ciudad. Entonces lo asesinó con el propio venablo del monarca. “Diole con el dicho venablo por las espaldas, que le salió a los pechos, e cayó luego en tierra”.

Esta acción hace parecer al rey más que crédulo medio tonto, dejándose guiar así sin escolta alguna por un caballero que ha salido de entre las filas enemigas, y todo para ver una puerta tan secreta que por lo visto solo a él podía mostrar, aunque se suponía que por ella iba a entrar al poco tiempo todo su ejército. Esto ya era como para sospechar que tenía que haber alguna mentirijilla en el relato tradicional, a pesar de lo cual la versión continuó siendo aceptada durante siglos.

Siguiendo con la misma, el traidor salió huyendo y volvió a entrar en Zamora por el lugar que durante tanto tiempo fue llamado Portillo de la Traición, y cuenta también la leyenda que el Cid lo persiguió, pero que no pudo alcanzarlo.

Continuará.

26 comentarios:

  1. Ya sabe, madame, que nuestra historia está llena de exageraciones y medias verdades, donde la leyenda adopta con frecuencia la naturaleza de certeza histórica. Posiblemente en esta historia la realidad fue muy diferente. Y lo que para unos fue una traición para otros fue lisa y llanamente una lucha por el poder.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. O un acto arriesgado y heroico, incluso, aunque claro, a los perdedores debió de atragantarseles el caballero.

    Feliz fin de semana por fin, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. El traidor por excelencia, figura recurrente aquí en Zamora. Dice bien, Madame, si la historia fue como la cuentan el rey no era precisamente listo.
    Nadie habla del Caballo de Troya como una traición.
    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  4. Así es. Desde niña me incomodaba que el bueno fuera Sancho, el cual, desde mi punto de vista, era el agresor. No entendía el punto de vista de los viejos romances.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Si Bellido, hubiérase jugado la vida, solo por favorecer a Urraca en tal situación
    y sin agradecimientos carnales de por medio.
    En años donde la traición y el asesinato eran moneda de cambio y en medio de una campaña, iba Sancho a acompañar a bellido solito a mirar una puertecita.

    Bellido un héroe madame?

    ResponderEliminar
  6. Todo es posible, monsieur, excepto que esa escena fuera exactamente asi.
    El proximo dia veremos la otra cara de la misma moneda.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Bueno, madame, nos habéis dejado con la miel en los labios... Estoy deseando desde ya leer la próxima entrega... La idea de acercarnos a la verdad que se encierra tras estos oscuros hechos se me antoja apasionante... Y es que recuerdo que la historia de este magnicidio, que conocí siendo un niño -no puedo deciros de la mano de qué autor, pues no lo recuerdo, pero sí que fue a través de un viejo libro escolar que había pertenecido a una de mis hermanas mayores-, me inquietó muchísimo, pues no entendí, primero, por qué un hermano se alzaba en armas contra otro -otra, en este caso- y, segundo, lo más traumático para mi infantil mirada, por qué Urraca, a pesar de todo, conspiró contra la vida del rey Sancho, contra su propia sangre...

    Madame, espero que hayáis tenido una muy feliz jornada. Que la velada no le vaya a la zaga...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  8. Pues continuaremos repasando el personaje de uno de nuestros mas famosos villanos, examinandolo desde mas de un punto de vista y tratando de averiguar la verdad que se ocultaba tras la leyenda.

    Monsieur, no ha estado mal el dia de hoy, y espero un fin de semana relajado. Ojala lo sea tambien para usted.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues si le cuento madame la versión que daba mi padre de los hechos... No sé de dónde se la habría sacado o si de verdad aparece en algún libro.- En todo caso no sabría darle la referencia.

    El caso es que mi padre me contaba que Bellido Dolfos asesinó al rey don Sancho mientras estaba haciendo sus necesidades junto a la muralla zamorana. Momento privado si que era y sí que pudo pillarle de improviso, por lo que la historia puede cuadrar algo más. Es menos heroica, pero más creíble.

    Un besito y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Ay, madame, que me he atragantado de risa, porque resulta que a usted su padre le contaba la misma version que a mí el mío! Y además sigue todo convencido, jijiji.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Ya no puede uno hacer sus necesidades tranquilo, porque cuando menos te lo esperas...¡zas! Te arrean en la cocorota.
    Jejeje. Está simpático y cruel eso de que la muerte le pilló... ¡obrando! Humor negro de grueso calibre.

    ResponderEliminar
  12. A veces me pregunto de dónde salen las leyendas. Fijese, no tenía ni idea de que estuviera tan extendida la que nos contaban nuestros padres, pero debió de ser todo un boom.
    Tengo que decirle a mi padre que hay mas defensores de su version. Se va a poner muy contento, jiji.


    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Una entrada muy interesante madame

    Que pase usted un buen fin de semana

    Muchos besos

    Gema

    ResponderEliminar
  14. Merci, madame.
    Feliz fin de semana tambien para usted. Yo creo que se me ha indigestado la tarta de manzana, pero valio la pena.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Feliz semana madame. Yo había leido las dos versiones: la de la puerta y la de "sus necesidades". Siempre he dado más credibilidad a la segunda porque la primera deja al rey como demasiado ingenuo y confiado, ¿ tan pronto se ganó la confianza del rey un desertor del bando enemigo? lo más lógico era que fuese acompañado a ver esa puerta de entrada con alguien más para cubrirle la espalda, toda seguridad era poca en tiempos de guerra y siendo objeto de conspiraciones. De ser asi, muy inteligente no era y esto le hizo perder el trono.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Obviamente esa version es insostenible. No pudo ser exactamente así, por lo que hay que buscar alternativas, y parece que los estudios modernos nos las proporcionan, como veremos el proximo dia.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Sancho el fuerte despues de haberse aliado con Alfonso y repartido el reino de Garcia ,se volvieron a enfrentar en golpejera he hizo prisionero a su hermano ,no me sorprende que haya sido engatuzado por un traidor ,horas antes de emprender contra su hermana Urraca.
    Espero que no me malentienda madame ,lo digo desde la distante Reina del Plata en donde nos guiamos por los libros de historia ,las peliculas y algun que otro documental por tv.Ese era el final apropiado para Sancho a mi modo de entender .Daria años de mi vida por tener abuelos o padres que me contaran tan lejendarios acontecimientos .

    Un saludo enorme madame y buen descanzo.

    PD :Ojala que algun dia cuentes como hizo Dolfos para escaparcele al cid

    ResponderEliminar
  19. Seguro que los suyos tambien tienen muchas hermosas leyendas que contar, tal vez sobre otras tierras u otros tiempos, pero ellos son siempre una fuente inagotable.

    Monsieur, segun la versión, Dolfos pudo escaparse porque al Cid no le dio tiempo a ponerse las espuelas, y desde entonces el Cid maldijo al caballero que cabalgara sin ellas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Madame, contado magníficamente, como siempre :). Espero ver la versión moderna, porque la tradicional es prácticamente increíble, no es muy probable que un rey en aquel entonces fuera tan confiado, en todo caso, es más probable la versión de los comentarios :-D.

    Espero que hayáis tenido una buena digestión.
    Feliz fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ay si, madame, finalmente se me pasó. Pero es que estaba tan rico que volvería a hacerlo, jiji.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Me gustan las historias que se mezclan con la leyenda Madame. Esta parece ser una de esas. Me gustan porque tanto amigos como enemigos intentan exagerar las cualidades del protagonista, quedando todo tras un velo, que oculta en parte la verdad....
    No conocía la historia de este caballero.

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  23. Mire que le han atizado fuerte durante siglos al caballero. Menuda fama arrastra tras de sí. A ver si podemos ir clarificando un poco las cosas.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. La versión en la que el rey Don Sancho se acerca a unos árboles para "hacer lo que el hombre no puede excusar" ,momento en el que será apuñalado por su propio venablo de manos de Bellido, ha quedado en los anales de la historia zamorana tan definido que todavía escucho comentar a algún orihundo: "voy a ver si me matan". Hermosa la historia pese a que la escriban los vencedores. Un regicidio era considerado la peor de las maldades en un mundo donde la guerra aún tenía sus propias reglas y era cosa de caballeros.
    Ansiosa estoy de concer la siguiente parte de la cuestión.

    ResponderEliminar
  25. Hola, coincidencias de la vida mi primer apellido es Bellido y el segundo Sancho.¿De quien sere descendiente?

    ResponderEliminar
  26. La osadía de los Castellanitos no ha tenido ni tiene límite, la envidia el desprecio y todo lo que conlleva hacia nuestra provincia se ve reflejada en ese odio permanente y de por vida que siempre nos tuvieron, tienen y tendrán, mientras, el zamorano listo le hace la cama como si de su criado se tratará, este y no otro ha sido el gran cáncer de Zamora, un mal que la ha llevado al borde del suicidio si es que no esta muerta ya

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)