viernes, 5 de febrero de 2010

Luisa Isabel de Orleáns, Reina de España (II)


-->Luisa Isabel de Orleáns

Para formarse idea de la importancia que se atribuyó al incidente entre la reina y el mayordomo es menester recordar la atmósfera de recato en que siempre vivieran las reinas de España, y en la rígida etiqueta, que hacía que nadie, salvo el rey, pudiera tocar su cuerpo. Es conocida la anécdota ocurrida al duque del Arco, Alonso Manrique de Lara, quien viendo en peligro la vida de María Luisa de Saboya durante una cacería, se arriesgó a salvarla, pero a continuación escapó inmediatamente al galope en su caballo y desapareció para no ser acusado como reo de alta traición.

La suegra de la joven reina, Isabel de Farnesio, tuvo que arreglar las cosas para que Magny regresara a Francia, pero no era el afecto lo que la movía a favor de la esposa de su hijastro, sino el tratar de atajar un escándalo que perjudicaba a toda la familia. Sus sentimientos respecto de Luisa Isabel eran de perfecta antipatía, que no se cuidaba de disimular ante el embajador francés. Este, con fecha de 7 de abril, escribió a su gobierno lo siguiente:

“La reina me ha dicho: Hemos hecho una terrible adquisición; será como sus hermanas, si es que no es peor”.
-->
 Isabel de Farnesio

No era éste el único asunto doméstico que por entonces amargaba la existencia del joven Don Luis. Estaba persuadido de la excesiva intimidad que unía a su esposa con una de sus camaristas, la Kilmalok, mujer intrigante y ambiciosa a quien se achacaban los malos consejos y la mayoría de los desatinos que practicaba la reina. Enterado de que la Kilmarok andaba en vías de casamiento, el rey le ordenó que lo hiciera enseguida. Pero la camarista, respaldada por su señora, en lugar de obedecer siguió como antes, disculpándose por medio de un memorial dirigido al monarca. Mucho le costó al rey hacerse obedecer finalmente, hasta que la mujer hubo de resignarse, casándose el 28 de marzo.

Poco después volvía Luis a quejarse de su esposa, participando a sus padres que iba de mal en peor, y que si él se permitía decirle algo alguna vez, “se enfada conmigo y yo no sé qué hacer”.
-->
 Luis I

En mayo de 1724 el marqués de Santa Cruz dice lo siguiente sobre Luisa Isabel en una carta al de Grimaldo:

“…y estando en el tocador, al tiempo de mudarse la camisa, se anduvo paseando y dando carreras por todas las galerías en camisa”. Y en otro párrafo: “… no hubo remedio de reducirla y por fin fue, pero no sucedió lo que ayer, pues no bebió ni aguardiente ni cerveza, que aseguro a Vuestra Excelencia que el cuento de ayer, como fue tan público, ya está divulgado en todo Madrid. Esta tarde ha ido a la priora y se ha llenado de rábanos, que no sé cómo no revienta, pero por comer se pierde; sobre comer el lacre de los sobrescritos le he dicho mil cosas y no tiene remedio”. Y más adelante: “Este pobre rey ha sido bien desgraciado si esta señora no muda en un todo… Vuestra Excelencia perdone lo que le canso y crea que no sé en qué ha de parar esto, pues de experimentarlo a referirlo hay una grande distancia”.

En julio tuvieron que tomar la determinación de encerrarla por unos días para ver si escarmentaba, después de que hubiera vuelto a dar escándalo abusando de la bebida. Luisa Isabel se asustó y comenzó a manifestar un comportamiento ejemplar, hasta que le levantaron el castigo al cabo de seis días. 

-->
 Luis I

No sabemos si hubiera sido capaz de mantenerse firme en su intención de enmienda mucho tiempo, porque al mes siguiente se desencadenaba la tragedia. Lo que sí es de señalar es que, sorprendentemente, el comportamiento de esta chiquilla alocada cambió de modo radical cuando su esposo contrajo la viruela. Luisa Isabel lo atendió personalmente y se negó a moverse de su lado pese al elevado riesgo de contagio. De hecho el contagio se produjo, aunque la enfermedad fue más benigna con ella. La reina mostró una total abnegación hasta que el desdichado rey falleció el 31 de agosto, pocos días después de haber cumplido 17 años. Su reinado fue el más breve en toda la historia de España.

Lusa Isabel, contando sólo 14, acababa de quedarse viuda. Su suegra se encargó de hacer que fuera devuelta a Francia. Una vez allí pasó una temporada de decorosa reclusión en un convento, lo que se esperaba que ayudase a cambiar sus hábitos, que continuaban siendo desesperantes. Después Luisa Isabel se trasladó definitivamente a su residencia del palacio de Luxemburgo hasta que falleció el 16 de junio de 1742.

-->
 Luisa Isabel de Orleáns

Los primeros Borbones españoles son un ejemplo de endogamia aquejados de locuras varias: crisis depresivas, de personalidad, agresividad, trastornos de conducta, de alimentación, adicción al sexo. Luisa Isabel era una de ellos, nieta de Luis XIV por su madre. Era, por tanto, prima de su suegro, a la vez que hija de primos. Los parentescos se entrecruzan en el árbol genealógico hasta confundir. "Una carga terrible en la que cada célula de su cuerpo es prima de la contigua", señala la psicóloga Alejandra Vallejo-Nágera, que incluye a Luisa Isabel en su obra “Locos de la Historia”.

Cualquier tara que hubiera podido heredar estaba destinada a verse potenciada con el absoluto abandono en el que vivió durante su infancia, la total falta de educación y, desde luego, con toda la bebida que se le permitió ingerir a tan tierna edad.



Bibliografia:
Luis I y Luisa Isabel de Orleáns: el reinado relámpago – Alfonso Danvila
Mémoires et lettres du marechal de Tessé
Locos de la Historia: Rasputín, Luisa Isabel de Orleáns, Mesalina y otros personajes egregios. – Alejandra Vallejo-Nágera

26 comentarios:

  1. En todas las familias aquellos que son vistos como los mas locos o las ovejas negras terminan haciendo aquello que nadie quiere hacer, como cuidar a su esposo con viruela. La locura muchas veces se une a la lealtad y los correctos cuando se hunde el barco suelen ser los primeros que huyen, como las ratas. A mi ella me gustó... la imaginé una especie de punk, Madame: De qué murió Luisa Isabel? y que edad tendría?

    ResponderEliminar
  2. Sí, una punk descerebrada a lo Sid Vicious... o directamente trastornada como apunta Najera. Sí, me ha sorprendido su comportamiento final con la enfermedad del rey.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  3. Al final, aunque no fue una buena reina si que supo comportarse en sus reales deberes de asistencia a su real marido y matener el decoro que la ocasiòn requerìa...de todas formas también debemos decir que se trataba de una alocada adolescente de 14 años y que seguramente una vez pasada la adolescencia quizàs habrìa podido cambiar...no obstante, evidentemente se reflejan los malos modales de la corte francesa heredados de Luis XIV y con esto me refiero a una chica de 13/14 años alcohòlica...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Claro, monsieur, lo que pasa que los punk son flor de estercolero, no de palacio. Es como poner a un ciego a conducir un autobus. Son tan majos como cualquiera, pero es que eso no es lo suyo.

    Ella murio de hidropesía, contando 32 años.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pues ya ve, monsieur, que estar trastornada no impide tener buen fondo y unas cuantas agallas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. No no, es que pasó con creces la adolescencia y no cambió en absoluto. Siempre fue igual. Su familia francesa no pudo con ella tampoco.
    Su padre era alcoholico, en efecto (precisamente ese no es que fuera el problema mas habitual en la familia), pero no hacía esas tonterias. De hecho fue perfectamente capaz de gobernar Francia, aunque no fuera a gusto de todos. Como usted comprendera, esta criatura nunca hubiera podido ni gobernar a su perrito.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame:

    El ambiente hace la personalidad y forja el caracter de las personas, sean de la realeza o no. n ejemplo el de la dama de su entrada. Sin embargo como bien dice Ud se potencio el problema con asuntos de endogamia, que torcieron más el entuerto.

    Saludos Madame. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Si, monsieur, la chica tenia malas cartas. Se reunieron en ella las peores circunstancias posibles.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Curioso que adquiriera cordura ante el final inevitable del joven rey, aunque después no consiguieran hacer carrera de ella. Sorprende también como su rebeldía es similar a la de la mayoría de los adolescentes de hoy... y es que las etapas de la vida son iguales para todos y en todas las épocas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hombre, madame, eso de la mayoria...
    usted cree que la mayoria de los adolescentes en actos oficiales eructan sonoramente y hacen cosas peores, y que andan por ahi mostrandose desnudos y comiendo lacre? jiji, fijese que yo nunca he conocido ninguno!
    Me imagino que alguno habrá al que le falte un tornillo, claro, pero la mayoria...

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Menudo elemento de persona.
    Sigo pensando que es una auténtica locura encargar tares propias de adultos a niños de 14 ó 16 años. Lo suyo es que prefieran hacer travesuras, como la de la amiga de la entrada. Ella, está claro que prefiere hacer botellón a reinar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. jijiji, eso sí, menudos botellones se hubiera corrido hoy dia!
    Pero no iba a dejar nada para los demas!
    El problema es que despues de los 14 y los 16 cumplio los 20, y despues los 30, y seguia igual o peor. Desesperó a toda su familia hasta su ultimo aliento.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Efectivamente el entorno, crea mucha parte del carácter y personalidad de la persona, mas cuando hay un abandono sobre esta, eso si, es curioso como afecta a unos y a otros, mirar Claudio el Emperador.

    ResponderEliminar
  14. En efecto. A igualdad de condiciones no todos resultan afectados de la misma manera ni en la misma medida. Sucede incluso en el caso de hermanos que han atravesado por las mismas desdichas con resultado muy diverso. Digamos que esta pobre chica no tenia suficientes luces para sobreponerse a nada, y siempre fue a la deriva.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Favor que me hacéis, madame, pues me encontraba bien entretenido leyendo estas cosas de la Luisa y el Luis, cuando la mención al libro de los locos hizo que se me encendiera una lucecita. He ido a mirar y ¡efectivamente!, lo tengo ahí, sin leer, desde hace ya no sé cuánto tiempo, olvidado por completo. Descuido que podré corregir gracias a vos.

    ResponderEliminar
  16. De salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidada, silencioso y cubierto de polvo veíase el libro.

    Monsieur, que usted disfrute de su lectura!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente, la endogamia ha sido uno de los males que han aquejado históricamente a la Corona española -como asímismo a otras del Continenete-, tanto a Borbones como a Austrias, no lo olvidemos..., y cuyas consecuencias se han venido manifestando hasta hace bien poco en la Familia Real...

    Pobre Don Luis..., era tan joven... Y pobre tambien Doña Luisa Isabel... Al fin y al cabo no era más que una niña. Supongo que llegar a España, donde como apuntáis, el rígido protocolo distaba mucho de la atmósfera relajada en que creció, debió suponerle todo un trauma...

    En fin, madame, triste entrada, aunque muy interesante, por supuesto...

    Espero, como os decía hace unos minutos en mi espacio, que os hayáis recuperado totalmente de la migraña...

    Feliz arranque de fin de semana, doña Diana.

    A vuestros pies...

    Mil besos, mil..

    ResponderEliminar
  18. Que historia tan dramática madame, viuda con 14 años, y a esa edad ya ha conocido el abandono de niña, y los abusos de comida y bebida... pero viendo su comportamiento con el Rey al final, puede que su comportamiento fuera una rebeldia contra su sistema.

    Buena noche, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Tenho lido essas histórias e algumas são tão potencialmente dramáticas. Tanto faz se rico ou pobre, camponês ou rei, a desgraça está sempre a postos... é comum a todos. Somos todos iguais. Beijo, Madame...

    ResponderEliminar
  20. Y eso que le tocaron ya los Borbones de su familia. Imaginese que la hubieran mandado a la corte de los Austria!
    De todos modos cuando regresó a Francia su comportamiento siguió siendo exactamente igual, tirando cada vez a peor. Y no hubo forma de hacer nada.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Es terrible ser viuda a los 14 años, madame. Apenas tenian infancia. Aun suponiendo que madurasen antes que ahora, era demasiado pronto. Una barbaridad.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. É verdade, madame. No final a felicidade não está escondido nos palácios. Pode ser no canto mais inesperados.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Realmente, muchas gracias por la informacion. Estoy escribiendo una historia sin fines de lucro,un fanfiction, vendria a ser, basandome en la existencia real de Luisa Isabel y Luis I, he hecho muchas adaptaciones en base a la informacion que he recaudado, y cada vez descubro mas cosas sobre esta niña. De verdad aprecio que lo hayas subido. No hay muchos blogs de historia ¡y para mi son realmente utiles!
    Gracias otra vez y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias a usted, madame.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. La pobre Luisa Isabel no se dio cuenta que la Corte de Versalles y la de Madrid eran completamente distintas. Ella se comportaba como sus hermanas que también eran princesas reales.
    Hay que reconocer que en pleno verano correr desnuda mientras regaban los jardines de palacio debía ser muy refrescante.
    Felicidades, de nuevo, por esta interesante biografía, como todas las suyas .
    Por cierto, Madame, ¿Ha hecho la biografía de María Luisa Gabriela de Saboya? Aunque en la de la princesa de los Ursinos sale mucho, eran dos caras de misma moneda(la cara amable, la reina y la desagradable, la de la princesa). Si la ha hecho, por favor, dígame donde está y sino creo que sería interesante que la hiciera, si lo cree oportuno, claro está.
    Besos y muchas gracias por sus escritos, tan amenos y bien documentados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, monsieur. No, no he hecho la de la saboyana. Por el momento me resultaría muy repetitivo volver a sumergirme en la misma época con los mismos personajes, pero quién sabe más adelante :)

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)