miércoles, 3 de febrero de 2010

Luisa Isabel de Orleáns, Reina de España

 
-->
 Luisa Isabel de Orleáns

Luisa Isabel de Orleáns nació en Versalles el 9 de diciembre de 1709. Era hija de Felipe de Orleáns, Regente de Francia durante la menor edad de Luis XV.

El 20 de enero de 1722, con apenas 12 años la casaron con el Príncipe de Asturias, que muy poco después se convertía en Luis I de España cuando su padre, Felipe V, abdicaba al ver muy quebrantada su salud mental.

Luisa Isabel no encajó en la corte española. Su educación había sido muy descuidada; ni siquiera sabía leer y escribir, y nadie se había ocupado demasiado de ella allá en la corte francesa. Cuando nació, sus padres ya tenían cuatro hijas, por lo que esperaban ansiosamente un varón. Luisa Isabel fue una enorme decepción. Para que se hagan una idea, fue apresuradamente inscrita en el registro como Mademoiselle de Montpensier, sin que se dignasen ponerle siquiera un nombre hasta mucho más tarde. Eso fue cuando se preparaba su matrimonio con el Príncipe de España, para lo cual era preciso el nombre completo.

Al llegar a España todo el mundo  pudo constatar que su comportamiento dejaba bastante que desear. Eructaba sonoramente en público, era desaseada, perezosa y parece que abusaba de la bebida, lo cual generaba parte del problema de sus extravagantes actitudes. Lejos de sujetarse a los preceptos de la etiqueta que Luis I acababa de restaurar, parecía empeñada, desde los primeros días, en quebrantarlo todo y mostrar su desdén por cuanto representara cualquier oposición a su gusto, como lo demostró invitando a su mesa, junto a los Infantes y las damas más importantes de la corte, a otras personas de menor rango.
Luis I

Parecía, además, tener un interés especial en mostrarle al rey su indiferencia, y en conjunto su actitud exasperaba tanto a su esposo que éste, con la inexperiencia de su gran juventud, pues sólo contaba 16 años, no sabía cómo resolver la delicada situación. No pudiendo contenerse ya, Luis manifestaba a sus padres: “Preferiría estar en galeras a vivir con una criatura que no observa ninguna conveniencia, que no me complace en nada, que no piensa más que en comer y en mostrarse desnuda a sus criados. No conviene a una reina de España llevar una vida de la que no puede su marido apartarla, pues aunque le he hablado más de cuarenta veces, no ha hecho ella más que burlarse de mis observaciones”.

Las acusaciones se ven confirmadas en una carta del mariscal de Tessé al duque de Borbón del 10 de abril de 1724, en la que refería que Luisa Isabel había sido sorprendida “con dos o tres mujeres de su cámara que había hecho desnudar por completo, y a sí misma también”, divirtiéndose en un juego infantil, conocido entre los colegiales por el grosero nombre de broche-en-cul. En el juego los participantes tienen brazos y piernas sujetos, y buscan derribar al adversario. La gracia está en los infructuosos esfuerzos que hace por levantarse quien se ha caído.

Lejos de corregirse, Luisa Isabel parecía empeñada en multiplicar sus fantasías hasta el punto de provocar un incidente que perjudicó seriamente su nombre. Trasladada la corte al Buen Retiro el 11 de marzo, cuenta Saint-Simon que estando un día la soberana en los jardines de palacio, vestida muy ligeramente y subida en una escalera, para alcanzar la fruta tuvo miedo a caerse y pidió socorro a grandes voces. Acudió el mayordomo de semana*, Foucault de Magny, que se encontraba cerca, y, sosteniendo la escalera, ayudó a descender a la reina. Aquel mismo día se quejó Luisa Isabel de haber sido indignamente ultrajada por el marqués, y enseguida los padres de Luis solicitaron que fuera llamado Magny a Francia.
Mariscal de Tessé

Tessé, al dar cuenta del suceso, en lugar de quitarle importancia o reducirlo a sus verdaderas proporciones, lo exageró notablemente:

“…Si hay alguien a quien reprender es a ella, que se ha buscado algo de lo que el pobre diablo es inocente. Ella estaba subida en lo alto de una escalera, mostrando la espalda, por no decir otra cosa… Magny subió y la ayudó a bajar delante de todas las mujeres; pero a menos que hubiera estado ciego tenía que ver lo que ciertamente él no buscaba ver y que ella suele mostrar con gran libertad. La reina, por atribuirse méritos que no le corresponden, lo acusó de haber sido insolente. En verdad que no se es tal más que con las damas que obligan a uno a serlo.”


Continuará

*Mayordomo de semana: Persona que en la casa real servía la semana que le tocaba bajo las órdenes del mayordomo mayor, supliéndole en su ausencia

40 comentarios:

  1. Luis I e Isabel de Orleáns tenían edad para estar dando por saco en las clases de secundaria o bachillerato, no encargándose de tareas tan "regias".
    Un poco cochina la moza y el joven va a durar poco como rey, de hecho en muchos manuales casi ni se le nombra, pasando de Felipe V a Fernando VI directamente. Por cierto que éste último va a heredar del padre los problemas de salud mental y las depresiones. Se pasaba el día aullando como un lobo por el palacio de la Granja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tela con la señora!!!! no tenía conocimiento de nada relativo a su vida... ¿no tenían nada mejor que ofrecer los franceses como reina? en esto se ve la importancia que nos daban... a fin de cuentas no fue reina por mucho tiempo...

    ResponderEliminar
  3. Quien dirìa que esta descuidada y adolescente Reina morirìa tras no separarse del lecho de muerte de Luis I, contagiada por la mismìsima enfermedad de su real marido, en una historia de amor frecuentemente relatada aunque no tanto conocida para el gran pùblico...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Si, pobre chico. A saber cómo hubiera acabado tambien Luis de haber vivido un poco mas. Quien sabe si la locura de la familia no habria acabado por manifestarse.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pues ya ve cómo trataban a la propia familia: Felipe V era tan frances como Luisa Isabel, y encima de la familia! Jiji, tremendo.
    Y que me dice de la importancia que daban a las propias hijas, con ser muy francesas ellas?

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. La vida de esta reina al igual que la de su esposo son practicamente desconocidas, en efecto, tal vez por la brevedad del reinado, que solo alcanzo unos meses.
    Y eso que fue llamativa la señora!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Los cuidados que recibió el pobre Luis por parte de sus esposa fueron sorprendentes teniendo en cuenta los antecedentes personales de la susodicha, llegó a enfermar... pero no murió de eso, sino unos veinte añitos después... en Francia, por supuesto, puesto que la suegra la largó en cuanto pudo.

    Si se trató de amor, Amor o un desesperado reacción ante la posibilidad de perder su posición y privilegios en un lugar en el que nadie la quería, quién podría decirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Si, madame, efectivamente. Murio el 16 de junio de 1742, pero eso será tema para el proximo dia. Previamente a matarla veremos algunas extravagancias mas, jiji. Todo por orden.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame:
    Siempre pense que Luis no había tenido esposa. Pienso que la poca información sobre el es por el corto reinado.
    Ahora la dama pues.....Como la llamaríamos ahora: Emancipada?...
    u otra cosa.

    Saludos Madame. Espero la continuación.

    ResponderEliminar
  10. Que criatura más salvaje. No conocía nada de su historia, y a pesar de su no saber estar y pésima educación me ha gustado conocerla.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Si, es cierto, poco hay que estudiar de él como rey, pero aun asi me llama la atencion que sea tan poco conocido, con el revuelo que debio de armar la abdicacion de su padre.

    feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Asi es, madame, estaba en estado salvaje la pobre. Se ve que nunca le habian prestado la menor intencion. No se la habia educado de ningun modo ni prestado la mas minima instruccion, ni nadie se ocupó de que la niña no se aficionara de ese modo al alcohol. Me parece increible y totalmente desnaturalizado por parte de su familia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. En el fondo me da pena la pobre mujer. Supongo que era su manera de vengarse por tantos años desatendida e ignorada.
    Buenas noches, madame

    ResponderEliminar
  14. Pues es que la pobre no sabía comportarse de otro modo, porque la habian tenido como un animalillo. No era culpa suya en realidad. Hubiera necesitado un poco de tiempo para ser educada debidamente.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Un matrimonio un tanto desacertado entre dos jóvenes tan dispares. El muchacho representaría la seriedad y el respeto hacia las normas impuestas y la muchacha un espíritu en rebeldía completamente desbocado y libre. Una amena y divertida entrada sobre la nuera de Maria Luisa Gabriela de Saboya, una de mis reinas españolas favoritas.

    Feliz tarde, madame

    ResponderEliminar
  16. Vaya, madame, menuda perla estaba hecha esta antepasada de S.M. la Reina Doña María de la Mercedes de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, augusta madre de S.M. el Rey Don Juan Carlos, y por lo tanto, asímismo, pariente suya...

    En fin, no me extraña nada que el pobre de Don Luis se fuera tan prematuramente para el otro mundo.. No ganaba el desdichado para tanto disgusto... Por cierto, pobre también aquel mayordomo, Foucault de Magny... ¡Qué malcriada...!

    En fin, madame, quedo a la espera de la siguiente entrega..., intrigado, como no podía ser de otro modo, por si las cosas se enmendasen, aunque sea por el escaso tiempo que le queda por delante junto a su esposo, por el bien y la felicidad de éste en sus últimos días...

    Tened una muy feliz velada...

    A vuestros pies eternamente...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  17. Ay, madame, ya me dira usted con quien hubieran acertado cansandola. La pobrecilla era un caso desesperado, y a sus padres era para matarlos.
    Tambien a mi me gusta la saboyana :)

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Bueno, en realidad no llegó a ser antepasada de nadie la pobre, porque no tuvo hijos. Pero fijese usted que perlas dieron los Orleans. De todo hubo en la viña del señor.

    Buenas noches, don José

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Personajes curiosos de las familias reales españolas, debía usted haber titulado las últimas entradas, jejeje

    Con respecto al Príncipe don Carlos no digo más que las últimas palabras de Carolus II en su comentario. Yo también soy una fiel admiradora de Felipe II.

    En cuanto a la jovencita Luisa Isabel, elegida por su parentesco con la monarquí española, no creo que estuviese más regadera que su propio suegro. De todos modos no creo que su educación versallesca fuera impecable, pues siempre fue un cero a la izquierda, por lo que veo. Su imberbe marido estaría alucinado con la princesa que le había tocado en suerte, porque he imaginado a Luis como apocado y con poco carácter. Tampoco es que viviera mucho para demostrarnos otra cosa.

    Un besito, madame

    ResponderEliminar
  20. Pues claro que no estaba peor que Felipe. Desde mi punto de vista era simplemente una niña que no habia recibido ni la mas elemental educacion y a la que incluso se le permitia emborracharse de modo habitual. Y tenga en cuenta su edad, que se quedó viuda con solo 14 años!
    El pobre Luis poco pudo demostrar, sí. Y menuda papeleta le tocó.

    Jijiji, ya sabia que usted era de Felipe II!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Madame,
    una joven asilvestrada y grosera... Lamento que la pobre no tuviera nombre hasta su adolescencia, pero vaya calaña de joven...
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  22. Madame, sé que no tuvo hijos. Pensaba que no por esa circunstancia se la podía dejar de considerar antepasada de nuestros más recientes Reyes, pues proceden todos los mecionados de la misma persona... Tendré que informarme al respecto. Dejémosles de momento, pues, en parientes lejanos, ¿o tampoco...? Jijiji...

    Doña María de las Mercedes fue desde luego fue una perla preciosa... Y qué deciros de Don Juan Carlos...

    Feliz velada, doña Diana.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  23. Luis ha sido uno de los reyes más infelices de España. Su "enfermedad" parece haber sido un envenenamiento en toda regla por parte de lo que algunos historiadores llaman el clan de los parmesanos, los cuales eran próximos a la segunda esposa de Felipe V, que había dejado de ser reina en cuanto éste último abdicó a favor de Luis.
    En cuanto a los cuidados que una noble dedicaba a un marido que agonizante en el lecho de muerte, muchas veces se debían al pánico a quedar viuda y ser obligada (muchas veces por estipulación en el capítulo nupcial)a ingresar en un convento, lo cual en algunos casos equivalía casi a ser enterrada en vida.
    Existen personas que han visto en esta singular pareja una auténtica historia de amor de adolescentes con problemas, en todo caso daría para una buena película.
    Saludos desde la Corte de Potsdam, Madame.

    ResponderEliminar
  24. Sin embargo tenia un buen fondo, madame, y demostro buenos sentimientos en la hora de la verdad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Si, monsieur, por eso le decia que de todo hubo. No cabe duda de que María de las Mercedes fue una reina diferente, y tambien era una Orleans.
    Suerte que no fueran todas como Luisa Isabel!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Personalmente discrepo con lo del asunto del envenenamiento, aunque suena apasionante, eso si, jiji.
    La verdad que no me parece que haya tantos casos de reinas viudas en españa o en francia obligadas a pasar el resto de la vida en un convento. Con 14 años mas bien se las intentaba volver a casar, para no perder una buena alianza. De hecho ella no fue encerrada, mas alla de pasar un decoroso periodo de luto en un convento frances.
    Pero de historia de amor, viendo las cartas del esposo, le aseguro que no encuentro nada de nada.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. QUE DIRÍA LETIZIA SI LEYERA SU BLOG MADAME¡¡¡

    ESPERO EL RESTO DE LA HISTORIA, CARIÑOS MADAME

    ResponderEliminar
  28. Madame, vaya joya de la corona la pobre muchacha, pero dadas las atenciones que la prestaron en su casa...dándole nombre solo cuando fue necesario, tampoco se podría pedir mucho más de ella...

    Que paseis buena noche, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Conocía -poco- a Luis I, pero lo de esta chica ¡qué maravilla! ¡Menudo personaje! Espero ansioso la continuación.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  30. Madame abuela, supongo que Letizia se sentiria muy aliviada de ver que siempre se encuentra otra peor, jijiji.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Si, verdaderamente se comportó con arreglo a la educacion que le dieron, es decir, ninguna. Supongo que en cuestion de unos años se hubiera podido limar un poquito.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. El pobre chico fue bien gafe. Que desgracia de vida, y bien corta ademas.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Pobre Luis, que esperaba a una princesa y le mandaron a una mujer del albañal, aunque poniendose a pensar pobre tambien ella que habia sido descuidada, sin un nombre propio siquiera hasta que sirvio como prenda de cambio, una criatura abandonada que dificilmente podia ponerse una corona y actuar como reina.

    ResponderEliminar
  34. Dame, que capitulo tan apasionante, pobre Luis, vaya lo que le había tocado con la trastornada de Luisa Isabel de Orleans. Si te fijas en la cara de la reina en la foto, tiene cara de guasona,jejeje.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  35. QUERIDA MADAME, ES MI SUEÑO DESDE QUE VI DR. ZHIVAGO, RECORRER LA ESTEPA NEVADA.
    ME DA GUSTO COMPARTIR MI SUEÑO, SOLO QUE TU, NIÑA, PUEDES REALIZARLO, MIS TIEMPOS SON OTROS, PROMETE QUE SI LO HACES, ME RECORDARAS.
    TE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  36. Si, madame, bastante desdicha tuvo ella tambien, puesto que seguramente nunca tuvo el menor afecto por parte de sus padres.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Es posible que estuviera achispadita mientras posaba, madame, ya que parece haber sido algo tan habitual, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Madame, usted y yo lo veremos. La vida suele dar muchas vueltas en poco tiempo, y los sueños tienden a cumplirse si solo somos capaces de sostenerlos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Pero se la esta juzgando como adulta y era sólo una niña!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si es que entonces a usted le parece un comportamiento aceptable en un niño. Yo aspiro a que estén mucho mejor educados.Por no mencionar que en aquella época en que la vida solía ser más corta, se les exigía hacerse adultos mucho antes que ahora, y afrontar sus responsabilidades como tales. Al contrario que ahora, era normal casarse a esa edad, pero no ser tan grosero.

      Muchas gracias y feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)