jueves, 25 de febrero de 2010

Los Médicis: el comienzo (II)

 
Basílica de San Lorenzo


Los florentinos llaman también a los bizantinos, excelentes clientes y pagadores. Así, por ejemplo, el día que el bizantino Chrysoloras desembarca a orillas del Arno, no tiene más que entrar en una residencia rodeada de jardines que acaban de construir para él. Los jardineros están terminando de decorar las fuentes. Mientras finalizan los trabajos, Chrysoloras pone punto final a la redacción de la primera gramática griega de Occidente.

Huésped también de Florencia, Leonardo Brunin redacta una traducción italiana de las obras completas de Platón. Algunos años más tarde, Poggio Bracciolini será autorizado a meter las manos en las cajas de la República a voluntad con tal de que traiga a Florencia la mayor cantidad posible de manuscritos antiguos. Tiene éxito en su tarea, pues en 1418 la biblioteca de la casa de los Médicis alberga más de 700 incunables.

Los burgueses aprenden a convertirse en humanistas. Y a principios del siglo XV los ricos van a descubrir el placer de abandonar el calor del verano para trasladarse a lo que hoy llamamos residencias veraniegas.

 Poggio Bracciolini
Los Médicis, como la mayoría de las familias acaudaladas, provienen de los pequeños valles toscanos. Sus antepasados trabajaron la tierra, se ganaron duramente las primeras monedas con las que sus hijos pudieron instalarse en la ciudad. Y adoran ese campo donde el aire es más agradable, tanto que vuelven allí por placer. Construyen residencias y palacios donde organizan casi todas las noches encuentros culturales y otros más profanos, más libertinos. ¡Ah, qué fiestas aquellas!

Los intelectuales están encantados de ser huéspedes en estas residencias. Allí, esos cortesanos del intelecto lo tienen todo. Entienden que, por el hecho de ir a cenar a casa de los Médicis, mejoran socialmente. Saben muy bien que si le hacen la corte a Giovanni podrán obtener cargos de cancilleres o embajadores. Giovanni les sonríe; para que sean útiles a su fama póstuma los designa como cronistas oficiales de la República, y a ellos debemos mucho de lo que sabemos acerca del Renacimiento italiano. En su gran mayoría son inteligentes y se agrupan para crear el humanismo neoplatónico. Al leer a los antiguos griegos advierten el parentesco que existe entre la república de Atenas y la de Florencia. No es así exactamente, ¡pero cuánto les gusta a estos comerciantes imaginarse que viven y piensan como Sócrates o Platón!

En 1422 Florencia entró en una guerra de cuatro años contra Milán, cuyo duque, Filippo María Visconti, amenazaba con apoderarse de todo el norte de Italia. Giovanni se pronunció en contra de la guerra, porque tenía el convencimiento de que la República no se encontraba lo bastante fuerte y no podía permitirse sufragar la campaña. Nadie escuchó su opinión, y Florencia sufrió seis serias derrotas en el transcurso de dos años. Sin embargo, finalmente se alcanzó el objetivo, gracias a que al cabo de cuatro años Venecia se les unió y el duque de Milán se vio obligado a concluir la paz en términos honorables para los florentinos.

 Medalla de Filippo Maria Visconti - Pisanello
Cuando en 1429 —año en que en Francia Juana de Arco se apodera de Orleáns— Giovanni de Médicis siente que se acerca su muerte, hace llamar a su hijo Cosme.

—No tengáis nunca opinión contraria al pueblo, aunque éste prefiera cosas inútiles —le dice—; no habléis jamás con la petulancia de un canciller, otorgad con dulzura y benevolencia. No transforméis el palacio público en una tienda; muy por el contrario, esperad que el palacio os llame. Ocupaos de tener al pueblo en paz y al comercio en prosperidad.

¡Cuánta lucidez y sabiduría en unos tiempos en los que Europa se pierde y empantana en la Guerra de los Cien Años!

El 20 de febrero de 1429, Giovanni, el primero de los grandes Médicis, después de espléndidos funerales que costaron una fortuna, es depositado en la iglesia de San Lorenzo, de cuya terminación se encargó él mismo. Dejaba una enorme fortuna a sus dos hijos, Cosme y Lorenzo.

 San Lorenzo

Maquiavelo dijo de él: “Nunca buscó los honores del gobierno, aunque los ostentó todos. Cuando ejerció el poder practicó la cortesía con todo el mundo. No fue hombre de gran elocuencia, pero sí de una extraordinaria prudencia”.



Bibliografía:
Florence: a portrait – Michael Levey
The Medici – Colonel G. F Young
La Fortuna y la Gloria – Claude Mossé
The rise and decline of the Medici Bank 1397-1494 – Raymond A. de Roover
The late medieval age of crisis and renewal, 1300-1500 – Clayton J. Drees
Florence and the Médici, the pattern of control -  J. R. Hale

25 comentarios:

  1. Madame, paso tan sólo para desearos unas muy buenas noches... Esta semana de Andalucía va a acabar conmigo. Voy a tener que pegar mis ojos a la cara con celo para que no se caigan al suelo, no os digo más. Mañana será otro día. Entonces regresaré para gozar de vuestra lectura...

    Dulces sueños...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, don Jose, espero que este usted disfrutando de las fiestas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. OIGAN, UNA PREGUNTITA, A USTEDES CON EL EXPLORER LES SALE ABAJO A LA IZQUIERDA EL TRIANGULITO AMARILLO DE "ERROR EN LA PAGINA" EN CASI TODOS LOS BLOGS?

    ResponderEliminar
  4. Excelente entrada, gran inicio de una dinastìa, un hombre inteligente pero al mismo tiempo calculador y sabedor de las potencialidades futuras de su estirpe, ya solo faltaba el asalto a poder absoluto de la Repùblica.

    Un saludo.

    PD: también yo vel el triangulo fantasma amarillo que vive en la parte inferior de mi ordenador.

    ResponderEliminar
  5. Está claro que una nueva mentalidad se va apoderando de Italia que, aunque fragmentada en mil pedazos, da a toda Europa un ejemplo de modernidad con esa burguesía emprendedora que está anunciando la era del Renacimiento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. A mi ayer blogger en general me dio bastantes problemas tanto en chrome como en mizilla. De IE no puedo decirle porque me mantengo alejado.

    En cuanto a la entrada, la familia Medici y sobre todo este Giovanni da pleno sentido al término Renacimiento.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  7. el forjador de un estado moderno... si señor el Renacimiento no solo llegó al arte sino a la política...

    yo utilizo Firefox y no me salen triangulitos ;)

    ResponderEliminar
  8. Majestad, si podéis utilizar mozilla os irá mucho mejor, porque no da tantos problemas el blog con él, ni se ve el triangulo amarillo. Con el explorer esto suele ser un calvario.

    En cuanto a Giovanni, muy bien tuvo que hacer su labor para que la familia pudiera mantenerse en el poder durante generaciones, no siempre con los mismos meritos que el fundador.

    Feliz jueves

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Así es, estan empezando a cambiar la faz del mundo, preparandose para terminar con mil años de edad media.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. A usted le dio problemas com mozilla? Que curioso, a mi con mozilla me va bien siempre. Pero entonces intuyo que debe de ser mas bien algun problema general. A ver si lo arreglan.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Monsieur Jose luis, yo tambien uso firefox y funciona correctamente, pero como la mayoria de la gente que entra lo hace con el explorer, siempre compruebo despues que con ese navegador tambien se visualiza la pagina correctamente, porque a veces no es así. Y me encuentro con que ahora aparece el triangulito.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Un gran político este Medici.

    A mí también me sale el triángulo pero pensaba que sería culpa de mi conexión.

    ResponderEliminar
  13. No sé que sera, madame. Al tratar de ver su blog con el explorer tambien me sale, pero no es en todos los blogs.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. De ellos me gusta el legado cultural que aún queda en Italia y cuando uno lo ve en directo se queda alucinado
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. La prudencia es una habilidad que solo se consigue puliendo el sentido comun.

    Me gusto mucho el consejo que le da Giovanni a su hijo!

    ResponderEliminar
  16. Madame, Giovani fue un hombre prudente, sabio y visionario. El consejo que le dá a su hijo es para quitarse el sombrero.
    Feliz tarde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Y tanto, monsieur. Cuantas obras de arte acumuladas, y edificios que siguen en pie, testigos de un pasado que no consiguieron llevarse las guerras.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Y a mi me gusta su frase sobre la prudencia, monsieur Alejandro.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Y tanto, madame, porque no era lo corriente en aquellos tiempos. El grado de refinamiento de Giovanni era impresionante, y a ello sumaba una enorme sensatez y una vision adelantada a su tiempo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Interesante saga esta Madame.

    Me estoy percatando que que me gustan más de lo que creía esta familia....

    Lo del triangulito ha causado sensación. Yo uso chrome desde que apareció. Me va mejor. Entro en mozilla y explorer para ver si el blog se ve bien y se puede comentar. Nunca he entrado por safari.

    Saludos, me salí del tema sin querer....

    ResponderEliminar
  21. Yo tambien uso solo el explorer para ver si se ve bien, pero resulta que muchas veces no, y cuando sí se ve sale ese triangulo que viene a decir que no se ve. Bueno, es cosa de locos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. ¿Sabes lo que ií de una monjita que habla de arte en la televisión de la que no recuerdo el nombre?

    Dijo: "Florencia es un punto en la geografía terrestre en donde la línea de la Historia se intercepta con la línea del Arte"

    Creo que no hay mejor definición. Y claro esta familia tuvo mucho que ver en ese intercepción. Aunque a pesar de todo me sorprende que haya aparecido en ella un iconoclasta tan destructivo como Savonarola

    ResponderEliminar
  23. y que pensará Berlusco de los consejos Giovanni?
    querida Madame la sigo leyendo

    ResponderEliminar
  24. En efecto, monsieur, una buena definicion de Florencia, y justamente lo que me atrae de la ciudad.

    Los Medicis no todos fueron como el fundador de la dinastia. También supieron ser destructivos mientras atesoraban obras de arte, y gobernar por el veneno y la daga.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. A Berlusco sorprendentemente le va muy bien. No se si hará magia o pactos con el diablo, pero consigue que le voten.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)