martes, 23 de febrero de 2010

Los Médicis: el comienzo

 

 Giovanni di Bicci de Medici
Dos grandes familias dominaban en Florencia: los Albizzi y los Alberti. Pero desde 1421 deambulaba por el palacio de la Señoría, donde vivían los Alberti, un nuevo gonfaloniere de justicia llamado Giovanni di Bicci de Medici. Empujada por la ola de riquezas de la ciudad, la familia Médicis va a demostrar al mundo que el verdadero poder, ese que todo puede permitírselo, fue y seguirá siendo el poder del dinero.

Giovanni era considerado un hombre apuesto y gallardo. Pese a su rostro duro, de aspecto algo hosco aunque con un toque melancólico, todo el mundo lo sabía tan inclinado a las bromas infantiles como hábil en los negocios. Le gustaba esconder bajo una apariencia modesta su notable inteligencia y una cualidad indispensable para triunfar en Florencia: la astucia. Había nacido en 1360 y tenía 29 años cuando su esposa Picarda de Bueri dio a luz a un niño al que llamaron Cosme. Vivía entonces el matrimonio en una vieja casa de la Vía Larga, pero pronto se trasladaron a otra en la plaza del Duomo. 

 Via Larga, Florencia
Giovanni construyó su enorme patrimonio gracias a un invento personal: invertía en negocios seguros los capitales que le confiaban en Roma, Venecia y Florencia los prelados y nobles deseosos de escapar a los impuestos. Por precaución y para asegurarle discreción a la clientela, cada uno está designado en sus registros con un número romano. Estos libros se encontraron hace tan sólo unas cuantas décadas.

Después de las cuentas numeradas, Giovanni de Médicis se lanzó a la especulación inmobiliaria, lo que en el siglo XIV era toda una novedad. Concentra sus actividades invirtiendo en la compra de tierras, particularmente en la región de Mugello, de donde procedía la familia y donde se dice que el más antiguo de los Médicis había sido carbonero en la época de Carlomagno.

La fortuna que iba amasando Giovanni constituía una enorme contrariedad para el clan rival, los Albizzi, que antes de que apareciera él casi habían logrado reducir a los Médicis a la pobreza mediante sórdidas maniobras políticas. Fue en vano, y pese a que existieron entre 1343 y 1360 cinco condenas a muerte contra miembros de la familia Médicis, Giovanni volvió a construir la fortuna.


Sabía hacerse querer por los humildes, y fue llamado el Padre de los pobres. Casaba a las muchachas desprovistas de bienes y que no encontraban esposo: él prestaba la dote. En 1419 lo encontramos erigiendo a sus propias expensas instituciones benéficas. Se convierte por fin en banquero del Papa Martín V e inicia el gran giro que dará al clan su poder y su gloria.

Giovanni de Médicis considera que hay que demostrar la riqueza material mediante algún testimonio eterno, un retrato o una tumba suntuosa, o bien una iglesia con el fin de pagar los gastos de acceso al paraíso. Decide que las artes no serán sólo corporaciones de oficios, sino que deberán contribuir a la formación de inteligencias nuevas que se llamarán artistas.

El Médicis abre sin demora el camino. Le encarga al arquitecto Brunelleschi que construya la sacristía de la iglesia de San Lorenzo, donde se enterrará a los Médicis. Paga todo, desde el proyecto hasta el último albañil.

—Le debo, con creces, esto a mi ciudad —declara públicamente.

 Brunelleschi

Es un excelente demagogo, y será imitado. Al llamado de Giovanni acude a Florencia una multitud de artistas. Hoy la gente se apiña ante sus obras de arte, pero en aquel momento no debió de resultarle fácil al Médicis que la ciudad lo contemplara sin recelo, porque la vida en la Florencia de aquellos tiempos era muy diferente a como llegó a ser generaciones más tarde. Cualquier cosa que sugiriese el menor lujo era condenada como señal de degeneración. Cuando Giovanni hizo decorar las paredes de su palacio con frescos, entonces reservados a las iglesias, seguramente se consideró en un principio una innovación cuestionable. La decoración de los palacios hasta entonces era, más que austera, espartana, conteniendo sólo los muebles que se consideraban estrictamente necesarios y sin ningún refinamiento.

La misma austeridad se encontraba en el vestido, regulado incluso por leyes para evitar las extravagancias. Se estipulaban los materiales que podrían emplearse, el largo de las prendas y todo lo imaginable.


CONTINUARÁ

37 comentarios:

  1. Interesante personaje y padre de una generación de grandes duques que gobernará las toscana durante 200 años y de los que aún hoy queda testimonio de su grandeza.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Madame, un gusto saludarla y decir que este es uno de mis temas preferidos que usted narra maravillosamente. Felicidades Besos Isthar

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante Madame. Claramente inteligente y astuto, y padre de la especulación inmobiliaria... si viera hasta donde ha llegado ese boom no sé que haría.
    Feliz noche, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Una de las familias fundamentales en la historia de la cultura europeo, yo creo que es muy difícil concebir el Renacimiento sin ellos. Por cierto, se agradece el árbol genealógico, si no es bastante complicado seguirles la pista a todos los integrantes de la famialia...

    ResponderEliminar
  5. Una dinastia apasionante, en efecto, e inseparable de tanto arte como favorecieron a su alrededor.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, madame Isthar. Me imaginaba que serían de su agrado, dada su aficion por el arte.

    Un placer recibir su saludo.

    Buenas tardes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Se echaria las manos a la cabeza, porque él lo hubiera hecho de otro modo seguramente. Ay, madame, que desastre con ese asunto!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Y tan complicado, madame, por lo mucho que se repetian los nombres en la familia, ademas.

    Madame, le comentaba en su otro blog que no acierto a dejarle un comentario en este. No se por qué no se me abre la ventana de comentarios, ni si le pasa lo mismo a todo el mundo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame,
    menuda familia... Interesante el árbol genealógico que añade en su entrada.
    Cuando leo este tipo de cosas, yo, que soy aficionada a la genealogía, me pregunto por dónde andarán los descendientes actuales.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  10. La Dame Masquée...

    Sin duda tenían aprecio por las bellas artes, una dinastía que pronto se convirtió en todo un referente y con un poder asombroso...

    A sus pies

    Bisous

    ¿como va lo suyo, madame? disculpe mi atrevimiento, señora mia.

    ResponderEliminar
  11. ¡Menuda familia fascinante nos traes hoy a tus páginas! Quizá una de las más interesantes de la Italia del renacimiento. No he tenido la suerte de ver las pinturas murales de las que hablas, (creo que una cabalgata de Reyes, pero he visto imágenes y son verdaderamente fastuosas. Espero las siguientes entregas. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Quien sabe, madame. A veces se pierde el apellido por proceder de la linea femenina del linaje, y asi es mas dificil seguir la pista.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Va bien, monsieur, muchas gracias.
    Espero haber pasado ya lo peor del año!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Unas vidas rodeadas de glamour y de intrigas. Tienen todos los ingredientes para una novela.

    Buenas noches, madame Isabel

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. ¡Una familia fascinante! Me temo (lo digo por el trabajo que le supondría) que aquí hay material para otro blog independiente.
    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  16. Ya lo creo que sí. Pero no voy a poner toda la historia de los medicis. De momento solo es sobre el primer gran nombre de la dinastia, y terminaré el proximo dia.
    Uy, sin haberlo deseado me ha salido un pareado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. recién me estoy acomodando en la poltrona, para seguir esta maravillosa historia, estoy a la espera Madame....
    cariños

    ResponderEliminar
  18. Hola madame:
    Me ha gustado mucho saber el origen de los Medicis. No se puede negar su infuencia y contribución a la Historia, aunque como toda familia palaciega, intrigas a monto.
    Me ha impresionado la fuerza del fundador del clan, sobreponiendose a todo los obstáculos.....

    Saludos Madame.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Llega el momento de la oportunidad histórica para los hombres pudientes. La burguesía urbana se convierte en la clase decisiva para reyes y artistas. El ejemplo que nos trae hoy es una muestra representativa de estos mecenas y prestamistas acaudalados de gran influencia en la política local.
    Me encanta Florencia. Tiene un estilo, una clase, un qué se yo señorial que atrae...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, madame, pronto la continuacion.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Uno de esos hombres singulares que dan un giro a la historia.
    Pero la familia no tiene desperdicio, en unas ocasiones para bien y en otras para mal. Nos han dejado muchas personalidades notables.

    Feliz dia, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. A mi tambien me gusta mucho Florencia, monsieur. Parece una ciudad dormida en el tiempo, en su pasada grandeza. por mucho que se llene de turistas, siempre se le encuentra el sabor a Medicis.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Apasionante el inicio de la trayectoria de esta familia. Giovanni fue un caballero muy ambicioso y con un gran afán de superación. Cuando uno piensa en Florencia es inevitable recordar a los Médicis. Espero ansiosa la continuación.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  25. Leyendo tu articulo hoy, he imaginado al gran Juan Antonio Cebrian, relatandolo, buena guionista suya hubieras sido, me encanta como escribes.
    Y despues el imperio romano que hubo?
    Solo los Médici.

    ResponderEliminar
  26. Le salieron bien las cosas, desde luego, a pesar de sus enemigos.
    Construyo una base muy solida sobre la que se apoyarian sus descendientes.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Los Sforza tampoco estuvieron nada mal. Buenas sagas encontramos en Italia: dan para muchos relatos.

    Muchas gracias, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Impaciente, espero,la continuacion.

    muy amena y certera entrada.

    saludos.

    ResponderEliminar
  29. Para mí que a los florentinos no debió de caerles nada bien estos Medici en un principio. No digo a la población en general, más preocupada de la agricultura, sino del mundillo de familias rivales que pugnaban por llevarse el gato al agua en los negocios y el comercio.

    Me imagino en estos comienzos a Giovanni como el cabecilla de un gran clan mafioso. Dominar el todo por el todo: la economía, la política y un arma muy poderosa, el arte. ël vió mejor que nadie que la expresión artística era propaganda. Tales conceptos se desconocían por completo. Controlar el arte a través dle mecenazgo suponía engrandecer a la ciudad y engrandecerse a sí mismo y a su familia. ¿No pensais que Giovani de Medicis lo que ansiaba es ser un César en su República?

    Un besito

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, monsieur Pedro.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Los rivales los veian venir y llevaban tiempo intentando librarse de ellos, en efecto. Pero no pudieron con Juan. Creo que uno de los mayores aciertos que tuvo fue su sagaz vision con respecto al arte, algo bastante innovador en la epoca. Preparó muy bien el terreno a su dinastia.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Pues tendra mas, monsieur.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Un lince el bueno de Juanito para los negocios, este mundo es para los listos y este lo fue....

    ResponderEliminar
  34. Ya lo creo. Debia de ser un portento para haber logrado alzarse sobre tantos enemigos, y de un modo mucho mas limpio que el que utilizaron muchos de sus descendientes.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Hola Madame, me gustaría que me escribiese un artículo sobre la profesión de la antigua roma de los medici, los pharmacolae y los unguentarii. Me parece muy interesante este tema, y usted es la mejor para estos casos. Un saludo y espero que pueda resumirme algo al menos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su amable opinión. Se tomará en cuenta la sugerencia, aunque por el momento el escaso tiempo que puedo dedicar a esto solo me permite recurrir a lo que ya tengo escrito.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)