lunes, 8 de febrero de 2010

Las Cruces de Leonor

-->
 Leonor de Castilla

Ahora que se aproxima el día de San Valentín, parece el momento oportuno para recordar una hermosa historia de amor que, sin embargo, temo sea poco conocida. Se trata de la que protagonizaron el rey Eduardo I de Inglaterra y su esposa Leonor de Castilla, en un tiempo en el que los matrimonios eran meras alianzas y nadie pensaba que los príncipes debieran tener en cuenta sus propios sentimientos. A pesar de todo, a veces, tan sólo a veces, brotaba el amor.

Leonor de Castilla nació entre 1241 y 1244, según las fuentes. Era hija del rey Fernando III y de su esposa Jeanne de Dammartin, condesa de Ponthieu.

Cuando tenía tan sólo entre 10 y 13 años, la casaron con el príncipe Eduardo de Inglaterra, que contaba 15. El matrimonio formaba parte de un acuerdo de paz con los ingleses, con los que Castilla litigaba por la posesión de Gascuña. Se celebró el 19 de octubre de 1254 en el monasterio de las Huelgas, en Burgos, y en aquella solemne ocasión Alfonso X el Sabio, hermanastro de la novia, armó caballero al joven novio. 

 Monasterio de Las Huelgas, Burgos

Se cree que el matrimonio no se consumó hasta que ella se convirtió en adulta, porque sólo después de cumplir 18 años empezó a tener casi un hijo cada año. Fue un matrimonio perfecto. Ambos se amaban mucho y congeniaban bien. Eduardo la tenía a su lado siempre que le era posible. De hecho, él es uno de los pocos reyes a los que no se les conocen amantes ni hijos bastardos. Y ella también se consagró por entero a él. 

Solían viajar juntos, no importa adonde fuera, porque Eduardo no podía estar mucho tiempo sin ella, de modo que Leonor incluso le acompañó a las Cruzadas. Cuenta la leyenda que cuando una flecha envenenada alcanzó al rey durante la Cruzada, Leonor succionó el veneno para salvarle la vida. A su regreso, en 1274, ambos fueron coronados, pues el padre de Eduardo, el rey Enrique III, había fallecido.

Eduardo I

La vida de ambos esposos está llena de detalles conmovedores. Cada lunes de Pascua se hacía la tradicional broma que consistía en que Eduardo se dejaba atrapar en su lecho por las damas de Leonor, que lo retenían para que no acudiera a la alcoba de la reina en esos días santos. Y luego, pasadas esas fechas, él les pagaba un rescate para que le dejasen libre. Significaba tanto esta costumbre para Eduardo que el primer lunes de Pascua tras la muerte de Leonor les dio igualmente a sus damas el dinero que les hubiera dado ese día de haber vivido ella.

Tuvieron 15 hijos, que algunas fuentes hacen ascender a 16 e incluso a 17. La mayoría fueron niñas. Una de ellas, Juana, nació en Acre, Palestina, mientras Leonor acompañaba a su marido durante la Cruzada.

Durante uno de esos viajes, en 1291 Leonor dio a luz a su último hijo y padeció altas fiebres. Ni ella ni el niño sobrevivieron.

 Eduardo I de Inglaterra y Leonor de Castilla

El cuerpo de la reina fue trasladado al priorato de Santa Catalina para ser embalsamado. Después fue enterrada en la abadía de Westminster, junto a su suegro, el rey Enrique III, pero sus vísceras fueron depositadas en la catedral de Lincoln.

Su esposo, destrozado, honró su memoria haciendo erigir cruces en cada lugar en el que descansó el cortejo fúnebre, que duró 12 días. Las cruces se conocen hoy como Eleanor Crosses (las cruces de Leonor), y algunas aún siguen en pie. Una de ellas estaba en el lugar en el que existe hoy una estación de metro llamada Elephant and Castle, curioso nombre que al parecer no es otra cosa que una corrupción de “La Infanta of Castile”. Y seguramente muchos de ustedes habrán estado alguna vez en Charing Cross, que así se llama porque una vez hubo allí una de esas cruces de Leonor, destruida durante el siglo XVII. El monumento actual es una reproducción del XIX, más adornada que la original. Mide 21 metros de altura y lleva 8 estatuas de Leonor. Algunos estudiosos hacen derivar el nombre de Charing de “chere reine” (querida reina), con lo que Charing Cross significaría La cruz de la querida reina.

 Charing Cross

Eduardo volvió a casarse 8 años después, porque sólo uno de sus hijos varones sobrevivía. Si el príncipe moría, los esposos de sus hermanas podían desencadenar una guerra de sucesión. Era preciso, pues, asegurar su descendencia con al menos otro varón, y eligió para tal fin a Margarita de Francia. Pero nunca olvidó a esa esposa a la que, según sus propias palabras en una carta al abad de Cluny, “tanto quisimos en vida, y a quien después de muerta no podemos dejar de amar”.

48 comentarios:

  1. ¿Esta es la reina Leonor que acompañó a las cruzadas a su esposo y cuando este fue mordido por una víbora, su esposa chupó la sangre de la herida para extraerle el veneno y así salvarle la vida? Este es otro caso de matrimonio efectuado por razones políticas que deriva en un profundo amor. Loable la fidelidad de Eduardo.

    Feliz noche, madame

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si, madame, la misma. Segun unas versiones el veneno procedia de la mordedura de una vibora, segun otras una daga empozoñada que le clavo un hombre enviado por el enemigo, y segun una tercera una flecha envenenada que lo alcanzó. De todo hay. Pero vamos a dejar las tres en leyenda :)

    De todos modos, fue un grandisimo amor.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Exquisita y conmovedora historia, muy apropiada para estas fechas de San Valentin.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Y el cine falto de guiones ya veis, muy grande la vida de estos dos amantes.
    Hablando de cine se estrenara pronto IRONCLAD, como los siete magníficos pero con caballeros templarios defendiendo un castillo.
    http://www.blogdecine.com/record/20

    ResponderEliminar
  5. Conmovedora historia de amor, es cierto que en aquella època eran extranos tales amorìos y, sobre todo, la fidelidad del real marido. En Espana podrìamos hablar solo del piadoso Felipe III, el cual fue un profundo enamorado de Margarita de Austria, y ademasfue el unico Rey de la Casa de Austrua (y de gran parte tambièn de la familia Borbòn)que no tuvo hijos fuera del matrimonio y que no se volviò a casar tras la muerte de su esposa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonita y conmovedora la historia que nos trae hoy. Desde luego, fue una auténtica lotería que el amor surgiera y la fidelidad se mantuviera en esa época de matrimonios de conveniencia. Una pareja feliz entre muchas infelices.
    Vamos a partir una lanza en favor de la familia de ella, la hermanastra de Alfonso X el Sabio, nada menos que uno de los mejores reyes que han pasado por nuestra península.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. No conocía la historia, y me gustó mucho, sobre todo por que quita el lastre de que en aquella época, en la clase social alta, SÍ había amor, respeto y fidelidad.
    Un besito cielo, y aunque te lea, siento no poder dejar siempre comentario.

    Feliz semana

    ResponderEliminar
  8. Bonita historia, yo no la conocía. Como han dicho más arriba, ojalá algún guionista le echase mano, que parece que últimamente la originalidad no es lo que prima en la meca del cine...

    ResponderEliminar
  9. Ya hay que empezar a celebrar, madame, que esta el dia a la vuelta de la esquina.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Monsieur, muchas gracias por la primicia. Con lo que me gustan los 7 magnificos, si encima me lo pone con caballeros medievales no podre resistirme.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Sí, tampoco en España es frecuente encontrar reyes que no se hayan apartado nunca del matrimonio. Efectivamente Felipe III tambien amo mucho a su esposa. De vez en cuando el destino acertaba.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Si, monsieur. A veces son mas famosas las otras historias, las de desamores, rencores, venganzas, traiciones... Pero de vez en cuando es bonito rescatar alguna de estas.

    feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame Basileia, esto va para aquellos que dicen que el amor fue un invento de la epoca del romanticismo. Ahi tienen a un caballero medieval enamorado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Cuando se hace cine historico parece que siempre vayan a buscar los mismos temas y los mismos personajes. Ciertamente el arte se ha convertido en industria y deja poco lugar a la imaginacion.

    Feliz comienzo de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Sólo leyendo el título, doña Diana, me entran unas ganas tremendas de devorar todo el texto... Pero habré de esperar unas horas para satisfacer este anhelo... Ahora tan sólo puedo limitarme a desearos una muy feliz y leve jornada. Ya sabéis: el deber...

    Mil besos mil

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, esta entrada seguro que va a ser de su agrado, por lo que comentamos el ultimo dia.

    Que tenga un tranquilo comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. A veces es posible lo improbable. Bella entrada, madame, y muy aleccionadores los datos de las cruces -me he reído mucho con el elefante y el castillo alias infanta de castilla.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  18. Sí, mire usted adonde fueron a parar los ingleses por repetir de oido.
    Algo asi como nuestro Mambrú, pero mas disparatado.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Qué maravillosa entrada, madame, sin duda muy apropiada para abrir boca en estos días, vísperas de San Valentín...

    Qué hermosa toda la historia de amor que rodeó al regio matrimonio, pero qué pena que ella se fuera tan prematuramente...

    En fin, me ha parecido precioso, aunque triste, dadas las circunstancias, el episodio de las cruces de "Elefante y Castillo". Estaré atento para no perderme detalle la próxima vez que viaje al Reino Unido...

    Ha sido un auténtico placer conocer con mayor profundidad la vida, obra y leyendas de esta infanta "medio sevillana", señora...

    A vuestros pies eternamente.

    Feliz tarde y arranque de semana.

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  20. Hola Madame:

    La historia la conocía, excepto la parte de las cruces.

    Me gusta Mucho Londres. Junto a Caracas y Madrid, Londres forma parte de mis favoritas.
    No se cuantas veces me he bajado y subido al metro en Elephant and Castle y no tenia idea de la relación que tiene con España....

    Feliz tarde Madame.
    No hace falta agradecer la mención que le hice. Es un honor que le un lector de sus crónica.

    ResponderEliminar
  21. una historia preciosa, y como bien indicas una rara avis en esto de los matrimonios reales...

    ResponderEliminar
  22. Madame, qué maravillosa entrada! No la conocía, ni tampoco el origen de las cruces y la escultura del féretro es...preciosa. Muchas gracias, madame, me ha encantado conocerla.

    ResponderEliminar
  23. Que lastima que siempre sepamos mas de las infelidades de reyes que de historias de amor como nos has contado.
    Muy bonita entrada.

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  24. Una historia maravillosa, madame, y no me resulta tan extraña. A veces las historias de amor en una pareja de sangre real a veces nos parewce imposible. Pero, alguna vez, aunque los matrimonios se hicieran por intereses políticos, tendrían que acertar, digo yo. También dicen que de la convivencia nace el cariño y probablemente en algunos casos así fuera.

    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Sabia que encontraria usted motivos para disfrutar de esta historia, don José.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Londres tambien es una de mis ciudades favoritas, monsieur Manuel. Me siento increiblemente bien alli.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Pues si, no fue precisamente lo mas comun, pero alguna vez tenía que coincidir que acertaran, y esta fue una de ellas.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Gracias, madame Kassiopea.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Gracias, madame Ana. Realmente la escultura es un trabajo magnifico. No podia haber encargado nada inferior Eduardo para ella.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Pues si, normalmente venden mas las otras historias. Pero aun quedan muchos romanticos dispuestos a rescatar algunas como estas y disfrutarlas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Si, asi es. O se acaban odiando o se acaban amando. Aunque aqui parece que la cosa fue bien desde el primer momento. Una union de las hechas en el cielo.

    Madame Carmen, por cierto, disculpe mi torpeza pero es que no sé qué imagen es la del premio, para poder subirlo a mi blog. Le agradecería si pudiera indicarmelo.

    Buenas noches, madame

    bisous

    ResponderEliminar
  32. Madame, ¿no se os agota nunca la inspiración para recrear estas historias? Con vos es difícil aburrirse...

    ResponderEliminar
  33. Es usted muy amable, monsieur, pero la mayoria de la gente lo encontraria facilisimo. No se crea que estas cosas interesan a todo el mundo. Hombre, si yo hablara de futbol, o de moda, entonces sí, una juerga total. Pero tengo mis limitaciones.
    De todos modos yo soy de los que piensan que no es la inspiración lo que suele agotarse, sino las ganas.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, que bonita historia nos trae, después de leer tanto matrimonio de conveniencia rodeado de escándalos y amantes. En este caso parece que estaban hechos el uno para el otro. El único "pero" que le encuentro es lo de los 15 hijos... qué barbaridad :).
    Buenas noches, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. jiji, sí, madame, me parece excesivo. La pobre mujer se pasó la vida embarazada, y al final le costó la vida.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado esta historia. Que estos esposos se quisieran tanto, es un alivio, casi un regalo para el alma, cuando tantos y tantos matrimonios desgraciados han existido. Y un orgullo, que Leonor fuera española. Me ha gustado mucho saber lo de las cruces y los nombres de esos lugares. Un abrazo muy fuerte, dama.

    ResponderEliminar
  37. Una hermosa historia de amor, tan difícil en aquellos tiempos que como bien dices, los matrimonios eran más conveniencias políticas que otra cosa.

    15 hijos!. O mejor dicho: 14 hijas y un hijo. No creo que buscaran al "chico".

    ResponderEliminar
  38. Si, madame, historias preciosas por lo poco que abundaban. Casi un pequeño milagro en medio de tanto desastre de union.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. jiji, bueno en realidad tuvieron mas varones, lo que pasa que se morían en la infancia, y solo uno sobrevivio a su madre. Debia de ser terrible en aquellos tiempos ir viendo morir a los hijos con tanta frecuencia.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  40. Por fin mi querida dame Masquee, una historia feliz¡¡¡

    que bonito amor.
    hay una obra, no recuerdo el autor,Leonor de Aquitanaia, en la que se repite una frase, "que triste es amar y no poderlo decir"...., hace alusión a esta historia?

    ResponderEliminar
  41. Pues no, madame. Pero Leonor de Aquitania era la antepasada tanto de Eduardo como de Leonor de Castilla.
    Una hija de Leonor de Aquitania se casó con Alfonso VIII de Castilla, y fue la bisabuela de esta otra Leonor.
    A su vez Leonor de Aquitania tuvo otro hijo: el rey de Inglaterra Juan Sin Tierra, abuelo de Eduardo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Dama Enmascarada, me ha enternecido tan bella historia de amor. Es realmente excepcional que el amor florezca de tal forma en un matrimonio de Estado, sin embargo, aún me sorprende más -teniendo en cuenta la época y la mentalidad inherente- la fidelidad que el rey guardó a su esposa.
    Creo que el hombre que es fiel es el más afortunado, puesto que ha encontrado a la mujer capaz de colmar su vida, no así el que se sigue sintiendo incompleto a pesar de su esposa y va buscabdo ansiosamente quién llene ese vacío que aún le tortura.
    Mmme ha agradado mucho su entrada, madame, voy de una a otra de las que escribe tan amenamente y todas me parecen interesantísimas.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  43. Asi es, madame. Yo tambien pienso que los fieles han de ser mas felices, aunque tambien mas escasos.
    Y casi sorprende encontrar historias asi en unas circunstancias que no se aliaban precisamente para que se produjeran.

    Muchas gracias, madame.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  44. Buenos Días,

    Me llamo Maria Rosa y soy una estudiante de idiomas, italiana. Formo parte del proyecto “Auramala”, una larga búsqueda sobre el misterioso fallecimiento del rey Eduardo II de Inglaterra, llevado a cabo por la asociación cultural “Il mondo di Tels” e Ivan Fowler, escritor.
    He leído este artículo sobre las cruces de Leonor de Castilla, madre de Eduardo II de Inglaterra. El proyecto Auramala destapa el misterio del fallecimiento de Eduardo, que según la mayoría se habría muerto en Berkeley... Pero... Parece que las cosas no están exactamente así. Pensé que a lo mejor podéis encontrarlo igualmente interesante.


    Aquí mismo tenéis el enlace del booktrailer en italiano e inglés.

    Buena Visión y gracias por su interés,

    Maria Rosa e IlMondoDiTels

    http://www.youtube.com/watch?v=6KS3IRciYMs

    http://www.youtube.com/watch?v=QUfoCcNu6GA&feature=share

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)