lunes, 22 de febrero de 2010

La sátira en tiempos de Carlos IV

 

 La familia de Carlos IV

La sátira era un poderoso instrumento para desprestigiar al adversario ridiculizándolo. A lo largo del reinado de Carlos IV este recurso arreció contra el llamado Príncipe de la Paz, el ministro Manuel Godoy, al que se hacía responsable de los desastres bélicos. Naturalmente el tema principal de estas sátiras era el origen del poder de Godoy, es decir, el de las relaciones entre el ministro y la reina María Luisa de Parma.

Godoy estaba perfectamente enterado de estos ataques que tampoco habría de ignorar María Luisa. Y es obvio que no le eran indiferentes, a juzgar por sus esfuerzos por dar con los autores, un empeño que siempre resultó inútil. Consta que el presidente del Consejo de Castilla, el marqués de la Cañada, encargado de llevar a cabo estas investigaciones, trataba de consolarlo explicándole la dificultad de la empresa.

El caso es que el objetivo de la producción satírica contra la reina y el ministro, que también era amigo del rey, iba más allá de la mera burla, pretendiendo llegar a forzar crisis de gobierno. El primer episodio de debilidad tuvo lugar cuando Godoy abandonó la secretaría de Estado en 1798. La sátira que celebra este inesperado acontecimiento hace alusiones bíblicas que reaparecerán en otros ataques:

Un estrépito escuché,
Que parece que se hundió
El monte en que descansó
El gran arca de Noé.
¿Qué miedo es éste?, exclamé,
Y díjome un capataz
Muy político y sagaz:
El son de este gran trabuco
O es la estatua de Nabuco
O el Príncipe de la Paz.

 Un joven Carlos IV

 Por entonces ya corría el rumor de los amores de Godoy con Pepita Tudó, un asunto que el ministro nunca se molestó en mantener privado. Se decía que se había casado en secreto con su amante, lo cual dio pie a una acusación de bigamia, un delito que podía llevarlo ante la Inquisición.

Cuando volvió al poder con el título de Generalísimo y emprendió la llamada Guerra de las Naranjas con Portugal en 1801 (que recibe el nombre por el ramo de naranjas que Godoy envió a María Luisa durante el sitio de Elvas), el acoso satírico fue más despiadado que nunca, mofándose de la insultante acumulación de honores y dignidades en un personaje de baja extracción social.

En daros Excelencia o bien Alteza
La pública opinión no se ha fijado;
Dúdase, gran señor, si sois casado
Y cuál es vuestra esposa con certeza,

Si son vuestros honores y riqueza
La gloria o el ludibrio del Estado,
Y si de guerra debe ser llamado
El título de Paz que os dio grandeza.

Últimamente, al ver los veteranos
Tercios mandar, a cuyo frente brilla
La doncella tizona en vuestras manos,

Nos ocurre, señor, una dudilla:
¿Irán a Portugal los castellanos
O vendrán los portugueses a Castilla?

 Un joven Manuel Godoy
Ya hacia el final del reinado, cuando Godoy había recibido hasta el almirantazgo, la producción satírica es ilimitada. Los aristócratas de la corte, humillados por la estrella siempre ascendente del plebeyo, no dejan de cebarse en él.

Duque por usurpación,
Príncipe de iniquidad,
General en la maldad,
Almirante en la traición;
Lascivo cual garañón,
De rameras rodeado,
Con dos mujeres casado,
En la ambición sin igual,
En la soberbia sin par
Y la ruina del Estado.

Había aleluyas al pie de grabados desvergonzados, parte de una campaña orquestada y financiada por el Príncipe de Asturias, futuro Fernando VII. Las estampas eran de tal bajeza que incluso Fernando sintió desagrado y rechazó alguna. En una de ellas encontramos la inscripción: “Esta estampa no fue del agrado de Su Alteza a pesar de ser de manos del pintor de cámara; por lo tanto, guárdese y no sea publicada”. Consta el pago de alguna factura a los artistas, y las estampas se distribuyeron entre la nobleza como felicitación navideña de 1806. El motivo permanente, expresado de mil formas, es el del encumbramiento de Godoy, “el choricero de Castuera”, por los favores que otorga a “la vieja insolente”. Y “el bueno del esposo” sin enterarse de nada. El tono de las invectivas que el príncipe permitía salir de palacio contra sus propios padres, no tuvo límite.

Una vieja insolente
Le elevó desde el cieno
Burlándose del bueno,
Del esposo que es harto complaciente.

 Una joven María Luisa de Parma
La historia de la fortuna de Godoy se narra en la secuencia titulada “Real y verdadera historia de los crímenes, desaciertos, robos, traiciones, tropelías y maldades cometidos por la ambición del Choricero”:

Vino de Castuera,
Y medró, quien lo dijera.
Y en las albardas traía
Ambición e hipocresía.
Traía, a más de ambición,
Poquísima educación,
Amor desatado al vino
Y a la carne de cochino.
Entró en la Guardia Real
Y dio el gran salto mortal:
Con la reina se ha metido
Y todavía no ha salido.
Y su omnímodo poder
Le viene de saber… cantar.
Mira bien, y no te embobes,
Da bastante ajipedobes:
Si lo dices del revés,
Verás lo bueno que es.
Y como el ingenio aguza,
Le hace duque de la Alcuza.
Como miró por su casa,
Fue príncipe de la Pasa,
Que a España e Indias gobierna
Por debajo de la entrepierna.
Es un mal bicho al que al cabo
Habrá que cortar el rabo.


Bibliografía:
Carlos IV – Teófanes Egido


32 comentarios:

  1. Menudo elemento el señor Godoy, manejando los hilos de la política nacional a su antojo y también "beneficiándose" a la reina a su antojo, o al de ella, que menuda era la señora.
    Eso sí, era el más inteligente de todos. Los herederos de Carlos IV no sabemos a fe cierta de quién eran hijos. Mira que si los Borbones actuales no llevan más sangre azul que la de María Luisa... Y luego, más adelante, Alfonso XII, el narigudo hijo de Isabel II, era el "puigmolteño". O sea que a lo mejor la sangre borbónica hasta se ha depurado un poco con los que no eran de sangre real.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues ya ve usted que la cosa no tenia remedio. Daba igual ya con quien se depuraran. Hombre, Alfonso XII salio mas guapo, eso sí. Debía de tener mejor gusto doña Isabel.

    Feliz tarde, monsieur Cayetano.
    Espero que no le disguste la dedicatoria!

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Hola Madame:
    Luego de unos dias desconectado regreso. Esto de trabajar es complicado.... XD

    Imagino que la satira era una forma de decir las cosas, en una época donde las intrigas estaban a la orden del día. A cualquiera podían acusar de lo que fuera sin ser culpable....Así se podían burlar del poderoso de forma pública.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Si, y la coplilla se iba repitiendo de boca en boca, lo que venia bien en tiempos en los que la mayoria de la poblacion no sabia leer. Al final en vez de las noticias la gente se hacia eco de lo que decian las satiras. Era muy eficaz.

    Feliz comienzo de semana, monsieur, espero que mas leve que los dias anteriores.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Godoy, como otros tantos valdos objeto de mordaces satiras por parte de sus opositores. Es verdad que fue en algunos casos desdenable, pero también hizo cosas buenas por el Estado, de hecho ultimamente se està llevando a cabo unarenovaciòn de su imagen.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. La prensa rosa, no restaba de tener algo de talento a la hora de componer estos versos, se me ponen los pelos de punta, imaginar que el día de mañana recuerden un par de frases de la Esteban.
    Por cierto la pintura de Maria Luisa de Parma, da algo de yuyu, cuando la miras un rato.

    Gracias Madame, lo que ando aprendiendo contigo.

    ResponderEliminar
  7. Que me va a disgustar, madame. Todo lo contrario. Es un detallazo por su parte. Cualquier día de éstos nos da a Rosa y a mí por hacer ripios "again".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ay, madame,
    que aquí quien llevaba los pantalones era la reina y el rey no se enteraba....

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  9. Jjeje. Tiene razón Calistor. Por lo menos estas coplillas hacen gala de afilado ingenio. Imaginemos en el futuro desenterrando el "Andreita, cómete el pollo"
    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  10. A reírnos de nosotros mismos no nos gana nadie y de cualquier cosa se saca una chanza, un chascarrillo, un chiste o una murga

    ResponderEliminar
  11. La satira solia basarse en la calumnia, naturalmente. Al final poco importaba la verdad, y el unico objetivo era desprestigiar y procurar hacer caer. En Francia tambien fueron feroces contra Mazarino y sus pobres sobrinas, que no tenian culpa de nada.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Monsieur Calistor, no es que en aquel tiempo las satiras fueran el colmo del refinamiento precisamente, pero por lo menos rimaban, jiji.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Monsieur Cayetano, ya vi los versos que le dejó usted el ultimo dia en su comentario. Es usted un fenomeno! Tiene la fluidez de Quevedo improvisando versos!

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Madame Negrevernis, me parece que el rey no se hubiera enterado ni aunque se lo hubiesen explicado despacito.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Escalofrios me da la posibilidad, monsieur Xibeliuss. No es que las coplillas de entonces tuviesen mucho glamour, pero ni comparacion.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Bueno, estos mas bien se reían del projimo, que bien que lo pusieron a caldo. Claro que supongo que iba en el sueldo del caballero.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Como de costumbre no conosco a fondo esa historias;pero si se esto:
    Incluso hoy la satira es el recurso mas usado contra los grandes (si a algunos se les puede llamar asi)Algunas son emfermisas otras mas sanas eso si, depende de a quien le satirisas! Y por que lo haces!Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Es cierto, sigue siendo un arma poderosa, aunque los tiempos permitan otros sistemas. Aunque varíe de forma, no se pasa de moda.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Si es que no me extraña que estos versos salieran a flote para escarnio del Primer Ministro y jolgorio del pueblo (y de la corte). Amante de la reina, consigió hacerse con la plena amistad del buenazo y títere Carlos IV. Mientras la reina lo llevaba a la cama, el rey le alzaba en cargos de mayor importancia política. Y si se hubiese daod el caso de que el señorito fuese apto para el cargo...

    En fin, en otro orden de cosas, he de decirle madame que las críticas políticas sonaban mejor con estos poemilla populares. Podríamos aprender de nuestros antepasados, jejej. Unas coplas ala crisis, otras a la hipoteca, etc. Que no digo que no se hagan ahora, pero sonaban más graciosas antes.

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. verdad que sí, madame? Por lo menos, ya que tenemos problemas, abordarlos con sentido del humor y hacer que rimen.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. ES un honor, Madame, la dedicatoria de una entrada tan buena como todas las suyas.
    He de decir que el tema siempre me ha chocado, aunque no tanto como el de la Isabelona y sus cien amantes, que ya es de antología. Tengo escrita una novela ambientada en su época y con mención a las coplillas que también corrian de boca en boca,
    aquellas de "la Isabelona, tan frescachona..." y los dibujos satíricos de los hermanos Bécquer.
    De todas formas, las "Coplas de escarnio y de maldecir" ya existían en la Edad Media, y no digamos las que se deben a la autoría de Quevedo, ese inmortal: "no he de callar/ por más que con el dedo/
    señalando la boca o ya la frente/
    silencio mandes o amenaces miedo/
    ¿No ha de haber un espíritu valiente?7 ¿Siempre se ha de callar lo que se piensa?/
    ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

    Conste que cito de memoria y es posible que no sea exactamente así y resulte que sin querer haya compuesto yo un memorial contra el Conde Duque de Olivares jajaja

    DE NUEVO, MUCHAS GRACIAS, MADAME.

    ResponderEliminar
  22. Qué personaje fue este Godoy. Encantado de haber encontrado este blog tan interesante sobre la historia de España. Desde ahora lo sigo y volveré con frecuencia. Le espero en mi blog de historia del arte http://artetorreherberos.blogspot.com/. Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Este Godoy, otra pieza de museo para la colección madame. La verdad es que la sátira siempre me ha gustado, y no estaría nada mal retomarla hoy dia en forma de coplas, aunque a falta de coplas como las de antaño tenemos las chirigotas :).
    Feliz noche, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Madame, seguro que el suyo no tendría nada que envidiar al de Quevedo! Bien nos ha demostrado ya su talento para el verso, que nos ha dejado anhelando una nueva tanda.

    Buenas noches, madame Rosa

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, monsieur. Conozco su estupendo blog, al que accedo a traves del otro mio de la corte del rey sol. Antes le dejé un saludo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Ah pues es verdad, madame: ha dado usted con ello. Supongo que lo mas aproximado hoy dia es la chirigota, tal vez un poquitin mas festiva, pero que vaya si puede dar en la diana tambien.

    Buenas noches, madame Nikkita

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame, qué alegría ver tanta actividad en vuestro blog! Me alegra mucho porque doy por sentado que vuestro padre y vos estáis mejor. Muchísimas gracias por el premio y por haberos acordado de La página...es todo un honor que me ha hecho muchísima ilusión. Lamento haberme perdido ayer vuestro aniversario :( pero es que últimamente no doy abasto y cada vez tengo menos tiempo para disfrutar de los blogs amigos. Muchísimas felicidades por este fantástico año lleno de entradas interesantes y tan bien trabajadas y ¡que sean muchos más los que podamos seguir disfrutando de vuestros escritos!

    ResponderEliminar
  28. ¡Ay, madame, que salimos de Guatemala...! Y es que no hemos tenido suerte, no, no con los "Principes de la Paz" que nos han tocao..., ni con el de antaño, ni con el de hogaño... Manda webs... Y así nos va... Fuerte tiene que ser nuestro desdichado país, sí, cuando después de padecer a tanto sinvergüenza aún sigue vivo... Eso sí, a duras penas... ¡Quina pena...!

    Delicioso el retrato de María Luisa de Parma... ¡Cómo estropea "el tiempo" a las personas...! Goya supo retratarla psicológicamente a la perfección, ya como reina, en el retrato que encabeza vuestra entrada...

    Dulces sueños, madame...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  29. Sí, madame, por lo menos ya hemos terminado con las pruebas, y ahora solo resta esperar.

    ya comprendo lo atareada que ha de estar, con el acontecimiento del libro y demas, que no debe de tener tiempo a nada. Pero al menos es por una hermosa causa.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Don José, creo que maria Luisa es uno de esos casos en los que, en efecto, el tiempo trata muy mal. Aunque tal vez este retrato sea un tanto halagador y en cambio Goya se mostrara mas despiadado.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Felicitaciones por cumplir UN AÑO Develando los intrígules de la historia. Nos das una visión muy personal de estos asuntos

    Eres como una pparasi de la Historia

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias, monsieur Ali.
    Jiji, asi es, me gusta buscar al personaje por encima de los hechos; bucear en la personalidad y la psicologia de los protagonistas de la historia.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)