viernes, 19 de febrero de 2010

Fernando VII más de cerca

 
-->
 Fernando VII

“Pocas vidas humanas producen mayor repulsión que la de aquel traidor integral, sin asomos de responsabilidad y de conciencia, ni humana ni egregia; y, por añadidura, para agravar sus culpas, no estúpido como sus hermanos, sino, ya que no inteligente, avispado”.
(Gregorio Marañón)

Fernando VII nunca destacó por su sólida formación o por sus pensamientos elevados. Desarrolló aficiones mundanas y prefería el trato con gente común, o más bien de baja estofa, a codearse con personajes que pudieran ofrecerle unos horizontes intelectuales más amplios. Sin embargo, distaba de ser un tonto, amaba la música —era un excelente guitarrista—, el teatro y la pintura. De hecho, mantuvo el mecenazgo hacia artistas como Goya o Madrazo. Sobre todo, no hay que olvidar que es a él, apoyado por su segunda esposa Isabel de Braganza, a quien debemos el museo del Prado, retomando la idea de José I de crear un Museo Real de Pinturas. El Prado fue inaugurado en su presencia y en la de su tercera esposa el 19 de noviembre de 1819. Creó, además, el Museo de Ciencias Naturales, patrocinó la creación del Jardín Botánico y ordenó restaurar el Observatorio Astronómico, muy dañado durante la guerra contra Napoleón.


Era también aficionado a la lectura y se sabe que cuando era aún el Príncipe de Asturias, su biblioteca particular, que trasladó a La Granja de San Ildefonso en 1807, constaba de 14 cajones de libros. Incluso llegó a traducir Las Revoluciones romanas, del francés René de Vertot. Gustaba de realizar experimentos de física y química y era un dibujante aceptable.

Se le daban bien las manualidades.  Durante su estancia en el castillo de Valençay entretuvo su tiempo bordando —cosa que hacía primorosamente— y haciendo otras labores. Y, sobre todo, era un apasionado de los toros. Hasta en una situación tan penosa para él como fue su forzada marcha a Sevilla, conducido por los constitucionales a raíz del avance de los Cien Mil Hijos de San Luis, tuvo ocasión de asistir a algunos de estos espectáculos. En 1830, para satisfacer el gusto del monarca por la fiesta, el conde de Estrella, intendente de Sevilla, presentó un plan para la creación en esta ciudad de una escuela de tauromaquia. Fue la primera de este tipo que se creó en España.

Otra de sus grandes aficiones era el billar. Los miembros de su camarilla, ávidos por adularle, solían dejarle ganar, procurando dejar las bolas en buena posición para que el rey hiciese una carambola, de donde proviene la expresión “Así se las ponían a Fernando VII”.


Era de mediana estatura y de facciones pronunciadas que le valieron los nombres de Narizotas y Cara de Pastel. Robusto y poco agraciado, se ha apuntado que tenía tendencia a engordar, pero más que una tendencia parece una consecuencia lógica, teniendo en cuenta las grandes cantidades de alimento que ingería. Fumaba y comía en exceso, lo que contribuía a que su salud no fuera buena. Gustaba especialmente de la carne, y su plato favorito era el cocido. En su lecho de muerte y aquejado de gota, ante la insistencia de sus médicos para que redujera el consumo de carne se avino finalmente a tomar sólo sopa, pero, naturalmente, de cocido.

Su jornada como príncipe de Asturias transcurría así: se levantaba a las 6 para rezar el Te Deum, a las 7 tenía clase de latín, a las 8 desayunaba y, a continuación, recibía clase de historia y escuchaba misa. A las 10.15 acudía a clase de baile y, acto seguido, iba a visitar a los reyes en sus estancias. Desde las 12.15 a 14.15 comía y jugaba o dormía un poco la siesta. De 14.15 a 15 estudiaba y, a continuación, podía pasear durante dos horas, generalmente en compañía de su hermano Carlos. A las 17 visitaba de nuevo a sus padres y, después de merendar, estudiaba Gramática. A las 19 tocaba rezar y a las 21 cenaba y se acostaba.


El primer contacto con la política lo tuvo en época muy temprana a instancias de su preceptor Escoiquiz, quien propuso a Carlos IV que permitiese a su hijo asistir a los Consejos. Pero para entonces el rey se había dado cuenta de la ambición del intrigante canónigo, que criticaba a Godoy esperando ocupar su lugar, y decidió alejarlo con un nombramiento en Toledo. Escoiquiz se sintió ofendido con este destierro encubierto, que nunca perdonó. Continuó manteniendo contacto con el heredero y ejerciendo una notable influencia sobre él, lo que contribuiría a ahondar las diferencias que ya se percibían entre Fernando y sus padres. Y es que el ambientillo familiar era más o menos como sigue:

Carlos IV: ¡Mal hijo! ¡Descastado!

Fernando VII: ¡Cornudo! ¡Desvergonzado!

María Luisa: ¡Bastardo!

Fernando VII: ¿Bastardo yo? Vamos, ramera, que de no tener la misma nariz de imbécil de mi padre, creería que, como mi hermano, fuese hijo de Godoy.

Por supuesto eso hubiera sido imposible, porque Godoy llegaba a  la corte el mismo año del nacimiento de Fernando, contando él sólo 17. Pero el caso era insultarse.


CONTINUARÁ

25 comentarios:

  1. La verdad, madame, el ambiente familiar, si era así como sucedía, no es que fuera muy agradable, la verdad.
    Y en cuanto a Fernando VII, hay que reconoces que sus habilidades eran abundantes a pesar de con quien se gustaba codear.

    Disfrutad del viernes, señora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Como ha ocurido en muchos otros casos a lo largo de la Historia Universal, lamentablemente la cultura, la sensibilidad artística..., incluso el amor a los perros, ejem..., no son garantía de nada, ni obran milagros en los personajes que la jalonan..., sobre todo cuando la política, que tantas desgracias ha traído a España, sin ir más lejos, entra a formar parte de la escena como protagonista... Fernando VII, como Gregorio Marañón, cada cual desde su responsabilidad, erraron, y de qué modo, al abadonar su rol y "meterse" en política...

    En fin, sólo acotar un dato en relación al nacimiento del hoy Museo Nacional del Prado, y es que su proyecto, bastante anterior a la llegada de Don José Bonaparte, fue concebido en tiempos de Don Carlos III a iniciatva del Conde de Floridablanca para albergar las Colecciones Reales, para el disfrute del pueblo español... De hecho, el autor del magnífico edificio, Juan de Villanueva, falleció en plena Guerra de la Independencia, cuando el rey felón no estaba, aunque, eso sí, se le esperaba... ¡Pobres ilusos...!

    Que os sea leve la jornada, madame. Gracias a Dios la semana está prácticamente agotada... La que viene será otra...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  3. ¡Vivan las "caenas"!
    Nos trae hoy, Madame, nada más y nada menos que al paradigma del absolutismo en España.

    Como bien dice, se le daban bien los trabajos manuales… como prohibir la Constitución de Cádiz y mandar ejecutar a Riego.
    Le llamaban narizotas y también “tigrekán”, a modo de sátrapa asiático, y “rey felón”.
    Siguió con el mecenazgo de Goya hasta que se cansó de él. El pintor no estaba bien visto por sus contactos con afrancesados.
    Sin duda el rey más nefasto que hemos tenido los españoles, a quien debemos el atraso, la ignorancia y perder el tren de la historia.
    Un saludo, madame. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Madame, regreso para, humildemente, enmendarme la plana y pediros disculpas por la osada inexactitud de mi anterior comentario. Traicionado por mi memoria y la precipitación, en él afirmé, entre otras cosas, que el Museo del Prado fue concebido para albergar las Colecciones Reales. Nada más lejos de la realidad. Eso sí, la idea de reunir aquellas en un edificio es incluso anterior a lo dicho...

    En fin, mil disculpas y mil besos más...

    A vuestros pies...

    Feliz arranque de fin de semana...

    ResponderEliminar
  5. Si, fue a este tipo al que se le despedazó el imperio español. Producto de su encarcelamiento por el ejército de Bonaparte la mayoría de las provincias del imperio en América declaran independencia, y luego de volver al poder, en vez de propiciar un entendimiento con "nosotros" los rebeldes, y haciendo uso de la Constitución liberaloide de Cádiz, que derogó casi de inmediato, sólo fomento la guerra y la violencia en el continente americano. En vez de ello, nos mandó a Pablo Morillo en su "campaña de pacificación".

    ResponderEliminar
  6. Sí, posiblemente sus habilidades fueran abundantes... pero no como rey, por cierto. Otras le hubieran hecho falta, madame.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la aclaracion sobre el museo, don José. Siempre valiosa su aportacion.

    Que disfrute de su fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Monsieur Cayetano, estoy totalmente de acuerdo con usted con respecto a la valoración que hace de este rey: para mí tambien fue el más nefasto, y mire que hay donde elegir.
    No se si habra algun historiador capaz de salvarlo por algun lado, pero apuesto a que aun no ha nacido.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Asi es, monsieur. Fomento la guerra allí y nos dejó sumidos en otra aqui, con el quita y pon de la ley salica. Una verdadera joya.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Madame, entre los horarios del príncipe, y el ambientillo familiar...creo que este momento me lo saltaría en la máquina del tiempo. La verdad es que poco agraciado si era :).
    Feliz tarde madame, y que tengáis un fantástico fin de semana.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Si, madame, era poco agraciado en todos los sentidos, externa e internamente. Parece dificil que todo el mundo se ponga de acuerdo para encontrar a una persona que no le guste, pero mire, él ha conseguido el consenso, jiji.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Coincido plenamente con el comentario de Jose. Detrás de todo monstruo hay un hombre. El problema es la repercusión en las vidas de los demás.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  13. Le tengo una tirria a este tipo... ¡Viva la Pepa!

    ResponderEliminar
  14. Pues esa es la idea, monsieur: mostrar al hombre, no al rey. Lo que pasa que no se va a notar mejoría.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Jiji, monsieur, unase usted al club. Casi podriamos hacer un club de antifans de Fernando VII.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. ¿Qué decir del Indeseable Indeseado? Con afirmar rotundamente que fue uno de los reyes peores que hemos tenido (al que sumaremos su a su augusto padre y au no menos inútil hija) creo que es suficiente. Quizás hasta es una afirmación demasiado suave.

    Y eso de que fue mecenas de Goya... yo lo pondría muy en duda. Le dejó en su cargo de pintor de cámara porque con Goya no había quien pudiera, pero éste se alejó cada vez más de palacio sin que el rey pusiese demasiados peros. Al fin y al cabo Goya era ni más ni menos que un afrancesado, uno de las lepras que Fernandito quería extirpar de su España, junto con los valerosos españoles que había defendido la constitución el liberalismo, y a él mismo durante todo el lío de la francesada. Al final el gran maestro acabó haciendo mutis marchándose a Francia por no ver lo que hacía semejante espantajo.

    Me he quedado con la imagen del rey haciendo bordados con esas manazas que tenía en una de las grandes salas del Palacio Real...

    Un besito, madame

    ResponderEliminar
  17. Jijiii, menuda estampa, eh, madame?
    Debia de ser algo digno de verse. La verdad que en principio no le pega mucho una labor tan delicada.
    Se lució el hombre, sí. Ni fabricado de encargo para hundirnos en la miseria.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Creo que despues del innombrable con H, la persona que mas revulsion debe despertar es este personaje, capaz de hacer matar hasta quines lo defendieron cuando andaba jugando a las andanzas amorosoas, digo, enarcelado. Por cierto que America no era para el o sus antecesores 'provincias' sino mera colonia dado que se llegaron a talar vides y dejar la tierra rasa con tal que no compitieran con los vinos españoles, asi que en algun momento la cosa iba a explotar y mas con este tipo. Lo notable es que parecia no entenderlo y se hacia retratar como exitoso, estratega y hasta comoun vencedor a caballo. Mas o menos como al autor que se le dio por escribir libros de nautica de la Armada española y se mete por el Rio de la Plata muy triunfante, me queda la intriga de como seguira adelante porque en algun momento si van a partir a todo trapo, pero derrotados.... (nada mejor que un almirante loco como Brown para ello, y para dolor de cabeza de este intragable)

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, madame, un personaje que consigue disgustar a todos, lo cual en principio podria parecer insólito, porque incluso el innombrable con H para desgracia de la humanidad hoy en día sigue teniendo más seguidores de la cuenta.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. La historia le ha tratado bastante mal y se lo gano en cierta manera a pulso. De todas formas hay que reconocer que vivió en unos tiempos muy difíciles para España, donde tuvo que tomar decisiones, en este caso nada afortunada y por lo cual aquí se le odia.
    El dicho de no le puedo ver ni en pintura, en este caso tiene cierta razón jaja.

    Artículos difíciles de relatar estos, felicidades madame.

    ResponderEliminar
  21. Qué familia más bien avenida. Si lo llamaban el rey felón será por algo. Qué ejemplar de rey.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Monsieur Calistor, la historia lo ha tratado mal, sí. Pero peor trató el a la historia! Y a todo lo que se le ponia por delante. Que elemento!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ya lo creo, madame. Se lo ganó todo a pulso.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Dicen que un historiador fue a ver a Alfonso XII para decirle que iba hacer una biografía para reivindicar la figura de su abuelo(Fernando VII)y éste le contestó: "Pues faena te doy". Naturalmente el libro nunca se escribió, ni hay constancia de quien pudiera ser este supuesto autor. Encontrar algo positivo en el rey felón, es imposible.
    Felicidades, de nuevo, Madame por la biografía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ni siquiera los revisionistas han podido con él. Terrible pasar a la historia con su fama.

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)