sábado, 6 de febrero de 2010

El Príncipe de Gales

 
 Castillo de Caernarvon (o Caernarfon)


El heredero de la Corona del Reino Unido e Irlanda del Norte recibe el título de Príncipe de Gales.

A comienzos de la Edad Media Gales estaba dividido en varios Estados. El más poderoso de todos los gobernantes era el llamado Rey de los Britones (o britanos), pero a partir del siglo XII se le llamó Príncipe de Gales (en realidad "Tywysog Cymru", siendo “líder” el verdadero significado de "Tywysog”).

La tradición de investir al heredero del monarca británico con este título se considera que comenzó cuando Eduardo I de Inglaterra, tras conquistar Gales, se lo concedió a su hijo, futuro Eduardo II.

 Eduardo II

Según la leyenda, el rey invitó a varios poderosos jefes galeses y, tras darles de comer y de beber en abundancia, aprovechó la euforia general para preguntarles si aceptarían por gobernante a un príncipe de sangre real, nacido en Gales y que no hablara ni una palabra de inglés. Los galeses aceptaron las condiciones, que aparentemente significaban que iban a conservar su independencia al seguir siendo gobernados por uno de ellos. Pero entonces, para su sorpresa, el rey les mostró a su hijo dormido y les dijo:

—¡He aquí a vuestro hombre!

No cabía duda de que era un príncipe de sangre real; había nacido en Caernarfon, en suelo galés, el  25 de abril de 1284, pues la reina Leonor de Castilla, a la que su esposo tanto amaba, lo acompañaba durante la dura campaña, y, desde luego, era aún muy niño para hablar ningún idioma.

Se ignora cuánto puede contener de verdad esta leyenda. Bien podría ser apócrifa, porque su rastro se pierde en el siglo XVI, y, por si fuera poco, en tiempos de Eduardo el idioma de la corte no era el inglés, sino el francés, dado que la dinastía era de origen normando. Cierto es que algunas versiones de la leyenda especifican que el príncipe no hablaría ninguna de las dos lenguas, e incluso hay una que dice “nacido en suelo galés y sin hablar otra lengua”.

Sea como fuere, lo cierto es que años más tarde, el 10 de mayo de 1301, el joven Eduardo fue formalmente investido Príncipe de Gales en una ceremonia en Lincoln.

 Eduardo III y el Príncipe Negro

Eduardo II no invistió posteriormente a su hijo Eduardo III con ese título, pero éste sí invistió a su primogénito, el Príncipe Negro, y desde entonces siempre lo llevó el heredero de la Corona.

El Principado de Gales se concede hoy junto con el Condado de Chester. En su insignia aparece una corona con tres plumas de avestruz que se remontan al Príncipe Negro. El lema es “Ich dien”, en alemán “Yo sirvo”. Según la leyenda, el príncipe obtuvo esas armas del rey ciego Juan I de Bohemia, contra el que combatió en la batalla de Crécy en 1346. Después de la batalla Eduardo se acercó al cuerpo sin vida del rey, al que admiraba por su valentía, y tomó su casco, adornado con las plumas de avestruz. Las plumas y el lema del difunto rey pasaron a formar parte de su insignia, siendo utilizados por los siguientes Príncipes de Gales.


Los Príncipes de Gales pueden ser investidos, aunque no es necesaria la ceremonia. La mayoría de las investiduras se celebraban ante el Parlamento, pero en 1911 el futuro Eduardo VIII fue investido en el castillo de Caernarvon, donde también lo fue el actual.

El título es solamente concedido al heredero forzoso, es decir al varón que no puede ser desplazado en la línea sucesoria por ningún futuro nacimiento. Sería el hijo mayor del monarca, y si el primogénito ha fallecido entonces el hijo mayor de éste. En caso de que el primogénito falleciera sin descendencia, el derecho recaería en el segundo hijo del rey, etc. 

 Lady Diana Spencer, Princesa de Gales

Una hija no es heredero forzoso, sino presunta heredera, porque podría ser posteriormente desplazada por el nacimiento de un varón. Por tanto, una mujer no puede llevar el título de Príncipe o Princesa de Gales por derecho propio, sino solamente por matrimonio. Así durante el reinado de Jorge VI no hubo Príncipe de Gales, puesto que no tuvo hijos varones. Su hija, la reina Isabel II, nunca pudo serlo. Se consideró otorgarle el título dadas las circunstancias, pero la idea fue rechazada.

Carlos de Inglaterra es el Príncipe de Gales número 21.

25 comentarios:

  1. Interesante entrada, Madame. Permítame felicitarla especialmente por la miniatura de Eduardo III y el príncipe Negro.
    Feliz tarde de sábado.

    ResponderEliminar
  2. Muy machista el título de "Príncipe de Gales" en un país que no lo es para tener reinas, bastante longevas por otra parte.
    Así que el título que tiene ahora Carlos El Orejas viene de ahí. Curioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Decis que yo pero, de seguir así, vais a acabar en poco tiempo con todos los de "sangre azul" del planeta.

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, siempre es gratísimo arribar a vuestros espacios, madame, pero hoy me he llevado una gran sorpresa, una muy grata, pues no tenia idea de que Doña Leonor, nuestra infanta, medio sevillana cuando menos, por cierto, tenía algo que ver con la creación del título que ostenta el heredero de la Corona británica... Lo que son las cosas...

    En esto también, digo yo..., de algún modo la Corona española le lleva una cierta ventaja a la de las Islas, pues aquí las Princesas de Asturias lo son sin necesidad de recibir el título por vía matrimonial... Otra cosa es que un postrer hermano le quite el puesto..., al menos mientras que la Constitución no sea revisada en este sentido. Me temo, en cualquier caso, que a la pequeña Doña Leonor, a la de nuestros días, esto es, ya no habrá quien le arrebate ese título una vez S.A.R. el Príncipe Don Felipe acceda al Trono, Dios quiera que dentro de muchos años, eso sí...

    En fin, que leyéndoos me han dado ganas de rescatar de nuevo la leyenda de la hispalense y románico-gótica Torre del Infante Don Fadrique, aquella en que éste y Doña Juana de Ponthieu dieron rienda suelta a su amor prohibido...

    Feliz velada, madame...

    A vuestros pies...

    Mil besos, mil...

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante y curiosa la entrada madame, ahora sabemos de dónde viene el título, como dice Cayeano de Carlos El Orejas, jajaja.
    Es curioso que mantengan el lema en alemán.
    Feliz tarde, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, monsieur, disfrute usted por mi de este sabado, para mi de claustro.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Si, jiji, de ahi viene, y hasta puede que con eso se tenga que acabar conformando. Su madre nos va a llevar a todos por delante.

    Y doy fe de que en persona el hombre es tan orejas como en foto! No es que las aumente la camara, no. (ni que yo haya sido invitada al palacio de Buckingham, conste!)

    feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. No hombre no, monsieur hidalgo, si cuando termine con Europa aun tengo que ir a por los emperadores de china y japon, que mire que hubo, y a por los reyes de Arabia y demas.

    Y luego me queda el rey de oros, el de bastos...

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues ya ve usted. Se le daba mejor darle hijas al rey, pero en una de estas hasta le dio un principe de Gales.

    Ah, maravillosa leyenda la que menciona, monsieur. Aun recuerdo con que placer la lei cuando usted nos la mostró en su pagina. Creo que sería una magnifica idea ponerla tambien en el blog.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. jiji, madame, esa gente no cambia nada ni aunque se les apolille. Son muy conservadores.
    Ademas como la actual dinastia es alemana, les viene bien y todo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame,
    no sabía lo del "heredero forzoso"; muy curioso.
    ¿Se propone una entrada sobre el Príncipe de Asturias, título medieval español?

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  12. Excelente entrada, gracias con deleitarnos con esta apasionante historia. Siempre he sido un enamorado de la historia de los títulos reales y lo que implica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Buenos dias Madame:
    Entiendo que en el Reino Unido existe la ley Salica por lo que ha contado.
    Luego ninguna de las infantas hijas del Principe de Asturia podrá serlo? o en España si se puede llevar el título de Princesa de Asturia?.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  14. Madame, aquí los avestruces son autóctonos, podría tener mi pyme de plumas, para la realeza
    pueda ser que las infantas accedan al titulo, si no su madre estará triste
    Madame, sus historias me ilustran, gracias.
    un saludo

    ResponderEliminar
  15. Pues de momento no esta prevista esa entrada. Tal vez mas adelante, madame.

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Gracias, monsieur. Para mi tambien es un tema fascinante.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. No, monsieur Manuel, no tienen ley salica, puesto que de hecho reina una mujer. Lo que pasa es que antes de acceder una mujer al trono puede ser desplazada en cualquier momento por el nacimiento de un varon, que sería preferible a ella. Y entonces, para no andar dando y quitando titulos, nunca puede llevar el de princesa de Gales, porque si luego nace el varón, ella tendría que devolverlo.
    Pero se considera ley salica solo cuando una mujer no puede reinar, como sucedia en Francia.

    Feliz tarde, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ah, perdón, en cuanto a la segunda parte, en efecto, aqui se puede llevar el titulo de princesa de Asturias. Algunas mujeres lo llevaron, sí.

    ResponderEliminar
  19. Madame abuela, en España sí es posible para una mujer ser princesa de Asturias.
    Pero aun hay que modificar la ley para que Leonor pueda reinar aunque nazca posteriormente un hermano, porque en estos momentos, si se produjera esa circunstancia, según la ley temo que sería desplazada.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Tenia entendido aquí que la corona daba preferencia inmediata al varón sea cual fuese su edad respecto a sus hermanas, pero si este fuese menor de edad, regiría la mayor de las hermanas, para una vez mayor de edad reinara su hermano, esto es así no?
    En esto los ingleses si están mas actualizados.

    Preciosa la historia de las plumas.

    ResponderEliminar
  21. Sí, es asi,pero en cuanto a los titulos, una mujer puede llevar el de princesa de asturias, aunque no el de princesa de Gales titular.

    Entonces yo creo que la ley inglesa discrimina aun un poco mas a la mujer, y que por tanto no estan mas actualizados.

    En españa se piensa cambiar la ley para que herede la corona el primogenito, sea hombre o mujer. No sé si los ingleses se lo han llegado a plantear tambien alguna vez, pero, desde luego, hoy por hoy no es así, dado que la mujer sigue siendo solo presunta heredera.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Madame una entrada genial.

    Por cierto muchas gracias por el analisis de las firmas, lo he publicado en la entrada, espero que no le molestase

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  23. Ah, madame, jiji, ahora voy a ver.
    No, no me molesta en absoluto, muchas gracias.

    Feliz tarde

    bisous

    ResponderEliminar
  24. Las leyendas acerca del origen de las cosas que se remontan a periodos oscuros son tan hermosas... Como lo que son, simepre se toman con pinzas por no tener un carácter histórico, pero a veces representan el único cabo posible al que agarrarse ante la ausencia de documentación. En este caso ocurre lo mismo.

    Tengo un amigo que siempre dice que le gustan más las leyendas que la propia Historia. Pienso que una es complementaria de la otra (las leyendas a la Historia, claro).

    Un besito

    ResponderEliminar
  25. Ya lo creo que si. La realidad nunca alcanzara el encanto de la leyenda.
    Pero, curiosamente, no sería la primera vez que acabamos descubriendo que algo que tuvimos un dia por leyenda fue realidad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)