martes, 16 de febrero de 2010

Debajo de la capa de Luis Candelas

 

El bandido Luis Candelas nació en la calle del Calvario, barrio de Lavapiés, entre 1804 y 1806. Se estima que él y sus compinches cometieron más de 50 robos, siendo responsables, entre otras fechorías, del asalto al coche del embajador de Francia, a quien deavalijaron por completo. El simpático bandido tuvo el detalle de hacer llegar al Ministerio de Estado algunos documentos de gran importancia que cayeron en sus manos.

Otros de sus golpes fueron el robo de 300.000 reales a un presbítero en su casa de la calle del Sacramento, 5.000 duros en la posada del Rincón, 750.000 reales y varias alhajas a la modista de la reina… Eso sí, Luis Candelas nunca mató a nadie. Usaba el cuchillo, pero era sólo para amedrentar. Él se limitaba a robar, porque, como solía decir, “la fortuna estaba muy mal repartida”.

Luis Candelas era moreno, de dientes muy blancos, bien afeitado “más bien alto, delgado, con patillas en borla, de ojos vivos, y todo él bien parecido, expresándose muy finamente, vestido a lo manolo, con capa, chaqueta, chaleco blanco y sombrero catiye”. Le gustaba vestir bien y tenía buenos modales.


Fue un niño problemático, metido frecuentemente en peleas. Sus padres, que disfrutaban de una posición económica suficientemente desahogada, pudieron costearle los estudios en el colegio de San Isidro, de donde fue expulsado porque al recibir una bofetada de un cura, él respondió dándole dos. No por haber tenido que abandonar la escuela dejó de leer todo libro que caía en sus manos y, además, por un tiempo fue librero.

Estuvo en prisión seis o siete veces, y otras tantas se escapó, gracias a su ingenio, a su sangre fría, a su audacia o a sus amantes, o incluso a sus propios carceleros. Durante una de sus estancias en la cárcel sirvió a la causa liberal, pues propició la evasión de don Salustiano Olózaga, ya en trance de marchar al patíbulo. Luis organizó un motín para ello, pero no aprovechó la ocasión para fugarse con el político, sino que permaneció en la cárcel tal y como había sido pactado. Parece que el bandido era un hombre de palabra, muy respetuoso con sus víctimas, a las que trataba con suma deferencia. A cambio de la ayuda prestada, Olózaga lo introdujo en la masonería.

Para despistar a la policía se mudaba constantemente de uno a otro domicilio. Cuando residió en el número 5 de la calle Tudescos ocupaba un piso que tenía salida al callejón del mismo nombre, y por ese tiempo llevaba una emocionante doble vida: se hacía pasar por el acaudalado caballero don Luis Alvarez de los Cobos, hacendado del Perú. Acompañado de un sirviente, entraba y salía por la calle Tudescos, mientras que el Candelas ladrón lo hacía por la calleja.


Entre sus compinches se encontraban Paco el Sastre —con el que antaño había tenido un duelo que no impidió que acabaran convertidos en amigos—, Francisco Villena y Mariano Balseiro. La banda se ocultaba y buscaba refugio en los garitos de las noches madrileñas, especialmente en la taberna de El Cuclillo, en la calle Imperial, cerca de la Plaza Mayor. El dueño, que llevaba el mismo nombre que su establecimiento, los amparaba, los avisaba de la presencia de la policía o los ayudaba a escapar en caso de peligro, siempre a cambio de un porcentaje en el botín. Otros lugares que frecuentaban era la taberna de Jerónimo Morco, la de la Paloma, en la calle Preciados, y la del Tío Macaco, en la calle de Lavapiés.

Hombre simpatiquísimo, con muchas agallas y aventurero nato, era todo un Don Juan para las mujeres. Sus amores más conocidos fueron: Lola la Naranjera, que engañaba con él al rey Fernando VII; Colasa, ex amante del político Istúriz y de un torero, y Paca “La Maja”, ex amante del marqués de Alcañices. Luis Candelas se había casado en los carnavales de 1827 con una joven viuda de 23 años llamada Manuela Sánchez, que también había pasado por la cárcel, pero ya durante la luna de miel se dieron cuenta de que aquello había sido un error, y en Navidades el bandolero la abandonó.

Su último y verdadero amor fue Clara María, una muchacha honesta perteneciente a una familia de clase media. Después de salir de Madrid junto a ella con nombre supuesto, con la intención de dirigirse a Inglaterra, fue apresado en 1837, sometido a juicio y condenado a garrote vil, sentencia que se ejecutó el 6 de noviembre cerca de la Puerta de Toledo, tras serle denegada la clemencia solicitada a la reina regente María Cristina. Hizo frente al suplicio con serenidad  y entereza. Entre el revuelo de campanas de los templos madrileños, subió al patíbulo y dirigiéndose a la multitul dijo:

—Como hombre he sido  pecador, pero jamás se mancharon mis manos con la sangre de mis semejantes. ¡Adiós, patria mía, sé feliz!


Decidle al señor alcalde,
Decidle al corregidor
Que yo por Luis Candelas
Me estoy muriendo de amor.
Decidle que es un canalla,
Decidle que es un ladrón,
Y que he dejado que robe
Con gusto mi corazón.
Que corra de boca en boca
Esta copla que yo canto
Como si estuviera loca.
Debajo de la capa de Luis Candelas
Mi corazón amante vuela que vuela
Madrid te está buscando para prenderte
Y yo te busco sólo para quererte.
Que la calle en que vivo está desierta
Y de noche y de día mi puerta abierta.
Que estoy en vela, que estoy en vela
Para ver si me roba -¡Ay!- Luis Candelas.
Anoche una diligencia,
Ayer el palacio real,
Mañana quizás las joyas
De alguna casa ducal.
Y siempre roba que roba,
Y yo por él siempre igual,
Queriéndolo un día mucho
Y al día siguiente más.
Y no importa que la gente
Mi canción, que va en el viento,
Traiga y lleve maldiciente



 Bibliografía:
Andanzas por la vieja España – Julio Alemparte
El  Madrid de Larra – Juan Carlos Sierra
La vida como es – Juan Antonio de Zunzunegui, Pilar García Madrazo

40 comentarios:

  1. Madame, como no me iba a gustar la entrada de hoy. Era un Señor Bandolero, y muchos le llaman el "Robin Hood Madrileño". Félix Colomo restauró las cuevas del arco de cuchilleros e hizo el restaurante, que siempre está lleno, sobre todo de turistas.
    Feliz Tarde, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Todo un personaje, el gran Luis Candelas, más allá del estereotipo del bandolero. ¿Me permite, Madame, recomendar dos libros? Por un lado el comic de El Cubri(guión de F.H. Cava, Dibujos de Alonso y Arjona)"Luis Candelas" y por otro "Luis Candelas, el bandido de Madrid" de A. Espina.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  3. Un personaje simpatico, madame. Tenia todos los ingredientes del heroe de leyenda. Lo que me hubiera gustado recorrer ese ambientillo nocturno de la epoca, jiji.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, muchas gracias. Es uno de esos personajes sobre los que una siempre quiere saber mas. Emocionantisima vida la suya.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. MUY INTERESANTE, LA VIDA DE LUIS CÁNDELA, LA HAS CONTADO ESTUPÉNDAMENTE,FUÉ UN LADRÓN PERO CON NORMAS.
    ENHORABUENA POR TU ENTRADA.
    Un abrazo desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  6. Asi es, madame: ladron, pero un caballero de palabra.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Todo junto y en botica: Desde Luisa Isabel, pobre niña abandonada, que al fin no era de tan mala naturaleza pues se arriesgo hasta quedar marcada por una plaga, mas bien hubiera necesitado un poco de afecto que palos.
    .
    De los emperadores alemanes mas que Carlos V no se recuerda a ninguno.
    .
    Los principes de Gales, el actual es vergonzoso, por pasado y presente, cuando alguno pone cara de pavo, de no saber, en mi familia el dicho es ¿que pones esa cara de hijo del principe Carlos? (recordar ascendencia)
    .+
    Carnavales eran los de antes, dicen....
    .
    El ladron, no podia usar mejor nombre que el apellido del actual vicepresidente que tenemos, que es un ejemplo perfecto de villania y de lo que hay que hacer para NO ser un hombre de bien

    ResponderEliminar
  8. Madame,
    un mito clásico de los madriles más castizos. Personaje popular que se encuentra en la mente de la gente de la ciudad.

    Espero que los asuntos que la mantienen apartada momentaneamente se vayan solucionando.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, las leyendas populares suelen distorsionar un poco los hechos. Uno que tiraba de filo albaceteño para ganarse la vida, muy de fiar no había de ser. Aunque más de una sangría me habré tomado en sus cuevas, todo hay que decirlo...

    ResponderEliminar
  10. A pesar de ser madrileña jamás oí sobre este personaje... Seré la nota discordante: a pesar de "buen" ladrón, hombre de palabra y respetuoso con sus pobres asaltados, este tipo de personajes jamás consiguen mi simpatía...

    ResponderEliminar
  11. Oh, señora, pero qué mal ha acabado la historia, con el rato tan divertido que me estaba haciendo pasar... Qué fatalidad... Y es que no conocía al personaje..., vamos, no con mucho detalle..., o con más bien poco, para ser sincero...

    Me ha encantado, de veras... Parece que fue un tipo, con sus defectillos, justificados por lo mal repartido que está el mundo, jejeje, eso sí, claro que sí, muy simpático y con una gran clase..., pero sobre todo un hombre íntegro, que supo ponerle para mayor gloria de su memoria, un buen par de cuernos al mismímismo Rey de España, que se los tenía muy merecidos..., por supuesto... ¡Ole por él y por Lola la Naranjera...! :)

    Hermosa despedida la que tuvo, pero esta Patria nuestra no es feliz ni aunqe la fundan de nuevo mil veces más... Que Dios lo tenga en Su Gloria.

    Estáis que os salís, señora... Enhorabuena por esta nueva y magnífica entrada..., por la que os estoy eternamente agradecido...

    Mil besos, mil...

    Dulces sueños...

    ResponderEliminar
  12. BONITA HISTORIA, MUY GALANTE EL BANDIDO, TENIA SUS CÓDIGOS, QUE TRISTE EL FINAL.
    UN SALUDO MADAME

    ResponderEliminar
  13. Todo un héroe a la espanola, un picaro y al mismo tiempo un senor.

    Desde luego todo un personaje castizo.

    Quien puede tampoco olvidar la famosa sangria de las Cuevas de Luis Candelas.

    Un slaudo.

    ResponderEliminar
  14. Mitad bandido, ¿mitad caballero? La historia de Luis Candelas tiene un halo de leyenda donde es difícil separar la verdad de la invención. La gente humilde siempre ha tenido la necesidad de crear mitos, héroes salvadores que "redistribuyan" la riqueza y a ser posible roben sólo a los ricos. Posiblemente fuera sólo un rufián.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Me recuerda a personajes cuyas biografías son muy de su talla como el Cartouche francés, que eran personajes muy peculiares dentro de lo que es su género. Eran urbanos, a diferencia del común de los bandidos, y en sus biografías poco o nada resalta la crueldad, lo cual les hace más aceptable ante nosotros.

    Es curioso observar como influye la época vivida -el romanticismo pleno- hasta en personajes de su tipo. Recorrer su biografía es encontrarse con una persona llena de aristas, con sentimientos identificables y conducido por un idealismo que, todavía hoy, conmueve.

    Mientras te leía, como me ocurrió cuando leí anteriormente su biografía, uno siente una cierta desazón al ver que, en el último momento, no consigue huir a Inglaterra con su amada... Nos priva de un final feliz, pero a él -ironías del destino- le otorga el fin ideal para cualquier héroe romántico. Lo uno por lo otro, aunque no hay duda de que él hubiera preferido lo primero.

    He pasado un buen rato leyendo tu anotación.

    Salud

    ResponderEliminar
  16. Todo un mito Luis Candelas... aunque habría que saber cuanto es eso, mito y cuanto realidad

    ResponderEliminar
  17. Me gustan las historias de estos bandidos de la época, madame.
    Había en ellos un cierto romanticismo :)

    Pasad buen día, señora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Madame Alyxandria: creo que, en efecto, la mayor parte del problema de esa mujer fue la infancia descuidada. Hubiera necesitado doble cuidado y cariño que otros y no recibio ni la decima parte.

    Los emperadores... hombre, yo creo que Carlomagno tambien suena un poco, no? O Maximiliano.

    Veo que no le cae bien el principe de Gales. Ciertamente ha habido pocos ejemplares salvables, pero alguno se puede encontrar, jiji.

    Mis carnavales favoritos son los venecianos, a la antigua usanza. Supongo que se nota, y que por algo soy la dame masquee, no?

    Vaya con la coincidencia en apellidos! No, si al final condicionará y todo el apellido!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Mañana será el dia clave, madame.
    Si todo va bien, el fin de semana volvere a la normalidad. Eso espero!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. No, pues si él le daba su palabra la cumplia. Ahora bien, no se imagine que andaba por ahi dando su palabra, no. Generalmente lo que hacia era robar. Pero se ve que despues pagaba el las copas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Que curioso, madame, que no le resulte conocido siendo madrileño, que hasta en las coplas quedó inmortalizado.
    Yo tengo debilidad por los aventureros de todo tipo, que le vamos a hacer. Claro que si me hubiera robado, seguramente no me haria tanta gracia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Eso si: bandolero, pero con muchisima clase. Hombre refinado y elegante para el ambiente en que se movia.

    Gracias, don José. Un placer que usted apreciara el relato.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Si, madame, él tenía sus códigos, que es mas de lo que se puede decir de los politicos de hoy dia, igual de ladrones pero con menos honor.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Ay monsieur, esa sangria!
    El personaje, en efecto, es de lo mas especial. No es sorprendente que entre tanto ladron este se haya hecho un hueco en la historia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Ah no, pero él no robaba a los ricos para dar a los pobres, no. Cuando dijo lo de que la fortuna estaba mal repartida era pura socarronería de la suya. Quería decir que el (y sus amigos) había salido perdiendo en el reparto y por tanto pensaba tomarse por su cuenta un poco mas.
    Y lo de preferir robar a los ricos es que es logico: asi había mayor botin!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Caramba, me visita d'Artagnan!?
    Quel plaisir, monsieur, sea bienvenido y muchas gracias por dejar su opinion, tan amable ademas.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Por supuesto. Pero comprendera usted que en un Madrid tan lleno de ladrones,algo especial tendría este para encandilar a la gente. Realmente debía de ser mas simpatico que los otros.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Si, madame, yo tambien encuentro muy romanticos estos personajes tan contradictorios y a veces desconcertantes, pero siempre con una vida tan aventurera.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Joer si hasta me he emocionado, encima me metes la copla al final, ya con eso me has matao, ainsss.

    De tus mejores entradas.

    ResponderEliminar
  30. Jiji, como iba a faltar la famosa copla! Iba a poner el video y todo, para poder escucharla, pero finalmente me parecio que quedaba mas poetico asi. Es que tenga en cuenta que entra gente de todas partes, y entonces imaginese usted a un pobre ucraniano, por poner un ejemplo, escuchando esos alaridos. Iba a salir escopetao.

    Muchas gracias, monsieur, y feliz dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Madame:
    De las hazañas de Luis Candelas se conocen hasta en america latina.
    Detalles que no conocía de Luis candelas.
    He hestado en ese restaurante :D

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  32. Un personaje absolutamente romántico. Ay madame, mucho me temo que, de haberlo conocido, yo también le hubiera dejado la puerta de mi casa abierta... Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  33. Vaya personaje, madame. Con tal descripción y caradura debía de ser un conquistador de mujeres en toda regla. No sabía que hubiese tenido tan vital trascendencia en los hechos políticos de la capital (sobre todo su motín que dió lugar a la huida de Olózaga). Pensé que de bandido no pasaba.

    Un besito

    ResponderEliminar
  34. Pero Madame, cada día me encuentro con una biografía más interesante que la anterior y a la vez la anterior me parece tan interesante como la siguiente ¿Me estoy volviendo loca o es que usted las cuenta de maravilla?
    Me parece que el fenómeno se debe a la segunda de las razones que apunto.

    Este Luis Candelas retratado por usted me ha encantado.

    Buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  35. Caramba, monsieur Manuel, no sabia yo que Luis Candelas hubiera viajado tan lejos!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Si, madame Isabel, yo tambien lo encuentro muy romantico. Tuvo una vida tan novelesca que es que engancha.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Lo era, lo era, todo un conquistador.
    Y ademas de bandido, masón. No me diga que no era hombre de contrastes!

    Feliz fin de semana, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. ... de tu balcón los nidos a colgar.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias, madame. La verdad que hay personajes que se sirven a si mismos en bandeja, y es imposible cargarselos. Luis Candelas tenía todos los ingredientes para que su vida resulte interesante.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)