jueves, 21 de enero de 2010

La Venus Negra de Baudelaire

 Jeanne Duval por Manet

Jeanne Duval, cuyo verdadero apellido era Lemer o Lemaire, fue una actriz y bailarina nacida en Haití en torno a 1820, una mulata de origen mitad francés y mitad africano. Ella fue el gran amor del poeta Baudelaire desde que se conocieron en el año 1842, cuando Jeanne interpretaba un papel secundario en un vodevil del teatro Parthénon.

Es por esas fechas cuando Baudelaire, ya mayor de edad, recibe la herencia de su padre y vive en el Quai de Voltaire, entregado a la vida bohemia, mientras que ella vivía en el número 6 de la calle que llevaba por curioso nombre rue de la Femme-sans-Tête (calle de la mujer sin cabeza). Ambos mantuvieron una relación tormentosa en el transcurso de la cual él se iba frecuentemente con otras mujeres, pero siempre acababan por reconciliarse. De vez en cuando Baudelaire se refería a ella como su esposa, aunque nunca estuvieron casados.

De Jeanne se dice que era mentirosa, alcohólica e ignorante. En palabras de Gonzado Ugidos, "este retrato poco halagador confirmaría la predilección del poeta por las mujeres tontas. Creía que envejecían bien, que la estupidez demoraba las arrugas y era la mejor cosmética".


 Jeanne dibujada por Baudelaire

Jeanne era de elevada estatura, "una mestiza de tez cobriza, con grandes ojos oscuros, labios carnosos, bella cabellera ondulada de color negro-azul, y algo divino y animal en su porte a la vez", diría de ella Théodore de Banville, otro de sus amantes. Baudelaire la llamaba la Venus Negra, y le dedicó muchos de sus poemas.

En 1845 el poeta tuvo intención de suicidarse. Escribió a Jeanne una carta que decía:

Carta a Jeanne Lemer... el amor de mi vida
30 de junio de 1845

"Yo me mato -sin ningún arrepentimiento- yo me mato. No apruebo ninguna perturbación que los hombres suelen llamar arrepentimiento -Mis deudas jamás han sido un arrepentimiento- nada me es más fácil que controlar ese tipo de cosas. Pero yo me mato porque no puedo seguir viviendo, el cansancio de adormecerme y el cansancio de despertarme, me son insoportables, yo me mato porque me siento inútil a los demás y peligroso a mí mismo, yo me mato porque me siento inmortal".



 Nota de suicidio de Baudelaire

Hizo entonces testamento a favor de ella:

"Lego todas mis posesiones a mademoiselle Lemer, incluyendo mis escasos muebles y mi retrato, porque es la única criatura que me ofrece consuelo. ¿Puede alguien culparme por desear retribuir los raros placeres de los que he disfrutado en este mundo horrible?... No tengo a nadie excepto a Jeanne Lemer. Sólo en ella encuentro paz... Jeanne Lemer es la única mujer que he amado, y ella no posee nada".

Jeanne no gozó de buena salud. En 1859 sufrió un ataque de parálisis que la llevó a ser ingresada en el hospital del hospicio de Dubois. A consecuencia de ello padeció de una hemiplejia en el lado izquierdo.

Manet, amigo de la pareja, la pintó en 1862, cuando se estaba quedando ciega. Según algunas fuentes, Jeanne iba a fallecer ese mismo año a consecuencia de la sífilis que le había contagiado el poeta. Sin embargo, otros testimonios contradicen este dato al afirmar que sobrevivió a Baudelaire. Hay un testigo, el famoso fotógrafo Nadar, que dice haberla visto en 1870, caminando con muletas y ya muy enferma de sífilis.



EL BALCÓN


Madre de los recuerdos, oh mi amante de amantes,
de mis placeres todos, de todos mis deberes,
remembrarás belleza traducida en caricias,
dulzura de los leños, encantos del crepúsculo,
madre de los recuerdos, oh mi amante de amantes.

Relumbre de las noches a la luz de carbones,
noches en el balcón, entre brumas rosadas,
-tu corazón tan bueno, tu melífero seno-
inmarcesibles verbos en los oídos mutuos,
relumbre de las noches a la luz de carbones.

Y los hermosos soles en las tórridas tardes,
y el espacio profundo, y el corazón recio,
y acercándome a ti, idolatrada reina,
sentir que se percibe el néctar de tu sangre,
y los hermosos soles en las tórridas tardes.

Y la noche se espesa como un parapeto,
negritud a mis ojos que adivinan pupilas,
las tuyas, mientras bebo, oh dulzura, oh veneno,
tu aliento, y tu pies en mis manos se duermen.
Y la noche se espesa como un parapeto.

Así evoca mi arte los felices instantes,
yo repaso ese ayer ovillado en tus piernas.
¿Para qué pretender tu beldad falleciente
si aquí están tu cuerpo y el dulzor de tu espíritu?
Así evoca mi arte los felices instantes.

La promesa, el perfume, ese beso infinito,
¿volverán del abismo que no miden las sondas,
como tornan al cielo esplendentes los soles
cuando los purifica el recóndito océano?
Oh promesa, oh perfume, oh ese beso infinito.


(Traducción de Carlos Sánchez Sottosanto)

26 comentarios:

  1. También era conocida la afición del poeta por todo tipo de narcóticos y demás sustancias estimulantes; de ahí que no es casualidad su relación con una alcohólica. Lo que no resta mérito al gran poeta que escribió "Las flores del mal".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Si, lo de que fueran alcoholicas o no, debia de serle indiferente, dadas las circunstancias. La clave estaria mas bien en que fueran medio tontas. Pero hay que ver los bellos versos que le inspiró!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. La Dame Masquée...

    Uff, que tormento, y cuanto amor a la vez. No tenía el gusto de conocer a esta dama, pero sin duda vd. me la ha acercado de una forme sublime y excelentemente documentada. Budelaire tuvo un final terrible, no me quedo claro el motivo de su suicidio ¿su vida disoluta y atormentada, quizás? supongo que sí...

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. ...No le resta mäerito al poeta... ¡No habría flores del mal sin todo eso, querido amigo... Se puede extirpar la obra de su autor y convertirlo en algo aséptico, pulcro, ordenado y con función y motivo, pero eso es totalmente falso y en el caso de Baudelaire, injusto.

    Las flores del mal huelen a absenta y opio, a vómito y a cloaca y son bellas así, como la Venus negra.

    Tras la musa de Toulouse Lautrec, la de Baudelaire... Madame sabe desde luego cómo complacer a este soldado, indigno servidor suyo.

    Hoy temo no traerle obsequio alguno. Cambié el que le traía por un poco de cariño camino de aquí y no me parece propio ofrecerle música de segundo oído. Si me lo disculpa, se lo compensaré.

    Le quedo nuevamente agradecido.
    SSSQBSM,

    ResponderEliminar
  5. Madame es un placer venir a aprender con vos. Menuda guinda terminar la historia con el poema de Baudelair que recoge perfectamente sus sentimientos por ella.
    Feliz dia, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Asi es, monsieur, era un ser atormentado, hastiado de todo y enfermo. Su estado de animo oscilaba constantemente. Pero la verdad es que, diga él lo que diga, sí estaba fuera de si a consecuencia de las deudas contraidas. Hizo un paripe de suicidio en un cabaret, cortandose con un puñal, y el padrastro se vio obligado a hacerse cargo de las deudas para evitar que siguiera dando esos escandalos.
    Una vez logrado el objetivo, se olvidó de suicidarse de verdad.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Monsieur, estaba segura de que sería de su agrado. Por otra parte, a quien no le gustarian las flores del mal? Ciertamente fue necesario todo eso para su produccion.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. No podia dejar de poner este, madame. De alguna forma ese retrato lo pedia a gritos, aunque fuera hecho cuando ya habia perdido la belleza y estaba muy enferma.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame:
    Con todo y lo tormentoso parecía amor sincero.
    El poema es una oda a su compañera....

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  10. Si, él mismo afirmó que fue la unica mujer a la que amo, y la prueba es que se mantuvo hasta el fin de sus dias a pesar de ese desequilibrio suyo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Excelente entrada sobre una mujer, un poeta y sus circunstancias.
    Amor, dolor, enfermedad, el beso infinito y mucho talento también nos dejó Baudelaire, un genio, sin duda.


    Un auténtico placer amiga.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, madame.
    Baudelaire es una de mis grandes debilidades.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. La Dame Masquée...

    Gracias por la aclaración. Es vd. todo un pozo de sabiduría.

    A sus pies

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Parecían el uno para el otro (Baudelaire y Jeanne), jajaja. No entiendo mucho esa manía de varios poetas y escritores de antaño por llevar una vida bohemia, supongo que de ahi se inspirarían, pero también un paseo, un viaje pueden ser magníficas fuentes de inspiración y no se compromete la salud como ocurre con la vida bohemia (digo por el consumo de alcohol entre quizá otras sustancias dañinas para el cuerpo y la mente).

    Talento como poeta no le faltaba a Baudelaire, muy bonito el poema que ha puesto de él, Madame, y eso que no soy muy aficionada a la poesía, jajaja.

    Besos!

    ResponderEliminar
  15. Un ejemplo más de artista asomado al abismo. Nunca un ejemplo personal, pero ¡qué obra nos legó! Y, realmente ¿hay noticia cierta de la estupidez de la dama?
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  16. ¿Por qué se empeñan en insinuar que la falta de inteligencia hace a las personas menos dignas de ser amadas? La inteligencia es una cosa y el corazón otra. Y ya va siendo hora que vayan cayendo ciertos tópicos. Si Baudelaire amó a Jeanne, y Jeanne no era un genio ¿por qué han de considerarlo algunos como un demérito para él? Creo que se pone la inteligencia en un lugar muy alto, y otro muy bajo la bondad.

    Interesantísimo, Dama.

    ResponderEliminar
  17. Madame,
    una forma más esta semana de acercarnos al país más pobre de América. Espero que no se nos olvide cuando el horror pase...
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  18. Gracias a usted por su interes, monsieur.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame, con lo que a mi me gusta la vida bohemia! No se imagina lo feliz que soy en Montmartre, en busca de lo poco que aun queda. Y es que no tiene por que ser tan insana como la que llevaba el gran Baudelaire!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Pues no se, monsieur, apenas se conocen datos sobre ella, y como ve ni siquiera la fecha de su muerte consta con certeza. Dificil de decir.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Tiene usted toda la razon, madame Isabel. En mi opinion la inteligencia despierta admiracion, pero no amor. Son cosas distintas.
    Ahora bien, el problema estaría en que un hombre solo buscara intencionadamente mujeres tontas, porque pareceria que no tenia intencion de establecer una relacion de igualdad, sino de dominacion.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Es verdad, madame. Precisamente de ahí era esta venus.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Si, madame, pero intensas.
    Que maravilla que te dediquen un poema como ese!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sorprende gratamente la sinceridad del artículo.La relación tormentosa,el ambiente mísero y la degradación humana sirvió a Baudelaire para escribir una poesía genuina y elevada donde no hay un tono chabacano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, monsieur. Totalmente de acuerdo.

      Feliz tarde.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)