miércoles, 20 de enero de 2010

La bailarina del Moulin Rouge


 En el Moulin Rouge - Toulouse Lautrec

Jane Avril fue la más famosa bailarina de can can, amiga de Toulouse-Lautrec, que solía representarla en sus pinturas.

Su nombre verdadero era Jeanne Beaudon. Nació en París en 1868, hija del aristócrata italiano Luigi di Font. Para él la Bella Elisa, madre de Jane, había sido simplemente un amorío pasajero, y no tenía ninguna intención de asumir responsabilidades derivadas del mismo. Nunca aceptó hacerse cargo de la niña, y las abandonó a ambas apenas nacer Jane.

 
 Jane Avril

Elisa era lo que se conocía como una demimonde, es decir, una especie de cortesana mantenida por amantes acaudalados. Era una alcohólica que golpeaba frecuentemente a su hija, hasta que Jane no pudo aguantar más y huyó de su casa. La fuga resultó infructuosa, porque las autoridades la encontraron y, ante el modo tan agresivo en que reaccionó al verse atrapada, la encerraron en un asilo para enfermos mentales, donde fue atendida por el doctor Jean-Martin Charcot, especialista en "mujeres histéricas". Fue precisamente allí, durante el transcurso de un baile para los empleados del hospital, donde la forma de bailar de la jovencita llamó poderosamente la atención.

Jane permaneció en aquel lugar durante año y medio, no tanto para tratarla de su supuesta enfermedad como para protegerla contra las iras de su madre. Cuando tenía 16 años, en junio de 1884, abandonó la institución y fue a instalarse en el Barrio Latino, haciendo de día cualquier trabajo que le fuera surgiendo para salir adelante, y actuando como bailarina de noche, con el nombre de Jane Avril. Tenía éxito, suficiente como para que pronto pudiera abandonar las otras tareas y comenzara a vivir de la danza.



 Jane Avril bailando

En 1889 la contrató el Moulin Rouge, y en poco tiempo conseguía ser primera figura en el Jardin de Paris, un importante café-concierto de los Campos Elíseos. La popularidad del can can llegó a ser tan grande que Jane viajó a Londres para mostrar su arte a los ingleses.

Fue precisamente un inglés, Arthur Simons, quien dijo de ella que tenía "la belleza de un ángel caído". Él nos dejó también la descripción de una de sus funciones en el Moulin Rouge, contándonos que bailaba ante el espejo, a la luz de las lámparas de color rosa y anaranjado. La describe como alta, esbelta, llena de gracia y distinción, con cándidos ojos azules y un perfil perfecto. "Tenía un genio endiablado, aparte de lo cual era siempre adorable y excitable... una criatura de crueles pasiones; tenía fama de ser lesbiana... Nunca he conocido una mujer que sintiera una pasión tan absoluta por su propia belleza. Bailaba ante el espejo que había en el foso de la orquesta porque estaba loca por su cuerpo. Era tan increíblemente delgada y flexible que podía doblarse hacia atrás -como Salomé cuando bailaba ante Herodes y Herodías- hasta barrer el suelo con los hombros".


 Jane Avril por Toulouse-Lautrec

En 1895 el Moulin Rouge le ofreció una gran suma de dinero por sustituir a Louise Weber, La Goulue, que era entonces la bailarina más famosa de París. Durante ese mismo año Jane tuvo un hijo, pero pronto volvió a los escenarios y continuaron los éxitos para ella. La llamaban La Folle (la loca), por su manera de bailar. Otro nombre por el que fue conocida fue Melinita, como el explosivo detonante.

Dicen que fue la más libre y alegre de todas las bailarinas del Moulin Rouge, amiga de pintores y de escritores. Vivió durante algún tiempo con Alphonse Allais, que quiso casarse con ella, pero Jane se negó entonces a cualquier tipo de atadura.
 
Jane Avril - Maurice Biais

Se casó, sin embargo, más adelante, cuando tenía 42 años, pero fue con el artista Maurice Biais. No fue un matrimonio feliz, porque el esposo con frecuencia desaparecía durante días. Cuando él falleció en 1926, Jane quedó casi en la ruina, teniendo que vivir de los pocos ahorros que le quedaban.

Murió en un hogar para ancianos en 1943, a la edad de 75 años, y está enterrada en el famoso cementerio de Pere Lachaise, en París.



 Jane Avril abandonando el Moulin Rouge, por Toulouse-Lautrec

Jane Avril fue interpretada en el cine por Zsa-Zsa Gabor, y más recientemente por Nicole Kidman en la nueva versión de la película Moulin Rouge.

20 comentarios:

  1. Toulouse Lautrec es uno de mis pintores favoritos de todos los tiempos, Madame. Gracias por hablarme de una de sus poderosas musas. Me resulta además muy útil en este momento.

    De nuevo, Gracias.

    SSSQBSM
    Paulus

    ResponderEliminar
  2. ¡Jane Avril, la musa de Lautrec! Se puede opinar lo que se quiera sobre su vida, su carácter o su conducta... pero nadie dirá que fue normalita o aburrida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Aburrirse no se aburrió... lo que si es cierto es que tuvo mucha suerte de estar tan bien dotada para la danza otras en su posición hubieran acabado en la mendicidad o la prostitución... ella supo aprovechar sus oportunidades.

    ResponderEliminar
  4. Que alegría ver los carteles de Lautrec. Y que mujer de armas tomar debió ser Jane.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  5. Madame, ya tuvo suerte de que la protegieran en el asilo. Esta mujer nació para bailar.
    Feliz dia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Monsieur Paulus, nos alegra haber sido de alguna utilidad, cosa que no nos suele suceder.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. No debia de ser nada aburrida, no. Durante decadas, para ella la vida fue una fiesta.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Era muy guapa, asi que supongo que sin ese don hubiera sido otra demimonde como su madre. A la mendicidad nunca hubiera tenido que llegar si no lo encontraba preferible.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Si, menudo genio, jiji, imaginela enfrentandose a las autoridades con 14 añitos, cómo debio de ponerse para que la encerraran.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Y tanto. A veces la vida da extrañas vueltas. Quien sabe si no hubiera ido a parar a ese sitio y no hubiera bailado en la fiesta.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Es probable que el encierro viniera propiciado por alguno de los patrocinadores de la madre... forma expeditiva y segura de evitarse escándalos y pleitos, que por aquel entonces todavía había quien se batía a duelo por este o aquel motivo.

    Hay días en que de no ser por Internet, por la moda femenina de los sábados por la noche y los vehículos a motor, hubiera preferido aquella época.

    À Nouveau, très remerciant.
    SSSQBSM,

    Paulus.

    ResponderEliminar
  12. Querida madame: gracias por sus acertados post, éste en especial me ha gustado, leer sus escritos es un placer, nos acercan a personajes e historias de una forma amena y constructiva.
    Mis más sinceros respetos.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho la vida de Jane
    Avril, desde luego que tuvo un dón maravilloso, el baile, esto le hizo ganarse la vida, aunque al final terminara en un asilo...
    Muchas gracias por tu entrada y las fotografías, lo has hecho fenomenal.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  14. Bon jour Madame!
    Menuda vida "ajetreada y movida" la de Jane! Lo que le envídio, profundamente, fue la oportunidad que tuvo de conocer a los pintores y grandes artistas de su tiempo.
    Ay!, qué tiempos...
    Bisous, Madame, gracias por ilustrarnos!

    ResponderEliminar
  15. Buenas tarde Madame:
    Como siempre vengo a aprender algo nuevo. En este caso sobre Jane Avril y su vida.
    Pienso que seas o no un personaje publico, se viene para algo. Toda vida deja experiencias que nos alegran o nos entristecen....

    Saludos Madame.

    Estuve en la corte, pero no pude comentar....No se si fue un fantasma o un duende de internet :D

    ResponderEliminar
  16. Gracias por su visita y su amable opinion, madame Laura Lis.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Vivio lo suyo y tuvo años muy felices, de modo que haciendo balance seguro que al final no cambiaba su vida por ninguna otra.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Ya lo creo, madame Carolina!
    Quien pudiera vivir en aquel tiempo en una buhardillita de Montmartre, con vistas a la place du Tertre!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Monsieur Manuel, creo que el responsable fue el medico de su majestad, que esta celoso de usted y teme que le quite el puesto!

    Muchas gracias, monsieur, y buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Interesante mujer, realmente fuera de lo normal para su epoca segun lo veo. Saludos!

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)