lunes, 11 de enero de 2010

Historia del piropo



La palabra piropo procede del griego pyropus, que significa rojo fuego. Los romanos tomaron esta palabra de los griegos y la usaron para denominar piedras preciosas de color rojo: una variante del granate, pero también el rubí. El rubí simbolizaba el corazón, y era la piedra que los galanes regalaban a la mujer a la que pretendían conquistar. Pero, naturalmente, no todos podían regalar rubíes, por lo que tenían que suplirlos regalando hermosas palabras.

Otra versión afirma también que la palabra procede del griego, pero de pyros fuego y oops vista, apariencia, con el significado de ojo deslumbrado por la belleza.

El piropo es un concierto de alabanzas realizado sobre todo a base de metáforas y símiles. En El Cantar de los Cantares, la Sulamita abre el poema deseando besos de su amante, y para ello recurre a imágenes en las que la sensualidad se vuelve tangible: "Mejores son tus amores que el vino", "tu nombre es como ungüento derramado". El hombre devuelve con creces los elogios y el contrapunteo de los dos amantes constituye toda una colección de requiebros exquisito.



Los cortesanos de los siglos XII y XIII se convirtieron en unos expertos en el arte de piropear a la mujer. Era la época en la que se desarrollaba la cultura de los trovadores. A principios del siglo XVII el piropo se usó con frecuencia en tratados y poesía. En sentido literario, era sinónimo de chispazo, fogonazo de ingenio, la palabra encendida.

El piropo ha pasado a ser callejero, improvisado, ocasional, una costumbre oral y popular. Pero también puede ser algo más que una frase ingeniosa. A menudo fue un gesto. Los hidalgos españoles arrojaban las capas al paso de la dama deseada. La costumbre pasó luego a otras categorías sociales y hubo un tiempo en el que las capas de los estudiantes eran, literalmente, un desecho a fuerza de ser pisadas una y otra vez por calzado femenino y enfangadas por su envés.

Casas recuerda que en el siglo XIX español los hombres se tapaban los ojos al pasar ante una mujer, como indicando que podían ser deslumbrados por tanta belleza. También existía la costumbre de enviar un beso al aire, orientando su dirección con la palma de la mano como asegurándose de que iba a llegar a la dama. Y el suspiro profundo, sin palabras, acompañado de un cierre momentáneo de párpados.


En Argentina, en palabras de Eduardo Giorlandini, "como en el lunfardo, el piropo tiene una forma gestual de expresión: una guiñada de ojo, mostrar el pulgar hacia arriba en señal de aprobación, son un ejemplo de ello".

En Ibiza existía la costumbre de disparar un trabucazo (sin plomos) a los pies de la amada, de tal modo que ésta, cuando se dispersaba el humo y el polvo, se sabía cortejada, pero no por ello distraía su paso. Era el piropo apetardado. Un poco ruda la costumbre, sí, aunque viene a ser el equivalente de esos niños y adolescentes que suelen arrojar petardos a los pies de las chicas en las verbenas.

Pero de la palabra que halaga a la que maltrata no hay más que un paso. También están los antipiropos para llamar la atención del piropeado (en este caso víctima), quien responderá con un adjetivo más agresivo aún o bien no hará acuse de recibo.


Para el profesor Eduardo Giorlandini, experto en cultura popular, "el piropo es histórico y universal. Por siglos se ha difundido más que nada en los países de habla latina, como Francia, España y Argentina. Hoy lo que se escucha es el piropo grosero, ofensivo y, muchas veces, de carácter erótico".

Como curiosidades, sepan que en Arabia Saudita dos jóvenes fueron condenados a 120 latigazos por piropear a una mujer en el centro comercial de la ciudad de Yeda. El lugar cuenta con una sociedad tribal muy conservadora donde se impone la separación de sexos en espacios públicos, y son comunes los castigos con flagelación.

Las tribus beduinas en Egipto condenaron a un hombre a la pérdida de la lengua por sus piropos, aunque finalmente le conmutaron la pena a cambio de 46 camellos valorados en más de 10.000 euros cada uno. Entre los beduinos, el conseguir una cita con una mujer implica que el hombre le dé a conocer sus intenciones a un emisario, quien consultará el consentimiento de la otra parte.


En la ciudad de Motril, Granada, se condenó a un hombre a pagar más de 4.300 euros de multa después de piropear a una compañera de trabajo.

En Argentina a finales del siglo XIX se dispuso que el hombre debía abstenerse de piropear a una mujer o sería multado con 50 pesos. Así lo cantaba el tango Cuidado con los Cincuenta, compuesto en 1906 por Ángel Villoldo: "¡Caray! ¡No sé por qué prohibir al hombre que le diga un piropo a una mujer! ¡No hablar! ¡Chitón, porque puede costarle cincuenta de la nación!"

52 comentarios:

  1. Lo que pasa es que cuando se ve a una bella mujer pasar, es tan dificil no decirle algun piropo...

    es mas fuerte que nosotros creo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uhm, esa ha sido la respuesta de los violadores por milenios

      Eliminar
    2. Monsieur, su comentario es un perfecto ejemplo de eso que se llama confundir la velocidad con el tocino.

      Eliminar
  2. A mi modo de ver denota mala educación y casi siempre es una falta enorme de respeto hacia la mujer.
    La segunda foto es muy ilustrativa sobre la grosería, la falta de delicadeza y el avasallamiento con agresión verbal y gestual en que se suele convertir el piropo, con esos ademanes chulescos y ese cerrar el paso a la chica para que tenga que cambiar la trayectoria de su camino.
    Saludos, madame.

    ResponderEliminar
  3. Gran trabajo, Madame. Y la selección gráfica es maravillosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Nunca me han gustado los piropos porque siempre tenían un doble lenguaje: si mirabas y sonreías (hablo de mi juventud), estabas dando pie...; si callabas, generalmente lo siguiente era algo grosero.

    Y siempre era y es un "privilegio" masculino, que pasa del galanteo a lo soez.

    ResponderEliminar
  5. Entonces monsieur Alejandro es de los piropeadores, eh? Y como es un proyecto de periodista imagino que ha de ser muy creativo y tener su propio repertorio.

    Muchas gracias por la visita, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Pues de eso trata un poco el texto, sí. Fijese en la diferencia desde los primeros ejemplos en el cantar de los cantares y a lo largo de la literatura hasta ir a acabar en frases groseras e inoportunas, de caracter abiertamente machista.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CUALQUIER piropo no solicitado es misógino, no sólo los "nuevos"

      Eliminar
    2. Ah, usted cree? Me parece que mira el asunto con un solo ojo. Cómo calificaría, entonces, los piropos que nosotras las mujeres decimos a los hombres hoy día libremente? O acaso imagina que no lo hacemos?? Supongo que usted sabe que lo hacemos, aunque por su comentario intuyo que a usted aún no le ha tocado ninguno :)

      Eliminar
  7. Gracias, monsieur. La verdad que las imagenes de hoy las he encontrado pronto.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Entonces madame nunca se ha soltado a gritar en plena calle eso de "tio bueno, macizo!"
    Jijiji, las hay que lo hacen, conste!

    Yo pienso que los cumplidos deberian ser privados. Me abochorna que los griten desde la acera de enfrente, aunque no sean frases groseras.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Madame, que buena entrada!! y es cierto que las imagenes son geniales. Algunos piropos son muy ingeniosos, el problema llega cuando pasan a ser ordinarios.
    Feliz tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay asesinos y violadores ingeniosos tmbn...

      Eliminar
    2. Tal vez la diferencia (y en mi opinión es grande) es que un piropo no es un crimen. No podemos andar criminalizando cada uno a su antojo todo aquello que no le gusta, o los que regalan a su padre una corbata el 19 de marzo acabarían en prisión. No dramatice tanto, monsieur!

      Eliminar
  10. Costumbre muy generalizada, la de pasar a ordinarios. O a escandalosos, llamando la atencion de todo el mundo.
    Pero dentro del piropo tambien hay artistas con mucho ingenio, sí.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Un día por la mañana iba yo toda seria y pasé cerca de unos obreros, y me oigo...madre mia,con esa cara cualquiera te dice algo morena!!
    Me hizo tanta gracia que me arrancaron una sonrisa.
    me han piropeado muy poco pero siempre han sido graciosos, no tengo queja.
    Un abrazo Madame

    ResponderEliminar
  12. Suerte la suya, madame. Cruce los dedos, porque anda la sensibilidad por los suelos y nunca se sabe lo que puede escuchar una.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Que buena entrada Madame Masquee!

    Coincido en casi todo con Chesana, pero debo reconocer que algunos tienen gracia.

    ResponderEliminar
  14. ¿donde termina un alago y empieza la agresión verbal o una invasión de la privacidad de la mujer o el hombre? por que a esto del piropeo de mal gusto se ha añadido la mujer en estos años...

    En fin quedémonos con el galanteo de los trovadores antes que con los trabucazos o las andanadas de andamio...

    ResponderEliminar
  15. Te dejo uno que se escucha muy seguido en las calles chilenas:
    "A San Pedro se le arrancó este angelito"
    Como bien dices, lamentablemente, el antipiropo abunda junto a la falta de respeto y a la grosería. Ni te cuento la cantidad de veces que he parado en seco a alguno que se pasó de la raya... suelen evergonzarse cuando una mujer los encara...

    Interesante seguirle la pista a estos aspectos humanos que no son muy abordados en la historia oficial.

    Besos miles!

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante el tema, señora.

    Con cariño se lo dedico:

    No funciona el anidado. pruebe pues en este link: http://www.aimini.net/view/?fid=miHD1LmKsYH3r17Xl9ah

    SSSQBSM,
    Paulus de Best

    ResponderEliminar
  17. Hola Madame:

    Interesante esta historia, como todo lo hecho por el hombre ha evolucionado (o involucionado)

    "Mi corazón estaba triste hasta que vio el verde de tus ojos" (Mi esposa me ha hecho creer que la conquisté con eso ;D.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Gracias, madame Carolina.
    Efectivamente hay quien tiene mucho arte, aunque la mayoria resulten bastante patosos.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Asi es, las mujeres se han sumado, si. Me desconcierta a veces ese afan por sumarse a conductas que al mismo tiempo se critican.
    Menos mal que por lo menos los trabucazos se han pasado de moda, monsieur, porque menudos sobresaltos se llevarian las pobres guapas!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. No se que le diga, madame: muchos todavia se rien de la gracia que tiene para ellos ver a una mujer furiosa. No tienen remedio ya.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, monsieur Paulus. Anda que no debe de ser un aventurero como usted de los de inagotable repertorio!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Pues monsieur Manuel, si ella lo dice asi sera, y esa frase sería la llave que la llevó a descubrir toda la ternura y la galanteria que habia en usted.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. ¡Ay, madame, entre tanta feminista, tanto prohibicionista y el escaso sentido del humor que hoy se gasta..., mal vamos...! ¡Qué fatalidad! ¡Con lo bonito que es piropear...! O que te piropeen, ¿por qué no...? O escuchar a los demás como lo hacen... Es todo un arte, bajo mi punto de vista, un bello arte que no está al alcance de todos...

    Me encanta saber de las raíces etimológicas de las palabras... Hoy me voy de vuestro castillo especialmente satisfecho... Los orígenes e historia del piropo me han cautivado... Por cierto, yo también petardeé de niño, aún no siendo ibicenco... :)

    ¡Feliz tarde madame...! Protegeos del viento y la lluvia... ¡Qué invierno, Dios!

    Mil besos mil.

    ResponderEliminar
  24. Monsieur, lo de los petardos sí que no me lo imaginaba yo! Sí me lo imaginaba diciendo algun piropo ingenioso con esa gracia sevillana, pero mire que lo del petardo me ha sorprendido, jiji.

    Feliz tarde, don José

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. ¡Cuántos avatares para esa costumbre! Un piropo, siempre que no sea grosero, resulta bonito. Besitos madame.

    ResponderEliminar
  26. Si, madame, los hay muy bonitos e ingeniosos, aunque abunden mas de los otros.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. El problema es lo que casi todos comentan. Entre el piropo y el mal gusto hay una línea muy fina.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Tiene usted madame un blog muy interesante.......Es como rodearse de la burguesía ilustrada........
    Me alegro de conocerla...Besicos.

    ResponderEliminar
  29. Asi es, madame. La tendencia a la groseria es grande muchas veces. No se que placer pueden extraer de ello.
    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Madame, muchas gracias y bienvenida a este espacio.
    Espero no aburrirla.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Pues, ¿sabe que a mí disgusta sobremanera que me digan piropos? M epone sumamente nerviosa. Me hace empequeñecerme, más que alagarme. Me da la impresión de que la mujer es un trozo de carne, que se valora por su cuerpo y no me hace ninguna gracia.

    Bueno, opiniones personales a parte, me ha parecido muy interesante su entrada madame. Y sobre todo me ha hecho gracia eso de que los jóvenes d ela tuna tuviesen sus capas hechas harapos de tanto arrojárselas a los pies de las chicas en la calle. Me recuerda a mis años por Salamanca (aunque este romanticismo se ha ido evaporando con los siglos...)

    Un besito, madame

    ResponderEliminar
  32. Buenisima entrada Dame.La verdad que la cuestión del piropo supongo que se reduce a quién lo lance: no es lo mismo al caminar por la calle (de esos que ofenden) o algún otro que alabe a la mujer a ser posible a solas. Ahí coincido con CarmenBéjar, que a mí tb me ponen nerviosa y no sé donde meterme.

    A pesar de todo esto, creo que esta costumbre del piropo se ha perdido en estos locos días.

    un abrazo, madame, buenas noches

    ResponderEliminar
  33. Gracias Madame por la historia de piropo que tanto se ha oido en nuestro pais aunque parece que poco a poco vá desapareciendo..
    Gracias por visitar mis abuelitos,
    quisiera pedirle un favor mi blog de animalitos ha sido elegido para pemiar si l vé interesante solo hay que entrar por VOTAME y cliclear sobre NOS NECESITAN´Gracias madame.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  34. Me gustó mucho esta entrada, muy entretenida y simpática la forma de exponerla. Gracias por tan buena información.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Si, madame Carmen, y al menos eso cuando es un desconocido que lo unico que puede apreciar es el cuerpo porque no conoce otra cosa de la mujer, no me desagrada. Pero cuando es un conocido y piensa que una mujer se va a sentir mas halagada porque le digan guapa que porque le digan cuanto vale, la verdad sea dicha que me repatea el higado y desde ese momento lo crucifico, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Eso es, madame, muy bien anotado lo de decirlo a solas. Yo pienso que los cumplidos deberian ser privados, pero a veces organizan un escandalo tremendo para hacerlos, como si pretendieran mas llamar la atencion de todos ellos mismos que otra cosa.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Ahora mismo voy, madame Victoria.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, madame Susan, es usted muy amable.

    gracias por la visita.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Mi querida madame solo el echo de ir me ha mocionado ya que ultimamente estoy un poquito de bajón,,Gracias amiga,
    Hay que entrar por el cuadro que pone VOTAME QUE LE LLEVA A OTRA PÁGINA y en ella vuscar NOS NECESITAN,CLICLEAR A LA IZQUIERDA EN UN CUADRITO PEQUEÑO Y QUEDA marcado el voto..Si nopuede no pasa nada la intención ya ha merecido la pena,,Gracias amiga

    ResponderEliminar
  40. En la misma página donde ha estado hay un perrito y debajo el VOTAME,HAY QUE PINCHAR Y ENTRAR A LA PÁGINA DE VOTACIONES Y PINCHAR EL CUADRITO DE NOS NECESITAN..cON CARIÑOvICTORIA..eSTOS mensajes si no le importa los borra madame ya que no tiene que ver con su comentario sobre los piropos sino un favor que le he pedido,Gracias madame,gracias amiga..

    ResponderEliminar
  41. Ay ya esta, madame, por fin he acertado!

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. La Dame Masquée...

    Con lo que me gusta piropear y que no sabía nada de nada de esto que vd. cuenta. No hay nada más bonito que un piropo hermoso a una mujer, un piropo sin maldad, y por supuesto, sin groseria.

    A sus pies.

    Bisous.

    ResponderEliminar
  43. Pues en españa lo del pulgar lo hacemos mucho y no precisamente para ligar! Creo que tiene reminiscencias romanas (el motivo por el que los españoles indicamos con el pulgar erecto digo hacia arriba)

    ResponderEliminar
  44. Asi es, monsieur. A los caballeros como usted seguramente se les dara bien el asunto, y no supondra ninguna dificultad distinguir entre un piropo y una groseria.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  45. Es verdad, monsieur, recuerda al circo romano, cuando se decidia sobre la vida o la muerte de un gladiador.
    Espero que no esten pensando en echarnos a los leones cuando lo hacen!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  46. Hola querida dama!!!
    Solo queria volcer a saludarte despues de tanto tiempo en el exilio, espero no volver a retirarme de tu blog.
    Tu entrada me hace darme cuenta que las cosas por màs minimas que sean tienen su historia...
    Gracias por tu interesante y divertida entrada...

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)