miércoles, 2 de diciembre de 2009

El Código de Hammurabi


El código de Hammurabi se considera el principal monumento de escritura cuneiforme en lengua akkadia, una verdadera pieza literaria y un importante documento jurídico. Es una compilación de 282 leyes o artículos esculpidos entre los años 40 a 43 del reinado de Hammurabi y hacia el año 1790 a. C. El largo prólogo y el epílogo, escritos en verso, parecen impropios del estilo jurídico del código, cuyas leyes están redactadas en un estilo muy cuidado.


Hammurabi, rey de Babilonia de la estirpe de los amorreos, aparece recibiendo las leyes del dios Sol. La inscripción comienza diciendo:


“Como Anu, el Sublime, el rey de Anunaki, y Bel, el Señor del Cielo y de la Tierra, que fija el destino de los hombres, y Marduk, el hijo del Señor Ea, el dios del derecho han repartido la humanidad terrena… así Anu y Bel me han designado a mí, Hammurabi, el Alto Príncipe temeroso de Dios, para dar valor al derecho en la Tierra, aniquilar a los malos y perversos, con lo cual el fuerte no daña al débil… y para iluminar el mundo y procurar la felicidad de los hombres…”


Código de Hammurabi


El código enumera después las proezas realizadas por Hammurabi.


“El favorito de los dioses, el poderoso, el justo, cuerdo e inteligente, el pastor de los súbditos, el que declara el derecho y vela por el cumplimiento de la ley. Como Marduk me envió para gobernar a los hombres y proteger el derecho de los hombres, así he realizado yo el derecho y la justicia, y he procurado la felicidad de los súbditos.”


Más adelante se refiere a las leyes que regulan los derechos comunes a los hombres acerca de la vida, familia, propiedad, el honor y la buena fama. Al final de las leyes exclama Hammurabi:


“Los grandes dioses me han designado; yo soy el pastor portador de la salud, cuyo báculo es recto y justo para que el fuerte no dañe al débil, para proteger a las viudas y a los huérfanos, para declarar el derecho del pueblo, decidir las contiendas, resarcir los daños y perjuicios y ser como un padre para sus súbditos”.


Al rey se le considera como la garantía suprema de la ley y del derecho, pero, a su vez, el derecho está por encima del arbitrio del rey. En una antiquísima tabla babilonia se lee que “en tanto que el rey practica el derecho conforme a la escritura del dios Ea, así le conceden los grandes dioses un gobierno duradero y la gloria de la justicia. Si el rey ordena castigar a un vecino de la ciudad de Sippara o lo regala como esclavo, el dios Sol, que rige el cielo y la tierra, pondrá otro juez en su pueblo y designará un príncipe justo y un juez justo para sustituir al injusto”.



Hammurabi


La estela de basalto en la que está grabado el código fue descubierta en 1901 por el egiptólogo Gustav Jéquier, miembro de la expedición dirigida por Jacques de Morgan, en Khuzestan, actual Irán, correspondiente a lo que era la antigua Susa, en Elam. Había sido llevado allí como botín por el rey elamita Shutruk-Nahunte en el siglo XII a. C.


En la actualidad el Código de Hammurabi se exhibe en el museo del Louvre de París. Estas son algunas de las disposiciones que contiene:


-Si se prende fuego en la casa de un hombre y si alguien va para apagarlo, y si, viendo los bienes del dueño de la casa, se los queda, será echado al mismo fuego.


-Si una mujer cuida mal de su casa, va de un lado para otro, es derrochadora y desatiende a su marido, será echada al agua.


-Si un hijo pega a su padre, se le cortarán las manos.


-Si un hombre saca un ojo a otro hombre, se le sacará un ojo.


-Si uno ha arrancado un miembro a un hombre libre, se le cortará ese miembro.


Prólogo

Aunque el código sea la inspiración del ojo por ojo, diente por diente, es un error considerarlo únicamente en base a la impresión negativa y simplista de la Ley del Talión, pues tiene artículos muy alejados de ese concepto. Por ejemplo, no hay privilegios de clase, y además se fija la responsabilidad mutua del amo y el obrero. Este tiene que recibir un salario mínimo y gozar de tres días de vacaciones cada mes.


Las leyes no admitían excusas ni explicaciones en caso de incumplimiento; el Código se ponía a la vista de todos, de modo que nadie pudiera alegar ignorancia de la ley. Sin embargo, había pocas personas que supieran leer y escribir en aquella época.


40 comentarios:

  1. Madame...

    Aquí me toco la fibra sensible su excelencia. Tuve la oportunidad de leer mucho sobre él, e incluso en mi biblia con concordancias hay bastantes datos que hablan sobre el. Son las primeras leyes escritas de nuestra civilización, y tienen una importancia tanto arqueológica como antropológica inmensa. Gracia Madame por deleitarme con esta entrada.

    A sus pies.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  2. Merci madame
    Une entrée digne de vous

    atte.

    Monsieur de Fontenebleau

    ResponderEliminar
  3. Como detalle curioso añadir que la imagen Hammurabi recibiendo la cinta y la vara de medir del dios Uttu (estos son típicos símbolos de poder) ,tiene su sentido, ya que los sacerdotes de esta divinidad solar eran los encargados de impartir justicia de acuerdo con las leyes consuetudinarias hasta este momento.
    Otra idea importante a recordar es que es durante este periodo paleobabilónico cuando se empiezan a componer obras tan célebres como "La epopeya de Gilgamesh", basada en leyendas ya existentes en épocas anteriores.
    Un saludo Madame

    ResponderEliminar
  4. Este Hammurabi se ve que no tenía abuela jejejee...

    Bromas a parte este código es toda una novedad para las sociedades de esa época, ya que incluso, la ley del Talión que nos parece tan macabra hoy en día, es su momento fue todo un avance judicial, ya que en otros lugares no tenían ni eso...

    ResponderEliminar
  5. Y el monumento que habria que hacer al que tradujo todo eso, monsieur!
    No se si será mi vista, pero yo no leo nada.

    Feliz dia, bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur, que nombre tan bonito tiene usted! Digno de un hidalgo, desde luego. Aunque yo hubiera imaginado algo mas español, ya ve.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Fue una epoca fructifera, pues, monsieur Bragi.
    No era una civilizacion pequeña, no.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Si, que modesto, verdad? Quien lo veria dictando todos esos autopiropos.

    Me imagino que era sumamente avanzado para su epoca, porque es que pensar en el año del que estamos tratando produce escalofrios.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Buenas Tarde Madame:
    Exquisita como siempre.
    Aunque parecieses implacable, definitivamente el código inicio el largo camino de adecuar la vida sedentaria de la sociedad. Sino imaginese Ud como sería el asunto.....
    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  10. Casi 4.000 años de antigüedad y todavía hace falta proteger a las viudas y los niños, y regular las relaciones entre patronos y obreros. ¿Por qué será...? Un artículo interesantísimo, querida dama. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Era severo, sí, pero adecuado a la moralidad de la epoca, y un notable intento por obtener una sociedad mas justa. Hay que tener en cuenta de que epoca estamos hablando.

    Feliz tarde, monsieur Manuel

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. En ciertos aspectos no parece que se haya progresado mucho en 4000 años, no.
    Incluso la ley del talion yo creo que no ha desaparecido por completo. No hay mas que ver que sigue existiendo la pena de muerte en muchos lugares.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Para su tiempo es de consideración el que haya una ley. Esa es una de las cosas que nos distinguen de los animales, aunque a veces con leyes los animales sean mas civilizados que nosotros.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Dado que es el primer código legal escrito hemos de pensar en primer lugar que se basa en las leyes consuetudinarias que se habían transmitido oralemente de generación en generación. Que una sociedad se atreva a compilar esas leyes y ponerlas por escrito quiere decir que están plenamente desarrollados cultural, política y económicamente y que además poseen una organización compleja con escritura. Eso no se daba tan habitualemente en el moemento en que se escribe el Código de Hammurabi. Por lo tanto, las leyes ahí recogidas no pueden ser consideradas ni mucho menos bárbaras ni surgidas de la nada.

    En segundo lugar, hemos de tener en cuenta que la ley y la religión estaban estrechamente unidas. Parece que la segunda legitima a la primera y que la persona elegida para redactarla está íntimamente ligada a los dioses. No me extraña en absoluto. Poder y religión desde entonces ya estaban unidos.

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. recuerdos maravillosos Madame, en que la justicia no se discutía, se cumplía, según los valores escritos en el Código, creo es la recopilación de leyes mas antigua de la historia del mundo. gracias querida amiga por compartir conocimientos tan importante, para la época que vivimos

    ResponderEliminar
  16. Monsieur, ciertamente no parece haber ley sobre la tierra que consiga convertir al hombre en un ser civilizado. Lo cual no es razon para que no sigamos intentandolo.

    Buenas noches, monsieur. Uy, no, en su caso buenas tardes, disculpeme usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Siempre, poder y religion unidas desde la noche de los tiempos, madame.
    Pero desde luego que el desarrollo cultural debia de ser notable para la epoca.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Asi es, no valian excusas, por buenas que fueran, ni aun cargadas de razon y sentido comun. La ley era la ley, y habia que cumplirla.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Felicidades por tan interesante post ,creo que el plasmar unas leyes en un soporte ya implicaba un desarrollo muy grande y un compromiso.
    Un besito Madame .

    ResponderEliminar
  20. Y tanto, madame. Asombrosa y antiquisima civilizacion.

    Buenas noches, madame Loli.

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. De parte del favorito de los dioses, el poderoso, el número uno, el amo, el mandamás, el jefazo, el más guay a esta lado del Tigris, la leche de rey, el que parte el bacalao, la pera limonera, el ser más excelso y superior, tío bueno, etcétera, etcétera, se hace saber...

    ResponderEliminar
  22. ... que es ademas el mas modesto de los hombres.
    No cabe duda de que creia en el valor de la propaganda.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. El problema añadido sería el de la aplicación de la ley, como siempre. Es decir: ¿quién le ponía el cascabel al gato? ¿Quién hacía cumplir la ley? ¿Y si el infractor era tan poderoso que no se le podía aplicar? ¿Y quién vigilaba a los vigilantes de la ley? Veo que había buenas intenciones, pero no creo que ninguna ley pueda ser equitativa más que como letra muerta o papel mojado.

    ResponderEliminar
  24. Madame, lo conocía pero con tanto detalle. Como siempre un entrada excelente. Aún habiendo poca gente que supiera leer y escribir, seguro era de dominio público pues lo que mejor ha funcionado siempre ha sido el "boca a boca".
    Feliz noche, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Pues si, la eterna separacion entre la teoria y la practica, monsieur. Ningun sistema es perfecto, pero tal vez es peor cuando ni siquiera hay uno.

    Buenas noches, monsieur Andres

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Si, y ademas con los castigos que aplicaban convenía conocer el codigo al dedillo, no fuera a ser.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Gran mérito traducir esa estela, Madame. A mí me parece ilegible.
    En cualquier caso, me parece interesante que, en esa época, ya se dejase escrito un compendio de leyes, derechos y obligaciones. Es como si fuese la primera Constitución de la historia.

    Excelente entrada. Mañana mismo compraré un sombrero, para así poder descubrirme ante vos.

    Ahora, me tomaré la licencia de abandonar el tratamiento. Estaré ausente durante un par de meses. Un proyecto importante requiere mi máxima atención. Volveré a la blogosfera en Marzo.

    Hasta entonces, me despido con gran tristeza.

    Un beso, amiga. Echaré de menos tu interesantísimo blog.

    ResponderEliminar
  28. Monsieur, yo le extrañare mucho a usted y sus relatos. Espero que no se prolongue su ausencia mas de lo esperado, al menos, y que ese proyecto salga adelante.

    Yo tendre dificil mantener la misma asiduidad de antes, pero lo intentaré. De todos modos, aqui lo espero.

    Un abrazo, querido monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. La primera impresión que me da es que en esa época la gente iba por ahí sacándose ojos y arrancándose miembros. En fin, supongo que en su momento estas leyes tendrían su razón de ser.

    Buenas noches madame.

    ResponderEliminar
  30. El código era la única manera de poner un poco de orden en aquellos territorios. Y es la cuna de nuestro derecho. Sí, ya sabemos que en aquellos tiempos las medidas eran un poco bestias, pero era una manera de empezar a legislar en tiempos también muy especiales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Y miles de años despues tambien, madame, asi que realmente en su momento debio de ser un avance tratar de poner un poco de orden. Supongo que respondia perfectamente al concepto de justicia de la epoca.

    Feliz dia, madame Kassiopea

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Si, monsieur, asi es. Nunca hay que dejar de situar las cosas en la epoca a la que pertenecen. Estamos hablando de hace casi 4000 años, con lo cual resulta asombroso e implica un elevado grado de civilizacion.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Ojo por ojo, diente por diente. Probablemente estos principios judaicos los tomarían los hebreos durante su cautiverio en Babilonia, donde pese al tiempo pasado, la cultura de estos primeros tiempos babilónicos seguía muy viva.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  34. Es cierto, monsieur, mucho es lo que se especula con ello, porque pueden encontrarse muchos paralelismos en la Biblia.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Gran nota, gracias por publicarla, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a usted por su visita, monsieur.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  36. Madame, voy leyendo estos extractos del código y no dejo de sorprenderme. Menuda sofisticación en el 1790 AC, aproximadamente.
    Y, lo que dice, es totalmente vigente hoy en día y no siempre se cumple: "cuyo báculo es recto y justo para que el fuerte no dañe al débil, para proteger a las viudas y a los huérfanos, para declarar el derecho del pueblo, decidir las contiendas, resarcir los daños y perjuicios y ser como un padre para sus súbditos”. Me resulta increíble, que mala memoria tienen los políticos de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa, monsieur, que también entonces había una forma muy subjetiva de interpretar las leyes. Cada gobernante tenía su propio criterio acerca de lo que era recto y justo.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  37. Un dato curioso, el codigo es creado y dictado por los dioses al rey, que está obligado a divulgarlo y hacerlo cumplir, pero TAMBIÉN ESTA SOMETIDO A LA LEY, como cualquier otro ciudadano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tanto, en ciertos aspectos los antiguos eran más modernos.

      Buenas noches, monsieur

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)