domingo, 13 de diciembre de 2009

Costumbres de los romanos

Casa romana


En toda familia romana mandaba el cabeza de familia o paterfamilias. La mujer o matrona, aunque no desempeñaba cargos públicos, regía el hogar y era tenida en consideración junto a su esposo. Los niños, hasta la pubertad, se educaban juntos. Luego las niñas se dedicaban al hogar y se casaban muy pronto —a los 14 años ya se las consideraba adultas—, mientras que los niños se consagraban al estudio y a las armas.

La casa romana, de uno o dos pisos, era muy sobria hacia el exterior y se articulaba alrededor de uno o dos patios interiores en uno de los cuales había un pequeño estanque. A este patio daban las habitaciones y el salón comedor.

Casa romana

Las comidas romanas principales —más propiamente cenas— se hacían al atardecer, tumbados los comensales alrededor de la mesa. Se comía con los dedos y, para los platos con salsa, se usaban como cucharas trozos de pan que luego se arrojaban a los animales.

El pan no tenía levadura, ya que ésta no se usó hasta el siglo IV. Se trataba en realidad de unas tortas de trigo, antecedentes de las actuales pizzas. La comida de los soldados se componía de tortas de ese estilo con queso y panceta. El pan era el alimento más común. Sólo los nabos rivalizaban con él en popularidad.


El vino se tomaba siempre aguado, generalmente caliente, mezclado con miel e incluso con resina.

El plato más codiciado era el pescado. Los romanos que podían permitírselo eran grandes comilones, y la costumbre de vomitar para volver a comer estaba muy extendida.

Triclinio

En cuanto al vestido, los romanos eran muy monótonos, y cualquier novedad era muy comentada. El vestido consistía en una túnica —hasta las rodillas en los hombres y hasta los pies en las mujeres— y una toga, gruesa en invierno y fina en verano. El único color admitido era el blanco, que se blanqueaba con vapores de azufre. Sólo los magistrados y los sacerdotes podían usar franjas de púrpura. También los muchachos, porque los romanos les atribuían carácter sagrado.

En lo que respecta al calzado, la calidad del material empleado marcaba la categoría de clase.

Vestimenta romana

Hasta el siglo III a. C. los hombres llevaron barba. Luego, la familia de los Escipiones, que imitaba todo lo griego, impuso la moda del afeitado, costumbre que en Grecia había iniciado Alejandro Magno. El emperador Adriano, que tenía una mancha en la cara, volvió a poner de moda la barba en el siglo II d. C.

Las mujeres coqueteaban con el pelo. Aquí era la esposa del emperador quien marcaba la pauta. Como la moda evolucionaba, existen muchos bustos de mujeres en los que el cabello está hecho de otra pieza, para poder sustituirlo en cualquier momento. Teñirse el pelo era frecuente —sobre todo de pelirrojo—; pero los colores más llamativos, como el rubio y el azul, sólo los usaban las cortesanas.

La calvicie se consideraba un deshonor, así que se recurría a pelucas y postizos, a echarse todo el pelo hacia delante, como hacía Julio César, o, cuando esto tampoco era suficiente, a presentarse siempre en público tocado con la corona de laurel.

Los romanos dedicaban gran parte de su tiempo a las termas, baños públicos muy completos, dotados también de espacios para el deporte. Las mujeres acudían por las mañanas y los hombres por las tardes. También se acudía al foro, especie de mercado que progresivamente fue haciéndose más monumental, para charlar y ponerse al día en las últimas novedades.

Termas

Bibilografía: El Imperio Romano – José L. Cortés Salinas

43 comentarios:

  1. BUENAS TARDESSS AMIGA VAYA CONSTUMBRAS, ESAS CASAS ERAN PALACIOS IMPRECIONANTES, ME ENCANTO LEERTEEEE QUE TENGAS UNA SEMANA GENIAL ABRAZOS DE TU AMIGO CHRISSSSS

    ResponderEliminar
  2. Gracias, monsieur. Ya veo que se avecinan muchas celebraciones en su blog!
    Alli estaremos.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Uno no puede evitar ver reflejadas un poco las costumbres actuales en la de los romanos. En sociabilidad, vida privada y pública... No se puede negar que somos herederos culturales romanos.

    Un saludo y buen finde (o lo que quede de él)

    ResponderEliminar
  4. A ningun otro pueblo nos parecemos tanto, creo yo. Asombra el modo en que nos vemos reflejados aun en ellos.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Buen artículo madame, gran cantidad de datos interesantes los de este artículo. Lo de César con la calvicie tiene su gracia. Para poder llevar permanentemente la corona de laurel tuvo que conseguir un decreto del Senado. Al parecer los propios soldados de éste hacían cancioncillas satíricas sobre el tema.
    1 saludo!!

    ResponderEliminar
  6. Ay, pobre hombre! Por eso en mi epoca no hubiera tenido el menor problema, con los pelucones que se llevaban. No lloraban los hombres por falta de cabello, no.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Somos sobre todo romanos. Las casas con patio interior, lejos de las miradas de los curiosos las heredamos de ellos y no de los árabes como algunos han pretendido ver. También la costumbre de acompañar con alcohol las veladas con amigos, una especie de guateque o botellón con vino aguado para poder aguantar más sin pillarse la mona. Los espectáculos a base de carreras, luchas y fieras en circos y anfiteatros eran el prólogo de Fernandos Alonsos, veladas de boxeo y corridas de toros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, monsieur. Sucede que muchas veces me atraen las civilizaciones antiguas por lo alejadas que las veo de nosotros, lo que les da un toque de misterio muy atrayente. Pero en el caso de los romanos es justo al reves: me asombra encontrarnos en ellos, ver lo poco que hemos cambiado, y constatar que seguimos siendo romanos.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Hola Madame:

    Nunca acabo de compreender esa costumbre de vomitar y volver a comer, imaginese como tendrían que acabar esos estómagos y los problemas gástricos que eso derivaba! Me hizo gracia que las prostitutas se tinieran el pelo de azul...no imaginaba que utilizarían ese color para teñirse! ¡Que avanzadas!

    Besos y que pase buena tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  10. Si es que lo que no inventaran los romanos...
    Resulta dificil de comprender lo de vomitar para volver a comer, sí. No me imagino que uno pueda volver a tener ganas de llevarse algo a la boca despues de algo asi. Debian de acabar todos con ulcera!

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Magnífica entrada, madame, muy completa. La mayoría de las costumbres las mantenemos hoy día, y alguna de ellas sin modificación alguna. Además de las ya nombradas en los comentarios, en el norte de Europa se sigue tomando el vino caliente con miel o azúcar.
    Feliz tarde, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Madame, muy didáctica esta entrada. Los dibujos que la ilustran también muy bien elegidos. Me ha gustado especialmente la reconstrucción de la casa romana por su realismo.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  13. Coincido con los demás en que seguimos siendo romanos. Es impresionante todo lo que nos legaron.

    ResponderEliminar
  14. Ya ve, madame, solo nos falta hablar latin!

    Buenas noches, madame Nikkita.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. No vendria mal una villita romana para pasar las vacaciones, eh madame? Por ejemplo en la isla de Capri.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Costumbres, mentalidad, organizacion, idioma, todo. Y en eso seguimos despues de tantos siglos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. ¡Gran detalle el de los bustos con pelucas intercambiables! Pragmáticos hasta el fin.
    Saludos, Madame, espero que se encuentre mejor.

    ResponderEliminar
  18. Si, monsieur, en forma, como Glenn Miller.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Ave. También es cierto que habría que distinguir entre costumbres "patricias" y "plebeyas", porque las villas, pelucas, togas, comilonas y demás eran patrimonio de los pudientes. Espectáculos, termas y foro sí igualaban a las clases sociales, y efectivamente, somos herederos suyos en lo bueno y en lo malo. Ay, como llegue Atila...

    ResponderEliminar
  20. Veo que has podido solucionar lo de tu participación de lotería. Te han dado el número 566.
    Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Muy interesante ver que no hemos cambiado tanto... la típica casa romana refleja la realidad de las clases medias-altas, la inmensa mayoría del pueblo (estoy hablando de Roma capital) vivía en grandes bloques de apartamentos.

    ResponderEliminar
  22. Calle, calle, monsieur Mannelig, no lo invoque que ese es capaz de aparecer otra vez y nos vamos a atragantar todos con las uvas.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Sí, gracias, monsieur Cayetano.
    Ya esta todo.
    Ahora a ver si nos toca!

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Eso sí, monsieur Jose Luis. E incluso esos bloques de apartamentos no eran tan distintos a los nuestros, jiji. Todo se lo copiamos.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Me pareció muy interesante tu entrada (como siempre), observando el triclinio me quedé pensando en lo incómodo que resultaría la costumbre de comer recostados en esos lechos.
    Buena semana

    ResponderEliminar
  26. Si, yo lo encuentro incomodo, pero la verdad que ellos no parecian en absoluto molestos. Supongo que encontrarian la postura adecuada. Cuestion de costumbre.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Me encantó este post, siempre me gusto la cultura romana, de hecho junto a la griega la estudié en profundidad (sobre todo el arte de estas dos civilizaciones) pero hasta hoy no supe el porqué de lo de las pelucas, pensé que era por rango político o algo similar.

    Creo que a la península Ibérica le vino bien la conquista de los romanos por cuanto nos dejó, no solo artísticamente, no olvido que nuestro alcantarillado más primitivo viene desde los romanos, por ejemplo.

    De nuevo mis felicitaciones por esta entrada.

    Besos y linda semana cielo..

    ResponderEliminar
  28. Eran buenos constructores, no cabe duda. Las calzadas romanas eran maravilla, y esos acueductos. Hasta alcantarillado, ya ve.

    Feliz comienzo de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Acabo de borrar por accidente un comentario extenso a esta entrada ¡lastima! Los dioses me han jugado una mala pasada. En realidad, sólo abundaba sobre aspectos de la domus y las costumbres romanas, que siempre me han fascinado.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  30. Pos Jupiter, madame! No conviene tener en contra a los dioses en estos tiempos. Sera mejor que haga usted algun sacrificio antes de que vuelquen su ira contra usted.

    Buenas noches, madame Rosa

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Bon soir, Madame!
    Hay que ver, nunca entendí la incomodidad de comer (devorar), extendidos sobre un triclinio, por dios, eso debe de provocar de por sí una indigestión! Y la costumbre de vomitar... ¿piensa Vos, madame, que aquí hay algún orígen sobre la terrible enfermedad de la anorexia o la bulímia?, porque es impensable que por glotonería se llegue a pasar tan mal rato, únicamente por seguir comiendo. Perdón, lo expreso con la máxima sensibilidad, pues son enfermedades muy serias.
    Interesante entrada, como siempre son las suyas.
    Bisous, Madame!

    ResponderEliminar
  32. Pues no parece que ni la anorexia ni la bulimia fuesen enfermedades de moda entre los romanos, no. La unica razon para devolver era la de poder asi seguir atiborrandose de comida. No se cómo no reventaban!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Habría que contar tanto de las costumbres romanas. Por ejemplo, la predilección que tenían por el garum sociorum o salazones de la nuestra Hispania. O las delicatessen que poseían y degustaban en gastronomía. Lo que no entiendo es cómo podían comer a gusto inclinados en sus triclinium...

    Y lo de las modas de las barbas y peinados femeninos es muy sintomático para detectar que un busto o un retrato es de una época u otra. Con barba seguro que el hombre había vivido en la República o bien durante la dinastía de los Antoninos. Loas peinados más curiosos eran aquellos en lo que aparecen una torre de ricitos sobre la cabeza.

    Una delicia madame. Un beso

    ResponderEliminar
  34. Yo tampoco estaría nada comoda en un triclinio romano, madame, jiji, no comprendo como aguantaban esos banquetes tan largos en esas posiciones.
    Lo del peinado de ricitos daría el golpe hoy dia, no cree? A ver si se pone de moda otra vez.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Buenas Noche Madame:
    Como siempre aprendo en su blog.
    Siempre me ha llamado la atención Roma y su influencia en nuestra civilización.
    Soy fan del acueducto de Segovia. Tengo fotos del acueducto nevado, sin nevar, con sol sin sol y otras mas :D
    Gracias madame por pasar por mi rincón. Me honra que la Nobleza pase por mi rincón
    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Bonita coleccion tiene usted, monsieur.
    Y yo que no he estado nunca en Segovia!
    Algun dia tendre que ir a conocer el acueducto. Esto ya es imperdonable por mi parte.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Entonces, querida dama, mi costumbre de teñirme el pelo de rojo, ¿crees me viene por la vertiente romana? Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  38. Jijiji, madame, seguro que si!
    Es una prueba de que es usted una romana reencarnada. Hay ciertos detalles que la delatan!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Aquí, en Roma, es donde se reúnen mi corazón y el suyo. He leído este post como si fueran recuerdos compartidos por los dos en otro tiempo pretérito y peligroso del que logramos sobrevivir para llegar hasta donde estamos ahora. Roma se derrumbó, pero nuestro amor no se apagará nunca.

    ResponderEliminar
  40. Monsieur, en esos tiempos de barbaros y romanos me temo que yo estaba con Ataulfo.
    Como lo ve?
    En principio podria parecer que no me va mucho, verdad? Pero es que no siempre vive una la misma vida.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  41. Dame me parece un excelentisimo post! La felicito

    ResponderEliminar
  42. Muy interesante, pero tengo una duda, en otras paginas encuentro que la mujer no podía en ningún caso regir el hogar y acá si... a quien le creo?
    Igual me es muy útil esta información, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hogar sí, pero referido a las tareas domésticas, no a las personas, ni a la familia. El amo absoluto de todos los miembros de la familia y de los esclavos era el pater familias.

      Muchas gracias.

      Feliz día.

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)