domingo, 6 de diciembre de 2009

Balada Jacobita



Los Jacobitas reclamaban el derecho de los reyes Estuardo a ser restaurados en el trono. La llamada Gloriosa Revolución de 1688-1689 había enviado al exilio al último rey Estuardo, Jacobo VI de Escocia y II de Inglaterra. Los Jacobitas trabajaron incansablemente, primero por su regreso, después por el de su hijo (el Viejo Pretendiente), y finalmente por el de su nieto, el príncipe Carlos Eduardo Estuardo, el Joven Pretendiente, más conocido como Bonnie Prince Charlie.

Las actividades de los clubs jacobitas están razonablemente bien documentadas. La mayoría parece haber alcanzado su máximo grado de actividad durante los años anteriores e inmediatamente posteriores a la más famosa de las revueltas que llevaron a cabo, la de 1745-1746, cuando el Joven Pretendiente se apoderó de Escocia y condujo un ejército hasta 130 millas de Londres. Apoyar la causa jacobita estaba considerado traición, y muchos clubs ocultaban sus actividades tras otras más inocentes, por ejemplo de carácter deportivo o para la caza.
Bonnie Prince Charlie
Lord Nilhisdale era uno de esos Jacobitas que apoyaba las pretensiones del Viejo Pretendiente y lo había secundado en todas las tentativas de éste por recuperar el trono de su padre. Después de la desgraciada revuelta jacobita de 1715, fue capturado junto con otros seguidores de los Estuardo y condenado a muerte.

Pero el amor dictó a su esposa un ardid para librarlo de su aciago destino. La víspera de la ejecución se permitió a todas las mujeres que fueran a despedir a sus maridos. Lady Nilhisdale entró en prisión sosteniéndose sobre dos criadas, cubierto el rostro con un pañuelo, como una mujer sumamente afligida y a punto de desvanecerse por la impresión. Cuando estuvo en presencia de su esposo, y aprovechando el momento en que le fue permitido quedarse a solas con él, que era aproximadamente de su misma estatura, le obligó a ponerse sus vestidos y a abandonar el lugar del mismo modo que ella había entrado. Le explicó que allí cerca hallaría su coche, que lo llevaría hasta orillas del Támesis. Lo había dispuesto todo para que pudiera tomar un barco que le conduciría a Francia.

Salió bien el ardid, y a las tres de la mañana el hombre se encontró sano y salvo en Calais.
El Viejo Pretendiente
Cuando poco después un sacerdote entraba en la cárcel para asistir a los reos que debían ser ejecutados, se encontró con asombro ante una mujer.

La noticia corrió como la pólvora y pronto llegó hasta el rey. A la sazón los Hanover acababan de alcanzar el trono inglés y era Jorge I quien se sentaba en él. Al consultarle la justicia lo que procedía hacer en tal situación, Jorge, seguramente admirado ante las agallas de la dama y consciente de lo impopular que podría resultar tomar represalias contra ella, dispuso que quedase en libertad.

Lady Nilhisdale vivió así un final feliz a su osado plan, y pasó de inmediato a Francia para reunirse con su esposo.
Traquair House
Una historia parecida transcurrió en la Traquair House, la casa habitada más antigua de Escocia, situada 10 kilómetros al oeste de Peebles. Tienen un museo en el que se guarda la capa usada por el cuarto conde durante su cautividad en la Torre de Londres. Bajo amenaza de muerte por su participación en las revueltas jacobitas de 1715, el conde fue rescatado por su esposa, Lady Winifred Herbert, que emborrachó a los carceleros y lo sacó a escondidas disfrazado de doncella.
El museo también cuenta con varias piezas de vidrio jacobita de las llamadas Amen Glass, es decir, que llevan grabados dibujos del Joven Pretendiente y versos o lemas en su honor terminando siempre con la palabra Amen, la última del himno jacobita The Origin of Our Own. Con ellos se brindaba por la causa, y es frecuente que incluyan una burbuja en forma de lágrima en el tallo de las copas, simbolizando el dolor por la ausencia de los Estuardo en el trono. Otros símbolos que incluyen son la corona, la brújula, que significa lealtad, y los cardos y girasoles, que representan respectivamente a Escocia y la Restauración. El símbolo de la rosa blanca alude a la dinastía.
Amen Glass
Los actuales propietarios de la casa son los Maxwell Stuart, que viven en ella desde 1491. Ha conservado muchos de los elementos más antiguos a pesar de los repetidos ataques sufridos a lo largo de la Historia por pertenecer a una familia jacobita. La escalera de caracol, al igual que en su versión medieval, esconde una salida secreta para los católicos perseguidos. Las bodegas abovedadas son aún las originales. Allí era donde en otro tiempo la población guardaba su ganado para protegerlo de los ataques de los corsarios.

24 comentarios:

  1. Su formación en la disciplina de la Historia brilla a gran altura en este post. Me alimenta usted enseñándome, y me encanta que me ilustre con argumentos cuando estoy en un error. Es usted maravillosa, madame. Más de una vez me he quedado sin palabras al leer sus entradas, pero si le escribo comentarios es para demostrar mi fidelidad hacia usted. No tengo otro modo de demostrar que la estoy leyendo. Además, hoy me ha mostrado al menos a dos valerosas mujeres que se jugaron la vida para salvar a sus maridos. Realmenmte conmovedor. Me hace concebir esperanzas de que algún día me salve usted también este corazón que tengo malherido por la devoción que siento hacia vuesa merced.

    ResponderEliminar
  2. Madame...

    Nos vuelve a deleitar con estos retazos de Historia. Sin duda, fue un bello gesto de amor el intercambio de ropajes, y justa la decisión de que fuera puesta en libertad por el valor demostrado. Esta casa a la que vd. hace mención la estuve yo disfrutando hasta hace bien poco, pero la humedad me aconsejaba trasladarme a climas más benignos....

    A sus pies.
    Bisous.

    ResponderEliminar
  3. Monsieur Andres me abruma y exagera mucho. No ponga usted mi merced a tanta altura, monsieur, que luego mas dura sera la caida.
    Pero, si me permite, no puedo creer que usted se encuentre alguna vez sin palabras. Eso iría en contra de su naturaleza.

    Feliz tarde de domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Monsieur Felix, que suerte, menuda casita tenia usted! Casi se la cambio por mi Fontainebleau. Total estoy acostumbrada a los climas humedos.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Buenos días Madame:

    Como siempre vengo aquí aprender historia. Una historia brillante la que hoy nos trae......
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Madame, interesante e instructiva, como siempre. Leyendo la entrada parece que el hecho de que una mujer engañara a todos para salvar a su esposo era fácil, pero no creo que lo fuera en absoluto.
    Feliz dia, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Gracias, monsieur Manuel.
    A mi me resultan muy romanticas las historias jacobitas.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Claro que no debia de ser nada facil. Pero tambien entre aquellas damas debia de haber unas cuantas con suficiente coraje como para llevar adelante sus planes.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Huy, los jacobitas. Tienen el eterno atractivo de las causas perdidas. Pregúntele por Bonnie Prince Charlie a un habitante de las Highlands y tenga por seguro que será invitada a almorzar un delicioso haggis, mientras escucha la historia familiar sobre cómo un tatarabuelo suyo estuvo con el pretendiente en Culloden.

    ResponderEliminar
  10. Uy, pues menos mal que nunca se me ha ocurrido preguntarles por Bonnie Prince Charlie, porque a mi el haggis como que no me va mucho, monsieur.
    De todos modos, con haggis o sin el, yo soy un corazon jacobita, por supuesto. Vamos a comparar con esos Hanover sin ningun glamour.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Buenas tarde Madame:

    He contestado la duda que tenía, en mi rincón Madame. Y en lo posible contestarle otras dudas si las tiene.
    Voy a la Corte del Rey sol.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
    Saludos -comunicate-

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, monsieur Manuel. Es usted muy amable.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias, monsieur Joaquin. Mejor dirijase usted a mi correo: tiene el link aqui a la izquierda, debajo del perrito.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. No hay que olvidar que aunque ambas historias finalmente terminaron bien, era muy factible, dada la época, que dichas damas hubieran perdido la cabeza en el sentido más físico de la palabra, por lo que el coraje demostrado fue mucho.

    Me ha encantado el relato.

    Feliz noche... o día, según se tercie.

    Musus

    ResponderEliminar
  16. Meritorio que llegara tan alto en esa sociedad tan cerrada y clasista, sabia que habia sido buen espadachin y militar pero no un musico tan reconocido.
    Supongo que le llegarian cartas con sellos de te amo todos los dias, aunque ahora no se usen mas... y dificilmente pueda interpretarse eso en el resumen de la tarjeta de credito que te envia el banco.

    ResponderEliminar
  17. Salvando las distancias parece que podemos asimilar los jacobitas con nuestros carlistas, claro que los carlistas no gobernaron nunca, en mi opinión afortunadamente.

    en cuanto a la mujer del noble... menudo plan y la suerte de su lado todo sea dicho... pero que valor...

    ResponderEliminar
  18. Realmente hace falta tener muchas agallas para hacer lo que hizo esa dama, Lady Nilhisdale.
    Una muestra de valor y decisión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Madame, tenéis un regalito esperándoos en mi blog, por si os apetece pasar a recogerlo.
    Feliz Dia.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Si, todo pudo haber pasado, y en el momento en el que concibieron el plan debian de estar lejos de tener la seguridad de que saldria bien, asi que debian de temblarles las rodillas.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. jiji, lo de los sellos logicamente solo valia entre amantes, que cuando colocaban uno lo hacian conscientemente y no al azar, de modo que siempre tenia un significado y una intencion.
    No, el banco no, jiji. Las intenciones de un banco nunca son tan romanticas. De hecho son incompatibles con el romanticismo y lo seguirian siendo aunque se inventaran billetitos con corazones y poesias.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Ay, que depresion imaginar a Bonnie Prince Charlie con una gorra carlista! Por un momento me hizo usted verlo, jiji.
    Los Estuardo tenian mucho mas glamour, monsieur, donde vamos a parar. Mejor que los Hanover seguro que hubieran resultado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Si, monsieur, yo creo que logró hacerlo porque normalmente se subestimaba a la mujer tanto que seguramente no esperaban que el intento de liberacion viniera de esa parte, y menos dejando a su propia persona como rehen.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, madame Nikkita, ahora mismo paso.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)