jueves, 5 de noviembre de 2009

Madame du Barry


En cuatro años Luis XV perdió a muchos de sus seres queridos: a su amante Madame de Pompadour, que había fallecido en 1774; al Delfín, que era su único hijo varón después de haber procreado una legión de niñas en un país en el que existía la ley sálica; y también a su nuera, que sucumbió a las mismas fiebres. El joven matrimonio dejaba cinco hijos, el mayor de los cuales sería el futuro Luis XVI, esposo de María Antonieta.


Ninguna mujer era capaz de llenar el vacío que la Pompadour había dejado en el corazón del rey. A su alrededor todo eran intrigas de sus nobles para lograr situar junto a él a una dama que resultara favorable a sus propios intereses, y el conde du Barry vio la oportunidad de tratar de obtener beneficios colocando a una de sus amantes, de la que ya se había cansado.


Se trataba de una bellísima muchacha de 25 años y temperamento sumamente ardiente. A los 15 años entró como modista en el taller de un tal Labille, lugar al que acudía Madame Gourdan, famosa por dirigir el burdel más importante de París. Al parecer la Gourdan se había fijado pronto en la jovencita y la invitó a su casa.


Tenía una fina cintura; el rostro de un óvalo que podría haber sido cincelado por un escultor; los ojos grandes y profundos, de sutil mirada siempre deliciosa, y observé que su piel era de un blanco inmaculado, manos y pies de lo más exquisito, y un cabello tan abundante que no podía abarcarlo en mis manos…


La conduje a mis aposentos. Le mostré mis habitaciones galantes, donde todo respira placer y amor; la animé a que se fijase en los cuadros de desnudos, en posturas lascivas, con toda clase de objetos propicios para la excitación de los deseos. Vi cómo la bella lo observaba todo ávidamente; se hallaba enfebrecida, pero me la llevé de allí, ya que sólo quería comprobar si yo estaba en lo cierto. Luego la hice pasar al guardarropa y abrí los armarios: le mostré telas de Holanda, encajes, tafetanes, medias de seda, abanicos, diamantes…


—Bien —le pregunté—, ¿queréis entrar a mi servicio? Todo esto será vuestro, llevaréis la existencia regalada que tanto ansiáis, cada día asistiréis a fiestas o espectáculos; cenaréis con los personajes más importantes de París y la corte; y por la noche, gozaréis inmensas alegrías. ¡Ah, qué alegrías, pequeña, no es posible expresarlas con palabras! Aquí veréis príncipes, generales, ministros, gente de toga… Todos trabajan para acudir a mi casa, para obtener el favor de una muchacha como vos.


Le metí en el bolsillo un escudo de seis francos y convine con ella que una mujer la avisaría cuando la necesitase, la cual, sin hablarle, mediante unas señas convenidas, le pasaría mi recado. La joven me abrazó y se marchó.



De ese modo comenzaría a trabajar en el famoso burdel, en el que iba a permanecer un año. Luego pasó a otro en el que conoció al conde du Barry, y resulta que sabemos bastante de este asunto gracias al inspector Marais, el eterno enemigo del marqués de Sade, a quien pasó buena parte de su vida vigilando. Nada escapaba a sus amenos informes.


Mademoiselle Vaubernier y el señor du Barry viven juntos en buena inteligencia, o, mejor dicho, du Barry se sirve de ella como de una posesión que se cede al primero que llega con el bolsillo bien provisto, reservándose sin embargo el derecho de prioridad, ya que todos los días se acuesta con ella. Los días, él se los cede por entero, siempre que la joven siga sus consejos y le reporte buenas sumas. Hoy, du Barry ha cedido la joven al duque de Richelieu y al marqués de Villeroy, que han adquirido el derecho a los encantos de la muchacha sólo por el día.


El conde comenzó toda una campaña para endosársela al rey, pensando en los grandes beneficios que obtendría si resultaba de su agrado. Insistió una y otra vez ante Lebel, primer ayuda de cámara y encargado de este tipo de contrataciones, pero le costó mucho que tuviera en cuenta la candidatura de una prostituta que había trabajado en un burdel tan conocido. Al fin accedió a verla, y quedó mudo de asombro.



CONTINUARÁ



36 comentarios:

  1. Me encanta leer estas historias podria decirse tras bambalinas y me apasiona la manera en que son descritas las damas de esa epoca:

    Tenía una fina cintura; el rostro de un óvalo que podría haber sido cincelado por un escultor; los ojos grandes y profundos, de sutil mirada siempre deliciosa, y observé que su piel era de un blanco inmaculado, manos y pies de lo más exquisito, y un cabello tan abundante que no podía abarcarlo en mis manos…

    Abrazos, espero la 2da parte

    ResponderEliminar
  2. Las memorias de esos siglos son mi perdicion, madame. Las encuentro apasionantes.

    Muchas gracias por su visita, madame Romayris.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. El amor y el poder suelen estar emparentados. Por eso cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana. Y cuando el poder entra por la ventana el amor le abre sus puertas.

    ResponderEliminar
  4. Pero eso, monsieur, es mas bien el amor al poder, que no es el verdadero amor.
    Por fortuna no siempre ha sido asi.

    Buenas noches, monsieur Andres

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Podriamos expresarlo asi, monsieur. Perfumado y con la peluca empolvada, pero lo mismo.

    Feliz jueves, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Nada hay nuevo bajo el sol. La prostitución de alto standing, pero prostitución al fin y al cabo, y el proxenetismo son tan viejos como la ambición desmedida, las ansias de poder...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto, el oficio es de lo mas antiguo, y permitía llegar muy lejos. Que se lo pregunten a Teodora de Bizancio.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Estimada Madame

    De nuevo nos vuelve a deleitar con estas Historias de Palacio.... Cuando Madame Pompadour salía de palacio en su feretro hacia su descanso final, en un tremendo día de nubes negras, rayos y relámpagos, Luis XV solo acerto a decir mirando por la ventana "Ahhh querida, mal día elegiste para morir.."

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. No era un hombre muy expresivo, verdad, monsieur?
    Desde luego no era mi tipo.

    Feliz jueves, monsieur Felix

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Me entretiene mucho con estas historias, sigo leyendo aunque pase en silencio de vez en cuando. Gracias Madame
    Bisous.

    ResponderEliminar
  11. No cabe duda que en la historia encuentras vidas mas bellas e interesantes que en la realidad. Si no existiese la historia, habría que inventarla.
    Tu la cuentas de maravilla
    Beaoucup de bisous.

    ResponderEliminar
  12. Veamos como acaba esta interesante historia

    Un saludo y buenas tardes

    ResponderEliminar
  13. Madame, espero, con resignada paciencia, el desenlace de esta interesante historia.

    Que tengáis una buena tarde.

    ResponderEliminar
  14. Hay que ver madame que manera de "traficar" con la joven. Es el negocio más rentable del mundo desde siempre. Espero impaciente la continuación.
    Feliz dia.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Gracias, madame Arena. Espero que estos relatos sirvan para desestresar un poquito.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Ah, monsieur, usted tambien por aqui!

    Muchas gracias y feliz tarde. Luego pasare a visitarlo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Pronto la segunda mitad, monsieur Sila.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Y yo aguardo su proxima visita, monsieur.

    Feliz jueves tenga usted

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Y tan rentable, madame. No solo se obtenia dinero, sino tambien poder. A veces mucho.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. No tarde mucho, madame, en seguir la historia.
    Feliz tarde de jueves.

    ResponderEliminar
  21. No, madame. Ya esta hecha, es solo subirla. Sera mañana, creo yo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Esta "dama" siempre estuvomal vista en la corte, pues el listón que le había puesto la Pompadour era muy elevado. Si los nobles se mofaban de la primera, no le quiero decir nada de la segunda...Bueno, no quiero preguntarle nada de lo que pasará después, porque esperando esperando nos lo acabará desvelando (y rima, jejeej). De todos modos, todo hay que decirlo, desde luego que era muy guapa, pero fina y culta creo que no.

    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Asi es, madame. Resultaba bastante ordinaria, pero era espontanea y nunca trató de refrenarse o aparentar otra cosa. Ya lo creo que tuvo que aguantar mofas en esa sociedad despiadada.

    Feliz tarde, madame, aunque ya queda poquito de ella.

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Hola Madame:

    Se ha propuesto escribir un guión para la TV o el cine? Sería interesante. Intriga, suspenso, humor. La historia siempre es interesante y deja algo que la curiosidad picará por buscar.

    Como siempre agradable tomarme un café (con estos primeros frios) leyendo sus historias.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  25. Interesante historia madame nos ha regalado con una bellisima mujer..Gracias por compartir.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  26. Monsieur Manuel, no estaría mal una serie con los casos del inspector Marais, verdad? Nos adentrariamos en la vida del marques de Sade, en el Paris de la Gourdan y en el Versalles de Luis XV, basandonos en sus informes.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Gracias a usted, madame Victoria, por prestar atencion a mis historias.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Al menos, la Pompadour nos dejó para la posteridad el molde de las copas bajas de champán. La du Barry iba un paso por detrás...

    ResponderEliminar
  29. Segun en qué, monsieur. Segun en que.
    Cada cual tiene su especialidad.

    Buenas noches, monsieur Mannelig

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. SEria una chica bella y pobre que se ilusiono con el dinero facil, explotada, dicen que no era mala, pero me cae definitivamente pesada; no por pobre, sino por su ordinaries que jamas intento remediar y por es desenfreno en el lujo y joyas como si pudiera hacer olvidar con ello y el mequetrefe del rey quien era en realidad.
    Me cae pesada.

    ResponderEliminar
  31. Ah, por cierto visto que salio a la venta el libro de Isabel Barcelo, dado que le gustan los temas historicos, a este lado del mar el pequeño homenaje esta en la pagina:
    www.lacostillaincomoda.blogspot.com

    Sera de su interes esta historia antigua???
    Por cierto, y su novela del bosque olvidado, no publicaron mas nada????? y su amiga en que anda. buenas noches, madame.

    ResponderEliminar
  32. Qué buen blog, qué nivel de comensales, la valla está puesta muy alta, por eso me gusta, me quedaré por aqui, madame, esperando por ahora la continuación...

    ResponderEliminar
  33. Hola, madame Alyx.
    Este mismo fin de semana ire a ver si ya llegó el libro de Isabel a mi ciudad.
    En cuanto a lo nuestro, sigue adelante. Trabajamos en ello, pero Guiomar tiene algunos problemas de salud y eso hace que la cosa vaya despacio y no al ritmo previsto. Pero no lo abandonamos.

    Muchas gracias por el link, madame, luego pasare a echar un vistazo.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias, monsieur Pablo, y bienvenido.
    Espero que se quede mucho tiempo entre nosotros.

    Feliz viernes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. madamde de pompadur murio en 1764 no en 1774 es muy impresisa la fecha madame espero lo corrigais

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)