lunes, 9 de noviembre de 2009

Los judíos en la España visigoda


En el año 613 el rey godo Sisebuto ordenó a todos los judíos de su reino que se convirtieran o salieran del país, olvidando la consigna del Papa Gregorio de que el bautismo no debía ser nunca forzado. San Isidoro, obispo de Sevilla y cabeza del clero español, nos dejó las siguientes palabras al respecto:


“En el comienzo de su reinado puso mucho ardor en la conversión de los judíos a la religión cristiana, pero poco entendimiento desde el día en que utilizó la fuerza contra aquellos que más bien debían ser captados por el espíritu de la fe”.


Moneda de Sisebuto


Muchos decidieron quedarse. Se someten al bautismo, pero sólo en apariencia, decididos a permanecer fieles en secreto a la religión de sus antepasados, con la esperanza de que las persecuciones terminen y puedan volver a declararse judíos. Otros abandonan España y atraviesan los Pirineos hacia el reino de los francos, donde poco más adelante, bajo el reinado de Dagoberto, sufrirán la misma desgracia. Otra parte de los expulsados toma el camino de África y empiezan una nueva vida.


No sabemos por qué razón actuó así Sisebuto. La situación de los judíos en España durante el periodo arriano de la monarquía visigótica había sido bastante segura, de ahí que muchos se hubieran ido estableciendo en el territorio, viendo en él un refugio. Y quizá por el número que habían alcanzado, Sisebuto creyó que podrían perjudicar la estructura interna del reino.


Judíos en la hoguera en Lucerna, Suiza


La opresión no dura más allá de su reinado. Su sucesor, Suintila, llamado por los oprimidos el padre de la patria, se comporta como un soberano benévolo y justo. Muchos de los desterrados vuelven a sus antiguos hogares. Pero esta pausa dura sólo un decenio. Una conjura destrona al rey, y en el año 633, bajo Sisenando, el concilio reunido en Toledo dispone: “De aquí en adelante ningún judío puede ser obligado a profesar la religión cristiana. No obstante, aquellos que fueron forzados a recibir el bautismo bajo el Piadosísimo señor Sisebuto y a los que se permitió recibir los Sacramentos, deben permanecer cristianos”.


-Los hijos de los bautizados son separados de sus padres y llevados a monasterios para ser educados, o bien son puestos bajo la tutela de familias cristianas.


-A un judío casado con una cristiana no le queda sino escoger entre bautizarse o divorciarse.


-Todo matrimonio en el que la esposa judía se niegue a bautizarse debe ser anulado.


-A los judíos bautizados les está prohibida toda relación con sus hermanos de raza.


-Todo aquel que, habiendo sido bautizado, se descubriera que continuaba observando los preceptos de su antigua religión, pagaría con su libertad y pasaría a ser esclavo.


-Todos aquellos que aceptaran regalos de los judíos y les otorgaran su protección estaban amenazados con la excomunión.


Persecución a los judíos en Inglaterra, de donde también acabarían siendo expulsados


Los judíos preocupan también a Recesvinto. Diez leyes de este monarca contra judíos y judaizantes fueron recogidas en el Liber Iudiciorum. El rey no duda en calificarlos como enemigos. Para él es una deshonra que se haya logrado exterminar todas las herejías y mantener pura la fe y no se haya conseguido la conversión de los judíos. Lograrla es consolidar la monarquía.


Los judíos se unieron al traidor conde Paulo en su rebelión contra Wamba. El rey Ervigio intentará resolver el problema judío promulgando más leyes contra ellos: deberán abjurar de su fe delante del obispo. El rey prohíbe aplicar la pena de muerte, pero exhorta al concilio con estas palabras:


“Extirpad de raíz la peste judaica, que siempre se renueva con nuevas locuras”.



Toledo, la ciudad de las tres culturas, capital del reino hispanogodo

Como consecuencia de las nuevas disposiciones los judíos tenían la obligación de presentarse todos los sábados y fiestas suyas ante un cristiano autorizado para poder probar que no celebraban sus ritos. Para que ni siquiera los clérigos fueran negligentes en el cumplimiento de esta obligación, se nombraron inspectores entre ellos con el fin de vigilarse unos a otros. Como castigo por tolerancia o dejadez se les imponía una excomunión de tres meses y debían pagar una libra de oro al rey.


Egica, yerno de Ervigio, se mostró benévolo con ellos al principio de su reinado. Sin embargo en el 694 declara que todas las leyes dadas anteriormente contra los judíos para lograr su conversión deben permanecer en vigor. La razón de este cambio en su actitud obedece a su convicción de que los judíos se habían lanzado por el camino de la conspiración. El rey estaba persuadido, al parecer con bastante fundamento, de que había un plan mediante el cual, y de acuerdo con aquellos que se habían refugiado en el norte de África en tiempos de Sisebuto, se facilitaría a los árabes la invasión de la Península Ibérica.




Bibliografía:

Sefarad: los judíos de España – María Antonia Bel Bravo

Semblanzas visigodas – José Orlandis

Historia del reino visigodo español – José Orlandis

Historia de los judíos – Vicente Risco


40 comentarios:

  1. Desdichado pueblo, el judío.
    Ha sido vilipendiado a lo largo de la historia.
    Resulta horible ver cómo sobraban en todas partes.

    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  2. Madame:
    Mis respeto bella señora.

    Coincido con perikiyo sobre los judíos. Un pueblo que ha sido sufrido y perseguido. Algunos dicen que el castigo de Dios, por haber matado a Jesucristo. Otros indican que justamente por ser el pueblo elegido sufren estas persecuciones.

    Tengo muchos amigos judíos. Soy católico no practicante, pero llevo siempre en mi pecho el crucifijo. Cuando me convertí en inmigrante, mis amigos judíos me honraron con una estrella de David que también llevo en mi pecho. Ellos y yo llevamos caminos diferentes para llegar a Dios. De resto, somos personas como todos.

    Gracias Madame por su comentario en mi morada. Siempre certero y constructivo.

    Saludos y que tenga buenas noches

    ResponderEliminar
  3. Como tiendo a ver un trasfondo económico en toda política, incluso en el alto coste de las guerras, echo en falta razones de predominio social en la expulsión de los judíos llevada a cabo en España, Francia e Inglaterra. Quiero decir que sospecho sobre el peligro que supusieron para quienes detentaban el poder. Y dado que mi ignorancia en este tema es tan supina como en cuestiones de amor, madame, dejo a vuestro corazón ducho en ambas materias, historia y amor, tomar una sabia decisión. ¿No eran los judíos una especie de protoburguesía incipiente dadas sus actividades comerciales? ¿No se sintió la vieja nobleza de ringorrango amenazada en sus privilegios? Precisamente a vuesa merced le agradezco que desde su alta cuna no haya extirpado del reino del sol a este pobre lacayo que aun cometiendo la herejía de adorarla permanece vivo y sin ser excomulgado. Si no fuera por su clemencia, ahora viviría como un leproso vagando entre las tinieblas exteriores de su palacio. Por todo lo que le debo en mí tendrá a un humilde servidor que siempre seguirá postrándose a sus pies. Al menos, mientras le deje seguir soñando con estar un día a su lado.

    ResponderEliminar
  4. Madame...

    El problema es que al tratarse de el pueblo "elegido" nunca han sido bien vistos, bien por envidias, bien por antisemitismo puro y llano. Lo que comenta vd. de los godos, es otro episodio más en su historia de ir y venir, de aca para alla. Eran los comienzos de la oscura Edad Media, de la que no salimos hasta bien pasados los siglos...

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame... es como los inicios de la búsqueda de la "raza pura"... cierto que siempre han sido perseguidos y vilipendidiados, y que ha sido muy común en la iglesia mucho ardor y poco entendimiento.
    Feliz noche.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Madame,
    el judío es un pueblo sufriente... En el contexto visigodo del arrianismo, además, la falta de respeto hacia otras religiones era clara: los judíos no habían entendido la llegada de Cristo como salvador universal... Y curiosamente ;-) los arrianos fueron una herejía cristiana que se mantuvo en boga en España hasta el s.VI, cuando en otros puntos de Europa ya hacía años que había sido superada...

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  7. Si, monsieur Perikiyo, es increible que se hayan enfrentado una y otra vez a lo mismo en todo tiempo y lugar.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho su forma de pensar, siempre tan tolerante, monsieur Manuel.
    Al contrario que usted, yo he tratado a pocos judios, pero cuento a alguno de ellos entre los mejores que jamás haya tenido.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues verá usted, monsieur André, ellos llegaron a ser esa protoburguesía, aunque en fechas tan tempranas como la de la expulsión de Sisebuto, aun no lo percibo así. Muchos de ellos eran agricultores que no poseían más que un pequeño huerto, y que decidieron quedarse porque no tenían ni con qué empezar en otro lugar. Mas adelante, al prohibirseles poseer tierras y empujarlos hacia otras actividades tales como el ejercicio de la usura, fue surgiendo esa especie de burguesía incipiente y preocupante para cualquier gobernante. El problema era que de todas formas ser judío no era simplemente profesar una religión, sino algo mucho mas complejo y difícil de manejer: consitutían un pueblo en sí mismos, al margen de aquel en el que se asentaran; una comunidad digamos autosuficiente, o a medias independiente, que escapaba a su control y cuyos miembros podían organizarse entre sí. Los judios amenazaban la unidad nacional que trataba de imponer Sisebuto, una unidad nacional que, por circunstancias de aquella vieja lucha contra el arrianismo, estaba en parte basada en la unidad religiosa. Pero, desde luego, el problema no queda explicado por ningún celo religioso. Eso solo fue un componente más en ciertos casos, pero algunos de esos monarcas mencionados eran mas bien tibios en esas cuestiones.

    Esa parte de su comentario la entiendo, monsieur Andres. Pero la parte de que mi corazon es ducho en el amor... Eso no se de dónde lo ha sacado usted. A ver, biliografia.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Monsieur Felix, nosotros salimos de la edad media, sí, pero los judios no lograron salir con ella del rechazo de los demas pueblos. Aun en el siglo XX fueron objeto de autenticas barbaridades.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Si, madame, muy poco por desgracia.
    Siempre se ha encontrado un motivo para expulsar, vilipendiar e incluso matar a los judios.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. El arrianismo se mantuvo un tiempo mas a base de sangrienta imposicion desde el trono, sí. Hasta que el rey no tuvo otra religion, esa hubo de ser la oficial.

    Buenas noches, madame Negrevernis

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Mejor me quedo con los bellos jardines y fuentes de agua musulmanas, que con el antisemitismo y el odio de larga data.....

    ResponderEliminar
  14. Impresionante! El contexto de estos hechos es lo único que aminora mi intolerancia a la repetida intolerancia de los humanos, ante las diferencias.
    Aún hoy sucede, modernizado si queremos, pero sucede.
    No hemos crecido tanto!
    Un placer madame.

    ResponderEliminar
  15. Muy curiosa entrada y muy bien documentada, madame. La intransigencia hacia los diferentes ha sido siempre una constante en esta "piel de toro". Los judíos han servido de chivo expiatorio un sinfín de veces, cortina de humo para ocultar otros problemas. Ha sido siempre fácil, muy populista y demagógico, echar la culpa de los males nacionales a los que crucificaron a Cristo.

    ResponderEliminar
  16. si la iglesia no hubiera cambiado so forma de pensar sobre las conversiones forzosas nos hubieramos ahorrado mucha sangre...

    ResponderEliminar
  17. ¡¡¡Antecedente histórico al Holocausto de Hitler!!!
    Pobre pueblo judio que nunca les hemos dejado convivir en paz durante tantísimos siglos.

    Me gustó muchisímo este artículo sobre todo por que te das cuenta que apenas hemos cambiado en muchos aspectos, y es triste, muy triste.

    Besos cielo

    ResponderEliminar
  18. Uy, uy, madame Alyx, a ver si se cree que entre esos bellos jardines y fuentes musulmanas les fue mejor a los judios!

    Mire, estaban sujetos a impuestos extraordinarios, debían aceptar que eran socialmente inferiores y eran discriminados en casi todo. Las acusaciones de blasfemia contra ellos eran habituales, y tenga en cuenta que el castigo era la muerte. Como ni siquiera les era permitido testificar ante un tribunal para defenderse, no les quedaba otra que convertirse al Islam para salvar la vida. Eso por no mencionar que también eran castigados con la muerte si osaban mantener relaciones sexuales o se casaban con una mujer musulmana. Pero con la nueva invasión de los almoravides aun les fue peor: a partir del siglo XII, la situación fue tal que la población judía no aguantó más y emprendió un éxodo masivo para ir a refugiarse… en los reinos cristianos del norte!

    Feliz martes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Hola, madame Magah, bienvenida.
    Asi es, madame, ya lo creo que sigue sucediendo. Fijese lo que aun sucedia en pleno siglo XX con los judios, por no mencionar que aun no se ha erradicado por completo el antisemitismo. Y fijese tambien en lo que ocurre con otros pueblos que no son el judio.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, monsieur, de paso han aprovechado para utilizarlos como chivo expiatorio. El problema arranca del miedo de los gobernantes de entonces a una comunidad grande y floreciente que escapaba a su control, que era capaz de tener sus propios tribunales y organizarse a si misma, formando siempre un pueblo aparte y con demasiada autonomía. Fijese que no les fue mucho mejor con los arabes de Al-andalus, a los que debia de darles igual que los judios hubieran matado o no a Cristo. Despues, ademas, se han ido sumando otros problemas en los que se mezcla el racismo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Ya lo creo, monsieur Jose Luis. Muchisima. Pero sobre todo no por como fueran las conversiones, sino por el empeño en acabar con todo aquel que no se convirtiera.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Cómo nos cuesta cambiar ese chip, madame Basileia. Siglos de filosofias, de avances tecnologicos, de acceso a la educacion y al conocimiento de los errores pasados, y no sirve de nada. Todo ese germen sigue ahi aun,aunque adopte formas diferentes cada vez, y la olla puede volver a estallar, con uno u otro pueblo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Siempre me ha llamado mucho la atención cómo el pueblo judío ha sido tan injustamente tratado y cómo aún así siempre se ha mantenido fiel a su fé. Excelente entrada querida madame. Besitos :)

    ResponderEliminar
  24. Eso es porque es mas que una fe, madame. Es una identidad. En su union esta su fuerza y su unica defensa.

    Feliz tarde, madame Ana

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Vaya con mi ignorancia Madame! le comento que yo pensaba que la primera vez que se pidió la expulsión de los judios de España fue bajo el reinado de Isabel y Fernando, en un documental que vi hace tiempo en The history Channel sobre los inicios de la inquisición española.

    Es curioso como el pueblo judio siempre ha tenido ese estigma de la expulsión, del perseguimiento a lo largo de la historia, sería interesante ahondar mucho más en la historia del judaismo, quizá los gobernantes de turno se sentían amenazados por el espíritu de hábiles comerciantes, una de las cosas que suelen caracterizar a la mayoría de judios.

    Le agradezco este trozo de nuevo conocimiento :)

    Un abrazo Madame!

    ResponderEliminar
  26. Que va, madame, si cuando los reyes Catolicos ya habian sido expulsados de todas partes: deportados y asesinados a mansalva por los romanos, expulsados por los godos, por los franceses, por los ingleses... Era un capitulo mas en la vieja historia de siempre, que aun continuaba durante el siglo XX con la masacre de judios en Rusia y las salvajadas de monsieur Hitler, entre otras barbaridades.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Madame Masquée, la entiendo como experta en las lides del amor por haber vivido en la época de las amistades peligrosas y haber tendido conocimiento de toda clase de líos amorosos en la corte del Rey Sol. Nunca olvido la lección que vuesa majestad me dio cuando aclaró que su edad alcanzaba la nada desdeñable cifra de 368 años, aunque al lado de los 2.762 que yo ostento ab urbe condita vuesa merced no puede dejar de seguir siendo otra mujer que la niña de mis ojos.

    ResponderEliminar
  28. Monsieur Andres, que poco amor hay en el fondo de la mayoria de esas historias de las amistades peligrosas. En la corte del rey sol estoy segura de que algo podremos encontrar, sí. De momento seguimos intrigando, que tambien es entretenido.

    Nunca habia conocido a un romano mejor conservado que usted, monsieur Andres. Es decir, un romano del imperio, claro. Ya me contará usted sus secretos de belleza.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. En un clima de persecución, los judíos dependían del criterio de quien ocupase al trono.

    ResponderEliminar
  30. Si, completamente. Su situacion podia variar en cualquier momento, dependiendo de cómo encajasen en los planes del gobernante de turno, o de la amenaza que pudieran suponer para el.

    Muchas gracias por la visita, monsieur Javier

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Desde luego, la intolerancia parece haber sido la tónica del cristianismo desde sus inicios. En cierto sentido, a los judíos les ocurre como a las mujeres: se les ha atribuido una suerte de pecado original y ninguno de ellos se libra de la culpa.
    Magnífica entrada, querida amiga.

    ResponderEliminar
  32. Es verdad, madame, jeje, nosotras sabemos bien lo que es eso del pecado original, con la de siglos que cargamos con ese estigma.
    Algo asi les ocurre a los judios, sí, solo que con destierro incluido. Y eso en el mejor de los casos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Excelente trabajo de documentación. Esta entrada nos acerca más al siempre perseguido pueblo judío a lo largo de toda su historia.

    A mí me ha conmovido profundamente.

    ..."pasará a ser exclavo.." Una constante en sus vidas.

    Besos

    ResponderEliminar
  34. Que largo calvario el suyo, madame.
    Esperemos que ni ellos ni ningun otro pueblo tenga que volver a pasar por lo mismo.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Una interesante entrada, ¿sabe por qué? Porque la historia de los reinos visigodos nos parece tan lejana... Y es interesante constatar que esa persecución hacia los judíos se repitío de forma continua, una y otra vez a lo largo de los siglos. La diferencia con respecto al Edicto de Expulsión de los Reyes Católicos es que en éste obliga a marcharse a los que permanezcan en su religión, sin obligar a la conversión. Con Suintila se obliga. Si en 1492 el converso o cristiano nuevo era concienzudamente vigilado y castigado por la Inquisición en el caso de que no fuese un bautismo real, en la época visigoda se vigilan también, y no se quema a los condenados, sino que se les convierte en esclavos. Más de lo mismo, en definitiva.

    Un beso, madame

    ResponderEliminar
  36. Si, asi es, son variaciones sobre un mismo tema, pero los judios siempre fueron igual de mal vistos. Hace poco precisamente veiamos que ya con el concilio de Elvira la sociedad hispanorromana tambien los discriminaba. Pocos fueron los respiros que tuvieron a lo largo de la historia.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Madame, qué casualidad que, mientras leo esto, degusto un vasito de vino dulce de los viñedos de Judea. Técnicamente pensado para los rituales de Kiddush y Havdalah, según indica la etiqueta, yo lo uso para brindar por usted. À votre santé!

    ResponderEliminar
  38. Caramba, monsieur, seguro que no nació usted en Sibaris? mire que capricho de vinito se esta tomando usted. Nunca habian brindado por mi con uno de esa clase, y suelen gustarme las novedades.

    Bisous, monsieur, buenas noches

    ResponderEliminar
  39. Y por siempre la religión imponiendo la forma de vida, bien con obligaciones, bien con las armas. En este caso y en otros muchos de la Historia, con los judíos o con otros núcleos de población que en un momento dado resultan molestos. Como si no fuera suficiente la propia vida para andar encima creando más problemas.

    Saludos madame.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)