viernes, 20 de noviembre de 2009

La belleza en la Edad Media


La mujer de la Edad Media hubo de padecer las consecuencias de una época caracterizada por la austeridad, las frecuentes guerras y las grandes epidemias. El cuidado de la belleza resurge, sin embargo, en los siglos XI al XIII al organizarse en Occidente las Cruzadas para recuperar los Santos Lugares, entonces en manos de los musulmanes. Estas guerras originaron contactos e intercambios con otras culturas, una de cuyas consecuencias fue la introducción de nuevas técnicas en la cosmética. Los caballeros volvían a casa con todo tipo de preparados exóticos nunca vistos. Los aceites esenciales adquirieron popularidad como perfumes y también se utilizaron como antisépticos para combatir la peste.


Los vendedores ambulantes de bálsamos, artículos de tocador y hierbas medicinales, iban de castillo en castillo vendiendo sus productos. Ellos eran quienes conservaban y renovaban los secretos de la cosmética. Los productos de belleza se guardaban en el tocador, un hermoso mueble lleno de cajones y espejos con aspecto de escritorio.



Las culturas europeas tenían especial aprecio por la piel pálida, que se convirtió en signo de bienestar económico y categoría social. Las mujeres tomaban medidas extremas para diferenciarse de las campesinas curtidas a la intemperie y lograr una piel blanca, llegando incluso a provocarse hemorragias. Agregar un color rosa sutil tal como se usaba en el Siglo XIII era otro símbolo de importancia social, ya que sólo los ricos podían pagar un maquillaje facial color rosa.


La importancia de la piel blanca como signo de riqueza continuó durante el Renacimiento Italiano. Las mujeres llegaban a utilizar ingredientes mortales como el plomo y el arsénico. Los remedios cutáneos naturales también eran populares y la mayoría de las nobles tenían su propia receta para combatir los efectos nocivos de la pasta de plomo en el rostro. Utilizaban mascarillas con raíces de espárragos molidas y leche de cabra, que se friccionaban en la piel con trozos de pan caliente. También se popularizaron los cabellos con trenzados elaborados y se hacía algo así como un gel capilar con una mezcla de excrementos de golondrina y sebo de lagarto. Las damas de la nobleza se aplicaban albayalde en el rostro; se depilaban las cejas y se pintaban los labios de color rojo oscuro con tintes vegetales. Pero el carmín sólo lo usaban las prostitutas.



Durante los primeros siglos de la Edad Media los nobles no descuidaban la higiene personal. Visitaban con frecuencia los baños públicos en las ciudades, mientras que en los castillos las damas se bañaban con agua fría perfumada con hierbas aromáticas. Pero al avanzar la Edad Media estas costumbres se van olvidando. Los perfumes de fuerte olor sustituirán poco a poco a la más mínima higiene corporal.


Durante los siglos XV y XVI se lleva a cabo la gran transformación. Vuelve el gusto por los placeres, la belleza, y aún mejor, por la higiene. Es el Renacimiento, una época en que los valores estéticos toman un nuevo impulso, olvidados desde Grecia y Roma. Es el momento del florecimiento del arte italiano, de los mecenas. La estética, en todos los campos creativos, llega a cotas refinadísimas. La belleza lo abarcará todo, y por lo tanto la estética femenina formara también parte de esta armonía. Italia se convertirá en el centro europeo de la elegancia. De allí saldrán las nuevas propuestas de la moda, la belleza y la estética para influir en las cortesde Europa.



El ideal de belleza de las mujeres nobles italianas consistía en tener un cuerpo de formas muy curvadas, la frente alta y despejada, sin apenas cejas y, como hemos visto, la piel blanquecina. Tener el pelo rubio era sinónimo de buen gusto y para conseguirlo mezclaban los extractos más inverosímiles. Las damas de la nobleza veneciana se teñían el pelo con lociones compuestas de flores de azafrán y sulfuro y las hacían cocer en sus cabezas sentándose bajo el cálido sol del verano. Una nueva invención fue la introducción del lunar postizo, en un principio hecho con pequeños círculos de terciopelo negro, que se utilizaba para ocultar imperfecciones como verrugas, granos y cicatrices de la viruela. Las venecianas, además del rostro, se maquillan los pechos, que se muestra ostensiblemente a través de los grandes escotes, gustan de los perfumes traídos de Asia: almizcle, ámbar, sándalo, incienso, mirra y clavo de especias. También utilizan los extractos de rosa, jazmín, lavanda, violeta.


Los primeros tratados de cosmética y belleza aparecieron en Francia e Italia durante estos siglos. En el libro de Catalina de Sforza, Experimentos, encontramos toda clase de recetas de cosmética y perfumería, escritos sobre maquillaje, para corregir defectos del cuerpo e incluso reconciliar matrimonios.


37 comentarios:

  1. Veo que la huella de Roma no fue tan estéril ni se circunscribió al terreno militar y jurídico. Me place comprobar que mis inclinaciones estéticas siguieron vigentes hasta bien entrado el horripilante siglo veinte. Cómo me hubiera gustado haber coincidido con usted, madame, en uno de esos salones de Versalles, o mejor, bailando en Viena un vals de Strauss, pero nunca más allá del siglo diecinueve.

    ResponderEliminar
  2. _____(""(``"´´)")
    _____) ....¨¨. .¨¨(
    ____ / ..... (6 _ 6)'\
    ____ \ ..... ). ( 0 ) '/ .. ;@;
    ____,-`. ----- ‘=’ -´_;@;@;
    ___ /__ |...... `o´.\' .\,(|)
    ___ (,,,,,) ....... o ...|'_ /|\
    ____/'.====`( )’=|
    ___ '|----'...............|___ ;@@;__ ;@@;
    _,;;, |.............. /... /___;@@@;_;@@@;
    _)_(.|_______/__/_____ \|/_____\|/
    _\|/_ (______)) _))___ (( ))___(( ))


    HOLA AMIGA GENIAL ENTRADA, DESCONOCIA TODO L OQUE NOS HAS CONTADO GRACIAS, QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANA Y MUY BUENAS NOCHESSS
    ABRAZOS DE TU AMIGO
    CHRISTIAN

    ResponderEliminar
  3. Estar bronceado/a en la Edad Media era sintoma delator de pertenecer a las clases más humildes, campesinos, gente que trabaja en el campo o en la calle... De ahí el gusto por la tez pálida, cosa de nobles que viven en palacios y mansiones y no toman el sol.
    Lo que son las modas.
    Ahora todas las "Pititas" y los "Borjamaris", gente de la jet marbellí y demás habitantes de "pijolandia" lucen un bronceado peligroso todo el año.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Madame:

    Ya veo que los comerciales de puerta en puerta (en este caso de castillo en castillo) vienen de vieja data.....
    No es por nada pero pienso yo que los primeros comesticos tuvieron que ver con esconder el olor corporal :D

    Feliz fin de semana Madame

    ResponderEliminar
  5. Antes se envenenaban para palidecer y ahora se abrasan al sol y en cabinas de rayos UVA ... es muy peligroso esto de estar esclavizado por el aspecto físico y detrimento de la salud, pero por lo que nos traes hoy vemos que es algo que lleva entre nosotros muchos siglos....

    ResponderEliminar
  6. Hola Otra vez:

    Gracias Madame. Como he dicho en otro blog granito a granito se llena el monto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ese es mi limite tambien, monsieur. Me quedo en el París de la belle epoque, viviendo en una buhardilla de la place du Tertre, entre mis amigos los pintores, y por la noche a ver bailar el cancan.
    Despues de eso... ya no hay nada.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, monsieur Christian.

    Muy buen fin de semana tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. jiji, asi es, monsieur Cayetano: la moda siempre unida al status social. Antes este se demostraba pudiendo estar bien blanquito, lo que demostraba que no se trataba de campesinos que tuvieran que trabajar en el campo de sol a sol. Ahora, en cambio, se demuestra dejando claro que tienen todo el año para tomarse vacaciones y tumbarse al sol, porque no necesitan trabajar.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Pues quien sabe, monsieur Manuel, cómo harian los prehistoricos para acicalarse. Es muy posible que fuera asi. En cualquier caso ese afan por estar guapos siempre ha estado presente a traves de los siglos y los milenios.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Y tan peligroso, monsieur, porque llegaban al envenenamiento. Y hoy en dia no es mas saludable. Fijese en las mujeres que mueren a consecuencia de una liposuccion, o en esa silicona que se implantan y luego da tantos problemas. Y los caballeros tomando para desarrollar su musculatura toda clase de cosas que arruinan su salud. Un desastre.

    Feliz fin de semana, monsieur Jose Luis

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Eso de los excrementos de golondrina y el sulfuro para el pelo... no se quedabancalvas??

    ResponderEliminar
  13. jejejeeee, pues no se yo si a mas de una no le ocurriria, madame, porque yo tenia la idea de que los excrementos de golondrina eran corrosivos. Del sulfuro ya para qué hablar. No se cómo prepararian la mezcla.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Hay que ver, Madame, que la preocupación por la belleza y por mejorar nuestro aspecto ha sido una constante a lo largo de la historia, y que las modas van y vienen y la imaginación se dispara (excrementos, sebo, uyy). Pero no resulta tan raro cuando en la actualidad se utiliza la baba de caracol! ¿Qué será lo siguiente?
    Buen fin de semana Madame. Bisous!

    ResponderEliminar
  15. Jiji, la verdad que muy buenos tienen que ser los resultados para animarse a usar tales cosas, madame!

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Es extraño que la moda y la belleza física siempre esté ligada al estrato social, debo reconocer que pensaba que en la Edad Media no se usaba nada de cosmeticos pero ahora comprendo que esto se ha empleado desde tiempo atras...
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  17. La vanidad parece haber sido eterna, en efecto.
    Y el deseo de aparentar tambien!

    Muchas gracias por la visita, Lady Grey.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Madame...

    ¡Que no sabrá vd. de belleza¡ Es curioso como han ido cambiando los cánones de la misma a lo largo de la Historia, desde las pieles pálidas como afirma, hasta el bronceado de nuestros días. De la esbeltez a la delgadez... Siempre como Ponce de León buscando la fuente de la eterna juventud...

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Bien pensado, Madame, no hemos cambiado mucho. Hay otros cánones de belleza, pero se siguen utilizando toda clase de productos químicos para aumentar la belleza. Cremas, tratamientos, operaciones, implantes, eso que llaman bótox...
    Tal vez la edad media no quede tan lejos.

    Buen fin de semana, Madame.

    ResponderEliminar
  20. Madame,
    qué interesante lección de belleza. Pero tanto plomo no debía de ser muy bueno para la salud.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  21. Querida Madame, leyendo tu entrada pienso que no hay nada nuevo bajo el sol y sinceramente en esto de la preocupación por la belleza física, la humanidad no ha evolucionadomucho, al parecer cambiaron algunos horrores por otros.
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. Cris, que comentario tan bueno, en definitiva solo hemos cambiado de siglo....
    Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  23. Hola mi estimada Dama, paso a dejarte un fuerte abrazo de fin de semana y a decirte que tienes un pequeño obsequio en mi blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Es bellísimo tu blog, muy estético y con temas apasionantes. Esta entrada sobre la belleza en aquellos tiempos me gustó mucho.
    Te sigo, besos.

    ResponderEliminar
  25. Monsieur Felix, y lo que cambia el concepto de belleza de una cultura a otra. Definitivamente no hay un acuerdo universal, monsieur.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Monsieur Perikiyo: y si lo piensa, eso de los tatuajes y los piercings es remontarse a tiempos un poco salvajes, por moderno que pueda parecer. Aparte de suponer un gran ejercicio de masoquismo, desde mi punto de vista.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. No era bueno, no, madame Negrevernis. Algun envenenamiento que otro había.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Efectivamente, madame Cris. Yo creo que cada vez vamos a peor, porque ahora ya es tema medico y de quirofano, lo cual es meterse en grandes honduras.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. En efecto, lady grey, nos cuesta mucho mas tiempo cambiar de mentalidad que de siglo, y la vanidad parece ser parte irrenunciable del ser humano.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, madame Romayris, en unos minutitos me tendrá en su blog.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias, monsieur, sea usted bienvenido a este espacio.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Visto lo visto parece que en otros tiempos se usaban, casi, más potingues que ahora, madame.
    Dios!! Los cuartos de baño están repletos de frascos de todo tipo (al menos el mío) :)

    Buen sábado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Pues seguro que antes mas, porque ahora gracias a los adelantos de la quimica se pueden mezclar mas cosas en el mismo frasco, pero imaginese entonces.

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Madame, llego tarde a esta entrada y en realidad ya está todo dicho. No hay tanta diferencia entre entonces y ahora, hasta hace bien poco en oriente también era signo de "clase" tener la piel blanca, cuanto más mejor, y las Geishas durante mucho tiempo usaron polvos de arroz para blanquearse la cara.
    Felz noche.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Es verdad, madame, fue un gusto ampliamente extendido, pero desterrado ya en nuestros dias a no ser por los goticos!

    Feliz domingo, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Interesantísima entrada, a pesar del tiempo que ya lleva publicada, EXELENTE BLOG, de los mejores diría yo!
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  37. Muchas gracias, madame, es usted muy amable.
    Bienvenida.

    Feliz comienzo de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)