lunes, 23 de noviembre de 2009

El elefante de Carlomagno



Abul-Abbas era un elefante asiático que el Emperador Carlomagno recibió como regalo de parte del califa de Baghdad, Harun al-Rashid, en el año 798, tras una embajada despachada por Carlomagno hacia el califato el año anterior. A este regalo sumaba el califa otro más: un reloj mecánico del que salía un pájaro que anunciaba las horas.

El nombre del elefante, así como los acontecimientos de su vida, están recogidos en los annales regni francorum. El elefante surcó el mar Mediterráneo en un barco que desembarcó en Italia en octubre del año 801. Venía con un judío llamado Isaac que era su mahout, es decir, la persona que conducía al elefante.

Ambos siguieron la costa de Egipto hasta Ifriqiya (Argelia y Túnez), territorio gobernado por Ibrahim al-Aghlab, que se lo había comprado al califa por 40.000 dinares al año. El elefante se hizo a la mar en la ciudad de Kairouan y desembarcaron en Portovenere. Abul y su mahout pasaron el invierno en Vercelli, y en primavera cruzaron los Alpes hasta la residencia del emperador en Aquisgrán, adonde llegaron el 1 de julio del año 802.

Parece ser que se trataba de un elefante albino. Era en Aquisgrán (Aachen) donde Carlomagno lo mantenía. Lo había alojado en la corte como huésped de honor, lo lavaba personalmente y hablaba con él. Además, fue exhibido en varias ocasiones ante la corte. Finalmente fue conducido a Augsburgo, donde pasó a residir.

Según la leyenda, también fue utilizado como elefante de guerra en el año 804, cuando el rey danés atacó un poblado de comerciantes cerca de Dinamarca y obligó a la gente a trasladarse al suyo recién construido en Hedeby. Carlomagno movilizó a sus tropas contra los daneses, y cuentan que envió a buscar al elefante para que tomara parte en la batalla. Sin embargo, las escasas fuentes de la época no mencionan su uso en la guerra, así como tampoco nos dan los detalles de su muerte.

Se sabe que falleció en el 810, estando Abul en los cuarenta años. Su muerte pudo deberse a una pulmonía tras haber nadado en el río, pero según otra versión, un día el pobre elefante cogió una indigestión que lo llevó a la tumba. Carlomagno lloró mucho su pérdida y decretó un día de luto nacional.
Algunos autores han puesto en duda la existencia del elefante basándose en que no creen que los barcos medievales fueran capaces de transportar un elefante. La mayoría, en cambio, encuentran imposible suponer que el emperador o el califa tendrían dificultad alguna en construir un barco capaz de transportar 5 toneladas meramente.


Bibliografía:
War elephants - John M. Kistler
Historia de la Edad Media – Indro Montanelli y Roberto Gervaso



31 comentarios:

  1. Si los historiadores ponen en duda la historia del elefante por problemas de transporte, ¿qué dirán del ejército formidable con soldados, caballos y elefantes que Aníbal, mucho antes, en plenas guerras púnicas, hizo pasar de África a Europa, vía española, llegando a atravesar los Alpes para sorprender a los romanos por la retaguardia?
    Lo del nombrecito del paquidermo se las trae: Abul- Abbas, el sanguinario, fundador de la dinastía abasida en Bagdad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, monsieur, no se qué les hace pensar que en la edad media no habia barcos capaces de transportar uno solo. La objecion me parece absurda, francamente. La inmensa mayoria, por supuesto, no esta de acuerdo.
    Si, menos mal que el elefante salió un poco mas noble, jiji.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Madame...

    No hay duda de que había capacidad para transportar no solo un elefante, sino los que hicieran menester. La duda que me asalta es si un elefante puede llegar a vivir 1.000 años. A sus pies.

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Solo señalarte, en voz bajita, una correción; fíjate en la fecha de defunción del paquidermo:
    "Se sabe que falleció en 1810, estando Abul en los cuarenta años", lo corrijes y ya está, solo hemos hecho unas risas, que los elefantes son longevos pero no tanto.
    Ahora al comentario de verdad: me encanta que alguien se preocupe de esas pequeñeces que dan color a la Historia. Gracias por hacerlo.
    Y un curiosidad al hilo de este post: en la corte portuguesa vivió un rinoceronte, tan documentado como que una de las gárgolas de la torre de Belem lo representa.

    ResponderEliminar
  5. Ay, monsieur, si no lo habia visto! jijiji, obviamente me sobra el 1!!
    Muchas gracias por su aviso, ahora lo corrijo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Si, acababa de señalarmelo monsieur Felix. Y eso que reviso el texto antes de subirlo! No se puede tener la cabeza en otra parte. Obviamente sobra el primer 1, sí.

    Muchas gracias, monsieur Kalikrates. Bienvenido.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Como bien dice Cayetano, el elefantito siguió el camino de Anibal. Pobre: los Alpes, Aquisgran, luego Dinamarca... Quizás la teoría de la muerte por pulmonia no ande muy desencaminada.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  8. Dificil de saber, teniendo en cuenta cuenta cómo andaba la medicina en la epoca, los veterinarios no debian de tener muchos mas aciertos.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Madame.queria agradecerle la visita he estado en lucha con los virus y no he podido venir antes,gracias por sus comentarios que siempre me alegran y por lo que voy aprendiendo de historia,el post que ponga estará dedicado a Ud,seguro le gustará.Con todo mi cariño Victoria

    ResponderEliminar
  10. Tanto viajar, a ver si se murió de cansancio el pobre.

    Me encantan este tipo de curiosidades.

    ResponderEliminar
  11. Madame Victoria, me alegra encontrarla recuperada.

    Muchisimas gracias, madame.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. jiji, pues igual sí, madame. Menudo estres. Ya no era tan joven para esos trotes.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. y digo yo ¿no se podrían haber intercambiado un libro o un bonito cuadro?... no algo grande... q se note que tengo muchos dineros y soy un tío importante...y original...

    ResponderEliminar
  14. Buenas Tarde Madame:
    No sabía de este elefante. Una curiosidad histórica esta de Carlomagno.
    Coincido con uno de los comentaristas: El pobrecito se murio de cansancio, desde que salio de su tierra natal, cruzar los Alpes, ir a Dinamarca....

    Gracias Madame por su visita y su felicitación.
    Me muero de verguenza ver sus letras finales.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. jijiji, monsieur Jose Luis, me parece que a los dos les gustaba mucho llamar la atencion. O eran megalomanos y no se les ocurrio algo mas grande.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Ya ve que regalo tan bien aprovechado, monsieur, que ademas resultó funcional y practico.
    Espero que no le vayan a regalar a usted lo mismo hoy!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Gran regalo recibió Madame, al que trataba como una mascota casera, llegando a decretar el día de luto.
    Al pobre elefante solo le faltó participar en la guerra.
    Feliz noche, madame.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Excentricidades eran las de antes!
    Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  19. Nunca antes había existido un elefante, capaz de llegar a tantos lugares del mundo. Claro que, mucho tiempo desupués, apareció Dumbo y le fastidió el record. Qué se le va a hacer, Ni Carlo Magno pudo con Disney.

    Bromas aparte, habéis publicado una excelente entrada, Madame.

    Buenas noches. Felices sueños.

    ResponderEliminar
  20. ¡Ah, eso sí que era viajar! Desde octubre del 801 a julio del 802. ¡Cómo me gustaría desplazarme así! Demorándome, saboreando cada palmo de distancia que va quedando atrás. ¡Y qué maravilloso sería surcar el Nilo en su grata compañía, madame! Aunque usted se niegue y yo no pueda permitírmelo, nada me impedirá soñarlo.

    ResponderEliminar
  21. El regalo fue grande, en efecto, madame. Enorme!
    Carlomagno lo quería muchisimo. Hablaba con él como si fuera una persona, y su muerte le produjo una gran pena.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Me ha hecho gracia lo de que bañaba y hablaba con el animalito... sí, ya sé que era un elefante, pero yo también baño y hablo con mi perrita... que también es blanca, y seguramente no pasaré a la posteridad por ello. Y es que la Historia suele ser muy injusta... Permítaseme la sonrisa.

    Buen artículo madame.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, ahora no les van a la zaga. Lo que pasa que tener un elefante no esta de moda, pero las extravagancias que no se le habran ocurrido a Paris Hilton, por ejemplo.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Pero yo creo que Dumbo hacía trampa con las orejas. No se si sera legal su record!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Buena idea, monsieur Andres, me apunto al crucero. Asi si usted se porta mal, siempre puedo arrojarlo a los cocodrilos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Madame, ya ve, una esperaba que el barbado Carlomagno de las batallitas se ocultaria para hablar con un elefante, pero que va. A el le parecia perfectamente normal, y no le importaba hacerlo en publico.

    Buenas noches, madame Chesana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Curiosa anécdota. Me pregunto qué buscaría conseguir una embajada de los francos tan lejos de casa, con el califa de las mil y una noches. ¿Quizá una alianza política contra el emirato omeya andalusí?

    ResponderEliminar
  28. Right, monsieur! Charlemagne estaba preocupado por los Omeyas, en efecto.

    Feliz tarde, monsieur Mannelig

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Me ha hecho sonreir esta entrada contando la historia del elefante y la pena del pobre Carlomagno al perderlo. ¡Y pensar que fue el propio Harum-al-Raschid quien se lo regaló! Fue en tiempos de este califa cuando se escribieron (o a los que se referían) el maravilloso libro "Las mil y una noches". Y el viaje de este elefante bien hubiera merecido un cuento.

    Muchas gracias, querida Dama, por haber leído ya la historia de la reina Dido. Me da alegría saber que te ha gustado, porque verdaderamente fue escrito con el mayor entusiasmo y un enorme placer. Gracias, gracias...

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  30. Si, debía de ser un hombre peculiar el califa, que regalaba elefantes. No se le ocurria nada mas pequeño.

    Yo sabía que su historia me iba a gustar, madame. Había percibido ya esa pasion suya por cuanto escribe, por la antigüedad, y esos profundos conocimientos en los que sustenta su obra. Pero tener la novela en mis manos y compartir por unas horas la aventura de la reina fue un exquisito placer que espero repetir.

    Feliz tarde, madame Isabel

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Puede que el origen de la Orden del Elefante Blanco, en Dinamarca, sea el elefante Abul-Abbas. El por qué un elefante en la Corte del rey danés, es algo que no se sabe (me quedó bien eso de la corte xDDD) Tendría lógica lo del paquidermo de Carlomagno. Lástima que no viva en Dinamarca para proponerlo, porque la gran mayoría de las Órdenes de Caballería tienen fundamentos en hechos de este tipo y esta del Elefante Blanco no tiene ninguna historia detrás.

    Aunque muy desfasado en el tiempo, no he podido intervenir, dada la idea que se formó en mi cabeza al leeros, madame.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)