martes, 3 de noviembre de 2009

Castigos para idólatras y fornicadores


En la sociedad hispanorromana del siglo IV, y con arreglo al concilio de Elvira, se condena la idolatría y todos los aspectos relacionados con prácticas de culto pagano. La misma condena de ser arrojados fuera de la Iglesia se aplica a los cómicos que, después de bautizarse, volvieran a ejercer su oficio. También a las mujeres que se casaran con cómicos y comediantes, aunque a éstas se les aplica una pena menor. El oficio de cómico era considerado más grave que ejercer el lenocinio o prostitución, y éste último se equiparaba al del clérigo que no expulsara de su casa a una mujer adúltera.


La fornicación es considerada como un delito grave que conlleva varios años de separación de la Iglesia. Pero la sanción se reduce considerablemente si los fornicadores se casan con posterioridad.


Se condena el hecho de que los judíos bendijeran las cosechas de los cristianos, e incluso comer con ellos. Con cinco años de excomunión se castiga a los padres que casan a sus hijas con herejes o judíos.


Idéntica pena se aplica a la matrona que encendida por el furor, flagelase a su esclava con tal intensidad que muriera entre dolores en el término de tres días, en el caso de que no hubiera pretendido matarla intencionadamente. De haberla matado con alevosía, la condena se eleva a siete años de separación. Pena muchísimo más leve que la impuesta a las vírgenes que violaran su voto una sola vez.



También se atestigua la desigualdad entre el hombre y la mujer ante un mismo pecado. Mientras el adulterio de la mujer conlleva su expulsión de la casa, el del marido no tiene consecuencias. Es más, si la mujer abandona al esposo adúltero, no tiene derecho a divorciarse. El hombre separado de su mujer puede volver a casarse, mientras que la esposa separada no podrá hacerlo hasta enviudar.


Se prohíbe todo tipo de espectáculos o prácticas tradicionales del mundo romano de carácter lúdico. La condena a los cómicos y comediantes y a todo aquel que trate con ellos, reiterada por Cipriano de Cartago, se explica por el hecho de que se disfrazaran de mujer e imitaran actitudes femeninas, lo cual era considerado impúdico. También se castigaban los espectáculos de los aurigas, por la violencia que conllevan, y hasta el juego de dados, que supone un año de excomunión.


En esencia, hay un deseo por parte de los cristianos de desmarcarse del contexto pagano en el que viven, incluso una lucha por defender su fe y sus prácticas. El sincretismo religioso romano pocas veces rechazó una religión nueva; sencillamente la incorporaba, pasando los nuevos dioses a engrosar el panteón romano. No es extraño que el emperador Severo tuviera un altar particular en el que compartían el culto Mitra, Abraham, Jesús y Apolo, entre otros. Así, el peligro mayor para el cristianismo era ser absorbido por el sistema religioso romano. Desde las instancias eclesiásticas se toma todo tipo de disposiciones para preservar a la comunidad cristiana de actitudes que pudiesen implicar un relajamiento de su acendrado monoteísmo.


Esta determinación de intentar constituir a las comunidades cristianas en grupos apartados del conjunto de la población propició el que sus contemporáneos viesen en ellos a los componentes de una secta oscurantista y que en más de una ocasión se manifestara su hostilidad contra la misma.




Bibliografía:

Los últimos hispanorromanos – Fe Bajo Álvarez


32 comentarios:

  1. Muy interesante la entrada de hoy sobre los castigos que se imponían en Roma, bastante injustos y discriminativos por cierto. Estoy estudiando, pero al ver el pequeño resumen en mi blog no resistí la tentación de leer. Me gustó mucho este relato, besitos

    ResponderEliminar
  2. Tras el Edicto de Milán con Constantino y tras el de Tesalónica con Teodosio, Roma entra en una fase de cristianización obligatoria de su sociedad, lo que se traduce en una sarta de disparates como los que aquí comenta. La sociedad romana perdió la chispa del paganismo para entrar en una línea de mojigatería en la que casi todo era pecado. ¡Cosas del monoteísmo!

    ResponderEliminar
  3. Otra interesantísima entrada Madame, como no podía ser menos. Es asombrosa la obsesión de la iglesia por controlar o anular cualquier tipo de actividad lúdica durante mucho tiempo. En cuanto a la discriminación, tampoco dista tanto de nuestros días. Aun existen lugares en los que el adulterio femenino es castigado de forma mucho mas drástica que el masculino.
    Feliz tarde.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, madame Cris.
    Espero que esos estudios vayan bien. Ya le fantan menos de dos semanitas, animo!

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Si, monsieur, y ya estaba presente la animadversion contra los judíos, que continuó después con los godos, notablemente con Sisebuto.
    Me pregunto cómo serían las peleas durante las carreras de carros. menudo lio se debia de formar! Peor que ahora en el futbol.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Y tanto que continúa la discriminación, madame Nikkita. Y es terrible, porque a veces las penas digamos que consisten en algo mas que en la excomunion.
    Como cuesta eso de la igualdad!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Buenas Tardes Madame:

    Como siempre demostrando que la historia es amena aún con episodios oscuros como este.
    Los fanátismos no son buenos. En ninguna época, pero siempre estarán presente.
    Le agradezco mucho su comentario en el blog. Le da un toque de distinción.

    Saludos Madame

    ResponderEliminar
  8. Buen artículo. Una época oscura sin duda, aunque yo pienso que la raiz del fanatismo y el odio la llevamos todos dentro sin necesidad de que religiones o ideologías las azucen

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. ¿Y fueron los bárbaros los que trajeron la oscura Edad Media? Ya sé, ya sé, tampoco eran angelitos.
    Feliz tarde, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Hola Madame.

    Pues estaba el patio en aquella época como para hacer muchos chistes....
    Esta iglesia no tiene arreglo desde el principio de todo, cuando Jesús le dijo a Pedro "sobre esta piedra edificaré mi Iglesia". Le dió a Pedro la mano, y este se cogió el brazo entero.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Lo que yo interpreto al ver esta muestra de castigo es miedo. Porque al fin y al cabo el cristianismo no era más que un culto oriental más, que acabó imponiéndose, sí, pero hasta entonces tuvo que pasar una época de convivencia con otras religiones que compartían el pastel del inmenso imperio. Quién sabe. Quizás si no se hubiese impuesto el cristianismo en Roma éste habría desaparecido en las brumas del tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Ay, si hubiera habido unos cuantos más como Juliano el Apóstata...

    ResponderEliminar
  13. Ah, monsieur Manuel, con opiniones tan amables como la suya, cómo dejar de pasar por su interesante morada?
    Muchas gracias, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Creo que es muy acertado su comentario, monsieur Sila. La intolerancia y el fanatismo no entienden de creencias, y lamentablemente creo que son cosas que existirian de todos modos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Uy, monsieur Xibeliuss, gloria bendita debia de ser esto comparado con Atila and company.
    Calle, calle, no los invoque, que en estas fechas en torno al dia de difuntos nunca se sabe lo que puede pasar.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. La cosa no debía de estar para muchas juergas, no, monsieur Felix. Debían de aburrirse un poco, porque ya me dirá. Fueron cayendo una a una todas las diversiones.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Esta usted muy acertada, madame: era miedo, si, a ser anulados, absorbidos y perecer asi sus creencias. Por eso marcaban tanto las distinciones con otros grupos y eran considerados una secta un tanto oscurantista.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Pues monsieur Mannelig, si hubiera habido unos cuantos como Juliano, tal vez otro puñadito de buenas novelas nos hubiera dejado Gore Vidal.
    Me gusta mucho la que tiene sobre el Apostata.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madame,
    interesante. En la línea de la nueva película Ágora.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  20. El machismo a través de la historia... Me ha encantado la entrada; no tenía ni idea de lo que has contado sobre los cómicos. Nada cómico y muy interesante... recalcitrantes sería el adjetivo que impongo a los padres del dogma... Salut La Dame

    ResponderEliminar
  21. Pues no la he visto, madame. No me decido.

    Buenas noches, madame Negrevernis

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Monsieur Fernando, el caso es que han estado mal vistos en todas las epocas, incluso en la mia, que es la de Molière. Estaba considerado aun como una profesion infamante.
    Menos mal que las cosas finalmente han cambiado!

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Sin fornicación, sin espectáculos de aurigas, sin cómicos, sin juegos, ni siquiera de dados,...
    Menudo aburrimiento, el de aquellas pobres gentes, Madame.

    Una interesantísima entrada.
    Disfrutad de una apacible y reparadora noche.

    ResponderEliminar
  24. Y ademas sin internet, sin cine, sin nada.
    Que desastre. Tenian tiempo a aburrirse, sin duda.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. En el altar de mi sincretismo herético se alzan dos diosas: una amarilla y otra roja.

    ResponderEliminar
  26. No cabe duda de que monsieur tiene donde elegir!
    Usted dos y yo solo medio, por culpa de la de rojo.
    Ve que injusto?

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Esta información me representa un buen complemento para mis lecturas sobre la historia del cristianismo que voy realizando de a pocos :).

    Es cierto, los romanos eran bastante más abiertos en materias de religión, pero también bastante más inhumanos en el tratamiento de seres humanos, una cosa buena que trajo el cristianismo fue un mayor respeto y preocupación por el prójimo (claro no todos eran asi, pero al menos tenemos buenos ejemplos en los santos y santas).

    En fin, tampoco tiene caso indignarse por cosas que eran normales en esos tiempos (como el trato que en Roma se daba a varios seres humanos o las prohibiciones que el cristianismo comenzó a implantar), solamente debe quedar la curiosidad por explorar la vida en otros tiempos sin hacernos mala sangre :).

    Y por cierto, estoy totalmente deacuerdo con el comentario de Sila ;).

    Un placer leerla Madame (Como siempre :))

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Yo tambien estoy totalmente de acuerdo, madame, desde luego.
    En realidad todo tiene sus inconvenientes. Lo de echar a la gente a los leones o bien obligarlos a luchar a muerte por diversión, tampoco es que estuviera muy bien.
    Hay que ponerse en la epoca, prescindir de nuestras actuales costumbres y modo de pensar para poder entender mejor el pasado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Y, sin embargo, el cristianismo romano no quedó del todo separado de ciertas prácticas paganas. El culto a los santos y a las vírgenes alcanza en ciertas regiones y poblados a cultos tan similares como las distintas Junos o los distintos Apolos que había en cada ciudad de Italia. La veneración de los santos y de la Virgen no es teóricamente algo paganos, pero sin una buena guía eclesiástica lo pueblos pueden caer en toda clase de supersticiones tan contundentes como en los tiempos precristianos.

    Saludos compañera.

    ResponderEliminar
  30. Me encantan tu post. Decir que esas desigualdades, también se daban en las culturas anteriores, porque siempre ha estado patente en la sociedad.

    Qué curiosidad lo de los cómicos.Y sin ánimos de hacer publicidad, recomendaría "Ágora", donde la fuerza que va adquiriendo el cristianismo frente al paganismo queda muy patente y clara al espectador.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Pues supongo que es logico que sobre todo al principio el culto no lograse quedar totalmente desligado de ciertas practicas paganas arraigadas en la gente. Todo va evolucionando y conformandose, incluso las religiones, al menos en cuanto a liturgias y ritos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Por supuesto, madame, y mucho temo que siempre se daran en alguna medida.

    No he visto la pelicula, pero realmente ya me esta picando la curiosidad.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)