miércoles, 7 de octubre de 2009

Roma en tiempos de Numa Pompilio

Numa Pompilio y Egeria

Cuando Rómulo murió le sucedió, como segundo rey, Numa Pompilio, al que la tradición nos describe como mitad filósofo y mitad santo. Lo que más le interesaba eran las cuestiones religiosas, y decidió imponer orden en la materia. Para ello hizo circular la noticia de que cada noche, mientras dormía, la ninfa Egeria iba a visitarle en sueños para transmitirle instrucciones al respecto.


En aquellos tiempos, todas las autoridades se apoyaban fundamentalmente en la religión. El poder del mismo paterfamilias, o jefe de casa, sobre la esposa, los hermanos menores, los hijos, los nietos y los siervos, era más que nada el de un sumo sacerdote, y por esto era tan fuerte.



Numa, al establecer un orden de prioridad entre los varios dioses que cada uno de los pueblos que formaban Roma había traído, realizó tal vez una obra política fundamental que después permitió a sus sucesores conducir el pueblo unido a las guerras victoriosas contra las ciudades rivales. Sin embargo, poderes políticos auténticos no debía de tener muchos, porque los más grandes y decisivos permanecían en manos del pueblo que les elegía y ante el cual tenían que responder siempre.


La ciudad estaba dividida en tres tribus: la de los latinos, la de los sabinos y la de los etruscos. Cada tribu estaba dividida en curias o barrios. Cada curia en 10 gentes, o manzanas de casas y cada una de éstas en familias. Las curias se reunían generalmente dos veces al año, y en estas ocasiones celebraban el comicio curiado, que, entre otras cosas, se ocupaba también de elegir nuevo rey cuando uno moría. Todos tenían igual derecho de voto, y la mayoría decidía.


Era la democracia absoluta, sin clases sociales, y funcionó mientras Roma fue un pequeño y pacífico villorrio habitado por poca gente que raramente asomaba la cabeza fuera de sus muros. Después los habitantes aumentaron, y con ellos las exigencias. El rey que antes, además de celebrar los sacrificios y otros ritos debía aplicar también las leyes y actuar como juez, ya no tuvo tiempo para asumir todos estos cometidos y comenzó a nombrar funcionarios. Así nació la llamada burocracia. Después necesita también de quien provea a los caminos, al censo, al catastro, a la higiene y nombra personas competentes que se ocupen de esos asuntos. Así nace el primer ministerio, el llamado Consejo de los Ancianos o Senado, constituido por un centenar de miembros que eran descendientes por derecho de primogenitura de los pioneros venidos con Rómulo a fundar Roma, y que, al principio, tan sólo tienen la misión de aconsejar al soberano.



Y por fin nace, como organización estable, el ejército, basado a su vez sobre la división en curias, cada una de las cuales había de proporcionar una centuria, o sea cien infantes, y una decuria, o sea 10 jinetes con sus caballos. Todo junto constituía la legión, que fue el primero y único cuerpo de la antiquísima Roma. El rey era el comandante supremo y tenía derecho de vida o muerte sobre los soldados. Pero tampoco el poder militar lo ejerce de manera absoluta; dirige las operaciones, aunque después de haber pedido consejo al comicio centuriado, cuya aprobación precisa también para el nombramiento de los oficiales, entonces llamados pretores.



En suma, habían tomado todas las precauciones para que el rey no se convirtiese en un tirano. Tenía que quedarse en delegado de la voluntad popular. Cuando una bandada de pájaros pasaba por los aires o un rayo partía un árbol, era deber suyo reunir a los sacerdotes, estudiar con ellos lo que querían decir aquellos signos y, si le parecía que significaban algo no muy bueno, decir qué sacrificios había que hacer para aplacar a los dioses. Cuando dos particulares litigaban entre sí y uno robaba o degollaba al otro, no era asunto suyo ocuparse de ello. Mas si uno cometía algún delito contra la comunidad o el Estado, entonces se lo hacía conducir a su presencia por unos guardias y tal vez le condenaba a muerte. Por lo demás, no podía tomar decisiones. Tenía que pedirlas en tiempo de paz a los comicios curiados y en tiempo de guerra a los centuriados. Si era astuto lograba presentar como voluntad del pueblo la suya personal. De lo contrario, tenía que soportarla. Mas siempre tenía que rendir cuentas, para ejecutarla, al Senado.




Bibliografía:

Historia de Roma – Indro Montanelli


21 comentarios:

  1. Qué tiempos aquellos de la primitiva Roma, con la monarquía etrusca y los nombres, muchas veces legendarios, de Rómulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Anco Marcio y alguno más hasta siete... Por cierto, ya es casualidad que el primero de todos, Rómulo Augusto tenga el mismo nombre que luego, siglos más tarde, tuvo el último emperador: Rómulo Augústulo, en vez de Augusto, por lo pequeñajo que era. Ya es coincidencia.

    ResponderEliminar
  2. Pues es verdad, monsieur, fue como si se hubiera cerrado un ciclo, como la pescadilla que se muerde la cola.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Veo que tomastes la nota de Indro Montanelli, quien para mí es el que mejorexpone ese tema en HISTORIA DE ROMA. te recomiendo también su HISTORIA DE GRECIA, En fin, todo lo escrito por él es buenísimo

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, monsieur.
    Su Historia de la Edad Media tambien es extraordinaria. Leerlo resulta una forma de lo mas amena de aprender historia.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Mi querida amiga,la historia siempre me ha gustado pero desde que entro en este blog,cada dia aprendo mucho mas,gracias por compartir.Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Si me permite añadir un par de cosas, el Senado ya existía en la época de Rómulo. Incluso, la tradición recogida por Tito Livio indica que pudo haber sido el mismo Senado el que, en medio de una lluvia torrencial, hiciera desaparecer al Rey en los Campos de Marte, y luego inventara la historia de que se lo llevó Júpiter.
    Otro detalle sobresaliente es que la estructuración social calcada en la estructura militar que comenta fue invención de Servio Tulo, el sexto rey. Invención que dentro de todo, en mi opinión, es uno de los motivos más importantes del triunfo posterior de Roma.
    Lo llamativo de Numa es aquello de haber constituido la vida religiosa de la recién nacida ciudad. Es como aquello que comenta Maquiavelo; todo gran legislador se hace de la divinidad para que sus leyes sean duraderas. Y el caso de Numa se parece mucho al de Moisés en Israel o al de Licurgo en Esparta.
    Sin embargo, el caso de Roma no deja de ser el más hermoso porque el núcleo de su constitución se desarrolla orgánicamente. Y en sus inicios no hay un sólo legislador, sino varios: Rómulo el fundador, Numa la religión, Servio el ejército, Brutus el consulado, Claudio las doce tablas, etc.
    Ahora, los reyes si tenían de donde agarrarse para hacerse tiranos. Tarquinio el Soberbio lo intentó, y le funcionó por años. Pero era a romanos a quienes estaba gobernando, fallo total en sus cálculos :P

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Madame Victoria, muchas gracias a usted por su agradable presencia siempre.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Asi es, monsieur, el senado comenzó con el inicio de los reyes de Roma y tuvo una larga y exitosa vida, igual que la tuvo la organización del ejercito en legiones.
    Recurrir a la divinidad siempre ha sido de lo mas efectivo, desde luego. Que razón tenia Maquiavelo. Porque a ver quien es el que se atreve a contradecir a los dioses!
    Y en cuanto a la tirania, siempre parece encontrar un resquicio por el cual colarse, por muchas precauciones que se tomen.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Quizás en aquellos tiempos la democracia real sólo pudiese funcionar en pequeños núcleos.
    Hoy, con nuestros medios de comunicación directa... ¿podría funcionar en sociedades más amplias? ¿Soberanía personal vs. representación?
    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  10. Yo quiero pensar que si, monsieur.
    En la antiguedad era muy dificil mantener un sistema tan ideal en un territorio inmenso e incontrolable. A medida que la poblacion aumentaba, se terminaba el paraiso.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¡Ah! La democracia directa. Qué sueño tan bello y que alejada está de nuestra realidad. El Estado Moderno y su burocracia centralizada es el enemigo de la Democracia. A veces duele aceptar que la democracia requeriría dejar de un lado los famosos beneficios del Estado de Bienestar por un modelo de verdadera autogestión. La democracia exige el sacrificio tan doloros para los modernos, de tener que participar directamente en política y decirle adiós al seguro social. Hoy en día el bienestar es más apreciado que la libertad, por más que la retórica común insista tanto en lo contrario.

    ResponderEliminar
  12. Y luego llegó la corrupción y lo fastidió todo ...

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por tu blog, me parecen muy interesantes tus entradas.

    Voy a agregar un lonk a mi blog, si no te importa.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. La maldita burocracia siempre estropeandonos la fiesta, monsieur. Realmente no podria inventarse algo mejor? Porque es que al final hasta el bienestar mata.

    Feliz jueves, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Jijiji, monsieur Jose Luis, y buena prisa que se dio en llegar! Mire que es antigua y resistente al tiempo. No habra vacuna posible?

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias, monsieur Pablo. Es un honor que se sume usted a este espacio. Sea bienvenido.

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Cor meus fractum est post legere istae docta verba tua. Ego vellem esse Numa Pompilius et tu esses Egeria nympha somniorum meorum.

    (Mi corazón está roto tras leer estas sabias palabras tuyas. Yo quisiera ser el rey Numa Pompilio y que tú fueses la ninfa Egeria de mis sueños).

    ResponderEliminar
  18. Jiji, habia entendido el parrafo, pero yo no hubiera estado en condiciones de redactarlo.
    Monsieur es de lo mas poliglota. Para usted no hay lenguas muertas ni nada que le detenga.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Pues no sé yo si Egeria saldría de su imaginación incitada por el vino o era más una diosa de carne y hueso que una divinidad salida del Olimpo.

    De todos modos era muy importante entonces vislumbrar si por la mañana los pájaros volaban de izquierda a derecha o del revés, porque podría significar una catástrofe inminente.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Jijiji, pues yo creo que la ninfa era solo una idea en su cabeza, y muy conveniente por cierto. Apuesto a que estaba muy sobrio cuando inventó su primera visita.

    Feliz tarde, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Cometí un error inducido porque "palabra" es un sustantivo femenino en el idioma español. En latín es un sustantivo neutro: verbum, verbi. Por lo tanto, debí poner "ista docta verba tua". Lo siento, pero no tengo otro modo de corregirlo.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)