viernes, 2 de octubre de 2009

La leyenda de Leonor de Aquitania


El personaje de Leonor supera ampliamente, en las crónicas, a la mujer real que fue: muy pronto se hizo de ella una heroína de novela cortés, símbolo de la mujer ideal del siglo XII. Los cronistas del norte no la tienen en gran estima: para ellos representa a la extranjera, la que no se comportaba del mismo modo que las otras mujeres, la que escandalizaba con su actitud. Para los ingleses era culpable de interesarse más por sus dominios aquitanos que por Normandía e Inglaterra. Además, en la época en que fue prisionera, una manera de complacer a Enrique II era hablar mal de Leonor e inventar historias sórdidas sobre ella.


Sin embargo, esto no le impidió ejercer sobre la vanguardia intelectual de su época una gran fascinación desde su matrimonio con Luis VII. En primer lugar, era muy hermosa, y no perdió su belleza al envejecer. A ello hay que añadir que era extremadamente cultivada, y de una inteligencia que se manifestaba en cada momento de su vida. Por último, era una mujer poderosa, con soberanía sobre un amplio dominio y perfectamente consciente del papel político que podría desempeñar. No puede sorprender que se convirtiera en el eje de una leyenda continuamente transformada y ampliada, pero que reposaba sobre ciertas bases reales.


Leonor de Aquitania y Luis VII


La primera anécdota se refiera a la posible relación que habría tenido con su joven tío Raimundo, antes de su matrimonio. Existía una gran afinidad entre ambos: tenían una cultura común, el amor a la poesía, el gusto por las artes y, también, una gran ambición. Cuando Guillermo X partió en peregrinación, confió a Raimundo la tutela de Leonor y de la hermana de ésta. Leonor y su tío permanecieron casi siempre juntos, y en muchas ocasiones solos, especialmente cuando salían a cabalgar. De allí a imaginar algo más que un gran afecto y gustos comunes no hay más que un paso, que fue dado muchas veces. Y, más tarde, cuando la relación entre Luis VII, en Antioquía, se deterioró, salió a relucir esa vieja complicidad, acusándose a Raimundo de ser un elemento perturbador para la armonía de la pareja.


Nadie puede saber exactamente cuál fue la verdad. Es imposible afirmar o negar los rumores. Sólo se sabe que fue por celos por lo que el rey de Francia decidió no seguir el plan preparado por Raimundo y llevar consigo a la reina a Jerusalén, en una partida algo precipitada.


Raimundo de Poitiers recibe a Luis VII en Antioquía


Tampoco debemos olvidar que el siglo XII fue el periodo de la Edad Media más osado en la evolución de las costumbres. Es la época en la que se desarrolla la leyenda de Tristán e Isolda, triunfo absoluto del amor que rechaza cualquier tabú. En la historia el incesto acecha constantemente, sin que se haga alusión a él. En efecto, Isolda es tía, por vínculo matrimonial, de Tristán. Y cuando se buscan los orígenes celtas de la leyenda de Tristán, se encuentra frecuentemente el tema. En particular, en el relato irlandés de Diarmaid y Grainné. Diarmaid es pariente del rey Finn, y Grainné, esposa del rey, le obliga a raptarla, después de haber mantenido relaciones con él. Hay que destacar, también, la famosa tumba de Tristán en Cornualles, donde aparece como el hijo de Mark-Konomor.


Ejemplos históricos tampoco faltan: el emperador de Bizancio, Manuel Comneno, que recibió tan magníficamente a los cruzados, había provocado un escándalo debido a la relación que mantenía con su sobrina Teodora, con la que vivía públicamente y tuvo un hijo por él reconocido. Era un desafío a las costumbres. Para algunos autores tal incesto era propio de seres a los que se pretendía representar como excepcionales, a imagen de los antiguos dioses y héroes. Inventar una relación entre Raimundo y Leonor era, pues, ubicar a ambos en un rango superior, por encima de las leyes que rigen para los demás mortales. Era, de alguna forma, divinizar a la pareja.


Segunda Cruzada


Y es que Leonor era verdaderamente la Dama, es decir, la Domina, el Ama, no sólo de los caballeros y los trovadores, sino también de los reyes y príncipes sobre los cuales ejercía su soberanía. Se la encontrará más tarde, casi rasgo a rasgo, en el personaje literario de la reina Ginebra, esposa del rey Arturo.


Es imposible examinar las aventuras reales o imaginarias de Leonor sin hacer referencia a la problemática del amor cortés. Ella se encontraba, desde su infancia, en un medio en el cual estos temas revestían gran importancia y se debatían con pasión. La nieta de Guillermo el Trovador no podía ser insensible a los problemas del amor.


Leonor de Aquitania encarna, por todo ello, a la Mujer Cortés: bella, cultivada, algo mágica, por lo tanto encantadora y, sobre todo, símbolo de la soberanía y de la libertad.




Bibliografía:

Leonor de Aquitania – Jean Markale


32 comentarios:

  1. ☻/
    /▌
    / | Un Amigo...


    a) Te acepta tal cual eres
    b) Cree en ti
    c) No se rinde contigo
    d) Admira todas las partes de tu persona (Incluso las partes inacabadas)
    e) Perdona tus errores
    f) Se entrega incondicionalmente
    g) Te ayuda
    h) Te invita a reintentarlo contigo
    i) Te mantiene cerca de su corazón
    j) Te ama por quien eres
    k) Hace una diferencia en tu vida
    l) Nunca te juzga
    m) Te ofrece su apoyo
    n) Te ayuda a levantar
    ñ) Calma tus temores
    o) Eleva tu espíritu
    p) Dice cosas lindas acerca de ti
    q) Te dice la verdad cuando necesitas escucharla
    r) Te comprende
    s) Te valora
    t) Camina a tu lado
    u) Te explica cosas que no entiendes
    v) Grita si es necesario, cuando tú no quieres escuchar y te baja a la realidad...

    ☻/
    /▌
    / |
    TE DEJO UN GRAN ABRAZO Y MIS SALUDOSS ESPERO QUE TENGAS UN BUEN FIN DE SEMANA Y GRACIAS POR ESTAR EN MUNDO ANIMAL

    CHRISTIANNNN

    ResponderEliminar
  2. Madame,

    la figura de la impresionante reina Leonor es una de las inmortales de la Historia. Qué gran idea recordarla.

    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me ha fascinado la historia de esta mujer. Como casi todos los personajes del pasado que han quedado para la posteridad,está rodeada de un aura de misterio que la convierte en leyenda, y de unos hechos de los que siempre nos quedará la duda, como el que anotas sobre la posible relación con su tío Raimundo. Incognitas que dan mayor notoriedad al personaje.

    Preciosa entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Leonor de Aquitaine tuvo que molestar a mucha gente por lo que era : bella , inteligente , culta y sobre todo poderosa y todo eso en una mujer es demasiado .
    Que bien haberla recordado!

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  5. Monsieur Chris, muchas gracias y que tenga un estupendo fin de semana usted tambien.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Si, madame, esta mujer es todo un mito, una especie de icono. Es increible ver como perdura su capacidad de seduccion.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Madame Verdial, ciertamente los personajes siempre resultan mas interesantes cuando vienen envueltos en velos de misterio y leyenda, como es el caso de Leonor.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Oui, madame Annick, especialmente para los hombres de la epoca Aliénor d'Aquitaine, Éléonore de Guyenne o Eleanor of Aquitaine tuvo que ser un bocado demasiado correoso de tragar.
    Tiene usted razon al decir que esta mujer era demasiado.

    Feliz fin de semana, querida madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. A partir dela época que relatas comienza a darse un cambio en las relaciones cortesanas. Se empieza a valorar al noble refinado, galante, que tiene cultura, modales y mundología. Por eso, Leonor era apreciada por los más inteligentes y cultos. La mujer obediente, modosita e inculta era más codiciada por la nobleza antigua, de espada y modales rudos, de bárbaro de pro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Gran entrada sobre una gran mujer, valiente y, posiblemente, adelantada a su tiempo. La interpretó alguna vez Katherine Hepburn, si no me equivoco; o al menos yo asocio sus dos imágenes.
    Buen fin de semana, Madame

    ResponderEliminar
  11. Me temo que asi es, monsieur Cayetano. La especie de barbaros de pro, siempre numerosa incluso ahora, no podia sentirse muy satisfecha con una figura femenina tan competitiva como Leonor. Por suerte, una nueva especie comenzaba a surgir.

    Feliz viernes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Ah, si, monsieur Xibeliuss, creo que se refiere usted a Un leon en invierno, donde interpreta a Leonor, en efecto. Estupenda pelicula, y que interpretaciones! La he visto varias veces, y ya que la menciona me vuelve a picar el gusanillo.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Siempre me fascinó Leonor de Aquitania, sé que tras el símbolo de la Dama del amor cortés se escondía una mujer brillante e inteligente, además de la madre del rey Ricardo Corazón de León. Si me equivoco, madame, corregidme si fuera así.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. Esta usted en lo cierto, madame Carolina: ella fue la madre de Ricardo Corazon de Leon y Juan sin Tierra, que tanto dieron de sí en la leyenda, en el cine y en la literatura.
    No es sorprendente que esta mujer resulte tan fascinante. Son muchos los motivos.

    Bisous, madame, buenas noches

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que no conozco mucho la historia de Leonor. Apuntada queda para investigar sobre el tema.

    ResponderEliminar
  16. No se aburrira usted, madame. Eso esta garantizado.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Querida Madame, sabido es por usted que su erudición me pone de rodillas a sus pies. ¿Cuándo se detendrá su torbellino arrollador? La considero mi catedrática de historia antigua. Me hace sentir como si hubiera regresado a la universidad, y no para hacer el papel de goliardo precisamente.

    ResponderEliminar
  18. Que gran mujer...la mujer ideal, sin duda que se gano muchos enemigos.

    Buen fin de semana!

    Saludos Madame...

    ResponderEliminar
  19. Siempre queda el recuerdo de estas grandes mujeres, agrandado por el papel secundario al que eran condenadas la mayoría de las veces.
    Me ha encantado ver mi cuadro favorito encabezando la entrada, muchas gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Una mujer de pro, valiente, culta, bella y refinada. Su marido, Enrique II, de armas tomar, nunca pudo dominarla. Eran frecuentes sus enfrentamientos violentos. Llegaron a separarse, ¿no?

    Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  21. Pues monsieur Andres, en realidad yo soy barroca. Menos mal que me asegura que no es usted goliardo!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Bueno, monsieur Napoleon, la mujer ideal segun para el gusto de quien. Para la mayoria de sus contemporaneos resultaba excesiva, aunque vista desde hoy, seguramente se aproxima al ideal.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  23. Es verdad, usted luce el cuadro de manera permanente en su blog! Realmente transmite mucho, y es bellisimo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Peor, madame: él llegó a encerrarla, porque ella le estaba dando verdaderos quebraderos de cabeza.

    Feliz dia, madame Carmen

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Madame, hoy Usted me ha abierto los ojos a esta mítica dama que fue Leonor de Aquitania. Su pasado antes de convertise en reina de Inglaterra era desconocido para mí, me he quedado realmente impresionada cuando relató su posible romance con su tío Raimundo.Si su amor se consumó o no, es una interrogante que perdurará para siempre en la historia. Muy interesante el paralelismo que ha señalado con la leyenda de Tristán e Isolda, es inegable la semejanza.

    Me encanto la entrada de hoy Madame.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Su epoca durante las cruzadas tambien fue apasionante, madame. En realidad toda su vida lo fue. Desde muy joven comenzó a entrar en la leyenda, y de ahi que resulte un personaje tan dificil de estudiar. Es practicamente imposible saber dónde termina el mito y comienza la mujer.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado este post, Leonor de Aquitania es una de mis favoritas. Precisamente ayer o antesdeayer lei un post muy interesante sobre una biografia que ha sacado El Acandilado, titulada "Leonor de Aquitania", de la que es autora Regine Pernoud. Venia reseñada en el blog de Gabriela, llamado "arte y literatura" que esta en mi blogroll, aunque ya ha puesto otro post. Te lo digo por si te interesa...
    Besitos, guapa.

    ResponderEliminar
  28. Ah, madame, precisamente tengo aqui a mi derecha en una estanteria la biografía de Regine Pernoud sobre Leonor de Aquitania. Me gusta, y tambien la que ha escrito Alison Weir.

    Muchas gracias, madame Isabel.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Que en esta época una mujer fuese bella, poderosa y se diera a respetar ya es un éxito para el sexo femenino. Me encantan las mujeres con esta personalidad.

    ResponderEliminar
  30. A mi tambien, monsieur. Tuvo una vida apasionante, y la tuvo, en parte, porque ella salio a buscarla.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Noticias sobre la reina-duquesa Leonor. Una información muy bien elaborada.
    Aunque tarde en el tiempo, dicen que nunca es tarde cuando la dicha llega.
    Leo antiguas entradas de vos y las disfruto.

    Gracias madame

    ResponderEliminar
  32. Y acá la encontré!
    No dice más de lo que ya sabía de ella, pero me encanta que esté presente; no solo en tus palabras, sino que también en la de muchos. Este reconocimiento me hace admirarla más.
    Podrías, en caso de que no hayas hecho aún, y para la próxima, subir algo de Rosamund Le Fair, su rival en amores.
    Un abrazo enorme, un deleite tu blog!

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)