domingo, 4 de octubre de 2009

Herodes, Rey de Judea


Herodes nació en el año 73 a. C., y creció en Judea, un reino en el corazón de la antigua Palestina. La monarquía asmonea, que había gobernado durante 70 años, estaba sumida en una cruenta lucha por el trono entre dos hermanos: los príncipes Hircano II y Aristóbulo II. El reino se encontraba a su vez envuelto en una disputa entre las legiones romanas situadas al norte y al oeste, y los partos, enemigos de Roma, al este. El padre de Herodes, principal consejero de Hircano y hábil general, se alió con los romanos, que expulsaron a Aristóbulo y colocaron a Hircano en el trono.


En el 43 a. C. su padre fue envenenado por un asmoneo. Tres años más tarde, cuando los partos invadieron repentinamente Judea, una facción asmonea rival se alió con los invasores, depuso y mutiló a Hircano y se volvió contra Herodes. Él buscó ayuda en los romanos. Huyó de Jerusalén con su familia, amparado en la oscuridad y tras derrotar a los partos y a sus aliados judíos en una desesperada batalla en el lugar donde después construiría el Herodión, viajó a Roma. Allí el senado premió su inquebrantable lealtad nombrándolo rey de Judea. Salió del edificio del senado del brazo de Marco Antonio y Octavio. Después Herodes encabezó la procesión que subió la cuesta del Capitolio hasta el templo de Júpiter, el santuario más sagrado de Roma, donde ofreció un sacrificio a los dioses de la Roma pagana.


Banquete de Herodes - Ghirlandaio

Ya era rey de nombre, pero le llevó tres años conquistar su reino. Desde muy joven, Herodes comprendió las ventajas de un buen entendimiento con Roma, actitud que durante mucho tiempo ha sido considerada una traición al pueblo judío. Intentó reconciliar las exigencias de los romanos con las de sus súbditos judíos, deseosos de conservar su independencia política y religiosa. Era un equilibrio difícil, sobre todo por los antecedentes de Herodes, hijo de madre árabe y padre edomita. Aunque educado como judío, carecía de la posición social de las antiguas y poderosas familias de Jerusalén cuyos miembros podían aspirar a convertirse en sumos sacerdotes, como había sido tradición entre los reyes asmoneos. Muchos de sus súbditos lo consideraban un forastero: un medio judío, escribió casi un siglo después uno de sus primeros biógrafos, el militar y aristócrata judío Flavio Josefo.


Herodes el Grande toma Jerusalén - Jean Fouquet


Para reafirmar su autoridad se divorció de Doris y se casó con la princesa asmonea Mariamne. Pero dos años después, durante la fiesta de los Tabernáculos, el hermano adolescente de Mariamne, sumo sacerdote del segundo Templo, recibió una cálida ovación de la multitud, y Herodes, temeroso de que el joven usurpara su trono, ordenó que lo ahogaran en su palacio en Jericó.


Convirtió su corte en un centro de la cultura helenística y romana y congregó a su alrededor a algunos de los principales sabios, poetas, escultores, pintores y arquitectos del Imperio. Además, atendió con generosidad las necesidades de sus súbditos. Pero su vida privada era turbulenta. Tenía 10 esposas y más de una docena de hijos, cuyas frecuentes conspiraciones potenciaron su crueldad y su paranoia. En 29 a. C., en un arranque de celos motivado por su hermana Salomé, hizo ejecutar a su esposa Mariamne, de la que estaba profundamente enamorado. Esto le sumió durante meses en una grave depresión en la que a menudo llamaba a gritos a su esposa muerta.


Mariamne tras ser juzgada - Waterhouse


En sus últimos años se deshizo de tres de sus hijos por supuestas conspiraciones para derrocarlo y modificó seis veces su testamento. Cuando ya estaba gravemente enfermo, y para asegurarse de que se le guardaría un gran duelo, ordenó a su ejército que encerrara a destacados ciudadanos judíos en el hipódromo de Jericó y que procedieran a ejecutarlos cuando se anunciara su muerte. Afortunadamente su orden no se cumplió.


La ubicación precisa de la tumba fue un misterio durante casi dos milenios, hasta abril de 2007, cuando el arqueólogo israelí Ehud Netzer y sus colegas de la Universidad Hebrea de Jerusalén la sacaron a la luz en lo alto del Herodión. El descubrimiento dio pie a un incidente político, ya que los palestinos adujeron que el yacimiento y las piezas arqueológicas les pertenecían, y los colonos judíos replicaron que la presencia de la tumba daba mayor peso a su reivindicación de Cisjordania.


Herodión


Gobernante astuto y generoso, militar brillante y uno de los constructores más imaginativos y enérgicos del mundo antiguo, Herodes guió su reino hacia una nueva prosperidad y un renovado poderío. Sin embargo, ha pasado a la Historia como el monarca malvado y sanguinario del Evangelio de San Mateo que ordenó matar a todos los bebés varones de Belén en un vano intento de acabar con el recién nacido Jesús, el esperado rey de los judíos. Durante la Edad Media se convirtió en imagen del Anticristo: los manuscritos miniados y las gárgolas góticas lo representan acariciándose la barba, loco de furia y empuñando la espada contra los infortunados niños, con Satanás susurrándole al oído. Casi con certeza, Herodes es inocente de esos crímenes, que no aparecen mencionados en ninguna fuente excepto en el texto de Mateo. Pero sí mató niños, así como a su esposa, a sus propios hijos, su suegra y otros muchos miembros de su corte. Durante toda su vida combinó creatividad y crueldad, armonía y caos, de un modo que hoy resulta difícil de comprender.




Bibliografía:

Revista National Geographic – diciembre 2008

28 comentarios:

  1. La propaganda cristiana se ha encargado de ridiculizar la figura de Herodes, tachándole de asesino de niños y de loco extravagante. Aunque parece ser que no era un alma de la caridad, el maniqueísmo cristiano ha deformado inmerecida e intencionadamente la biografía de este personaje.
    Por cierto, ¡cielos! El Herodes de la primera foto. ¿No ha reparado en ello? Se parece a ... ¡Arnaldo Otegui!
    Un saludo, madame, y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Jijij, menudo casting, monsieur! En que estarian pensando al hacer el reparto?

    Yo creo que la leyenda de Herodes tiene su origen en algunos puntos oscuros de su biografia, como haber hecho asesinar a su cuñado, que al parecer era casi un niño, asi como a tres de sus propios hijos. Al final la bola va creciendo y aparece ordenando matar a todos los niños, si tal imagen resulta conveniente a determinados fines.
    Pero vamos, que con personajes asi no sé ni por que se molestan en inventarles leyendas. Ya les vale con lo suyo. Porque mire que la ultima orden que dio antes de morir refleja bien al individuo!
    Fue uno de esos personajes muy contradictorios, que tiene en su haber muchas cosas buenas y otras terribles.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Julio César decía de él "PREFIERO SER EL CERDO DE HERODES, QUE EL HIJO DE HERODES" y tenía mucha razón, un cerdo en el palacio de Herodes tenía más posibilidad de vivir que un hijo de Herodes
    --------------------
    Dictador muy astuto y aventajado. Pero su fama no se debe a sus grandes logros, sino, quien lo diría, al registro de los libros sagrados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alí Reyes: No era Julio, era Augusto César quien dijo aquello.
      Eliécer Guillén.

      Eliminar
  4. Madame,

    me pregunto qué clase de amor paterno vivían estos personajes para ser capaces de hacer actos sangrientos ¿sin escrúpulos?

    Me alegra que nombre al historiador Flavio Josefo, uno de los nombres que se tienen en cuenta constantemente a la hora de situar la figura del Jesús histórico.

    Buena tarde.

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre he pensado que los textos cristianos y especialmente los católicos, son de todo menos creíbles, por lo que no me extraña que Herodes sea el malo de la película en el evangelio de Mateo.

    Vale que tampoco era un santito, que eso de matar a casi toda la familia está muy feo, pero en esas épocas antiguas las conspiraciones y los asesinatos estaban a la orden del día. Qué poco se quería la gente.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  6. Es muy difícil juzgar a estos personajes desde la moral de nuestros dias. Y más en este caso, contaminado como bien dices por la mención del Evangelio. Muy interesante, como siempre.
    Feliz tarde de domingo, Madame.

    ResponderEliminar
  7. Ay, monsieur Ali, Julio Cesar, siendo romano, deberia estar un tanto familiarizado con esas malas relaciones entre parientes. Supongo, pues, que Herodes exageraria un poquito incluso para las costumbres de la epoca.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Madame Negrevernis, la ambicion puede con todo, incluso con los lazos familiares, como se ha demostrado tantas veces.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Lo malo es que topamos con unos tiempos en que la rigurosidad no parecia objetivo primordial, madame. El estudio de la historia estaba en pañales, y carecia de cualquier rigor cientifico, lo que dificulta aun mas un estudio ya de por si complicado por su lejania en el tiempo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Bueno, a ver si vamos a acabar creyendo que todos se comportaban igual, a base de ejemplos tan edificantes, jiji. Pero, en efecto,monsieur, lo primero que hay que hacer es no caer en la tentacion de examinar las cosas a la luz de nuestros tiempos.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Herodes el Grande mataba para anticiparse y que no lo mataran primero a él. Fue amigo de Claudio, el emperador, y esto le engrandece. Esta entrada es la que más me ha gustado de todas las suyas, madame. Siento que entro en su cerebro leyéndole, aunque es en su corazón donde preferiría entrar. Desde aquí, tan lejos, le envía mil besos un rendido admirador postrado siempre a sus pies.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué interesante, madame! Desconocía que el pasaje del Evangelio no estuviese constatado históricamente. En todo caso era un sanguinario y probablemente debía tener problemas psicológicos graves. Lástima que su destino fuera gobernar.

    ResponderEliminar
  13. Un artículo muy interesante de un personaje tan oscuro. No debemos olvidar que si fue tan sanginario con su familia como parece haber sido, menos remordimiento le hubiera causado ordenar la masacre de los niños de Belén, así que el relato no es del todo descabellado.
    Me parece importante mencionar que parece haber un prejuicio hacia los Evangelios como textos no históricos, cuando la verdad sí lo son. No olvidemos que la memoria de Sócrates nos llega tan sólo por Platón y Jenofonte, y a pesar de esto nadie duda de la historicidad de Sócrates. Igualmente debemos abordar los Evangelios. Si dudamos de ellos, pues bien vale dudar de toda la historiografía antigua de igual manera, lo cual no es muy sensato. Sólo porque nuestros tiempos son diferentes y el mundo esté lleno de nihilismo, no por ello los relatos de los Evangelios deberían ser descartados como fantásticos.
    Nada demuestra que Herodes de hecho no halla hecho lo que el Evangelio de Mateo indica. Pero a través de este texto si sabemos que de hecho lo hizo. ¿Por qué dudar de él? ¿Porque hoy en día seamos menos cristianos?
    Polibio y Plutarco dieron cuenta de manera bastante diferente de la vida de Cleómenes III de Esparta, pero no por ello desacreditamos a uno en favor de otro.

    ResponderEliminar
  14. Realmente, madame, una vida harto compleja la que le tocó vivir al rey Herodes. La Historia es la que debe juzgarlo, no los hombres, puesto que la ética y la moral con que se juzgan nuestras acciones cambian con el paso de los años, de los siglos.
    No quisiera haber vivido en aquellos tiempos.
    Bisous, madame.

    ResponderEliminar
  15. Con ojos del siglo I A.C Herodes fue un gran gobernante. A pesar de su difícil situación, mantenido gracias al poder de las legiones de Roma, y odiado por un pueblo que le consideraba un extranjero. Pero hay que reconocerle que tenía mucha razón en su obsesión por evitar revueltas, los hechos lo corroboraron cuando las tropas de Tito arrasaron Jerusalem pocos años después.

    ResponderEliminar
  16. Monsieur Andres, muchas gracias, caballero, pero en mi corazon ya esta usted, por supuesto.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. No, no encontramos pruebas, madame Ana, por lo que de momento hay que ponerlo en cuarentena, pero no es totalmente imposible tampoco.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Muy cierto, monsieur Tahelman, que capaz de dar una orden así sí que era, pero eso no significa que este demostrado que lo haya hecho. Tal vez fue, simplemente, lo que inspiró la leyenda.
    El problema con el Evangelio de Mateo no es que Mateo sea cristiano, sino que es el único cristiano que menciona algo así, lo cual es desconcertante, porque no estaríamos hablando de una anecdota sin importancia. De ahí que tal vez Mateo estuviera equivocado, cosa sobre la que aun habra que investigar.
    Para dar algo como cierto es conveniente poder contrastar siempre la informacion con otras fuentes y tambien examinar los motivos de cada una, lo que no nos es posible en este caso.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Es muy cierto eso que dice, madame, y algo que siempre debemos tener en cuenta al estudiar la historia, pero tambien pienso que todo ha de tener un limite, o con el tiempo tambien la gente se negaria a juzgar a monstruos como Hitler, limitandose a afirmar que fue un producto de su tiempo. Y no, no es eso.
    No todo el mundo era igual de sanguinario en ninguna epoca.

    Feliz comienzo de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Sí, monsieur Jose Luis, totalmente de acuerdo. Creo que tenia tal miedo a ser asesinado él, a ser derrocado, que el asunto le hizo entrar en una espiral de paranoia en la que no se detenia ante nada.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. La verdad es que la vision de este personaje ha cambiado totalmente, hoy día se le considera un gran arquitecto, que desde luego no encabezó la matana de niños en busca de Jesus....Las cosas cambian.

    Un saludo desde Selva del Olvido Madame...

    Salud!

    ResponderEliminar
  22. Asi es, monsieur, su aportacion a la arquitectura parece haber sido enorme.
    Las perspectivas van cambiando, en efecto, y nada hay cerrado nunca. El estudio sigue abierto.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Bueno, en materia de relaciones familiares no seria el mejor ejemplo aun para los canones de la epoca, pero en materia de arquitectura y progreso, el tipo era un adelantado y en eso no cabe duda alguna. Quizas estaba un poco tocado, sino no se le hubiea ocurrido construir el primer puerto de aguas profundas de la region; en cuanto a la leyenda negra no se hizo querer muchos por los cristianos ni por los judios por su acercamiento a Roma y dio bastante para hablar mal de el. Las familias imperiales romanas tambien mataban lindo y tupido si vamos al caso.

    ResponderEliminar
  24. En efecto, madame, por lo cual podemos pensar que el nivel de crueldad de Herodes era algo superior al de su epoca, avivado tal vez por ciertos rasgos paranoides que llegó a desarrollar. Pero eso sí, en cuanto a cultura y arquitectura nadie le quita el merito.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Interesante artículo, como la fue la propia implicación de este personaje en su época (así como la de su padre y la de su sucesor, ambos llamados Antipas, con quienes a menudo se le confunde). Luis Suárez, en su enciclopédica obra "Los Judíos", menciona que Herodes encargó a un tal Nicolás de Damasco una crónica en defensa de su reinado, que se ha perdido. De manera que casi toda la información que nos ha llegado tiene su origen en Flavio Josefo, su declarado enemigo. No obstante, la opinión del mencionado autor es que el historiador judeorromano tenía globalmente razón en su juicio negativo, y que Herodes basó su poder en cuatro factores: la crueldad "fría, racional e inexorable", la acumulación de riquezas, el vasallaje a los poderosos de Roma y un ejército que le permitiera aplastar cualquier oposición. La ejecución de Mariamme se achaca a que ésta y su madre le habían acusado ante Antonio de asesinar al hermano de la segunda, el Sumo Sacerdote, y Herodes pudo salvarse sólo pagando una fuerte suma y cediendo la zona costera de su reino a Cleopatra. Cuando llegó Octavio, tomó partido por él y pudo así desquitarse.

    Repito, da gusto visitarla, madame. Soy su más rendido admirador.

    ResponderEliminar
  26. El gusto es todo mio al tener el honor de contarlo a usted entre mis visitantes, monsieur.
    Es uno de esos lujos que me impulsan a continuar con el blog.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)