jueves, 22 de octubre de 2009

El verdadero d'Artagnan


Charles de Batz-Castelmore nació entre 1611 y 1615, a comienzos del reinado de Luis XIII, en el château de Castelmore, cerca de Lupiac, en Gascuña. Era hijo de Bertrand de Batz-Castelmore, de nobleza reciente, y de Françoise de Montesquiou-d’Artagnan, perteneciente a un ilustre linaje que había dado ya grandes capitanes.


La familia era pobre, pero Charles y sus hermanos probablemente pudieron tener un preceptor, pues sus cartas aparecen bien redactadas y con una ortografía muy aceptable para un gentilhombre del siglo XVII. Se sabe, además, que practicaba la caza y se entrenaba en el manejo de las armas, notablemente de la rapière.


Un día, igual que tantos otros muchachos en su situación Charles decide buscar gloria y fortuna en los ejércitos del rey, y por ello parte hacia París repleto de cartas de recomendación para gente de la corte. Corría el año 1630.


Château de Castelmore, donde nació d'Artagnan


Parece que tres años más tarde fue el propio rey quien, en memoria de los gloriosos ancestros de Charles, le pidió que usara solamente el apellido d’Artagnan de su madre.


Su rastro se pierde un poco durante esos años. Es de suponer que haya combatido en Flandes y en Lorena, en un regimiento al mando del cual se encontraba su protector, el mariscal de Gramont.


Luis XIII fallece en 1643, pocos meses después de Richelieu. En 1646 encontramos a d’Artagnan al servicio de Mazarino. El cardenal, por razones de economía o por diferencias con monsieur de Treville había suprimido los mosqueteros.


Mientras dura la guerra con España, d’Artagnan fue el mensajero entre la corte y las plazas fuertes. Poco después estalla la Fronda, y él permanecerá absolutamente leal al bando de la reina y el cardenal. Cuando Mazarino tuvo que partir al exilio en 1651, d’Artagnan fue su agente secreto en misiones importantes. Su lealtad fue recompensada en abril de 1652 al nombrársele teniente del regimiento de guardias.


Mazarino


El 7 de junio de 1654 formó parte de la escolta que acompañó a Luis XIV en su ceremonia de coronación en Reims. Pero la guerra continuaba, y al mes siguiente resultó herido en el sitio de Stenay. Un año más tarde alcanza el grado de capitán.


En enero de 1657 se restablece la compañía de mosqueteros por deseo del rey. Al año siguiente d’Artagnan se convierte en el segundo en el mando, aunque será quien ejerza el poder real ante el desinterés mostrado por el hombre a quien Mazarino había puesto al frente: su sobrino Philippe-Julien Mancini, futuro duque de Nevers.


Fue probablemente durante el transcurso de uno de los viajes efectuados por el rey a Lyon cuando, en una etapa en Chalon-sur-Saône, se encontró con la que se convertiría en su esposa: la hermana del gobernador de la villa, Anne-Charlotte de Chanlecy, baronesa de Sainte-Croix, viuda y acaudalada. Ella tenía 35 años y él al menos 45. El matrimonio tuvo lugar el 3 de abril de 1659 en la iglesia de Saint-André des Arts de París. La pareja pasó a residir en la casa que d’Artagnan había comprado en la esquina de los actuales Quai Voltaire y la rue du Bac, un edificio que fue derribado en 1881.


Continuó desempeñando misiones importantes, e incluso escoltó al rey cuando fue al encuentro de su prometida, la infanta María Teresa.


Su primer hijo nació en 1660, y el segundo al año siguiente. Pero el matrimonio no se llevaba bien, y en 1665 se separaron. Madame d’Artagnan regresó a sus tierras de Borgoña.


D'Artagnan


En 1661 Luis XIV decide arrestar a su poderoso ministro Fouquet. Hacía falta un hombre de toda confianza para llevar a cabo la misión, y el elegido fue d’Artagnan, que por entonces gozaba de numerosos permisos para asistir a las fiestas del rey.


El 22 de enero de 1667 el rey le entrega el mando de los mosqueteros, ante toda la compañía, en la llanura de Houilles. En los textos de la época, d’Artagnan pasa a ser llamado así: “Alto y poderoso señor, Messire Charles de Castelmore, conde d’Artagnan”.


En 1667 vuelve a estallar la guerra contra España. D’Artagnan, al mando de su compañía, parte hacia Flandes, donde participa en numerosas batallas. Cuatro años después, durante un periodo de paz, deberá cumplir nuevamente el papel de carcelero, esta vez con el duque de Lauzun, que se había insolentado con madame de Montespan. D’Artagnan hubo de conducirlo, con cien mosqueteros, a la fortaleza de Pignerol.


En 1672 el rey lo nombró gobernador de Lille por unos meses, sustituyendo al marqués d’Humières. Era una gran distinción así como una prueba de confianza, pues se trataba de una de las plazas más importantes y útiles del reino. Al mismo tiempo era nombrado mariscal de campo.


Un pour tous

Tous pour un


Ese mismo año el rey entraba en guerra con Holanda. En junio de 1673 llega con su ejército a sitiar Maëstrich. En la mañana del día 25 el duque de Monmouth, hijo bastardo de Carlos II, se lanza a descubierto al asalto de una barricada bajo la metralla enemiga. Para socorrerlo, d’Artagnan acude con sus hombres, pero no saldría con vida de allí. Durante el transcurso del combate una bala de mosquete le atraviesa la cabeza.


Muchos mosqueteros murieron tratando de recuperar su cuerpo. Monsieur de Saint-Léger lo consiguió, por lo que fue recompensado por el rey. Luis XIV hizo celebrar un funeral en su capilla en memoria del héroe y escribía a la reina estas palabras:


“Señora, he perdido a d’Artagnan, en quien depositaba toda mi confianza y que en todo me servía bien”.


Luis no olvidó a la familia del mosquetero. En 1674 fue el padrino de su hijo mayor, de 14 años por entonces, y la reina la madrina. Su hijo, el Gran Delfín, fue el padrino del menor, y mademoiselle de Montpensier la madrina. Los dos chicos se convirtieron en oficiales de los guardias franceses. El mayor permaneció soltero, pero el menor se casó y tuvo descendencia que llega hasta nuestros días.



Bibliografía:

D’Artagnan, mousquetaire du roi – Odile Bordaz


46 comentarios:

  1. Como siempre, gran artículo, Madamme. Lo cierto es que desconocía que Dartagnan hubiese existido en la realidad, y, más aun, que hubiese tenido una vida tan azarosa.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ah, madame,
    precisamente hoy confundía un alumno mío de 4º de la ESO a Mazzarino con "Mandarino"...
    Interesante artículo.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  3. ¿Dartagnan guardia del cardenal? pero... no eran esos los malos?... se me ha caído un mito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. D'artagnan realmente fue mosquetero de Mazzarino, que en realidad fue un aceptable cardenal. Igualmente la novela es "novela" y es criterio del autor quien le cae bien y quien le cae mal... :)

      Eliminar
  4. Muy azarosa, monsieur Sila, y dificil de resumir, a decir verdad.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Madame, su alumno iba un poco mal orientado. Sería mas comprensible si lo hubiera confundido con Mozzarello.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Muy original la entrada. Nos traes al joven gascón, inmortalizado por Alejandro Dumas padre, en sus novelas "Los tres mosqueteros", "Veinte años después" y "El vizconde de Bragelogne", que me las merendé ávidamente cuando era un mozalbete de 16 ó 17 abriles.
    Me imagino que algo de leyenda o de exageración habrá por causa de la literatura; aunque debe ser verdad que los gascones tienen fama de tozudos, nobles pero cabezotas. Lo he leído en alguna parte además de en Dumas.
    Un saludo y ya sabes: ¡Todos para uno...y uno para todos!

    ResponderEliminar
  7. Monsieur Jose Luis: D'Artagnan sí que fue mosquetero, pero cuando los mosqueteros dejaron de existir desempeñó misiones para el cardenal en calidad de agente secreto, (tenga en cuenta que Mazarino no era el enemigo ni del rey ni de la reina, sino que estaba en el mismo bando en el Fronda) y cuando volvieron a crearse los mosqueteros él lo fue de nuevo.
    Era al rey a quien escoltaba y servía. Era mosquetero del rey.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Mucha, mucha exageracion y mas invencion aun, pues Dumas ni siquiera lo situa exactamente en su epoca. Cuando el asunto de Buckingham él aun era un niño que no habia salido de su Gascuña.

    Feliz tarde, monsieur Cayetano

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Un joven leal a la corona, sin duda, y que tuvo su recompensa, pues veo que era una persona muy ligada a la corte y reconocida en vida. Me recuerda al D´Artagnan de "Veinte años después", no al de "Los tres mosqueteros". Imagino que Dumas manejó la historia de este personaje, se empaparía de ella, fabulando más su juventud y vinculando su madurez al personaje histórico.

    Con todo, no sé si habría parangón real en sus tres amigos mosqueteros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Oh, sí, madame, existieron tambien Armand de Sillègue d'Athos d'Autevielle; Isaac de Portau, llamado Porthos, y Henri d’Aramitz, llamado Aramis.

    Dumas inventaba menos de lo que parecia, eh? Jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Coincido con Carmencmbejar: me ha recordado más al D'Artagnan de 20 años después. Me ha dado pena su forma de morir: cubriendo las espaldas a un temerario inconsciente ¿me equivoco? ¿se sabe si Monmouth salvó la vida?
    Gracias por esta entrañable entrada.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  12. Oh, si, ya lo creo que se salvó, y vivió para liderar años mas tarde una importante rebelion en la que pretendía destronar a su propio tio, Jacobo II. Creyó que a pesar de ser bastardo, ante la impopularidad de Jacobo, podría coronarse rey de Inglaterra. Pero lo capturaron y fue ejecutado.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  13. Roger MacDonald, en El hombre de la máscara de hierro, menciona también a Odile Bordaz como una de sus fuentes bibliográficas, y los detalles de ambos sobre la vida del mosquetero coinciden en casi todo. Quizá la principal discrepancia sea la fecha de nacimiento, pues MacDonald prefiere situar la partida a París en 1640, y hacer que D'Artagnan sólo sea un año mayor que su esposa. Y, por supuesto, el final, ya que se esfuerza en intentar demostrar que Saint-Léger habría mentido, en connivencia con Louvois, el ministro de la guerra y enemigo jurado del gascón, el cual sólo habría resultado herido y tendría que pasar el resto de su vida prisionero como el famoso enmascarado. Misterio...

    ResponderEliminar
  14. Llevo un rato leyendo tu blog, descubierto por casualidad y me gusta lo que leo. Un saludo y sigo por aquí.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado la entrada Madame, un resúmen espléndido, sobre todo para alguien como yo ignorante de tantos detalles.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Normal que la mencione, monsieur. Supongo que pocos historiadores han dedicado mas horas a estudiar a los mosqueteros que Odile Bordaz. Uy que sintaxis mas rara me ha salido. Parece bulgara.
    Sobre la edad, en este momento me parece imposible de determinar con demasiada aproximacion. Y lo de la mascara de hierro, que sería de nosotros sin esas bellas leyendas con tantos candidatos y variantes, que siempre admiten una version mas?

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Ah pues muchas gracias, madame Chesana.
    Ahora mismo me pasare por el suyo.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, madame Nikkita.
    Me gusta encontrar personas que compartan mi aficion por las historias de capa y espada.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Que fascinante Historia, y que bien lo has contado. Que bella época y cuantos grandes momentos nos ha dado la historia francesa. Todo un lujo el post. Muchos besos

    ResponderEliminar
  20. A mí también me ha sorprendido que estuviese a las órdenes del cardenal.

    (Claro que yo crecí viendo los "mosqueperros" y la versión seguramente variará un poco).

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias, monsieur Felix. Hoy estamos sin duda en una de mis epocas y lugares favoritos.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Ya, pero es que les recuerdo que era otro cardenal, y no precisamente el enemigo de la reina, sino todo lo contrario esta vez. La situacion no tenia nada que ver con la de la novela.

    Variaba, variaba mucho la version, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Me alegra saber que la línea genética de D'Artagnan no se ha perdido. Del mismo modo creo que sería una falta imperdonable abandonar la suya, madame. Por eso estoy seguro de que una mujer como usted tiene hijos, porque difícil resultaría poderme imaginar a una madre que pudiera ser más cariñosa, culta y atractiva.

    ResponderEliminar
  24. ¡Un articulo excelente Madame! Creame, pense que D'Artagnan era solo parte de los cuentos.

    Viene a mi mente esa pelicula "El Hombre de la Mascara de Hierro" donde estos mosqueteros inmortalizados por Dumas cumplen un rol importantisimo en el film.

    Continue asi Madame y Felicitaciones por el premio recibido.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  25. Pues no, monsieur Andres, no tengo hijos. Mi linea se extinguirá como los viejos dinosaurios. Soy la ultima de mi estirpe, de aquellos de los que solo puede quedar uno. Mi espada cortará la cabeza a todos los villanos, y una vez cumplida mi mision me ire sin dejar rastro.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Ah, monsieur Jeremias, habla usted de Dumas, uno de los amores de mi vida. Creo que en otra anterior fui mosquetera.

    Muchas gracias, monsieur, y feliz viernes

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Espero que ahora me deje dejar comentario, hoy mi conexión va a trompicones.
    Me encantó este sitio, me gusta la historia y sus personajes, y aquí se desgrana de tal manera que me transporta a siglos atrás.
    Te sigo leyendo.
    Feliz día, mejor fin de semana.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias, madame, y bienvenida.

    Feliz fin de semana tambien para usted.

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Un artículo interesantísimo, muy bien narrado, estoy aprendiendo historia en tu blog, y me gusta!
    Que tengas un hermoso fin de semana, cariños

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, madame.

    Que disfrute usted tambien de su fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Perdonad mi intromisión en este vuestro mundo, Madame.
    No he podido resistir la curiosidad, que me ha llevado a viajar hasta aquí, tras ver vuestros comentarios en otros lugares que, comúnmente, frecuentamos.
    Ahora que he realizado esta visita, me alegro de haberlo hecho, pues es un lugar más que interesante.

    Acabáis de ganar un lector, ávido de aprendizaje.

    A sus pies, Madame.

    ResponderEliminar
  32. Monsieur, muchas gracias, es un placer contar con vuestra presencia.

    En unos minutos pasare por su blog.

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. ¿Y Athos Porthos y Aramis no existieron? O al menos sus personajes no están basado en algunos que si hayan sido reales?

    ResponderEliminar
  34. Si, monsieur, ellos estan basados en Armand de Sillègue d'Athos d'Autevielle, Isaac de Portau, conocido como Porthos, y Henri d’Aramitz, llamado Aramis.
    Dumas los juntó a su antojo, los lanzó a la aventura juntos en la epoca que más le gustó, y listo.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  35. Dumas ha sido siempre uno de mis autores predilectos. Este cuarto mosquetero es una figura interesantísima de "Los Tres...", tal y como lo es este artículo. He disfrutado con todos esos datos y con las imágenes que los ilustran.
    Excelente, madame.

    ResponderEliminar
  36. Para mi tambien lo es Dumas, madame, y una gran fuente de inspiracion.

    Muchas gracias y feliz tarde de viernes.

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. Ese Dumas era un pícaro. :P

    Buena entrada compañera.

    Un saludo desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  38. Gracias, monsieur.

    Un saludo español para usted, y que tenga un estupendo fin de semana.

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Sí que dejará rastro, madame, en la mente y el corazón de cuantos la amamos leyendo su blog. Tal vez no en mí, porque por edad me iré antes, pero hay mucha gente joven en la que pervivirá su voz. A mis alumnos les he hablado de su labor divulgadora, y aunque no se identifiquen como seguidores ni hagan comentarios, me consta que algunos ya están husmeando.

    ResponderEliminar
  40. Me ha encantado este repaso a la figura historica de d'Artagnan, tan famoso en su versión novelesca. Hay personas que, por un hado extraño, son rescatadas del olvido y convertida en mitos. Esta es una. Besos, querida dama.

    ResponderEliminar
  41. De modo que me imagina jovencita, monsieur Andres? Mire bien que tengo 368 años! Naci el 24 de marzo de 1641.
    Y, pero Connor MacLeod tenía mas que yo y tampoco los representaba.

    Feliz sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  42. Si, madame Isabel, resutal curioso que Dumas se haya ido a fijar en este caballero, rescatandolo del absoluto anonimato en que se hubiera sumido de otro modo.

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  43. Para mí usted siempre será la princesa de mis sueños y a mi lado es casi una niña, porque yo soy coetáneo del emperador Claudio, dado que nací ocho siglos después de la fundación de Roma.

    ResponderEliminar
  44. Querida Madame soy descendiente de la Pivihuarmi hermana y esposa del último rey del Tahuantinsuyo. Me fascina la historia francesa no sé por qué conexión. Por favor coméntenos más sobre los mosqueteros y la relación de amistad que los unió. Según McDonald si llegaron a correr aventuras juntos los cuatro. Abrazo desde los Andes ecuatorianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roger MacDonald tiene casi tanta imaginación como Dumas. De todos modos, siendo todos mosqueteros por la misma época, no tendría nada de particular que hubieran coincidido más de una vez.

      He escrito algunos artículos más sobre los mosqueteros en este blog.

      Muchas gracias y feliz tarde

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)