miércoles, 14 de octubre de 2009

El Vampiro de Hanover

Fritz Haarman

Nacido en Hanover, Alemania el 25 de octubre de 1879, Fritz Haarman fue el sexto hijo de una familia humilde. Sus padres, alcohólicos, protagonizaban violentas discusiones. A Fritz le gustaban los juguetes de sus hermanas y rechazaba las actividades consideradas propias de su sexo. Su madre lo vestía con ropa femenina y lo trataba como a una niña, lo cual enfurecía a su padre, que le golpeaba al verlo así. Desde edad muy temprana Fritz mostró un gran odio hacia él. Era un niño problemático, desequilibrado, y la situación empeoró al aproximarse a la adolescencia.


A los 16 años ingresó en la academia militar, pero al año siguiente tuvo que abandonar, porque se le detectaron problemas mentales. Regresó a casa y comenzó a trabajar en una fábrica de cigarros. Al poco tiempo era arrestado por acosar a menores y encerrado en una institución mental de la que se escapó a los 6 meses. Huyó a Suiza, donde permaneció dos años, y luego volvió a Alemania. Allí se comprometió con una joven que se quedó encinta. El bebé nació muerto, y entonces Haarman canceló los planes de boda y se marchó para alistarse en el ejército, lo que consiguió usando un nombre falso.


Pese a ser una persona con graves problemas mentales, le fue bien como militar. Pero no pudo permanecer en el ejército a causa de que salieron otra vez a la luz sus problemas médicos: le diagnosticaron neurastenia y tuvo que abandonar en 1903. Desesperado, cambió su modo de vida a todo lo contrario de lo que había sido bajo la férrea disciplina marcial, y de obedecer órdenes pasó a infringir la ley y convertirse en un criminal. Fue arrestado por delitos menores y enviado a prisión.


Con los detectives


En torno a 1917 ó 1918 conoció a un hombre que practicaba la prostitución. Se llamaba Hans Grans, y se convirtió en su cómplice en algunos crímenes sádicos y vampíricos. Llevaban a hombres jóvenes a su hogar, una buhardilla en el barrio de Neustrasse Eran generalmente homosexuales que se reunían en los cafés de ambiente gay de Hanover, o adolescentes dedicados a la prostitución que frecuentaban la estación de ferrocarril, o bien refugiados o fugitivos de las zonas más castigadas por la guerra, a los que prometían trabajo y comida. Fritz les daba una abundante cena regada con mucho alcohol. Luego, cuando la víctima se había saciado de todo, le agarraba y le mordía el cuello, chupándole la sangre hasta que moría. A veces los violaba al mismo tiempo.


La buhardilla


Se estima que Haarman vampirizó a unos 50 adolescentes, aunque sólo fue acusado de matar a 27. En cuanto a qué hacían con los cuerpos, los cortaban en filetes y los vendían como carne de cerdo o de otro animal. Ese mercado funcionó de 1918 a 1924. Había abierto una taberna de baja estofa, y los clientes a veces comían, sin saberlo, parte de la carne de las víctimas.


Pero no todo el cuerpo podía ser convertido en comida. Grans y Haarman arrojaban los huesos y las vísceras al río Leine. Eso fue lo que finalmente los perdió, porque en 1924 unos niños vieron una calavera flotando en la superficie. La policía ya sospechaba de Haarman a causa de su historia, y fueron a interrogarlo sobre las desapariciones de hombres en la zona durante los últimos seis años.


Encontraron evidencias más que suficientes para relacionarlo con las víctimas: sus ropas aún estaban en su casa. Haarman finalmente confesó los crímenes y fue conocido como El Vampiro de Hanover. Él decía que otro ser se apoderaba de él y lo obligaba a cometer esas atrocidades. Fue condenado a muerte y, a petición propia, decapitado en una ejecución pública. Hans Grans fue condenado a sólo doce años de prisión tras conmutársele la pena de cadena perpetua.


El juicio


Haarman era, obviamente, un individuo perturbado. Lo que no se sabe es si imitaba a vampiros de ficción cuando atacaba a sus víctimas, o si actuaba impulsado por alguna clase de monstruoso instinto.


Resulta desconcertante que después de ser ejecutado los diarios continuaran recogiendo nuevas desapariciones de muchachos, aunque Haarman ya no existía. Aparentemente.


27 comentarios:

  1. Desde la condesa Báthory no había tenido noticia de alguien tan expeluznante. Algún caso reciente ha salido en los periódicos como el caníbal de Rotemburgo. El caso es que el espectro de Hannibal Lecter sigue cerniéndose sobre nosotros. Me alegra no haberme tropezado con gente así, al estilo de Gilles de Rais quien, por cierto, hubiera pasado a la historia como un héroe o un mártir de haber muerto en combate junto a su compañera de armas, Juana de Arco.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, quien lo hubiera sospechado entonces, y que diferente pudo haber sido su fama. Hubiera sido lo mejor para todos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Vaya historia nos trae hoy, madame, empiezo el día con escalofríos.
    ¿Este es el "M" que inmortalizó Fritz Lang?
    Que pase un buen día, después de la tembladera que nos ha metido en el cuerpo.

    ResponderEliminar
  4. Madame, la invito a visitar mi nuevo Blog: www.saberhistoria.com

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Lo que hace una mala educación. Los monstruos no nacen, se hacen. Este es un claro ejemplo.
    Muchos padres deberían hacer un examen para ver su idoneidad como educadores. El padre de Hitler también era aficionado a la bebida y pegaba al chico. Mira cómo salió el amigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. realmente monstruoso, solo lo conocía de nombre pero su historia es realmente de película...

    ResponderEliminar
  7. Pues no, monsieur Xibeliuss, el de Fritz Lang era el de Dusseldorf, con un perfil muy parecido. Digamos que eran cortados por el mismo patron.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Tomo nota, monsieur Jeremias.
    Ahora mismo echare un vistazo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Probablemente los propios padres tenian tambien alguna clase de desequilibrio. No es que fuera un ambiente muy normal el suyo, que digamos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Pues si, precisamente monsieur Xibeliuss mencionaba el otro caso parecido, el del Vampiro de Düsseldorf, que sí fue llevado al cine. Recuerda usted la melodia que silbaba?

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Gracias Madame por esta gran y aterradora historia,la pelicula del vampiro de Dusserdorf,le diré que sí la he visto y dos veces,su canción siempre queda en los oidos cuando la escuchas..Con cariño Victoria..Gracias por pasear por mis abuelillos..

    ResponderEliminar
  12. Si, madame, solo por haberla mencionado hoy, ya tengo la musiquilla en la cabeza. Me temo que me acompañará todo el dia, jiji. Será mejor que escuche a Vivaldi, a ver si se me quita.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Aii Madame...Esta historia de hoy me ha dejado con los pelos de punta...! Que individuo más aterrador y horripilante! No había conocido actos tan sórdidos desde que leí la historia de Elizabeth Bathory.

    Que pase una buena tarde Madame.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Cuidado, Lady Caroline, los vampiros siguen entre nosotros! Ellos nos vigilan, eligen su proxima victima. Cuidese mucho si no desea usted la vida eterna.

    Jiji, tengo unos dias un poco macabros, asi que senti el impulso de poner algo asi.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame ha encantado esta entrada!!

    Que horror de hombre, como para tenerle de vecino...

    ResponderEliminar
  16. Ya suponia yo que encontraría el tema de su interes, con lo que le gustan a usted los vampiros.
    Tenga cuidado con los vecinos, que ya sabe que el de aspecto mas inofensivo puede ser uno de ellos! Ya ve, quien lo hubiera dicho de este hombre?

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Como a Cayetano a mí también me ha venido a la cabeza la historia de Hitler, al que se le parece en muchos datos biográficos. Vaya personaje tan agradable, un pedazo de pan, el hombre. Qué miedo!!! A lo que llega el ser humano cuando la enfermedad mental se apodera de uno. Y el problema es que la ciencia neurológica va muy, muy, muy despacio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Si, madame, lamentablemente las enfermedades de la mente parecen mucho mas dificiles de curar que la mayoria de las otras. Algo se ha avanzado, pero ciertamente muy poco, y es un gravisimo problema que pone en peligro muchas otras vidas al mismo tiempo.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Madre mía qué historia. Pero cómo no iba a estar desequilibrado con esa infancia que le tocó vivir. Hay que ver las atrocidades que puede llegar a cometer una mente perturbada.

    Saludos madame.

    ResponderEliminar
  20. Es para echarse a temblar, madame, porque ademas pueden pasar perfectamente por personas cuerdas para quienes les rodean. Es lo mas terrible del caso, porque asi no puedes estar prevenida.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Ay, madame, que leo esta historia antes de irme a dormir. Tenía que haberla leido con luz diurna...

    ResponderEliminar
  22. Jijij, no, madame, tiene muchisima mas emocion asi!

    Feliz jueves

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Siniestro el presonaje, ni para tocarlo con un palo siquiera.....

    ResponderEliminar
  24. Espero que se hayan acordado de clavarle una estaca en el corazon, madame, no vaya a ser que vuelva!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Esta historia se sale un poco de tu línea pero me ha encantado. Además no deja de ser historia.
    Este caso causó en mí un gran impacto cuando tuve conocimiento de él. Luego conocería otros similares que también llamarían mi atención, no sólo como suceso, sino también como ímpetu de tener más conocimientos de la mente del ser humano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. No se si alguna vez llegaremos a saber lo que hay en el fondo de una de estas mentes. Supongo que entonces sería mas sencilla la curacion. Pero es todo un misterio para nosotros.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Wow... no conocía esa historia... ¡asombrosa!

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)