lunes, 12 de octubre de 2009

El castillo de Hesdin


El castillo de Hesdin era uno de los más famosos lugares de diversión en los dominios de los duques de Borgoña. Allí Felipe el Bueno acogía con incesantes fiestas a sus ilustres huéspedes.


Hesdin, a pesar de su aspecto feudal, está rodeado de un inmenso parque, creado a finales del siglo XIII por el conde Roberto de Artois. Las trampas maliciosas y las bromas se cebaban en el visitante curioso. A la entrada de la galería había un ingenio para mojar a las damas que pasaban por encima, un espejo deformante y un artefacto que azota y embadurna de negro y blanco a la víctima. En otra sala un ermitaño hacía nevar, llover, tronar y relampaguear; si uno quería protegerse de la lluvia colocándose bajo un tejadillo, entonces caía en un saco del que salía emplumado. Se llegaba a un puente. Pobre del que se le ocurriera aventurarse en él, pues era arrojado al agua. Por último, un inocente libro se ofrecía a las miradas; era un libro de poesías y baladas, pero si uno se acercaba a levantar su tapa, salía manchado de negro. Aparecía de pronto una figura de madera que lanzaba un grito muy potente y tocaba la trompa, anunciando que por orden del duque todo el mundo debía abandonar la galería; pero si alguno lo hacía, era apaleado, y los que se quedaban acababan todos mojados. En lo alto, suspendida de una ventana, había una caja sobre la que se veía posada un ave de presa; daba respuesta a cuanto se le quisiera preguntar, y se oía la voz en esa caja. Había techos azules tachonados de estrellas de oro, de los que pendían ángeles dorados con las alas desplegadas.


Las recepciones que Felipe daba en Hesdin eran inolvidables, según el testimonio de la reina de Francia y de la princesa de Piamonte. La reina dijo que en su vida lo había pasado tan bien y tan alegre. En cuanto a la princesa, afirmó que “se moría de aburrimiento” sólo con pensar que tenía que marcharse de allí, pues “allí se multiplicaban las alegrías y se aumentaban todo lo posible: bailes que se renovaban de todas formas; damas cansadas por el placer de correr y compañeros jadeantes; allí se mostraba todo lo bueno y hermoso que había en hombres y mujeres”.


Cuando al fin había que marcharse, sucedían los preparativos del viaje. No era empresa sencilla transportarlo todo: guardarropas, juguetes, muebles y tesoros. La corte había llevado su mobiliario y se marchaba con él. Los muebles eran sencillos y de formas adaptadas al transporte. Cada uno tenía su embalaje, y los cofres se cargaban con su contenido. La comitiva podía constar de hasta 400 carros que se alineaban por los caminos protegidos por una poderosa escolta. Los príncipes y la corte iban a caballo o en carruajes bamboleantes de suspensión primaria, con cuatro o seis ruedas.


Lamentablemente en 1553 la ciudad fue arrasada por el emperador Carlos V en el transcurso de sus guerras con Francia, en cuyas manos estaba entonces la plaza. Fue reconstruida al año siguiente, pero los edificios más antiguos son del siglo XVI.




Bibliografía:

Philip the Good: The apogee of Burgundy- Richard Vaughan

Philip the Bold: The formation of the Burgundian state – Richard Vaughan

Marie de Bourgogne –Yves Cazaux

28 comentarios:

  1. ¡Excelente entrada!.

    Personalmente me encantan los castillos y haber vivido en uno de esta clase me hubiera gustado aun mucho mas. Lamentablemente ya no quedan vestigios de la construcción original.

    Saludos Cordiales Madame. Continue reescribiendo la Historia. ;)

    ResponderEliminar
  2. Madame, que gran entrada, cierto es que el humor va con nosotros. Para los príncipes sería como un parque de atracciones de hoy.

    Carlos V, perdió el norte con eso de ser príncipe de la cristiandad y arrasaba con todo.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Jiji me he reido con lo de las damas que se mojaban, menudo cabreo se debian de pillar.

    Una entrada fantastica, por cierto siento mucho si ultimamente no me paso demasiado, pero esque he empezado las clases y estoy un pelin agobiada.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Este Felipe, apodado el Bueno, debería ser llamado "el Bromista" .Por lo que cuenta, madame, debo imaginar que sus fiestas eran cualquier cosa menos aburridas.
    Un saludo y buen día.

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría que se erigiera de nuevo una replica con todos aquellos mecanismos. Sería una delicia para los turistas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Si, madame, debia de ser como la Disneylandia de la epoca.
    Lastima de tantas guerras con Francia, cuantas cosas se llevaron por delante.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  7. Madame Gema, no se preocupe. Hasta mediados de la proxima semana yo tambien tengo dias muy complicados.

    Feliz dia del pilar

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Sí, le gustaban mucho las bromas, y parecia bastante creativo para idearlas. Menudo parque de atracciones tenia montado en casa.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Pues qué chistoso este Felipe el Bueno, mira que embadurnar a los cortesanos de negro o mojarles, cuando seguramente acudirían a las fiestas con sus mejores galas...

    Visto desde la perspectiva actual me recuerda a un parque temático, jejej, con diversiones para todos los gustos y efectos especiales incluidos. Un fallo muy grande el de Carlos V destruyendo esta maravilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Si, yo creo que fue un parque tematico de la epoca. Lastima que no fuera reconstruido para disfrute actual, pero pienso que siempre se esta a tiempo. A lo mejor resultaba un negocio rentable.

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. ¿O sea, que en vez de dedicarse a las cruzadas y esas cosas, de cachondeo todo el día? Mal, muy mal...

    Por cierto, que Pedro I de Rusia debió de pasar por ese castillo de visita, porque un par de esos artilugios también existían en los jardines de Peterhof, algunos siglos después. Todavía estoy buscando al gracioso que los accionó cuando yo pasaba...

    ResponderEliminar
  12. Jijijiji, monsieur, no me diga que tuvo usted esa exquisita experiencia!
    Pero como puede usted quejarse de haber sido mojado y emplumado casi por el zar Pedro en persona?

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Se ven que no tenien otra cosa que hacer !
    No me extraña que la arrasara Carlos V .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  14. Y pensar que dentro de 500 años alguien podria decir lo mismo de Disleylandia! Jiji, espero que no la arrasen tambien.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame,
    muy curiosa la entrada. Este rey nos lo está mostrando muy humano.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  16. Su hijo hubiera querido que Borgoña tuviera un rey, pero tuvieron que conformarse con ser duques, vasallos del rey de Francia. De todos modos la situacion de Borgoña era casi de independencia, de modo que eran como monarcas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. ¡Y yo que pensaba en los efectos especiales como un invento de Hollywood! Nihil novum sub sole.

    ResponderEliminar
  18. Bon soir madame
    Me temo ser poco original pero esto me parece el antecedente de un parque temático, lo cual debería tenerse en cuenta, dado el interés que despierta.
    Buena semana, bisous!

    ResponderEliminar
  19. Pues ya ve, monsieur, que efectivamente ya estaban inventados.

    Feliz dia, monsieur Andres

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Pues si, madame, era el parque tematico medieval por excelencia. Que bueno sería tener uno en un castillo por aqui cerca!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Luego ya sabemos quien inventó los parques de atracciones....

    ResponderEliminar
  22. Jiji, me pregunto si sería realmente el primero o incluso en la antigüedad tendrian tal clase de diversiones en alguna parte.

    Feliz comienzo de semana tardio, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ya veo que tras dos semanas fuera me queda un montón por leer. Menos mal que son artículos interesantes y amenos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. ¡Cuántas cosas hermosas nos ha arrebatado Carlos V! Me hubiera gustado disfrutar de ese maravilloso parque y de su dueño, una persona que sin duda gozaría siempre del mejor humor. Besitos, dama.

    ResponderEliminar
  25. Monsieur Sila, bienvenido de regreso.
    Espero que su viaje haya sido fructifero y placentero.

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Ya lo creo que fue una lastima, madame. Si siempre lo es que se destruya un castillo, imaginese este, con lo peculiar que era.

    Buenas noches, madame Isabel

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Al menos queda recuerdo de él y su estructura en los documentos. Me pregunto de cuantas maravillas no habremos tenido ni siquiera noticia.
    1 saludo mademoiselle!

    ResponderEliminar
  28. Si, cuantos se habran perdido irremediablemente.
    Al menos de este tenemos documentacion suficiente para reconstruirlo.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)