lunes, 19 de octubre de 2009

De Bucéfalo a Incitatus


-->
BUCÉFALO


Siendo Alejandro adolescente y concluida su educación con Aristóteles, su padre lo puso al frente de un escuadrón juvenil llamado La Punta y cuya oficialidad estaba compuesta por sus compañeros. Era un escuadrón de caballería que él dirigía montado en su soberbio caballo Bucéfalo.

Bucéfalo era así llamado por una mancha blanca en forma de cabeza de buey en su frente. Era un espléndido potro que había sido obsequiado a Filipo y al que los caballerizos no conseguían domar. Cuentan que el joven Alejandro se ofreció a hacerlo. Se acercó lentamente al caballo, el cual, según había podido observar, estaba intranquilo porque se asustaba de su sombra, tomó suavemente las riendas y lo hizo poner contra el sol. Una vez así, deslumbrado el animal, lo montó de un salto, y ante el estupor de los presentes comenzó a cabalgar en él. Dicen que Filipo II exclamó extasiado:

—¡Hijo mío, Macedonia es demasiado pequeña para ti!

Poco después, con sólo 18 años, Alejandro montaba a Bucéfalo al frente de su escuadrón de caballería en la batalla de Queronea, enfrentándose a la famosa falange sagrada de Tebas, que resultó exterminada.


STRATEGOS



Strategos — palabra que en griego significa General— fue para Aníbal "el caballo de los Alpes", aquel con el que atravesó las montañas al mando de un ejército de 50.000 hombres y 37 elefantes. Al parecer, era un caballo impresionante, de gran alzada y color negro azabache, inquieto, agresivo en la carrera y fácilmente manejable en el combate (y no hay que olvidar que los cartagineses montaban sus caballos sin freno, sin bocado y muchas veces sin bridas). Aníbal lo había hecho traer de la Tesalia griega en un afán de imitar a su gran ídolo juvenil: Alejandro Magno.



GENITOR
Era el caballo de Julio César. Se trataba de un caballo extraordinario, casi con pies de hombre, pues presentaba atavismo en las patas, por lo que tenía pezuñas hinchadas a manera de dedos. Genitor nació en su casa, y los arúspices, al interpretar su rareza como un designio de los dioses, predijeron que su dueño sería el amo del mundo. Julio César decidió dar crédito a tan buenos augurios, alimentó y cuidó al caballo con esmero y fue el primero en montarlo, sin consentir ningún otro jinete; más tarde hizo levantar incluso una estatua de éste delante del templo de Venus Genetrix.
Parece ser que Génitor —o sea, creador, padre o reproductor— fue llamado así por César en recuerdo de su padre. Con este caballo fue con el que, al grito de alea iacta est, cruzó el río Rubicón la noche del 12 de enero del año 50 a. C.

INCITATUS


Una de las historias más famosas sobre el emperador Calígula se refiere a su caballo Incitatus, nombrado senador. Incitatus era un magnífico caballo de carreras de origen hispano, lo que respondía al gusto del emperador por este deporte. Para impedir que Incitatus fuera molestado, Calígula, según Suetonio, siempre desplegaba tropas en los alrededores el día antes de las carreras, encargándoles que se mantuviera todo en un absoluto silencio, bajo pena de muerte para quien no lo respetara. Incitatus poseía un establo de mármol y un pesebre de marfil con un bebedero de oro, mantas color púrpura y un collar de piedras preciosas, además de una casa, un equipo de esclavos y mobiliario. Acudían músicos a tocar para él, y huéspedes que eran invitados en nombre del caballo. Los que se negaban a asistir eran torturados y se enfrentaban al destierro. Cada noche cenaba en una gran sala de banquetes con senadores y otros personajes. El caballo asistía bien perfumadony enjoyado.

La leyenda asegura que el joven emperador comía y dormía en los establos, junto al caballo, los días de las carreras. Se cuenta que en una de aquellas carreras, a pesar de todo, perdió Incitatus y que Calígula no pudo contenerse y mandó matar al osado auriga, pero diciéndole al verdugo aquello de "Mátalo lentamente para que se sienta morir".

Al parecer, Calígula incluso planeaba otorgarle un consulado, pero no llegó a tener ocasión: un guardia de palacio, Casio, tuvo la impresión de que el emperador había llevado demasiado lejos su amor por un animal, y asesinó a Calígula. La historia no registra con precisión cuál fue el destino del caballo.



Bibliografía:
Alejandro Magno - Marco S. De Veri
The Roman games - Alison Futrell
Written language disorders - R. Malatesha Joshi
Animales celebres de todos los tiempos y todos los países – José de Castro y Serrano
Galeón.com/cabrera2

37 comentarios:

  1. La verdad que he estudiado la historia de Alejandro Magno durante toda la carrera en la universidad, pero cuando realmente me enamoró el eprsonaje fue cuando leí la trilogía de "Alexandros" de Valerio Massimo Manfredi. Un autor que me encanta, por cierto.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. las personas que admiramos y amamos el caballo tenemos una concepción diferente de la palabra animal, mi abuelo, y su padre antes, mi padre y mis hermanos todos tuvimos y criamos caballos de carreras y de saltos hipicos,cada uno fue una "individualidad",recuerdo todos mis caballos,sus nombres y sus historias,el numero de herraduras que usaban,sus defectos y cualidades, el caballo es un ser superior en su escala,tiene una belleza y una libertad que no se doblega, para mi es casi perfecto en la creación....hermosas historias las contadas hoy,por estos lares también tenemos caballos "brillantes", el criollo argentino ,notables por su resistencia, se dice de ellos"trote corto y aliento largo" como los famosos viajeros GATO Y MANCHA-

    ResponderEliminar
  3. Gracias, monsieur Pablo. He leido la trilogia, pero a mi me gusta mas el Alejandro de Mary Renault, tanto en su biografia como en sus novelas.
    Ha leido usted El Muchacho Persa? Y tiene tambien sobre él Fuego del Paraíso, y luego otra sobre la situacion a su muerte, cuando los diádocos.
    Es un personaje apasionante.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Madame, poco adivinaba yo que iba a acertarle tanto con el tema, ya ve.
    Me alegra mucho que lo haya disfrutado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Creía que era Casio Querea quien había liderado la conspiración que acabó con el funesto Calígula y quien tuvo el valor de ser la principal mano ejecutora. Corríjame si me equivoco, madame. A Cómodo lo tengo por el emperador hijo de Marco Aurelio al que le gustaba luchar en la arena del Coliseo, entre otras crueldades a las que era aficionado. Claro está que Cómodos hubo más de uno, lo que ocurre es que éste que nombro es el más famoso por haber llevado la toga imperial.

    ResponderEliminar
  6. Ay perdon, monsieur, esta usted en lo cierto, veo que he puesto Comodo, pero era Casio, naturalmente. Ahora mismo procedo a su correccion.
    Muchas gracias por su aviso, monsieur Andres. No se que haria yo sin usted.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Me imagino que el pobre caballo acabaría pagando por las culpas de su amo...
    Me ahorro los chistes fáciles sobre cuadrúpedos en cargos públicos, sean designados o elegidos.
    Buenas noches, Madame.

    ResponderEliminar
  8. Jijijiji, monsieur, realmente sigue habiendo algun que otro Incitatus, si.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Gracias Madame por recordar que día es hoy por el lazo rosa, no hay que descuidarse ni desesperarse.
    Buenas noches Madame,y un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bien esta poder recordar siquiera a una mujer que debe hacer esa revision. Podría significar la diferencia entre la vida y la muerte.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Me entero de que los cartaginenses montaban "en pelo" como dicen los llaneros venezolanos

    ResponderEliminar
  12. me gustò esto de los caballos. Sin duda eran más que simples transportes. Hoy se diria lo mismo de un auto, pero los autos no son seres vivos. Ya habia leido algo de Bucéfalo e Incitatus. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Como siempre, excelente articulo Madame.

    La verdad, que el caballo es una criatura sin igual y montarlo representa una experiencia innolvidable.

    Por otro lado, admiro la figura de Alejandro Magno. He tratado de conseguir un libro titulado ""Alejandro Magno: El consquistador del mundo" de Robin Lane Fox pero aun no he podido dar con el. Espero conseguirlo pronto.

    ¡Continue asi Madame! Mis mas cordiales saludos!

    ResponderEliminar
  14. Sólo falta nuestro querido bavieca, fiel compàñero de nuestro heroe medieval el "Cid".
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Original entrada, madame.
    Además de "Babieca", como dice J. Carlos, echo en falta a "Rocinante", de nuestro mejor hidalgo, al "Rucio", del mejor escudero de la historia, al caballo de Espartero, el de los atributos exagerados por el dicho popular... Y a "Imperioso", del paleto adinerado Jesús Gil.
    ¡Ah!Y "Othar", el caballo de Atila, aquél que donde pisaba no volvía a crecer la hierba.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Buen recordatorio sobre los "amigos" íntimos de estos grandes personajes.
    Ignoraba que los cartagineses montaban sus caballos sin bocado, ¿cómo harían para maniobrar o detenerse?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Excelentes, interesantes y amenas tus historias sobre caballos. Muy lindo blog.
    Un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  18. Interesante repaso a los caballos de los conquiatadores

    Puestos a nombrar caballos, yo también citaría a Sleipnir, el caballo de Odín, aunque éste es más bien imaginario.

    ResponderEliminar
  19. Uno imaginaria algo mas refinado a la hora de montar, verdad monsieur Ali?

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Si, los caballos a veces eran mucho mas, decisivos en muchas cuestiones.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Monsieur Jeremias, me temo que no he leido el que usted indica. Ya nos contará si lo encuentra.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Monsieur J. Carlos, es posible que Babieca tambien aparezca en una proxima entrada que preparo sobre caballos de epocas posteriores.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Ah, monsieur Cayetano, el caballo de Atila! Estaba yo preparando una nueva tanda de caballos y se me habia pasado por alto ese!
    Muchas gracias por recordarmelo. Es imprescindible!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. No tengo ni idea, monsieur Fonsado. Debia de ser muy dificil ser cartagines. Por lo menos cartagines montado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, madame Cris, y bienvenida a este blog.

    Feliz martes

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Pues es posible que tambien haya una tanda de caballos imaginarios, madame kassiopea, aunque eso ya no se lo garantizo. No se si al final será mucho caballo.

    Feliz martes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Grandes bestias y grandes jinetes, excepto en el caso de Incitatus en que la bestia era el de dos patas... espero que haya más entregas sobre caballos famosos... Babieca, Rocinante, Marengo...

    ResponderEliminar
  28. Jiji, y tanto, monsieur: en el caso de Incitatus la bestia indudablemente era el amo.

    Estoy en ello. A ver cuando tengo preparado algo mas.

    Feliz martes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Pues yo no entiendo de caballos, y los unico que veo son los que estiran carritos que ofertan verduras; caballos nada famosos sin estirpe ni nada pero muy trabajadores.¿Que seria de la historia humana sin caballos?Me pregunto yo, seria como dicen en las peliculas de vaqueros "La historia del oeste se forjo en la montura de un caballo" aunque mejor globalizo el refran y digo; la historia humana se forjo en las monturas de los caballos. Desde los pura sangre hasta los que estiran carritos en los mercados para llevar mercaderias y demas productos XD!!!!Saludos

    ResponderEliminar
  30. Imprescindibles nos han sido y nos son, madame, asi que sería muy injusto el olvido. Tienen derecho a mas de una pagina en la historia.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Me ha encantado esta entrada sobre esos nobles animales. ¿Por qué será que algunos caballos nos parecen más nobles que sus dueños? Un beso enorme, querida dama.

    ResponderEliminar
  32. Viendo el ultimo ejemplo, no cabe duda de que a veces superan en nobleza a sus dueños.
    Me alegra que le guste el tema, madame, porque preparo segunda ronda.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  33. Debían ser portentosos estos ejemplares equinos que parecen poseer personalidad propia dentro de la Historia y testigos de las proezas de sus jinetes. Quién sabe si estos hubiesen podido lograr sus hazañas sin tener la compañía de estos animales, jejej.

    Por cierto, lo de Calígula ya era de loco de summa cum laude.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  34. La leyenda del caballo de César es muy curiosa, porque los antepasados prehistóricos del caballo moderno tenían dedos, antes de convertirse en ungulados con pezuñas. ¿Montaría Cayo Julio el eslabón perdido en la cadena de la evolución equina?

    ResponderEliminar
  35. Muy interesante esta entrada Madame, espero más nombres de caballos: Marengo- Napoleón, Lazlos-Mahoma, As de Oros-Zapata, Palomo-Bolívar, e incluso caballos de ficción (Rocinante, Pegaso, Caballo de Troya).
    ¿Qué le parece Madame?
    Bisous

    ResponderEliminar
  36. Esta prevista una segunda entrada, madame, pero tampoco quiero empachar, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  37. ¡Magnífico! Aníbal es uno de los personajes que interviene en dos de mis novelas históricas, y naturalmente tengo todo esto del paso de los Alpes y demás muy investigado, aunque yo lo planteo como acción novelesca. también Alejandro Magno entra en una de esas historias...me ha encantado.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)