miércoles, 2 de septiembre de 2009

PLANTAGENET

Godofredo Plantagenet

Plantagenet era el apodo de Godofredo V de Anjou, también conocido como el Hermoso. Se debía al ramo amarillo de retamo en flor que llevaba en el sombrero a modo de insignia. Era, en latín, la planta genista, es decir, el retamo, pues eso es lo que significa genêt en francés.

Enrique II de Inglaterra era hijo de Godofredo Plantagenet y de la emperatriz Matilde, hija de Enrique I. Sucedió a Esteban en el trono inglés y fue coronado el 20 de diciembre de 1154, a la edad de 22 años. Como hijo de Godofredo heredaba las provincias francesas de Anjou, Turena y Maine; y después, por su matrimonio con Leonor de Aquitania, obtuvo Poitou, Guyena y Gascuña. En su persona se unía la sangre Normanda con la sajona, y con él dio comienzo la dinastía de los Plantagenet, que terminó con Ricardo III al cabo de 330 años. También se conoce como dinastía angevina, por proceder de tierras de Anjou.

La planta genêt

En 1172 Enrique navegó con una gran flota hacia Irlanda y desembarcó en Waterford. Todos los príncipes irlandeses le juraron vasallaje, de modo que se apoderó del país sin derramamiento de sangre. Buena parte de aquellas tierras fueron entregadas a los nobles ingleses que le habían acompañado en la expedición.

Enrique sostuvo un largo conflicto con Thomas à Becket, a quien había elevado a la sede de Canterbury. Cuatro caballeros, pensando que su acción resultaría grata al rey y sería recompensada, se conjuraron para asesinar a Becket. El legado papal, convencido de que Enrique estaba implicado en el asesinato, lo obligó a hacer penitencia acudiendo descalzo hasta el santuario de Becket, donde los monjes agustinos le darían 80 latigazos en su espalda desnuda.


Enrique era valiente, instruido, prudente y generoso. La atracción por el sexo opuesto era su pasión predominante. Su esposa Leonor estaba celosa de Rosamunda, hija de Lord Clifford, que fue la amante del rey. Enrique la tenía en Woodstock, y llegó a decirse que la reina la había hecho envenenar.

No eran éstos los únicos problemas de Enrique: sus propios hijos, a los que se había unido una parte de la nobleza y ayudados por los reyes de Francia y de Escocia, levantaron una gran rebelión contra él. Enrique hizo prisionero al rey de Escocia y le obligó a rendirle homenaje por su reino. En cuanto a la rebelión de sus hijos, estaba tan mortificado por ello que cayó enfermo en Chinon. Al darse cuenta de que se acercaba su fin, ordenó que lo llevaran a la iglesia, donde murió ante el altar el 6 de julio de 1189, a los 57 años de edad y 35 de reinado. Sus ingratos asistentes dejaron su cuerpo desnudo en la iglesia, pero después fue enterrado en Fontevraud, en Anjou.

Sepulcro de Enrique II y Leonor de Aquitania

Enrique reunió las habilidades de un político, la sagacidad de un legislador y la magnanimidad de un héroe. Fue reverenciado por encima de los demás príncipes de su tiempo, y su muerte largamente lamentada por sus súbditos.

Era de estatura media y bien proporcionado. Su aspecto era agradable, pero sus ojos azules infundían terror cuando se enfurecía. Era ancho de pecho, fuerte y musculoso; elocuente y agradable, particularmente cortés. Se irritaba con facilidad y sus cóleras eran terribles; además sus infidelidades fueron numerosas y notables, no sólo por lo que se refiere a Rosamunda, sino también a Adelais, la princesa de Francia que fue educada en Inglaterra y que iba a ser entregada por esposa a su hijo Ricardo. Éste, dadas las circunstancias, se negó a casarse con ella.



Bibliografía:
History of England – Cooper


30 comentarios:

  1. Madame:

    Le agradezco la referencia a esta familia, ya que soy admiradora de la figura de la ilustre Leonor de Aquitania.

    Que descanse.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa nueva que he aprendido.
    (eso de sus ojos azule que infundian terror, =)me dio una idea para algo =) jijiji )

    Saludos y no olvides de pasarte a recoger un premio que hay para nuestras amigas!!!

    ResponderEliminar
  3. jejeje algo sabía por "Los Pilares de la Tierra".. de todo se aprende algo, lo que ignoraba era el significado de Plantagenet... también parece que Ricardo no heredó el gusto por las mujeres de su padre...

    ResponderEliminar
  4. Madame Negrevernis, Leonor de Aquitania es sin duda uno de los personajes femeninos mas fascinantes de la historia.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, madame Amatista, ahora mismo paso por su blog.

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Jiji, monsieur Jose Luis, Ricardo no lo heredó en absoluto, no. Debio de encontrar todo un alivio en el hecho de poder utilizar esa excusa para no casarse con la princesa de Francia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Jiji...no me extraña que el hijo ya no quisiera casarse con la joven francesa, madame. Una historia realmente apasionante. Un placer aprender con vos. Besitos!

    ResponderEliminar
  8. No hubiera querido casarse de todos modos, pero al menos así tuvo la excusa perfecta para no hacerlo. Lastima que despues tuvo que casarse con otra, de eso se encargó su madre.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  9. Los Plantagenet, época curiosa en la historia británica. La leyenda se encargó de encumbrar un reinado breve y poco relevante, el de Ricardo Corazón de León, más conocido por sus andanzas fallidas en la III Cruzada, elevado a la categoría de mito nacional por obra y gracia de la imaginación popular, la literatura y el cine, con infinidad de versiones, aunque para mí la mejor es la de Errol Flynn.

    ResponderEliminar
  10. Ah, si, la de Errol Flynn es fantastica!
    Como me gustan esas viejas peliculas de aventuras.
    Y buen favor le hicieron a Ricardo, en efecto. Mi opinion sobre él no es precisamente la misma que en la literatura y el cine.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Si no me equivoco, la historia de Enrique II y Leonor de Aquitania es la protagonista de la película "El león en invierno"; fantástica y amena manera de acercarse a este periodo histórico, con un reparto espectacular; para quien no la haya visto, se la recomiendo vivamente.
    Un placer visitarla madame, siempre es una sorpresa.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Ah, pues tambien esa la he visto, y me encanta.
    Qué dialogos tiene, y que grandes interpretaciones.
    Me han entrado ganas de darle un repaso.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  13. He recordado la maravillosa película "El león en invierno" sobre este rey. La verdad es que con Leonor de Aquitania se portó rematadamente mal, teniéndola recluída durante muchos años. Con todo, es un personaje fascinante. Y, según parece, la leyenda de Arturo se creó en la corte de Aquitania precisamente para "legitimar" el acceso del rey al trono inglés. Besitos, dama, me ha encantado esta entrada. ¿Dónde está la tumba de Enrique y Leonor?

    ResponderEliminar
  14. Estan en la abadía de Fontevraud, en Anjou. Y Ricardo esta con ellos.
    Si, no se portó nada bien con Leonor, es cierto, pero no hay que olvidar que ella tampoco era un alma cándida, y que conspiraba con sus hijos en su contra. Imaginese que se hubiera casado con el octavo enrique en vez de con el segundo!

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  15. Anda, a todos nos ha venido a la memoria la misma película. Por desgracia no la he visto (guau, Peter O'Toole, Katharine Hepburn, Anthony Hopkins ¡de joven!), pero sí conozco la banda sonora, de John Barry, y me encanta. Regis regum rectissimi...

    ResponderEliminar
  16. Ah, pues si es usted aficionado al cine historico, se la recomiendo. Con ese reparto nada puede salir mal.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  17. Terrible lo que le ocurrió con sus propios hijos. Ya veo que Shakespeare tuvo bastante materia donde tomar apuntes para su rey Lear.

    ResponderEliminar
  18. hola!
    pasaba a invitarte a mi caja..
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Lo que estoy aprendiendo de historia en este blog.
    No conocía nada de este Real señor de ojos claros
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Pues monsieur Andres, al final no se sabe si es mejor dejarles la herencia en vida, o arriesgarse a que se impacienten por cobrarla y decidan adelantar la muerte de su padre para ello. Pero cuantas veces se ha repetido de un modo o de otro esa historia!

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Ya veo, monsieur Allek.
    Así sin mirar apuesto que será usted un poeta.
    Ahora pasaré a comprobarlo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Este real señor, su esposa y sus hijos me resultan apasionantes, monsieur.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola!
    Nunca había tenido la oportunidad de comentarte, pero al hilo de los Plantagenet me decido a ello. ^^
    En primer lugar, enhorabuena por el blog, es la mar de interesante. Segundo, que gracias por hablar un poco de Enrique y su familia, aunque entre ellos nadie me llama la atención tanto como Leonor de Aquitania. ¡Una figura de las más fascinantes de la Edad Media y de toda la Historia! Inteligente y, digamos que un pelín malvada, eran tal para cual. Por eso me encanta su relación tan bien ilustrada en "El león en invierno." ¡Siendo un alma cándida no llegas a ser dos veces reina! ;) Por cierto, hace poquísimo se editó en España en Acantilado la biografía que le dedicó Régine Pernoud, una maravilla.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  24. Un personaje fascinante, en efecto, el de Leonor de Aquitania. De esos que merecen un blog para ella sola. Uno de los personajes femeninos mas atrapantes de la historia.

    Gracias por su visita, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Este verano me he paseado por l´Anjou , le Maine y la Tourraine . He visitado todos los Castillos del Loire que he podido ....una maravilla.
    He pensado muchas veces en vos, Madame!

    Bisous de Malaga ( he vuelto esta mañana , en cuanto puedo cuento algo en mi blog.)

    ResponderEliminar
  26. Uy, pues que lugar tan bonito para que se acuerden de mi, madame. Me encantan los castillos del Loira. Son a cada cual más bonito.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Alguien podria contarme la historia del escudo de armas con los tres leones y su significado?

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, no había visto su comentario.
      El origen de los tres leones se remonta a cuando Enrique I se casó con Adela, cuyo padre también tenía un león en su escudo, por lo que Enrique I lo agregó al suyo para que ya fueran dos. El tercer león apareció cuando Enrique II contrajo matrimonio con Leonor de Aquitania, que por cierto, también poseía un león en su insignia familiar, pero no fue él, sino su hijo, Ricardo Corazón de León, quien lo incorporó a los otros dos ya existentes como símbolo del trono.

      Buenas noches.

      Bisous

      Eliminar
  28. Madame puede escribir sobre Leonor de Aquitania? Nunca escuché nada sobre ella. Estas historias son poco conocidas en América. La historia de Europa se la estudia a grandes rasgos, sin profundidad y sin mayor interés. Me imagino que será igual para ustedes que yo les hable de la princesa Inca conocida como la Pivihuarmi o la Perricholi, etc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escrito varios artículos sobre ella en este blog. Realmente es un personaje fascinante y seguramente una de las mujeres más influyentes en su época.

      Gracias, Pilar.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)