jueves, 3 de septiembre de 2009

Las Hogueras del Temple


-->
El Gran Maestre Jacques de Molay, el Gran Visitador Hugo de Pairaud y el Comendador de Normandía Godofredo de Charnat seguían en prisión siete años después de iniciarse el proceso contra la Orden del Temple. El lunes 18 de marzo de 1314 los legados pontificios les leyeron la sentencia en la que se les perdonaban sus errores. Los inculpados se irguieron ante el cardenal Albano y proclamaron su inocencia, retractándose de todas las confesiones hechas bajo tortura. Sólo el Gran Visitador guardó silencio. Tal actitud hizo que el cardenal los abandonara como relapsos al brazo secular y la noche del mismo día, sin pérdida de tiempo, el rey de Francia, Felipe IV, los enviara a la hoguera.

Los caballeros Templarios avanzaron hacia la muerte, uniendo así su destino al de tantos otros como les habían precedido desde abril de 1310, cuando otros 54 habían sido conducidos a la hoguera por orden del rey. Desde entonces no habían dejado de ser condenados por toda Francia. Ahora le había llegado el turno a su Gran Maestre, que iba a ser quemado vivo en la isla que existe sobre el Sena, entonces llamada Isla de Bouvierm y hoy Île de la cité, en la esquina conocida en la actualidad como plaza del Verde Galante en honor a Enrique IV.
Mezclado entre la muchedumbre que asistía a la impresionante culminación del drama, se encontraba el poeta Godofredo de París, que nos dejó el siguiente relato:
“El Gran Maestre, cuando vio el fuego preparado, se despojó de todos sus vestidos sin vacilación. Empezó a andar lentamente, totalmente desnudo y con sereno semblante, sin temblar ni alterarse en absoluto a pesar de que pretendían arrastrarle y empujarle fuerte. Le ataron a un poste y le ligaron las manos con una cuerda, momento en que se oyó su voz por primera vez diciendo a los verdugos:

—Dejadme unir un poco las manos, ya que éste es el mejor momento para ello.

Luego se dirigió a los circundantes y añadió:

—Voy a morir enseguida, y Dios sabe que sin motivo. Predigo que no tardará en caer el rayo divino sobre quienes nos condenan sin justicia. Muero en esta convicción.

Se dirigió de nuevo a los verdugos añadiendo:

—Ahora, amigos, os pido que volváis mi rostro hacia Notre Dame.

Se le concedió lo que pedía y prendida la hoguera la muerte le llegó tan dulcemente en esa posición que todos los asistentes quedaron maravillados.”
Castillo Templario, Ponferrada (España)

De ahí arranca la leyenda de la maldición templaria, alimentada por algunas coincidencias: un mes después de que Jacques de Molay ardiera en la hoguera, el Papa Clemente V moría en Provenza, víctima de una nefritis. El médico español Arnaldo de Vilanova, reclamado urgentemente para asistirlo, naufragó antes de poder llegar a su cabecera. La estatua de Clemente V fue puesta sobre el pórtico de la catedral de Burdeos. Tiempo después aparecía con la mano derecha arrancada, como antaño se hacía con los parricidas.
El rey Felipe de Francia moría ese mismo año en Fontainebleau. Sobre su muerte existen dos versiones: una, la más legendaria, que fue envenenado; otra, más digna de crédito, que fue derribado y herido por un jabalí mientras cazaba, ocasionándole un derrame cerebral. El ministro que se encargó de la acusación a los Templarios, Guillermo de Nogaret, había fallecido un año antes.


Bibliografía:
El enigma de los Templarios – Vignati Peralta

29 comentarios:

  1. Te adoro porque se te nota documentada sobre lo que escribes. Tu dominio de la materia te permite jugar con ella para hacerla más atractiva. He disfrutado mucho con todos tus posts (y lo que me queda por gozar). Con tu blog se presentan ante mí unas perspectivas muy halagüeñas.

    ResponderEliminar
  2. Monsieur es demasiado indulgente con la dame masquée, por lo cual le doy las gracias.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Mi madre que valentia yo lo unico que seria capaz de hacer si me dicen que voy a morir quemada es correr y gritar como una posesa jiji
    Besitos Madame y buenas noches

    ResponderEliminar
  4. A mi me llevarian desmayada, supongo, madame, que aunque una sea medio mosquetera... caramba, lo de la hoguera es demasiado!

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Lo de morir dulcemente no termino de creérmelo mucho... que mostrara la entereza que se cuenta si que lo veo más posible, lo que es indudable es que en ese momento pasaron a la leyenda que aun hoy casi 700 años después los sigue envolviendo.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco lo creo, monsieur. Es incompatible la dulzura con el olor acre del humo de la hoguera y con todos los pensamientos tan poco agradables que debian de llenar su mente al acordarse del rey y del papa.
    Pero los poetas, monsieur, se ve que encuentran dulzura por doquier.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Vaya manía que cogieron con mandar a la hoguera no sólo a los herejes sino a todo bicho viviente que hiciera sombra al orden establecido. Estos templarios, con su halo de misterio y leyenda, mitad monjes mitad soldados, han dado pie a mil historias. Que fueron perseguidos por orden papal es bastante cierto. Lo indican numerosas fuentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen post! Es muy agradable contemplar que todavía hay personas que le confieren importancia a las fuentes a la hora de acercarnos a la Historia. Por otra parte es cierto que las fuentes tienden a exagerar pero no debe asombrarnos la entereza de unos hombres que, recordemos, dedicaban su vida al combate. Aparte de esto solo volver a felicitar a la autora e indicarle que me sumo a los, por lo que veo, numerosos seguidores. Un saludo mademoiselle

    ResponderEliminar
  9. Sí, así es, y hace solo un par de años que el Vaticano publicó una especie de exculpación del Temple. Consta también que todo se hizo a pesar de que Clemente nunca creyó en la culpabilidad de la Orden, pero cedió ante las presiones de Felipe, lo que es doblemente tremendo.
    De todos modos, solo en el reino de Francia fueron condenados a la hoguera. En España y otros lugares fueron absueltos y pasaron a otras Ordenes.
    Las hogueras eran la moda de la epoca. A todo el mundo le gustaba mucho encenderlas, como se ve.

    Pero bueno, a lo mejor un dia de estos encontramos el tesoro de los Templarios.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  10. Ah pues muchas gracias, monsieur Bragi.
    Encantada de contar con su presencia, sea bienvenido.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Felicidades por el Blog y muy buen artículo. Las tres muertes que predijo Molay son de esas casualidades que rompen los moldes que preestablecemos los historiadores, para definir ciertos periodos.

    Como comentas también hay desconocimiento con respecto a lo que sucedió con los templarios en otras zonas, exceptuando Escocia, donde el proceso es relativamente bien conocido; habrá que investigar!

    ResponderEliminar
  12. Mucho gusto, monsieur Uthegal, creo que compañero de Bragi. Bienvenido.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Qué interesante estas historias de damas, reyes, reinas y caballeros que el viento, la república o los años se llevaron.

    "Fuego camina conmigo"

    Sin embargo cuesta creer que, en las llamas, alguien pueda ser como el poeta dijo para al menos tener una bonita leyenda... oh, acabo de ver la cita de Óscar Wilde; quizás eso fuera... reescribir la historia para que los aviones, un día, crean que sí pueden volar... mas o menos como el arte, recresas las cosas un grado mejor de lo que son y, con el tiempo, alguien se las cree y la misma realidad da ese reflejo, produciendo el cambio.

    Saludos sin corona ni en los bares

    ResponderEliminar
  14. Saludos, monsieur. Me alegra que no este usted ya en el bar a estas horas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Madame, que interesante este artículo. Uno de mis temas favoritos de novela histórica. Y tiene el detalle de señalar el castillo de Ponferrada, donde tengo parte de mi corazón.

    Buen día, madame.

    ResponderEliminar
  16. Madame, la verdad que la historia de los Templarios resulta aun tan llena de misterio que es fascinante, tanto como ese castillo que elegí para ilustrar el texto, porque me parece uno de los mas especiales.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Con la iglesia hemos topado, esas envidias al poder y riquezas de los templarios, llevaron a su persecución y eliminación.
    Siempre hay mediocres que no soportan la valía de otros.
    Interesante texto como todos lo suyos; y como leonés, gracias por la foto del castillo de Ponferrada.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Ah, mire, tiene usted cerquita el castillo. La de veces que habra paseado usted junto a él, reviviendo esas viejas y apasionantes historias de templarios.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me encantan las historias de los caballeros del Temple, madame.
    Ignoraba lo de la maldición. Me ha recordado a la maldición de Tutankamon.

    Que paséis una preciosa noche de viernes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Si, pero no tan letal como la del faraon, jiji.
    Hay una serie de novelas de Maurice Druon, Los reyes malditos, en los que cuenta todo eso de los templarios y la maldicion del gran maestre. Son entretenidisimos, aunque no conviene perder de vista que son solo novelas.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Nos deja con la duda de si la coincidencia en el tiempo de las muertes de tantos personajes fue normal o provocado por la maldición... Yo, que no creo en las maldiciones, pienso que las reflexiones al respecto se hacen con posterioridad y por eso surgen las leyendas, pero siempre a posteriori. En resumen, unos hechos normales se toman como consecuencia de una causa buscada con posterioridad.

    Besos y buen sábado

    ResponderEliminar
  22. Panda de herejes... Venga, que suelten el tesoro que tienen escondido...

    ResponderEliminar
  23. Un tema apasionante, madame. Y una de las grandes injusticias de la Historia, también. Al menos Jacques de Molay no se equivocó y los culpables recibieron su castigo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Le respondo desde este otro blog, madame Carmen, espero que no le importe.
    Tiene razón, yo también pienso que las maldiciones suelen surgir posteriormente al ver las coincidencias. Llegó a decirse que el gran maestre los habia emplazado a comparecer ante el tribunal de Dios en el plazo de un año, lo cual tampoco es exactamente lo que dice Godofredo de París. Pero ya se sabe, se va exagerando y al final se hace una bola muy grande.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  25. Monsieur Mannelig, si tiene usted alguna pista sobre el tesoro, comuniquenosla y formamos un equipo que parta en su busca. Cualquier motivo es bueno para volver a vestirse de Indiana Jones.

    Disculpe que le responda desde aquí.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Sí, madame Ana, y uno de los episodios que mas misterios guarda, de ahi que me entusiasme.

    feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Mme. recibi su mail. gracias por la información.Una entrada muy especial, para mi que me interesa muchísimo éste tema.
    Un gran abrazo
    besos Isthar

    ResponderEliminar
  28. Los templarios siempre resultan apasionantes.
    Y siento no haber podido darle mejores noticias, pero asi estan las cosas por el momento.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Felicidades por el blog, muy interesante està supèr, saludos !!!

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)