domingo, 20 de septiembre de 2009

La Universidad Medieval


Las universidades europeas tienen por punto de partida las fundaciones de escuelas superiores que emprendió Carlomagno, asesorado por el sabio monje Alcuino. Entre ellas la más próspera fue la de París. En Notre-Dame se reunió un claustro prestigioso y célebre, en el que destacó la figura de Guillermo de Champeaux, pronto superado y sustituido por Abelardo. Éste sería el auténtico fundador del barrio latino de París (así llamado porque era el de los estudiantes, que hablaban latín, la lengua culta). Abelardo, para salir de la jurisdicción del obispo, determinó ir a dar sus clases fuera de la ciudad de entonces, en lo que acabaría siendo el barrio de los estudiantes y las tabernas.


Parecidos acontecimientos ocurrían por aquellas fechas en otras ciudades europeas. El problema de reunir, alojar y sustentar a los estudiantes fue resuelto según el modelo de colegio, el cual adoptó las más diversas modalidades. Uno de los primeros que conocemos fue el establecido en 1180 por el ingés Josse en París, en favor de 18 estudiantes pobres. Lo instaló cerca del hospital todavía existente llamado Hôtel-Dieu, con ánimo de favorecer a los enfermos proporcionándoles la asistencia que les darían los colegiales. Para justificar su manutención, los estudiantes tenían que llevar la cruz alzada en los entierros de los enfermos y rezar cada tarde unas plegarias. Dentro de una filosofía semejante, el confesor y amigo de San Luis, Roberto Sorbon, fundó su propio colegio, germen de la posterior Sorbona.


A comienzos del siglo XIII los maestros y los alumnos de las diversas escuelas de París acordaron integrarse en una corporación abstracta que las reuniera, y a la cual se dio el nombre de universidad, precisamente con el afán de subrayar su alcance general y global. El rey Felipe Augusto convino en que fuera una entidad autónoma y le reconoció un estatus privilegiado, que sería ampliado y robustecido por otros reyes. El Papa se convertía en garante y custodio. La universidad adquirió capacidad de conferir grados académicos, gobernarse a sí misma y defender su propio orden.


La institución estaba convencida de que debía ser una Alma Mater, y para cumplir tal cometido se comprometió a defender a los estudiantes contra los abusos de los caseros y hospederos que los alojaban. El papa Gregorio IX, de acuerdo con el rey San Luis, se interesó en establecer un ordenamiento de la cuestión. En París se constituyó una comisión formada por dos ciudadanos y dos profesores para fijar el precio de los alquileres. El propietario tenía que acatar sus normas; de no hacerlo, su casa sería dada de baja durante cinco años del censo de las alquilables.


Los estudiantes eran dispensados de los pagos de aduanas y peajes y sus equipajes estaban bajo protección. Tenían derecho a llevar armas, y no se mostraron cortos ni perezosos en usarlas. El componente clerical de la institución dio base a que pudieran llevar traje eclesiástico, con lo cual participaban del respeto que se prestaba a la Iglesia.


Mapa con las universidades medievales


Desde época muy remota, cualquier población que presumiera de tener instituciones universitarias sabía que lo habría que pagar con turbulencias, desórdenes, delitos y desvergüenzas de todos los tamaños por parte de unos estudiantes tan protegidos y casi con licencia para cometer toda clase de desafueros. Se hicieron célebres los tumultos del año 1200 en París, comenzados en el local de un tabernero a cuya hija querían ofender ciertos estudiantes. La riña trascendió a la calle, luego al barrio y más tarde a la ciudad entera; acudieron burgueses, prebostes y guardias. Cinco estudiantes perdieron la vida. Los regentes de la universidad se quejaron al rey y amenazaron con una huelga. El rey Felipe Augusto los atendió, decretó que los estudiantes estuvieran exentos de la jurisdicción ordinaria y los remitió a la eclesiástica. Tanto el monarca como los burgueses se estremecieron ante la amenaza de trasladar los estudios fuera de París. Multitud de gente de todos los oficios vivía de ellos, desde los encuadernadores hasta las prostitutas.


Menos de 30 años más tarde se repitió el conflicto en París, esta vez para preocupación de Blanca de Castilla, regente por cuenta de su hijo, el futuro San Luis. Los desórdenes comenzaron otra vez en una taberna y la regente, de acuerdo con el obispo, ordenó detener a los culpables. Fueron muertos dos estudiantes y la universidad decidió marcharse de París. Tuvo que intervenir el Papa a fin de poner paz y transcurrieron dos años llenos de debates y negociaciones. La bula Parens Scientiarum del Papa Gregorio IX señaló el fin de la crisis y al mismo tiempo reafirmó y perfiló la institución universitaria y sus privilegios.



Continuará


28 comentarios:

  1. Buena entrada, madame.
    Además de las Universidades cristianas como la de Salamanca, Bolonia, París, etc. se me ocurre hacer una pequeña aportación para añadir las que trajeron los árabes cuando controlaron el Mediterráneo, institución procedente de las antiguas escuelas coránicas o madrazas, como la Universidad de Córdoba, donde se cuenta que existía una enorme biblioteca y un observatorio astronómico.
    Todo sea por el saber.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, monsieur. Ademas la de Cordoba es muy anterior a estas, incluso.
    Pero tanto esta entrada como la siguiente estara dedicada a las universidades creadas siguiendo el modelo europeo de la sorbona, asi como a la vida estudiantil que llevaba aparejada, y que no tenia desperdicio.
    Luego llaman gamberros a los de ahora!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Interesante entrada sobre la que ha sido, sin duda alguna, la institución europea que más éxito ha tenido fuera de Europa, la podemos desde los países islámicos hasta el extremo oriente (junto, claro está, otras instituciones educativas como las citadas madrasas); y la que mayor desarrollo ha sufrido a lo largo del tiempo sin perder, sin embargo, parte de su esencia.
    1 saludo madame

    ResponderEliminar
  4. Asi es, yo creo que aun conserva parte de su esencia, de su antigua personalidad. Aunque afortunadamente algunas cosas se han moderado un poquito. Los estudiantes ya no tienen tanto poder, aunque sigan siendo capaces de armar un mayo francés en cualquier momento.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tema Madame!! Yo hace tiempo he realizado algunas lecturas sobre las universidades medievales y si, es verdad habían varios actos vandálicos por parte de los estudiantes, tanto poder puede corromper a muchos, hasta a los que presumen de tener gran formación académica.

    Y como los libros eran muy caros en ese entonces no todos podian comprarlos obviamente y el profesor leía en voz alta el libro de turno durante las clases.

    Esperaré ansiosa la segunda parte Madame!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Asi es, madame. Algo de eso veremos tambien el proximo dia. Espero que sea igualmente de su agrado.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. O sea, madame, que ya había estudiantes traviesos entonces. Ahora caigo que en algunos pasajes de "El Buscón" de Quevedo, aunque es algo posterior, se describen gamberradas que hacían los estudiantes sobre todo a los novatos, como envolverlos en una nube de escupitajos al grito de "nuevo".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Ay, que me muero! Jijiji, habia que pensarselo dos veces antes de apuntarse a la universidad! Eso sí que debian de ser novatadas, aunque en muchos sitios se empeñan en seguir cultivando ese espiritu.

    ResponderEliminar
  9. Tampoco ha cambiado tanto la Universidad: altos anhelos y tristes realidades. Recuerdo mi primer día de clase, emocionado por entrar en el templo del saber... y encontrarme con unos 400 pipiolos amontonados en una clase con cabida para 100 como mucho.
    Eso sí, ya estábamos bajo la jurisdición ordinaria.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  10. En la primera universidad en la que yo estuve tal parecia que no estuvieramos bajo jurisdiccion ninguna, ni ordinaria ni extraordinaria.
    Pero bueno, monsieur, las realidades a veces no son tristes.

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Madame,

    tengo un amigo profesor de Universidad que sin duda añoraría esos momentos medievales de prestigio y ese afán por saber por encima de todo... Yo recuerdo el primer día... con la novatada correspondiente. Pero la mejor etapa de mi vida en casi todos los aspectos.

    Que descanse.

    ResponderEliminar
  12. Otro día que me voy a la cama entretenido. La próxima vez que juegue al trivial y me salgan preguntas de historia, voy a arrasar gracias a usted, madame.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, conmigo se portaron bien y no hubo novatada, afortunadamente. No me gustaría.
    Pero tenia que ser increible la vida del estudiante en esos tiempos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Monsieur Mannelig, ni que usted necesitara para algo mi blog, con la biblioteca que tiene! Si siempre tiene todos los libros a mano!
    Suerte con esa partidita, monsieur, y buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Interesante entrada la que traes hoy. Fueron el centro del pensamiento de su época y gracias a su existencia se pudo transmitir los conocimientos aunque desde el punto de vista científico fue algo escaso, más bien fueron los musulmanes los que dieron el empujón.
    Un abrazo desde Andalucía.

    ResponderEliminar
  16. Si, la ciencia estaba en pañales, pero las universidades supusieron toda una revolucion.
    Y la vida universitaria no tenia desperdicio!

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Interasantísima entrada. No todo en la edad media eran entresijos y conspiraciones, sino que también había lugar para otras cosas más cotidianas y que son menos conocidas. Y desde luego una satisfacción saber que el afán por el conocimiento es algo predominante en el hombre.

    Las imágenes me han encantado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Asi es, madame, ese ansia por saber nos ha rescatado del abismo muchas veces. Esperemos que al final predomine sobre la barbarie.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Es curioso ver como nuestras universidades actuales tienen su origen en el Medievo, y la mayor parte de ellas, sigue conservando el nombre de la persona que la fundó siglos atrás

    Un gran artículo y muy bien redactado. Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Si, resulta curioso que los templos del saber tengan su origen en la era más oscura, como fue la edad media. Contrastes de la Historia.

    Feliz lunes, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Es importante el dato de la independencia concedida a la universidad, una independencia que a lo largo del tiempo ha dado muchos quebraderos de cabeza a los gobernantes....

    ResponderEliminar
  22. Y tantos! Menudas situaciones llegaron a generarse, con amenazas de llevarse la universidad a otra parte y todo.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Me ha encantado el post, no tardes mucho en colgar la continuación.

    Lo que han cambiado ciertas cosas, la educación, el modo, el respeto y todas esas cosas que están de moda hoy. Pero esas reyertas, tendrán algo que ver o el llamdo botellón??

    besossss

    ResponderEliminar
  24. Interesante. Y me uno a lo que la mayoría piensa: ¡cuanto han cambiado las cosas! Unas para bien y otras para mal, claro está.

    Bon nuit, Madame

    ResponderEliminar
  25. Ay, madame, lo que pasa que ahora el botellon se ha generalizado tanto que participan tambien en el gente que aun esta en la escuela, o gente que no estudia precisamente.
    Pero menudos botellones los que debian de hacer entonces, aunque los llamaran de otro modo.

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. Si, algunas tradiciones apetece recuperarlas, pero otras mejor dejarlas atras cuanto antes.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Ya veo que los alumnos de la ESO actual no son los únicos de la historia en estar sobreprotegidos y a su aire.

    ResponderEliminar
  28. Es verdad, monsieur, jiji, consuelese pensando que hubo tiempos peores.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)