lunes, 7 de septiembre de 2009

El matrimonio de Alfonso el Batallador


El infante Sancho, heredero de Castilla, había muerto siendo apenas un niño en la batalla de Uclés, en Cuenca, en el año 1108, con lo que el reino había quedado sin sucesión masculina. El rey, Alfonso VI, no vio otra alternativa que buscarle a su hija Urraca un marido capaz de resolver el problema. Ella era la joven viuda del conde Raimundo de Borgoña, con el que había tenido un hijo que sería el futuro Alfonso VII el Emperador, pero que en estos momentos era aún muy pequeño.


El elegido tenía que ser un caballero comprometido con la causa cristiana y guerrero infatigable para enfrentarse al ejército almorávide que amenazaba las fronteras castellanas. Había muy pocos candidatos capaces de enfrentarse a la difícil misión, por lo que pronto se pensó en Alfonso de Aragón, que tenía un brillante historial militar y además estaba soltero y sin compromiso.


Pero había algunas sombras en la personalidad de Alfonso: tenía 36 años y no se le conocían aventuras amorosas ni hijos bastardos, circunstancia que llamaba la atención. Educado en el Monasterio de San Pedro de Siresa, en un ambiente extremadamente religioso, e influido por el espíritu de cruzada, la Historia le ha acusado de misógino y de huir de las mujeres, pero algunos autores han querido ver en el comportamiento del rey aragonés una inclinación homosexual para explicar su alejamiento del matrimonio y de las relaciones conyugales.


—Un verdadero soldado debe vivir con hombres y no con mujeres —llegó a decir en cierta ocasión cuando le propusieron que eligiera de concubina a la hija de un jefe musulmán.


Ante esta dudosa conducta, los juristas castellanos redactaron un contrato de bodas en diciembre de 1109, mencionando los compromisos del marido si no mantenía decorosamente a su mujer. Las cláusulas finales de la escritura ponían en duda el futuro del casamiento por la fama del rey y por el carácter contrario de la reina, mujer caprichosa, voluble y poco dotada para el gobierno.


Los términos del enlace no gustaron en algunos ambientes de la nobleza, reacios a que un aragonés tomara decisiones sobre sus tierras. En Galicia, el conde Pedro de Traba, hombre fuerte del territorio, defendía la candidatura al trono de Alfonso Raimúndez, el hijo de Urraca, cuyos derechos se veían ahora amenazados por la posible descendencia de su madre con el rey de Aragón. Otros que andaban preocupados eran los condes de Portugal: Teresa (hermana bastarda de Urraca) y Enrique de Borgoña, que en su día soñaron con repartirse la herencia del rey de Castilla y que ahora entendían que Urraca podía ser la gobernadora de media España, es decir, de Aragón, Navarra, Castilla y León, “desde los montes Pirineos hasta la vuelta del océano”, como cita un viejo documento. Por aquel entonces Portugal no era independiente, sino vasallo de Castilla y de los ataques musulmanes.



El caso es que el matrimonio se fue deteriorando poco a poco por múltiples factores personales y sociales. Por un lado los caracteres de la pareja eran antagónicos; por otro, las relaciones afectivas e íntimas no debieron existir. Además, cada uno quería imponer su criterio en determinados temas como las competencias territoriales de sus reinos. Durante algún tiempo Alfonso invadió tierras soberanas de condes y nobles castellanos, gallegos y leoneses, colocando para su gobierno a gentes de confianza, aunque fueran aragoneses, lo que fue incrementando la enemistad que provocaba en Castilla. Los castellanos, sintiendo que perdían poder en la corte, comenzaron a conspirar contra el rey, de modo que los siguientes años transcurrieron en un continuo estado de tensión militar. Los musulmanes intentaron aprovechar la situación para lanzar un ataque contra los territorios cristianos, asunto que concluyó con la victoria de Alfonso el Batallador sobre al-Mustain, rey de la taifa de Zaragoza, en la batalla de Valtierra en 1110.


Los descontentos presionaron al Papa para que anulara el matrimonio, basándose en la consanguinidad, por ser los dos biznietos de Sancho el Mayor. En 1112 Pascual II declaró la nulidad, amenazándolos con la excomunión si insistían en permanecer juntos. Alfonso, profundamente religioso, acabó por repudiar definitivamente a Urraca, si bien se resistió mucho a ello, empeñado en la unificación por vía matrimonial de los reinos de Castilla y León con el de Aragón.




Bibliografía:

Apodos reales – Javier Leralta


29 comentarios:

  1. Madame,

    que acertada entrada, habéis pensado en mi: me encanta la historia medieval española.

    El noble rey Alfonso sí debió de ser muy amante del varonil juego de la guerra, ya que legó su reino a las Órdenes militares.

    Le deseo una buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Hubiera sido un buen momento para la unión dinástica de los reinos, ya que seguramente no se hubiera perdido la unidad peninsular, pero las ambiciones personales de unos y otros ...

    En cuanto a la orientación sexual del rey, la verdad es que guarda muchas simetrías con las del rey Ricardo de Inglaterra, excepto en el fervor religioso... no se si sería fachada o no... la duda quedará para siempre...

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Madame,

    Perdone la ausencia de estos últimos días, nuevamente estuve disfrutando de una semanita de vacaciones!

    Que alegría conocer más a fondo la trayectoria de un paisano mío! Pero, fijate desconocía por completo que Alfonso el Batallador no hubiera tenido descendencia ni escarceos amorosos, y realmente es un tanto extraño que así lo fuera, en una época en que los monarcas estaban rodeados de concumbinas. Como afirma José Luís, su carácter se parecía bastante a Ricardo Corazón de León.

    El reinado de su hermano, Ramiro el Monje, se haría conocido por la famosa leyenda de la "Campana de Huesca". Pero esto ya es otro cantar.

    Besos Madame

    ResponderEliminar
  4. Si, madame Negrevernis, fue peculiar hasta la muerte con esas cuestiones.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Monsieur Jose Luis, en efecto recuerda mucho a Ricardo en ese aspecto de evitar las mujeres y ansiar marcharse con los ejercitos siempre a alguna parte, pero creo que ahi termina el parecido entre ambos caracteres.
    El momento hubiera sido optimo para la unificacion, desde luego. Y el estaba empeñado. Lastima que se llevaran tan mal.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Gracias, madame Kassiopea, espero que este usted poniendose las pilas ya!

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Estremecedora la historia de su hermano realmente, madame. Una de esas que me marcaron de niña.

    Madame, que suerte haber tenido ahora otra semanita de vacaciones. Para mi lamentablemente se han terminado, y ya no dispongo de tanto tiempo.

    Bienvenida de regreso, lady Caroline.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que aquí chocaron dos caracteres muy fuertes y por eso el matrimonio no funcionó. No supieron complementarse el uno al otro. Lo que no sabía era la posible homosexualidad de Alfonso de Aragón

    Un saludo Madame

    ResponderEliminar
  9. Buena entrada y esclarecedora.
    Desconocía esa faceta del rey de Aragón.
    En aquella época estaba mal visto que la gente saliera del armario; pero mira por donde que nuestro famoso y aguerrido Alfonso, "Fonsi" para los amigos, era presuntamente gay. Sorpresas que da la vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sí que chocaron,en efecto, lady María. Encuentro apasionante seguir esos choques de sus fuertes caracteres. Uno de esos temas que me gustaría estudiar mas.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Uf, imaginese a un aguerrido caballero castellano saliendo del armario! Eso sí que debía de ser tremendo. Entonces no sé si Fonsi tenía ese problemilla o era simplemente una especie de Templario frustrado. No hay que olvidar que a su muerte lo dejó todo en su testamento a las ordenes militares, como apunta madame Negrevernis. Vamos, ya era vocacion.
    De todos modos, no parece que le gustaran mucho las mujeres, no.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Ji, ji..si es que no se puede ir contra la naturaleza, madame. Ni aunque haya reinos de por medio...Un besito!

    ResponderEliminar
  13. Anda que menuda la armó a su muerte, con tanta castidad como se empeñó en practicar. Y encima tenía un hermano algo peculiar tambien. Menudo entuerto, madame.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que ha sido un artículo esclarecedor. Y con referencia a la homosexualidad de Alfonso es bastante posible que sea cierto, en cierta manera se hace sorprendente pero ello es por el hecho de que la historiografia tradicional ha pasado de puntillas sobre este tipo de asuntos pero, actualmente, se incide bastante en ellos del mismo modo que se tiende a resaltar el papel de la mujer u a otros elementos siendo el estudio del pasado, en cierto sentido, un reflejo de la situación actual.Todo ello lleva a que veamos con una nueva luz a personajes como este. Este post es un claro ejemplo de como se va reescribiendo la Historia. Un saludo mademoiselle.

    ResponderEliminar
  15. Lamentablemente la mayoria de las veces lo unico que podemos hacer es especular y proponer. La verdad permanece sellada, y temo que en la mayoria de los casos nunca salga a la luz.

    Feliz lunes, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame, tengo para vos un premio en reconocimiento por tu labor, MERCI BEAUCOUP PAR TOUT, j´attend que tu es hereusse. :-)
    Pasa por mi blog a buscarlo
    http://sagaland.blogspot.com/
    NOTTWULFA

    ResponderEliminar
  17. Madame, muchisimas gracias, ahora mismo paso.

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Es curiosa esa insistencia de El Batallador en mantener el matrimonio con Urraca. Podían haber hecho otra clase de contrato ¿no? De todos modos, él fue muy cruel si no consumó el matrimonio, porque esa es una de las peores burlas que un cónyuge puede hacer a otro. Una entrada estupenda, querida amiga.

    ResponderEliminar
  19. Me temo que en la epoca lo unico que le daba derecho a reinar en Castilla era el matrimonio con la reina, y no cabía alternativa. Claro que esa unificacion que él buscaba no veo cómo podria hacerse sin que hubiera un heredero hijo de ambos, y el parece no haberse mostrado nunca bien dispuesto hacia ese tema. A veces me planteo si en realidad no tendría sus problemillas de impotencia, que él trataría de ocultar.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Hace un par de años leí una biografía de la reina Urraca, la mujer de Alfonso, escrita por Mª de Carmen Pallares y Ermelindo Portela (Editorial Nerea). Parece ser que las opiniones negativas sobre su capacidad para el gobierno nos han sido en realidad legadas por sus adversarios, en una época en que la condición de mujer no estaba bien vista para esos menesteres. Al menos, la actitud del rey Alfonso hacia ella se describe en sus propias palabras, conservadas en una crónica, la Historia Compostelana:

    "Cuáles y cuántas deshonras, dolores y tormentos padecí mientras estuve con él, ninguno mejor que tu prudencia lo sabe, pues no sólo me deshonraba continuamente con torpes palabras, sino que toda persona noble ha de lamentar que muchas veces mi rostro haya sido manchado con sus sucias manos y que yo haya sido golpeada con su pie".

    Menuda joya de rey...

    ResponderEliminar
  21. Pues no se, monsieur, es posible que la vision de sus enemigos haya llegado hasta hoy, pero a mí ella me parece un completo desastre. A quien se le ocurre, por ejemplo, después de lograr reconciliarse con su esposo, permitir acto seguido que su hijo fuera proclamado rey de Galicia. Caramba, con la edad que tenía el chiquillo bien hubiera podido esperar un poco. Y no era el momento mas adecuado precisamente.
    No se terminó la guerra civil hasta que ella murio, con lo cual muy habilmente no debía de manejar sus poderes, fueran muchos o pocos.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Oiga, monsieur, a todo esto, no se sabrá usted el fragmento de memoria, no? No me asuste!

    ResponderEliminar
  23. Cuando entro en su blog lo hago movido por el hambre de saber, pero luego no sé qué decir ante tanta pulcritud y fulgor, mademoiselle.

    ResponderEliminar
  24. Ay, monsieur Andres, espero que no acabe usted por encontrarse aqui un plato que se le indigeste!
    Muchas gracias por su amable presencia siempre, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Ay que sobresalto, monsieur Mannelig. Me quedé pensando que o se sabia usted el libro de memoria o me escribía desde la biblioteca publica! Pero veo que la Historia compostelana forma parte de su biblioteca personal, que debe de ser una especie de paraíso en la tierra.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  26. CREO QUE EN ALGO SE EQUIVOCAN ESTAS HISTORIAS, NO LA REPUDIO EL, FUE ELLA EN LA CATEDRAL DE lEON DELANTE DE TODO EL MUNDO, CUANDO EL LO QUISO HACER. PERDON POR MI IGNORANCIA PERO FUE ASI, Y LO LEI EN UNA HISTORIA INEDITA DE VARIOS SIGLOS.G

    ResponderEliminar
  27. Bueno, vamos a ver si me explico. Verá, las leyes de la Edad Media no contemplaban el repudio por parte de la esposa al marido. Era el esposo el único que podía repudiar. La mujer podía, a lo sumo, solicitar la separación alegando motivos de crueldad por parte de su cónyuge, pero nunca repudiar. Por tanto, cualquier declaración que una mujer hiciera al efecto, no tenía ninguna validez jurídica. Hasta que Alfonso no lo hiciera no podía formalizarse el repudio. Y él, como indicamos, tardó en hacerlo.

    Muchas gracias por su aportación, monsieur.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)