viernes, 18 de septiembre de 2009

El humor del Gran Condé

Luis II de Borbón, Príncipe de Condé

Era la época de la Fronda, durante la menor edad de Luis XIV. Algunos de los nobles más importantes de Francia habían pasado por la fortaleza de Vincennes por conspirar contra el cardenal Mazarino. Allí estuvo encerrado hasta el mismísimo duque de Beaufort, nieto de Enrique IV, al que la leyenda ha atribuido la identidad del Hombre de la Máscara de Hierro e incluso la paternidad de Luis XIV. Sin embargo, no permaneció Beaufort mucho tiempo prisionero en Vincennes, pues protagonizó una famosa fuga que hizo las delicias de los de su bando.


Ahora la prisión aguardaba la llegada de Luis de Condé y su hermano Conti. Tampoco ellos se librarían, a pesar de que eran príncipes de la sangre y además Condé se había convertido en el héroe nacional desde que ofreciera a Francia la gran victoria de Rocroi sobre los españoles. Durante la revolución de la Fronda había apoyado en un principio a la regente, y de modo muy eficaz; pero su profundo desagrado por Mazarino le había hecho acabar por cambiar de bando e intrigaba para alejarlo de Ana de Austria.


Fortaleza de Vincennes


Los prisioneros entraron en la torre de Vincennes custodiados por el conde de Comminges. Puesto que todo se había llevado tan en secreto, allí no estaban preparados para recibir a nuevos inquilinos, de manera que la guarnición no tenía camas que ofrecerles. Comminges, que iba a permanecer ocho días de guardia —curiosamente más adelante diría que los días que pasó en Vincennes junto a Condé fueron los más felices de su vida—, pidió que trajeran cartas, pues era la mejor forma de pasar la noche en esas circunstancias. Jugaron hasta que llegó la mañana, y entonces se hicieron los preparativos necesarios para albergar a los nuevos cautivos.


Cuando Comminges se despidió, preguntó si había algún libro que desearían tener. Conti respondió que le gustaría la Imitación de Jesucristo.


—¿Y Vuestra Alteza? —preguntó el conde, dirigiéndose a Luis.


—A decir verdad, monsieur —repuso él—, a mí me gustaría tener la Imitación del Duque de Beaufort.


19 comentarios:

  1. Jjejejeje No sé si esta gente era más letal con la espada o con la lengua.
    Saludos, Madame

    ResponderEliminar
  2. JEJEJE muy agudo, por que Alejandro Dumas no había nacido todavía sino seguro que hubiera pedido el Conde de Montecristo...

    ResponderEliminar
  3. El era muy letal de todos modos, sí.
    Y generalmente era serio, no se crea usted que estaba todo el tiempo haciendo gracias.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  4. Jiji, o el Condé de Montecristo. Aunque seguramente se hubiera interesado mas por los tres mosqueteros.

    Feliz fin de semana ya, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que debió de ser ameno. Y es que el humor y la camaradería no está reñida con la Historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Aparte de que el hombre de la máscara de hierro era D'Artagnan, y puede que algún gen de Luis XIV tuviera su origen en Mazarino (hipótesis de Roger MacDonald), el Gran Condé se podía haber guardado algo de su ingenio para cuando cambió de bando, y al frente del ejército español, perdió la batalla de Las Dunas. Lo más gracioso es que luego volvieran a recibirle en Versalles con los brazos abiertos...

    ResponderEliminar
  7. Pues madame Verdial, es curioso, pero yo siempre he tenido la impresión de que me aburriría mucho con ese hombre. No se a ciencia cierta por que, pero debe de estar relacionado con su caracter, demasiado melancolico.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Hombre, lo de Mazarino en principio hasta suena mas normal, sí. Lo que pasa que, lamentablemente para la hipotesis de monsieur MacDonald,no se encontraba en Francia en el momento de la concepcion de Luis XIV, como es notorio. Era un poco pronto para eso.

    Y sí, lo que era ser un principe de la sangre, que por mal que te portaras y aunque te encarcelaran y todo, luego se abrazaban y alli no habia pasado nada, pelillos a la mar.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Suculenta anécdota que saca otra vez usted, madame, de la chistera de la Historia con su varita mágica.

    ResponderEliminar
  10. Mme. mis mejores deseos son que usted esté muy bien, hoy y siempre.
    Sus comentarios son apreciados y más cuando no se tienen muchos como yo.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  11. Acerca de la hipótesis de Mazarino que comentaba antes, el susodicho autor indica que, curiosamente, Luis XIV nació en 1638, diez meses y dos días después de la supuesta noche de su concepción. Mazarino llevaría en París, como enviado de la diplomacia papal, desde 1634. Y como dicen que físicamente se parecía a Buckingham y, en voz más baja por la corte, que Luis XIII no era hetero...

    ResponderEliminar
  12. Monsieur Andres, yo las saco del corsé, por supuesto.

    Muchas gracias por su presencia, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, madame, es usted muy amable.
    Hoy me encuentro mejor, aunque aun en la incertidumbre.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Jijiji, uy, monsieur, sí, la de Buckingham es una de las teorías más divertidas: Buckingham llevaba 10 años muerto cuando nació Luis XIV! Demasiados para un embarazo, asi que cualquier parecido (que yo no encuentro en absoluto) sería mera coincidencia. Era clavadito a su madre.Tampoco se parecía nada de nada a Beaufort, aunque éste por lo menos estaba en el lugar adecuado… y vivo!

    En cuanto a Mazarino, ciertamente en el año 1634 estaba en Francia, pero en 1636, lamentablemente, viajó a Roma. No regresó a Francia hasta bastante después del nacimiento de Luis, que ya contaba un año para entonces.

    En el otro blog es donde sen tratan con pelos y señales esas cuestiones:

    http://dianademeridor.blogspot.com/2009/03/paternidad-cuestionada.html

    No me diga, cómo no voy a ser barroca, si es que esta epoca no tiene desperdicio. Cómo nos lo pasabamos!

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  15. Curiosa anécdota, madame.Me recuerda al Conde de Montecristo cuando se largó ingeniosamente de la prisión del castillo de If.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Jiji, qué más hubiera querido monsieur de Condé que largarse ingeniosamente, pero no pudo ser. Tuvo que esperar a que lo soltaran.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Y a todo esto, ¿por qué no hacen unso análisis de ADN para que todos salgamos de dudas, jejeej? Cualquier día porque como esto del mundo del corazón da para mucho, lo mismo hacen un reality show de estas cosas y se gastan un pastón en desenterrar a la gente y ver quién era hijo de cada cual.

    Muy majo este Beaufort, jugando a las cartas en prisión como si no hubiese pasado nada de nada. La nobleza se debe manterner siempre, sean cuales sean las circunstancias.

    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  18. Me refiero a que decían que Beaufort también jugaba a las cartas como Condé, jejej

    ResponderEliminar
  19. Uy, calle, calle, no les de ideas, madame, que son capaces! No ve que no conocen limite?

    Feliz sabado, madame

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)