miércoles, 30 de septiembre de 2009

El cuento de Sinué

Amenemhat I

Con el Imperio Medio se inicia la época de oro de la cultura egipcia. El jeroglífico ha sido sustituido en parte por el papiro y se cultivan diversos géneros. Es la época en la que se creó la lengua clásica egipcia, que servirá de modelo permanente, mediante un proceso de enriquecimiento del vocabulario, tomado de la lengua hablada y de una mayor perfección de los modos de expresión gramaticales. Esta lengua será copiada y ensayada por generaciones y generaciones de escribas deseosos de dominar la lengua más bella. Y gracias a estos copistas se nos ha conservado de modo preciso los textos más populares de las escuelas o casas de la vida.


Dentro de ellos encontramos las narraciones, una serie de relatos históricos o semihistóricos escritos con pretensiones literarias, con frases rebuscadas, y en muchos casos mezclando la prosa poética y la composición en verso.


Posiblemente la más famosa sea el Cuento de Sinué. Se trata de un relato de las aventuras de Sinué (o Sinuhe), cortesano del reinado de Amenemhat I. El comienzo de la narración se sitúa en el momento de la muerte violenta del rey, cuando su corregente e hijo Sesostris se encuentra en Libia con el ejército. Noticioso el príncipe de lo que ha ocurrido en palacio, regresa a Egipto, y Sinué, conocedor de algún secreto de Estado, para nosotros desconocido, emprende la huida hacia el este, pasa los muros del príncipe y allí se esconde.


Sesostris


Con acierto literario se nos cuenta que al pasar el istmo de Suez, iba tan cansado y sediento que sentía en su lengua el sabor de la muerte. Encuentra a unos beduinos que le socorren, y va de país en país, hasta Biblos y Kedenu. En sus andanzas da con Nenshi, hijo de Amu, príncipe de Retenu Superior, que ya tenía noticias suyas por los egipcios que allí vivían. Le piden noticias de Egipto y Sinué contesta disculpándose mediante un discurso enigmático en el que se inserta un himno de exaltación a la realeza compuesto en prosa poética.


Su huésped le protege y da tierras, ganado y le casa con su hija. Nuestro héroe vive muchos años entre estos semibárbaros en la tierra de Yaa, ubérrima de higos, viñas, miel, aceite y toda clase de frutas. Llegó a ser jefe de una tribu y padre de muchos hijos, ejerció la hospitalidad con todos los caminantes, fiel a las costumbres de su nueva patria. De acuerdo con ellas, protagoniza un duelo con un hombre de Retenu que vino a desafiarlo, y que cayó bajo los certeros golpes de Sinué, con lo que los bienes del beduino pasan a ser propiedad del egipcio. El relato del duelo tiene un tono épico indudable, con los circunstantes contemplando el combate.


El cuento de Sinué


Pero el rey de Egipto, Sesostris, tiene noticias de los hechos de Sinué y le manda emisarios con un decreto que se copia literalmente en el relato de la misma manera que en las tumbas se copian las cartas del faraón. El decreto alcanzó a Sinué cuando estaba en medio de su tribu, y se alegró de poder volver a Egipto. Contestó con una misiva que se copia igualmente en el relato, y emprende la marcha después de repartir sus bienes entre los hijos que quedan ahora al frente de su tribu.


Cuando llegó a Egipto fue recibido por el faraón, los grandes, toda la corte y los príncipes. La alegría de Sinué se debe fundamentalmente a que puede morir sin que se le enterrase con los bárbaros, porque el faraón le hizo donación de un bello sarcófago.


Es interesante por muchos motivos, y no es el menor la conciencia de que Egipto es el único país en que puede vivir un hombre civilizado.



Bibliografía:

Egipto y los Grandes Imperios – Francisco José Presedo


30 comentarios:

  1. No conocía este relato Madame! muy bonito por cierto, después de muchas aventuras el protagonista vuelve a casa y con la seguridad de que morirá en un lindo sarcófago, así daría gusto morir, jajaja.

    Un abrazo Madame!

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna este tipo de relatos nunca pierden fuerza. Especialmente interesante es la descricción que hace de los pueblos cananeos entre los que llega a convivir el protagonista, aportandonos algunas informaciones preciosas.
    1 saludo Madame!!

    ResponderEliminar
  3. Je, je...qué desagradecillo este Sinuhé...los "bárbaros" se lo dan todo, incluso le hacen jefe de una tribu pero él no quiere que le entierren con ellos. Una especie de síndrome de Ulises, quizás.

    P.D. Os leo con cada entrada, madame, pero últimamente estoy bastante liada. Un besito!

    ResponderEliminar
  4. HOLAAAAA GRAN DAMA, QUE BUEN RELATO LA DE ESTE SINUE, ALGO SIMILAR A LA EPOPEYA DEL ULISES Y LA PENELOPE, JEJE. SIEMPRE ES BUENO REGRESAR A CASAAAAA
    CHRISSSSSSSS

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el relato, bien escrito y documentado, y con el enorme gancho que tienen los egipcios! fenomenal madame

    ResponderEliminar
  6. No conocía el relato. Parece muy interesante.
    Gracias por presentarlo, Madame.

    ResponderEliminar
  7. Madame,
    precioso relato.
    ¿Sabía usted que yo estudié Historia por mi enamoramiento de lo egipcio?
    Que descanse.

    ResponderEliminar
  8. Leí hace años la novela de Mika Waltari titulada "Sinuhé, el egipcio". Realmente no tiene nada que ver con el precioso relato que aquí nos refieres, aunque también es un gran texto. Recuerdo vagamente que me impresionaron los modos de momificar que empleaban los egipcios y cómo una mujer bella y ambiciosa arruinaba al protagonista.

    ResponderEliminar
  9. Deja cierto poso amargo el que Sinue abandone al pueblo que lo acogió y se lo dio todo, incluso a sus hijos, por considerarlos bárbaros... claro que la versión del cuento que ha quedado es egipcia y las grandes civilizaciones si algo han hecho muy bien es mirarse al ombligo.

    ResponderEliminar
  10. Tenía medio olvidado este relato, qué bueno lo postearon acá. En todo caso, desde siempre me llamó la atención los paralelos que existen entre el Cuento de Sinuhé y las biografías bíblicas de José y de Moisés, y soy de la impresión de que los narradores de la Biblia se tomaron más de algún detalle de aquí... (las primeras versiones del Génesis y del Exodo datan quizás de la época de los Jueces, o sea, fechando el Exodo conjuntamente con la invasión de los Pueblos del Mar, hacia 1200 aC, diríamos que un mínimo de tres cuartos de milenio después del reinado de Amenemhat I).

    En la novela "Sinuhé el Egipcio" de Mika Waltari, el protagonista menciona llamarse Sinuhé precisamente como alusión al cuento egipcio del mismo nombre. Por otra parte, en la primera mitad de la novela también el Sinuhé de Mika Waltari debe emprender viajes por el extranjero, y vive aventuras en Babilonia y el Imperio Hitita. La obra está ambientada en tiempos de Akenatón, o sea, unos 600 años después de Amenemhat I. Hay también una adaptación para el cine, realizada por el gran Michael Curtiz, en 1954.

    ResponderEliminar
  11. No se, madame Atenea, jiji, a mi no me daría ningun gusto morir, por tentador que sea el sarcofago!

    Feliz dia, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Si, monsieur Bragi, incluso tiene valor historico el relato, y descripciones muy bellas.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Madame Ana, muchas gracias por pasar de todos modos. Yo tampoco estoy en mis mejores momentos, y temo que deba descuidar esto un poquito, pero bueno, espero recuperar pronto mi ritmo normal.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  14. Monsieur Chris, es cierto, que grandes epopeyas viajeras las de la antiguedad, cuando los medios de comunicacion las propiciaban.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, monsieur Uthegal. Verdaderamente pienso que pocas civilizaciones tienen tanto gancho como la egipcia, que tanto nos fascina.

    Feliz jueves, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Gracias a usted, monsieur Xibeliuss. Me alegra que sea de su agrado.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Madame Negrevernis, un placer haber acertado con sus inclinaciones. Debo decir que de todos modos la historia de Egipto no es lo mio. Ya sabe usted que yo soy mas barroca.De todos modos tampoco yo me libro de esa fascinacion por lo egipcio.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  18. Monsieur, adoro esa novela de Mika Waltari. La he leido varias veces, y seguramente aun no ha sido la ultima. Que bellisimo relato.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Ya ve, monsieur Jose Luis, que del relato podemos deducir que los egipcios eran de lo mas chauvinista. Fijese que ingratitud hacia quien se lo habia dado todo, incluso hijos.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Ciertamente, mi general, que Mika Waltari debio de inspirarse en el relato para su genial novela, que tanto ha hecho mis delicias. La pelicula, en cambio, no es lo mismo, en especial si se ve despues de haber leido el libro.
    En todo caso, resulta evidente que el antiquisimo cuento sigue inspirandonos despues de milenios.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Bonita historia. Me imagino que en ella se inspiró Waltari para su novela, aunque ambientándola en otra época.
    Por cierto, ¡oh, Dios mío!, no me diga usted que no ha reparado en la escritura del papiro que nos trae. Aparece un buitre desplumado, un halcón con el pico mayor de lo normal, una pluma de ave rota y uno de los cocodrilos no tiene dientes. ¡Está todo lleno de faltas de ortografía! ¿Dónde demonios habrá estudiado ese escriba? ¡Que lo arrojen al Nilo!

    ResponderEliminar
  22. Jijiji, tenia que se complicadisimo eso de escribir un relato entero con semejante sistema. Prefiero no imaginar el tiempo que debio de llevarles.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  23. Conocía la historia por el libro y la película, coincido en que es un poco floja; refleja muy bien lo que es la mundo Egipcio, un intento de hacer una sociedad civilizada.
    Espero se encuentre mejor.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  24. Gracias, monsieur, que tenga un magnifico dia.

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Este cuento me ha encantado. Independientemente de que se siente muy real, me ha traído el recuerdo de mi adolescia cuando leí Sinhué el Egipcio.
    Relatos y libros así, desenfrenan la imaginación hacia el pasado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Me encuentro leyendo "Sinuhe el Egipcio" y hasta ahora no me ha defraudado. Que lindo relato.

    Recuerdo que comencé a introducirme en la historia gracias a mis curiosidades por el pueblo egipcio aunque hoy en día me inclino mas al mundo clásico y medieval.

    Excelente nota como siempre!.

    Mis mas cordiales saludos Madame!

    ResponderEliminar
  27. Madame Verdial, la novela de Mika Waltari tambien fue una de mis lecturas favoritas. Ciertamente es de las que hacen amar el pasado.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  28. Monsieur Jeremias, que casualidad que este usted leyendo precisamente ese libro. Estoy segura de que continuara sin defraudarle hasta el final.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  29. Un Marco Polo egipcio, aventurero que recorre el mundo oonocido hasta entonces. No es extraño comprobas que los países que recorre son los conocidos únicamente por la cultura egipcia, la civilización única según ellos creían.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Pues si, madame. Cuando no conocemos otros mundos creemos que el nuestro es el unico.
    Vera que susto nos van a dar un dia los marcianos!

    Feliz fin de semana, madame Carmen.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)