viernes, 11 de septiembre de 2009

Ciro el Grande

Mapa del Imperio Persa

Ciro II el Grande, hijo de Cambises I, fue el fundador del Imperio Persa Aqueménida en el siglo VI a. C. El Imperio incluía Irán, Mesopotamia, Siria, Asia Menor, Tracia y parte de la India. Con la victoria sobre su abuelo en el año 550 a. C. Ciro se convirtió en el dueño de Persia y Media y de todas sus posesiones.


Sus principales características fueron la magnanimidad y su capacidad de expansión militar. Tras la victoria sobre el rey de los medos, conquistó sus territorios y su capital, Ecbatana, pero los medos no fueron perseguidos ni su capital arrasada. Dejó de ser la capital, pero pasó a ser residencia de verano del rey de los persas, que tenía en Susa su propio centro.


Parece que su esposa principal fue Casandana, hija de Farnaspes, un miembro de la familia real aqueménida. Esta le dio al menos dos hijos y una hija, Atosa, posteriormente consorte de su hermano Cambises. Pero el rey tuvo más descendencia.


La integración de los medos fue posible en un principio, pero el vecino territorio de Lidia, gobernado por Creso, era una zona famosa por sus riquezas, y salida fácil al mar para los persas. Por tanto, iba a ser el primer objetivo de la expansión aqueménida. El río Halys había dividido Asia Menor entre los lidios al occidente y los medos al oriente, e incluso diversas políticas matrimoniales habían servido de contención o convivencia pacífica. Ciro, tras haber ofrecido a Creso la posibilidad de reconocerlo como su rey, pasó el Halys, hizo pactos con los egipcios y los babilonios para cortar cualquier posibilidad de ayuda a Creso, y avanzó hacia Sardes, capital de Lidia, donde se había refugiado el rey. La batalla tuvo lugar en la llanura delante de la ciudad. Los famosos caballos lidios, según cuenta Herodoto huyeron aterrorizados ante los camellos de los persas. Creso fue capturado y perdonado, pero murió al año siguiente.


Creso en la pira - Vaso ateniense 490 a. C- Museo del Louvre


Con la caída de Sardes en el 546 a. C. los dominios de Ciro se extendían ya prácticamente por toda Asia Menor. Creó dos satrapías dependientes de su Imperio central: la de Jonia y la del Mar Negro.


La conquista de Lidia puso a los persas en comunicación con el mundo griego, lo que significaba entrar en contacto con una cultura y una religión completamente distintas. Fue un choque cultural trascendental, y en él los persas se acomodaron fácilmente a los griegos en algunos aspectos.


Tras haber hecho una serie de campañas en la frontera oriental, Ciro inició la conquista de Babilonia, donde reinaba Nabonido. Babilonia cayó sin resistencia. Es más: el pueblo prácticamente le cedió el trono. Los 40.000 judíos que vivían en cautividad en Babilonia vieron en Ciro al Rey Libertador que anunciaban los profetas. Dos años después de la conquista, en 537 a. C., bajo el mando de Jerusabel la mayoría de los judíos volvía a la tierra prometida.


Ciro y los judíos - Jean Fouquet


Ciro envió con ellos un oficial persa a fin de que todas sus disposiciones se cumplieran sin alteración. No sólo les devolvía el tesoro que les pertenecía, y que había ocupado durante años las arcas del palacio de Babilonia, sino que instigó la reconstrucción del templo de Jerusalén. Con estos actos se aseguraba la colaboración de los judíos y conseguía que el camino hacia Egipto, aún no conquistado, estuviera expedito.


Su hijo Cambises iba a llevar a cabo este proyecto, porque Ciro tuvo que dirigir operaciones militares contra los nómadas escitas en la frontera oriental, concretamente la tribu de los masagetas, acaudillados por la reina Tomiris. Siempre según Herodoto, Ciro quiso casarse con ella y fue rechazado, lo que motivó la invasión durante el transcurso de la cual perdería la vida. El rey de los persas fue muerto en una batalla. Tomiris hizo llenar un odre de sangre y sumergió en él la cabeza de Ciro exclamando:


—¡Ahora, según te amenacé, te hartaré de sangre!


Su cuerpo, trasladado a Pasargada, fue depositado en una tumba en forma de casa que recordaba la suya original.


Tumba de Ciro en Pasargada, actual Irán



Bibliografía:

Bajo el palio del Gran Rey – Javier Arce

Historias - Herodoto


22 comentarios:

  1. Mme. extraordinaria entrada, una historia realmente interesante y contada en forma muy amena Felicidades.
    Creo que ya la invité a mi nuevo blog. Dígame si ha sido de su agrado
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya esta, madame.
    Es que antes no podia entrar porque no figuraba entre los del perfil con el que me había firmado.
    Es precioso, me encanta tanto el aspecto como el contenido, asi que ya lo he enlazado.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Curioso personaje Ciro en el que se mezcla la leyenda con la realidad, en parte heroe civilizador y en parte personaje histórico, pero, al fin y al cabo, eso es lo que hace tan interesante algunos puntos de la historia antigua del Próximo Oriente.
    Un saludo madame

    ResponderEliminar
  4. Llama la atencion la magnanimidad con la que la Historia lo retrata, y que mas de una vez trató de emular Alejandro.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Apasionante historia la que nos trae hoy, madame. Los persas y su imperio, desde la India hasta Egipto, y luego queriéndose extender más allá, por el Mediterráneo, chocando con las "polis" griegas y dando lugar a las famosas "Guerras Médicas". Será precisamente un griego quien, más tarde, rehaga ese imperio pero cambiando el nombre y el emperador: Alejandro.
    Curioso también constatar cómo esa región siempre ha sido lugar de disputa entre pueblos por la diversidad de culturas y por ser una encrucijada de caminos y rutas comerciales. Hoy sigue siendo una región tensa y complicada: Irak, Irán, Israel...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, sigue siendo zona caliente.
    Y cómo admiraba Alejandro a Ciro. Yo me pregunto si no habrá mas leyenda que realidad en muchas de las cosas que se cuentan de él, pero precisamente ese misterio hace muy atrayente al personaje.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. En Guardianes del tiempo, Poul Anderson nos revela que el verdadero nombre del rey Ciro es Keith Dennison, nacido en Massachusetts en 1927. Le pillaron en un salto de estudios al pasado y ya no pudo volver a su época. Su amigo Manse Everard ha ido a rescatarle, vestido de griego, pero claro, ¿cómo le traerá de vuelta sin comprometer el curso de la historia?

    ResponderEliminar
  8. Hey, yo también he leído a Poul Anderson! Su hipótesis es, sin duda, la verdadera.
    Ciro, pese a la leyenda, fue digno de su sobrenombre.
    Saludos con queso, Madame.

    ResponderEliminar
  9. Madame, es usted un libro abierto al que nunca quisiera uno tener que cerrar.

    ResponderEliminar
  10. Madame,

    usted es consciente de que me apasiona la Historia Antigua, pienso, ya que sus últimas entradas cuadran a la perfección con mis gustos.

    Es ud. muy amable. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Madre mia, monsieur Mannelig, ya me da miedo estudiar la Historia, no vaya a ser que se produzca un salto de esos y se presenten a buscarme con armadura para llevarme junto a Juana de Arco. Claro que resulta tentadora la posibilidad de que aparezcan vestidos de griego.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  12. Estoy segura de que es la verdadera, monsieur, no puede caber la menor duda.

    El queso hoy con tarta de arandanos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Pues no lo cierre, monsieur Andres, no lo cierre. Dejelo asi.

    Feliz sabado, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  14. Madame, me alegra ver que estoy acertando con temas que resultan de su agrado. Espero seguir así.

    Bisous, madame

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que estoy muy "pez", desconozco en profundidad la Historia de los Persas. Parecen ser un pueblo sabio y desarrollado.
    Muchas gracias por ilustrarme al respecto, madame.

    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Qué buen blog, diseño, calidad, todo!... Celebro haberlo encontrado.

    Impecable post, tan intenso como actual. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tampoco es precisamente mi especialidad, madame Carmen.
    A veces pienso que soy demasiado europea, jiji.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Madame Mai, encantada de contar con su presencia por aqui. Sea bienvenida y muchas gracias por todo.

    Bueno, pero lo de actual... no se yo, jiji.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Uy perdon, que despiste, madame Carmen y madame Mai: les he respondido desde mi otro blog sin darme cuenta. Espero que no les importe. No es dejadez, sino puro despiste.

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. muy informativa
    dice las cosas coerentemente
    responde como debe ser

    ResponderEliminar
  21. me parecion muy buena esta informacion

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, son todos muy amables dejando su opinión.

    Bisous

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)