miércoles, 5 de agosto de 2009

¿Mató Alejandro a su padre?


El asesinato de Filipo de Macedonia tuvo lugar en el año 336 a. C. durante una fiesta para celebrar el matrimonio de su hija Cleopatra con otro Alejandro, rey de Epiro. Al dirigirse hacia el teatro, uno de sus guardaespaldas, Pausanias, lo apuñaló y huyó.

Alejandro se movió rápidamente para asegurar el trono. En el funeral de Filipo hizo ejecutar a varios rivales potenciales. Se hizo con el mando del ejército, sofocó rebeliones y condujo a las tropas a Persia.

Obviamente la muerte de Filipo había adelantado los ambiciosos planes de su hijo. Pero el hecho de que Alejandro se beneficiara de su muerte no significa que tomara parte en ella. Según Aristóteles, el asesinato no fue debido a una conspiración, sino que se trató de una cuestión personal. Afirma que Pausanias lo atacó porque Filipo había permitido que fuera insultado por Atalo y sus amigos. El suyo es el único testimonio que tenemos de un contemporáneo. Otros escribieron sobre el tema, pero su obra se ha perdido.

Filipo II de Macedonia

En el siglo primero a. C. Diodoro nos ofrece el siguiente relato: Atalo era uno de los cortesanos de Filipo, y gozaba de gran influencia ante él. Una noche invitó a Pausanias a cenar, y durante la cena lo emborrachó y lo entregó para que abusaran de él en la orgía. Cuando Pausanias estuvo sobrio de nuevo hervía con el ultraje, y acusó a Atalo ante el rey. Filipo se enfureció por la fechoría, pero no deseaba mostrar su desaprobación por la mucha estima que sentía hacia Atalo y porque necesitaba de sus servicios en aquel momento. En realidad Atalo era pariente de Cleopatra, que se había convertido en la esposa del rey. Filipo lo designó como comandante de la fuera que iba a ser enviada a Asia. El rey intentó aplacar a Pausanias con regalos y un puesto de honor dentro de la guardia, pero no lo consiguió, y el ofendido buscaba su venganza. No sólo contra el autor de la ofensa, sino también contra quien no le había castigado.

Plutarco, por su parte, a la vez que confirma el rencor de Pausanias introduce la posible implicación de Olimpia, la madre de Alejandro, y del propio Alejandro. Según esta versión, los motivos de estos últimos estarían ligados a una boda celebrada un año antes. La novia, Cleopatra, era la sobrina de Atalo, y se casaba con Filipo. Esto, naturalmente, no era del agrado de Olimpia. Aunque la poligamia era corriente en Macedonia, una nueva esposa no solía ser motivo de satisfacción para la anterior. En cuanto a Alejandro, temía que un hijo de Cleopatra pudiera desplazarlo como heredero. Plutarco culpa a la madre de Alejandro, y dice que fue “la violencia de Olimpia, una mujer de temperamento celoso e implacable… azuzando a Alejandro contra su padre”.

Plutarco describe cómo en esa boda se palpaba la tensión. Atalo había brindado para que los dioses concedieran al reino un heredero salido del vientre de Cleopatra. Esto, como es natural, irritó tanto a Alejandro que le lanzó una copa a la cabeza exclamando:

—¡Eh, tú, villano!, ¿qué soy yo entonces, un bastardo?

Filipo se levantó para defender a su amigo, pero resbaló y cayó al suelo. El furioso Alejandro le reprochó entonces:

—Ahí tenéis: el hombre que se dispone a pasar de Europa a Asia, tropieza al pasar de un asiento a otro.

Justino hace un relato similar de una Olimpia celosa, y dice que tras la boda de Filipo Alejandro abandonó la corte con su madre. Aunque luego se reconciliaron, las cosas no volvieron a ser igual entre padre e hijo. Plutarco concluye: “Se cree que Olimpia y si hijo incitaron a Pausanias a cometer tan horrible crimen mientras él se quejaba de que el abuso hubiera quedado sin castigo”. Aclara que la mayor parte de la responsabilidad fue atribuida a Olimpia, aunque también habían recaído algunas sospechas sobre Alejandro.

Arriano no menciona el incidente que tuvo lugar en la boda, pero dice que había surgido el recelo entre Alejandro y Filipo cuando éste se casó deshonrando a Olimpia. Da, además, muchos ejemplos del resentimiento de Alejandro contra su padre, que perduró mucho después de la muerte de Filipo. En el año 328 a. C. Cleito, uno de los generales de Alejandro, alabó en su presencia a Filipo de un modo que empequeñecía los logros de su hijo. La respuesta de Alejandro fue clavarle una lanza. En cambio, la relación con su madre era tan próxima y la amaba tanto que algunos historiadores han creído detectar un complejo de Edipo.

¿Qué opinan ustedes? ¿Cómo lo ven?



21 comentarios:

  1. La gente ambiciosa antepone el poder y la gloria personal a los sentimientos. Alejandro es el paradigma de persona triufadora a ultranza, con pocos escrúpulos hacia los demás. Si además se rodea de las personas inadecuadas que le incitan a lo peor, entonces el cóctel explosivo está servido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En aquel momento se tuvo que levantar cierta polémica en cuanto a quien estuvo implicado, y hay un detalle que a mi me resulta revelador, y es que cuando Alejandro llega a Egipto visita el oráculo de Siwa y su consulta a los dioses es si ya han sido castigados todos los culpables de la muerte de Filipo, y con la respuesta afirmativa del oráculo zanja la cuestión ¿por que esa pregunta? ¿seguía habiendo personas que sostenían que no habían sido castigados todos los culpables? ¿quienes eran esos sospechosos?

    ResponderEliminar
  3. Alejandro no sé, pero de Colin Farrell, con su fama de macarra, y estando la Jolie de por medio, no me extrañaría...

    ResponderEliminar
  4. Mi sensación es que Olimpia sí estaba implicada o al menos forzó la situación. Alejandro, no; pero no debió tardar en darse cuenta del papel de su madre y lo tapó como pudo.
    Fascinantes personajes,los tres.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  5. Veo, monsieur Cayetano, que usted es de lo que opina que Alejandro tuvo mucho que ver.
    Es probable. No creo que hubiera muchos que tomaran en solitario la decision de matar a un rey sin saberse respaldados por el siguiente..

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Monsieur Jose Luis, lo del oraculo es bien extraño, si, y un arma de doble filo. Podia esperar zanjar asi los rumores, con una respuesta favorable por parte del oraculo. Pero menuda provocacion como la respuesta hubiera sido que no.
    En caso de ser inocente, simplemente querria asegurarse de que habia sido una accion individual y no un complot.

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Jiji, monsieur Mannelig, yo temería mas a Alejandro que a Colin Farrell, por muy macarra que sea. No se, lo veo como de peluche.

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Monsieur Xibeliuss, es muy posible que fuera como usted propone, aunque no sé si Olimpia se arriesgaria a actuar sin la aprobacion de Alejandro, o sin que tuviera siquiera previo conocimiento de los planes.

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Ningún político haría una consulta así sin tener asegurada la respuesta requerida, y hay que tener en cuenta que a la llegada a Siwa el sumo sacerdote le recibió con el saludo de "Bienvenido hijo de Zeus" así que me huelo que Alejandro no tenía nada que temer de esa consulta.

    ResponderEliminar
  10. Uy que pelotas, nada menos que hijo de Zeus.
    Claro, no lo iban a llamar hijo de Filipo en ese delicado momento. Y ademas, si era hijo de Zeus, entonces no habia matado a su padre.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  11. Mmmm, no sé que opinar Madame, jajaja, lo poco que he leído de Alejandro se enfoca más a sus conquistas.

    Yo he visto una parte de la peli de Alejandro (con Colin Farrel) y se ve una parte en la cual mientras él esta en plena campaña se escribe de manera muy asidua con su madre, aunque eso no tiene que representar nada raro, además, tengo entendido que a Alejandro le gustaban los hombres (o quizá era bi, jejeje) y de ser asi como que lo del complejo de Edipo no tendría mucho sentido.

    En fin sólo digo lo que he visto y leído no soy experta en ese personaje, jajaja.

    Un abrazo Madame :)

    ResponderEliminar
  12. Madame, es que segun Freud, cuando la neurosis se afianza el desenlace a veces consiste en responder sexualmente solo a otros hombres, curiosamente.

    De todos modos tenga en cuenta que es un conflicto emocional y que la atraccion es inconsciente.

    Bisous, madame, feliz tarde

    ResponderEliminar
  13. Lamento disentir (un poco), Madame. Yo si imagino a Olimpia capaz de actuar por su cuenta pensando en luego convencer a Alejandro que había actuado en beneficio de él... Y que él no actuaría contra ella por su relación y su ambición colmada.
    Quien sabe.
    Saludos, Madame.

    ResponderEliminar
  14. No es raro, en épocas antiguas (y no tan antiguas), que padres e hijos (o parientes en general) se maten entre sí por conseguir poder.
    Y que detrás de muchos parricidios esté una mujer tampoco es muy original.
    Así que, todo pudo pasar.
    Si a todo ello le sumamos el placer de los griegos por lo dramático, tenemos servida la polémica.

    Abrazos, madame.

    ResponderEliminar
  15. Pues si, monsieur Enrique, si actualmente se mata por un par de euros, imaginese por el poder y la gloria.
    Aparte de lo cual, Olimpia era una verdadera bruja manipuladora.

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Personalmente creo que el personaje clave aquí es Átalo. ¿Por qué violar y abusar sexualmente de Pausanias pudiendo violar y usar de juguete sexual a un ejército de muchachitos? -lo cual era usual- Creo que queda establecido que Filipo estimaba de alguna manera a Pausanias, si no éste no se habría cogido tanto berrinche por su inacción. De ahí los regalos y el nombramiento en la guardia para compensar.

    Creo que Átalo quería probar de alguna manera a Filipo, en plan: vale, sé que me necesitas, a ver hasta dónde puedo llegar contigo?. Fue una provocación. Y Filipo fue prudente. Siempre lo fue. Por mucho que Alejandro intentara tratarlo de bruto. Y si no, que le pregunten a Demóstenes por el talante de Filipo.

    Ignoro si Pausanias pertenecía a alguna casta noble, en cuyo caso sí habría sido una ofensa muy grave. Pero, si como parece ser, Pausanias era un personaje menor escalado en posición por favorito, la ofensa pierde peso (recordemos que hablamos de una moral de hace 2300 años)

    ResponderEliminar
  17. Creo que el que ha escrito el artículo tiene un poco de lío con las historias y los personajes. Cleopatra es la hija de Filipo. Éste se casó con la hija de Átalo que fue por lo que Olimpia estalló y en esta boda ocurrió el incidente de Aljandro con Átalo después del brindis. Cosa que obligó a Alejandro a irse al exilio y llevarse a su madre. Cuando todo se hubo arreglado Filipo casó a su hija con Alejandro de Epiro, hermano de Olimpia, como señal de que no le guardaba rencor por ayudar a Alejandro y Olimpia en el exilio. Aquí ocurrió l asesinato de Filipo.
    Dicho ésto, yo siempre he creido que tanto lo del abuso a Pausanias como lo de la relación amorosa de éste con Filipo está un poco traído por los pelos. Ahí quien tenía bien manchadas lad manos es Olimpia, seguro.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer monsieur no ha leído el artículo con excesiva atención. Si se fija, en la segunda línea del artículo ya dice precisamente que Cleopatra es hija de Filipo. Y si se toma la molestia de seguir leyendo, dice también que Filipo casó a su hija con Alejandro de Epiro. También se explica que el asesinato tuvo lugar durante las fiestas de esa boda. El planteamiento ya lo tenía usted en el primer párrafo, aunque no hubiera leído más.

      También mencionamos la anterior boda de Filipo remitiéndonos al relato de Justino. La novia se llamaba también Cleopatra, aunque después de casarse con Filipo cambió su nombre por el de Eurídice. ¿No lo sabía? Pero es que usted, además, convierte a Eurídice en hija de Atalo, y yo me veo obligada a corregir su error, porque que en realidad era sobrina.

      Por tanto, monsieur —y discúlpeme por lo irrespetuoso de la expresión que voy a emitir, seguramente inapropiada—, pero me temo que el lío tal vez se lo haya hecho usted. Y digo “monsieur” porque, desde luego, aunque no haya tenido la elemental cortesía de dejarme un nombre por el que dirigirme a usted, ha dejado patente que no es “madame”.

      Si me permite un consejo, yo comprobaría muy bien los datos uno a uno antes de atreverme a corregir a alguien. Tenemos una responsabilidad cuando difundimos algo en la red, para no acabar divulgando errores que otros pueden aceptar como datos verídicos. Igualmente la tenemos cuando descalificamos gratuitamente un trabajo. Esa responsabilidad la compartimos todos, autores y comentaristas. Personalmente me encanta jugar con las formas, pero nunca con el fondo. Soy bastante seria al respecto, y me gustaría que los comentarios que tan amablemente dejan mis lectores siguieran el mismo riguroso principio.

      Disculpe la repasata. Los años le irán inculcando la debida reflexión, espero. En cuanto al resto, esta dama no opina. Se limita a ofrecerles los relatos de los clásicos: Aristóteles, Diodoro, Plutarco y Justino, que ha sido un placer reunir para ustedes.

      Muchas gracias de todos modos por tratar de hacer una aportación al tema.

      Feliz día

      Bisous

      Eliminar
  18. Por favor, tengamos en cuenta el escenario en el que tuvo lugar el magnicidio, lejos de las sutiles intrigas palaciegas de Olimpia. En mi opinión Alejandro dió un puñetazo en la mesa delante de todos los embajadores y dignatarios para demostrar su poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es posible, monsieur. Lástima que sea difícil llegar a conocer algún otro dato que nos lleve a desmenuzar con precisión toda la trama.

      Buenas noches

      Bisous

      Eliminar
  19. A su pies Dame Masquée.

    ResponderEliminar

"El pasado es un prólogo" (William Shakespeare)